Archivo de la etiqueta: asertividad

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

En esta entrada al blog, vamos a reflexionar sobre la importancia que tiene saber qué significa para nosotros/as el amor para poder vivirlo en libertad. Para ti, ¿qué es el amor?

Hace unos años en una clase de Psicología, viví una experiencia sencilla que me gustó mucho y que he repetido en múltiples ocasiones con mis alumnos/as.

Empiezo preguntándoles: ¿qué es una ventana?, cada cual responde su definición de dicho término y a pesar de parecer algo obvio y bastante fácil, pocas veces coinciden sus explicaciones. Unas personas dicen que es un hueco en la pared para que entre luz, otras que sirve para ver el exterior, algunas que sirve para ventilar la habitación e incluso me dijeron que era lo que se abre en el ordenador…Entonces les digo:

“Si a algo tan tangible como una ventana que podemos ver y tocar, cada uno le damos una utilidad, un significado y no coincidimos unos/as con otros/as…que sucedería si os pregunto: para ti ¿qué es el amor?”

Qué es el amor

En la RAE dan diferentes significados de amor, entre ellos:

AMOR

  1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
  2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
  3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

El factor común que se repite es que el Amor es un sentimiento, y los sentimientos son las etiquetas que ponemos a esas emociones que experimentamos en un momento determinado. (Tips para desarrollar Inteligencia Emocional )

Un dato curioso, es que en las diversas clasificaciones que hay de las emociones pocas hacen referencia a este sentimiento. Y eso que el amor ha inspirado a millones de artistas.

Pero volviendo al hilo de esta entrada, dependiendo del significado que tenga para nosotros el “amor” tendremos más o menos libertad para experimentarlo.

Por ejemplo, si una mujer piensa que el amor que siente una madre por sus hijos es incondicional, un instinto natural que las hace dar todo para ellos y cuando tiene hijos no siente esto, le pueden surgir preguntas como: “¿Qué me pasa?, ¿soy mala madre?, ¿no les quiero lo suficiente?”…

Amor romántico

Pongamos otro ejemplo, para una persona el amor romántico consiste en no poder respirar si no es en presencia de su amado/a, es sentir mariposillas en el estómago constantemente, pero si no siente esto, ¿qué pensamientos le pueden asaltar?: “el amor no está hecho para mí”, “nunca conoceré a nadie”…

Además en esto del amor romántico están implicadas al menos dos personas, así que si combinamos lo que una de las partes piensa sobre el amor, con lo que piensa la otra parte ¿qué sucederá?

Se me ocurren situaciones tipo “Ella no está enamorada de mí porque prefiere salir con sus amigas” o “Él está muy enamorado porque me llama cada 5 minutos para ver qué estoy haciendo” o “Me está agobiando, no me deja mi espacio”  y todo esto porque para uno el amor significa estar con la otra persona a cada momento y para su pareja el amor consiste en complementarse y que cada uno tenga su espacio.

Cómo afrontar los conflictos en el amor

Para no tener malentendidos podemos:

  1. Explicar qué significa el amor para nosotros/as.
  2. Ser generosos/as con el amor sin esperar nada a cambio.
  3. Si queremos algo de nuestra pareja, hacer peticiones asertivas.  ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas
  4. No dar nada por hecho.
  5. Si algo nos molesta, decirlo. 4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

Una buena comunicación en la pareja es imprescindible para que el amor funcione

Para finalizar, os dejo este poema de Mario Benedetti “Enamorarse y no”

Cuando uno se enamora las cuadrillas Amor
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Y para ti ¿qué es el amor? 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Anuncios
Tres pasos para dar feedback

Tres pasos para dar feedback

Tres pasos para dar feedback

En esta entrada vamos a ver cómo podemos en tres pasos dar feedback.

Es frecuente que nos encontremos en situaciones en las que tenemos que decir a los demás las consecuencias de sus acciones.

Pues bien vamos a estudiar cómo podemos presentar la información para que sea comprendida y genere el mayor impacto posible sobre el comportamiento de la otra persona.

Si tenemos que dar un feedback positivo, lo que queremos es que el comportamiento sobre el que estamos hablando se mantenga o incluso incremente.

O puede que lo que queramos es que la persona cambie su manera de actuar. En este caso hablaremos de feedback negativo.

