Comunicación inadecuada: La docena sucia

Comunicación inadecuada: La docena sucia

Comunicación inadecuada: La docena sucia

Un buen ejemplo de conductas inadecuadas en comunicación nos lo brinda el Dr. Thomas Gordon. Hoy vamos a conocerlas para, en lo posible, evitarlas en nuestra comunicación.

Tenemos que tener en cuenta que muchas de estas conductas pueden generar conflictos, más o menos manifiestos y en cualquier caso siempre generan malestar en el receptor.

Veamos algunas de las conductas inadecuadas que señala este psicólogo.

Ordenar, mandar, imponer

Frases como “tienes que”, “debes hacer” pueden generar en la persona que las recibe miedo o resistencia. A nadie le gusta que le manden y también puede generar resentimiento. Esta forma de comunicación puede romper cualquier comunicación posterior de parte de otro, o provocar una comunicación defensiva o negativa.

Amenazar

“Si no haces…entonces…”. También generará rencor, resistencia o rebeldía. Además, invitan a lanzar un desafío. En caso de lograr que el otro obedezca, será con temor.

Moralizar, crear obligación

“Deberías”, “Es tu obligación”, “Tu responsabilidad es”. En este caso se insiste en la obligación y en una autoridad externa. La intención, consciente o no, es que el otro se sienta culpable. Estos mensajes quieren imponer una autoridad externa y comunican falta de confianza en el receptor del mensaje. La reacción suele ser desentenderse o resistirse.

Aconsejar, dar soluciones

 “Lo que yo haría” “¿Por qué tu no? ” “Seria mejor para ti que”. Las personas no siempre quieren un consejo y puede hacer que se sientan inferiores. Además si el consejo no les parece adecuado, tendrán que argumentar en contra, en lugar de buscar las propias soluciones.

Persuadir, argüir, dar cátedra:

“¿No te das cuenta?” “Mira, estás en un error” “sí, pero debes entender que”. Estas comunicaciones hacen que nos pongamos a la defensiva y a menudo también tenemos que contra argumentar. La persuasión frecuentemente hace que defendamos nuestra postura con más ahínco. El hecho de tener la lógica de nuestro lado no siempre trae mayor obediencia o asentimiento.

Juzgar, criticar

“Tú eres malo”, “como eres tan flojo”, “estas actuando como un loco”. Este tipo de mensaje hace que nos sintamos inferiores, incómodos, incompetentes…También puede hacernos sentir culpables. Este tipo de evaluación rompe la comunicación. ( Ser feliz sin juzgar: Mindfulness)

Alabar, evaluar positivamente

“Eres muy bueno” , “has hecho muy bien el trabajo” “así es como debes actuar”. El alabar y evaluar positivamente no siempre tiene el resultado que esperamos. Si se evalúa positivamente, también se evalúa negativamente y la ausencia de juicio positivo puede ser considerado como juicio negativo en  algunos casos.

Ridiculizar, avergonzar

“Eres un niño todavía”, “idiota”, “lo que mande el señor”. Estos mensajes destruyen la dignidad y tienen un efecto devastador ya que destrozan la imagen que tenemos de nosotros mismos. Una reacción frecuente a ésto  es dar la espalda física o moralmente a quien lo emite.

Interpretar, diagnosticar

“Lo que tú necesitas es”, “estas tratando de llamar la atención”, “tu realmente quieres decir que”, “tu problema es”. Que nos digan lo que estamos sintiendo, cuáles son nuestros verdaderos motivos o por qué estamos actuando así puede ser muy amenazante. Hacer el papel de psicoanalista con los demás es peligroso y frustrante para ellos.

Consolar, dar ánimos 

“Vamos, eso no es tan malo”, “no te preocupes, te sentirás mejor” , “tu problema se va a resolver por sí solo”. Consolar a alguien puede hacerle sentir que no se le comprende, Los mensajes de amparo y sostén pueden ser interpretados como que no nos quieren débiles o inadecuados.

Distraer, hacer bromas

“Eso me recuerda”, “¿por qué no incendias la oficina?”, “te levantaste hoy con el pie izquierdo”. Estos mensajes indican que no están interesados en nosotros, que no se respetan nuestros sentimientos.

¿Te sientes identificado con alguna?

Néstor Villa

Anuncios

2 pensamientos en “Comunicación inadecuada: La docena sucia

  1. Pingback: Comunicación inadecuada: La docena sucia...

  2. Pingback: ¿Por qué estas a la defensiva? - La Mente es Maravillosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s