Estos tres pasos, llamados con el acrónimo EEC, nos resultan muy útiles para cualquier situación:

1.- Ejemplo

En este primer paso vamos a proporcionar un ejemplo específico. Huyamos de generalidades que no aportan información y tienen poco efecto sobre el comportamiento que queremos variar o mantener.

Si decimos a alguien: “Eres un crack”, posiblemente la persona se sentirá feliz y orgullosa de sí misma. Lo malo de esta generalidad es que no aporta información útil para seguir siendo un “crack”.

De la misma manera que si decimos “eres un desastre” la persona que reciba el mensaje no dispondrá de información para dejar de serlo. Y además es muy posible que ese comentario le haga sentir mal.

Demos un ejemplo específico: “Has cumplido con todos los objetivos marcados, enhorabuena”. “Has llegado tarde por tercera vez esta semana”.

2.- Efecto

En el segundo paso explicamos los efectos que produce su comportamiento en nosotros o en la organización.

“Has cumplido con todos los objetivos marcados, enhorabuena. Así somos más eficaces y obtendremos más clientes.”

“Has llegado tarde por tercera vez esta semana. Esto ha hecho que tu servicio haya quedado desatendido en horario de atención al cliente y es posible que se haya perdido alguna llamada.”

3.- Cambiar o continuar

En el último paso discutimos cómo mantener o cambiar el comportamiento.

“Has cumplido con todos los objetivos marcados, enhorabuena. Así somos más eficaces y obtendremos más clientes. ¡Seguimos así! ¿crees que podrás? ¿necesitarías alguna cosa más?”

“Has llegado tarde por tercera vez esta semana. Esto ha hecho que tu servicio haya quedado desatendido en horario de atención al cliente y es posible que se haya perdido alguna llamada. ¿Cómo podemos evitar que esto ocurra de nuevo? Ya que no se puede repetir, ¿qué propones que hagamos?”.

Habrá ocasiones en las que tengamos que proponer nosotros como cambiar. Esto se puede dar cuando la persona implicada ha incumplido compromisos anteriores o cuando no propone ninguna medida eficaz.

Esta es otra técnica enmarcada dentro de las técnicas de asertividad. Para conocer otras puedes visitar: ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas.

Si quieres saber más EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa

 

cuatro pasos para liberarte de la culpa

Cuatro pasos para liberarte de la culpa

Cuatro pasos para liberarte de la culpa

En este post vamos a explicar cómo puedes liberarte de la culpa en cuatro pasos.

El sentimiento de culpa es una de las emociones más destructivas que la mayoría de las personas experimentamos en mayor o menor medida.

Por ejemplo cuando nos despiden de un trabajo podemos tener este sentimiento, o cuando decimos NO a una amiga que nos pide algo y no podemos atenderla en ese momento, o cuando habitualmente nos mostramos pasivos y un día somos asertivos, o cuando tomamos un trozo de pastel y nos  habíamos propuesto hacer dieta….

Es interesante detectar qué es aquello que nos hace sentirnos así, porque si no se gestiona correctamente puede bloquearnos (ver post ¿Cómo superar los bloqueos emocionales?)

Muchas veces la culpa se genera cuando hay un desencuentro entre nuestro ideal de cómo ha de ser nuestro comportamiento y la realidad vivida. Es decir cuando hay un quiebre entre lo que decimos, hacemos, pensamos y sentimos.

Cuando somos incoherentes, el sentimiento de culpa aparece. Podemos aprovechar y enriquecernos si buscamos soluciones, también nos podemos plantear si tenemos un pensamiento muy polarizado por ejemplo si pensamos que “SIEMPRE tenemos que ayudar al compañero y dejar lo que estemos haciendo porque sino le hemos fallado”, el día que antepongamos nuestros intereses y le digamos que no, nos sentiremos fatal. Un pensamiento perfeccionista suele hacer que podamos sentirnos culpables si las cosas “no salen perfectas” y entramos en la descalificación personal “soy tonto, nunca me sale nada bien”, esta tortura puede hacer que no seamos capaces de tomar las riendas de nuestras vidas.

Para abandonar el sentimiento de culpa es necesario seguir estos cuatro pasos:

  1. Dejar esa mentalidad dual y dejar de pensar que las cosas son buenas- malas, perfectas- incorrectas. Cada persona da la mejor respuesta que puede a cada situación.
  2. Conviene renunciar al perfeccionismo, la perfección no es posible y un alto nivel de autoexigencia es agotador.
  3. Aceptar que somos limitados e imperfectos, no somos omnipontentes, somos responsables de lo que hacemos, sentimos, decimos y pensamos, pero no de lo que dice, piensa, hace o siente la persona que tenemos al lado, por tanto lo que sienten los demás depende más de ellos mismos que de nosotros.
  4. Lo más importante consiste en poder perdonarse y autorizarse a vivir de nuevo como un ser libre. Somos las únicas personas que podemos decidir si somos felices o desagraciados, somos responsables de nuestras decisiones porque elegimos.

“Para librarnos de la culpabilidad mórbida, es decir para renunciar a la ilusoria, pero tranquilizadora omnipotencia, hemos de volver a darles a los demás sus propias responsabilidades, para ello es importante comprender que sus reacciones y emociones resultan de sus decisiones, no de nuestros actos.” Yves- Alexandre Thalmann.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño 

 

Cómo evitar malentendidos: Peticiones asertivas

¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas.

¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas.

Seguro que más de una vez has vivido malentendidos por no atender, como vimos en otro post, a las barreras de la comunicación: juicios de valor, falta de seguridad y de empatía, no utilizar feedback, imprecisión y suponer conocimientos, entre otras.

Para minimizar estos malentendidos, podemos realizar “peticiones asertivas. ¿Es fácil?

Realizar peticiones nos puede resultar difícil porque mostramos una necesidad y esto nos puede hacer sentir débiles, al mismo tiempo nos arriesgamos a que nos digan “no” y sentirnos rechazados/as, entonces mejor no nos exponemos y dejamos de expresar lo que queremos y por lo tanto tenemos más difícil conseguirlo.

Olga Castanyer en su libro “La asertividad, expresión de una sana autoestima” explica muy bien cómo podemos preparar este tipo de peticiones, que puede ser desde un aumento de sueldo hasta aclarar algún “asunto pendiente”.

Los pasos que recomienda seguir son los siguientes:

1. Piensa sobre lo que quieres exactamente:

  • Pido ayuda de…
  • Quiero….
  • Cuándo lo quiero…
  • Dónde lo quiero…

Los demás no son adivinos, así que no demos por hecho nada y seamos claros/as y concisos/as.

2. El momento en el que hagas la petición es importante, por este motivo es fundamental que señales el donde y cuando, pero sin esperar a la “situación perfecta” porque te arriesgas a posponer tu petición. Lo más conveniente es que decidas cuándo vas a realizar la petición, incluso puedes avisar a la persona en cuestión que quieres hablar con ella y decidir ambos/as el mejor momento.

3. En el momento de expresar tu petición puedes seguir estos consejos:

  • Describe la situación-problema lo más detalladamente posible
  • Utiliza mensajes exponiendo tus pensamientos, sentimientos y deseos: “(Cuando tú…), yo creo….y me siento… Por lo tanto, quiero…. “
  • No culpes ni ataques a la persona, así evitarás un comportamiento defensivo.
  • Enfoca el mensaje desde tu punto de vista ( me siento…, pienso…), no interpretes acciones o intenciones de la otra persona.
  • Concreta mediante una o dos frases cuál es tu objetivo. Sé firme.

¿Cómo te comunicas con los demás?, ¿expresas correctamente tus necesidades, sentimientos y pensamientos?

Si quieres lograr una comunicación más eficaz, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Responsable, víctima o acusador/a

¿Cuántas veces, ante algún problema, las personas lo primero que hacen es buscar el/la culpable? Solamente tenemos que leer o ver las noticias para ver cómo unos/as y otros/as lanzan balones fuera para eximirse de SONY DSCposibles “culpas”.

Cuando señalamos a alguien como culpable, nos posicionamos en una situación de víctima, y desde esa posición podemos entrar en una zona de queja poco orientada a buscar soluciones.

Por este motivo, pienso que es más sano que ante un conflicto, problema o situación difícil seamos “responsables”.

La responsabilidad es la capacidad que tenemos para actuar coherentemente con nuestros valores y principios, asumiendo las consecuencias de nuestros actos.

Ser responsable también supone aceptar que nos podemos equivocar, y lo que es más interesante, poder aprender de nuestros errores.

Las personas responsables tienen una actitud proactiva, se mueven en su círculo de influencia, las personas reactivas, es decir, aquellas que buscan culpables o incluso se culpabilizan por todo, se muestran resignadas, sin hacer nada por cambiar lo que no les gusta, porque se sienten víctima de las circunstancias o de las personas que les rodean, quejándose y lamentándose por lo injusta que es la vida.

Cuando nos responsabilizamos de nuestras decisiones en la vida, y de todo lo que sucede debido a las opciones elegidas, asumimos las riendas de nuestras vidas y nos empoderamos. Aceptamos lo que no podemos cambiar pero luchando por lo que queremos, desde la libertad de elegir hacernos cargo de una situación o persona.

Otras capacidades implicadas en la capacidad de responsabilidad son:

  • La asertividad para defender nuestro punto de vista y/o sentimientos respetando a los demás.
  • La humildad para reconocer nuestros errores y aprender de ellos.
  • La gestión del tiempo y planificación para cumplir nuestros propósitos.
  • El compromiso de elegir libremente lo que hacemos para lograr nuestras metas asumiendo el coste y el esfuerzo que esto conlleva.
  • La confianza en nosotros/as mismos/as y en los demás, nos ayudará a asumir mayor responsabilidad.

“La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto”. George Bernard Shaw.

EnPositivo Coaching ayudamos a que nuestros/as clientes tomen las decisione que desean para hacer realidad sus objetivos de forma responsable.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

tecnicas para dar feedback

Técnicas para dar feedback

Técnicas para dar feedback

En este post os quiero enseñar distintas técnicas para dar feedback y aumentar el desarrollo y mejora de las personas.

Veamos, en un principio, en qué consiste el feedback o retroalimentación:

Consiste en dar información a otra persona o grupo sobre su conducta y cómo ésta nos afecta.

Tiene dos componentes: incluye un componente de observación (lo que yo observo en la conducta del otro) y un componente emocional (qué sentimientos provoca en mi la conducta observada).

Sirve para reflejar a los demás qué comportamientos pueden seguir realizando, dados los efectos positivos que causa sobre  nosotros, o cuáles modificar o cambiar en función del impacto negativo que ejercen.

Puede ser feedback positivo o feedback negativo. No nos gusta mucho el término feedback negativo pero vamos a usarlo para facilitar la distinción entre uno y otro. Además de feedback negativo se puede llamar feedback constructivo o de mejora.

Feedback positivo:

Es aquel en el que se reconoce un trabajo bien hecho o cómo nos ha afectado positivamente la acción de otra persona. Lo ideal es darlo inmediatamente después de haberse producido el hecho sobre el que vamos a dar feedback. Puede darse en público o en privado.

Es fundamental que sea sincero, es decir, que realmente queramos afirmar o aprobar las acciones de la otra persona.

El feedback positivo es una forma  de alabar, no de manipular. Esto es, no debemos darlo esperando algo a cambio.

También es importante no juntar varias cosas. A cada actuación que queramos aprobar o alabar le debe corresponder su feedback. Nada de dar de feedback por muchas cosas a la vez.

Feedback negativo o constructivo

Se trata del feedback que usamos para hacer saber a la otra persona cómo nos afecta negativamente lo que hace o dice.

De esta manera la persona tiene información clara y no tiene que estar haciendo suposiciones que pueden ser acertadas o no.

Este feedback debe darse en un momento oportuno, es decir, si estamos estresados o enfadados, debemos esperar a estar tranquilos ya que si no, es muy posible que nosotros estemos diciendo una cosa y nuestro lenguaje no verbal otra.

No se debe dar en público

¿Por qué es Importante el feedback?

Básicamente sirve para dos cosas:

  1. Para reconocer comportamientos y conductas que repercuten positivamente en el desarrollo de la persona, del equipo y de la empresa para que, en la medida de lo posible, se repitan o aumente su frecuencia.
  2. Y para identificar comportamientos y conductas no adecuados, de tal modo que las personas sean capaces de modificarlos para su propio bien o el del grupo.

No debemos centrarnos en dar feedback de mejora o feedback negativo, lo ideal es que se produzca una relación de 4:1. Cada 4 feedback positivos, un feedback negativo.

Cuando se niega el feedback en el ámbito laboral, se puede responder mostrando una conducta inapropiada o inefectiva. Lo que indudablemente se producirá es un descenso en la satisfacción laboral que bajará la motivación y con ello el rendimiento.

Más concretamente, por un lado el feedback mantendrá o incluso aumentará los puntos fuertes. Por otro lado, daremos información sobre las cosas que no se están haciendo bien, dando la oportunidad de mejorar.

Técnicas para dar feedback

Técnica del Sandwich

Se usa para dar feedback negativo.

Consiste en empezar el feedback diciendo a la persona que lo recibe algo positivo. A continuación se dice la cuestión a mejorar para terminar con algo positivo o con una frase de ánimo.

Por ejemplo:

Has tenido unas iniciativas bastante acertadas en este proyecto de marketing como la publicidad en google y el mailing. La gente cada vez usa más Internet y creo que puede ser el futuro. También sería interesante desarrollar el tema de la publicidad en prensa. Me gustaría que lo estudiaras más porque he visto que ha quedado desatendido. Te tengo que decir que, hasta el momento, creo que en tu departamento habéis hecho un gran trabajo de ventas”.

Esta técnica suele ser preferida por las personas que dan feedback frente a las que lo reciben, que pueden percibir las cuestiones positivas como falsas.

Feedback directo

Se dice simplemente lo que se tiene que decir. Debe ser específico, es decir, no hablar de vaguedades. No se debe decir: “este informe está mal”, sino “a este informe le faltan los datos de ventas y está incompleto”

También debe ser descriptivo, es decir sin valoraciones, eliminando nuestra carga de subjetividad en la medida de lo posible. No es lo ideal ni mucho menos decir: “sois unos vagos”, sino “vuestro rendimiento no es el que se esperaba” y demostrarlo con datos.

Se debe dirigir a comportamientos modificables. De nada servirá un feedback sobre una cuestión que no se puede modificar.

Debe ser oportuno. Ofrecido en el momento adecuado, como comentamos más arriba.

Debe contemplar las necesidades de la persona que lo recibe y no solo las del que lo da.

Por último, se debe comprobar que ha sido comprendido.

Este tipo de feedback suele ser preferido por la persona que recibe el feedback y suele ser más costoso para la persona que lo da, sobre todo cuando es para mejorar.

Dado que dar feedback es una habilidad, conviene practicarla. Y además, como hemos dicho antes, el feedback positivo tiene que ser mucho más abundante que el negativo.

Después de saber esto, ¿te planteas cambiar tu forma de dar feedback?

Néstor Villa

 

Ganar seguridad: creencias asertivas

Cómo ganar más seguridad: creencias asertivas

Cómo ganar más seguridad: creencias asertivas

En otras entradas al blog ya vimos lo que significa ser asertivo, incluso dimos algunas pautas para comportarnos de manera asertiva.

Lo que quiero que tratemos hoy es qué creencias nos impiden o nos ayudan a comportarnos con asertividad en algunas situaciones. Es nuestra forma de pensar la que condiciona la manera en la que nos comportamos frente a las presiones externas. Las creencias que desarrollamos sobre como deberíamos comportarnos hacen que nos parezca imperdonable un comportamiento o nos lleve a actuar de determinada forma que en algunos casos puede que no sea asertiva.

Creencias que nos ayudarán para desarrollar un comportamiento asertivo:

  1. Puedo hacer peticiones y decir lo que siento. Además, puedo aceptar un “no” por respuesta y entender los motivos que llevan a denegar nuestra petición, aunque no los comparta. Puedo no sentirme capaz de realizar algo y pedir ayuda sin sentirme torpe o inútil. Puedo mostrar afecto y alabar sin que eso me lleve a tener un sentimiento de debilidad o inferioridad.
  2. Puedo aceptar una crítica. Puedo reconocer mis errores sin que ello me haga sentir inferior y sin ponerme a la defensiva. Si la crítica es positiva, la usaré para mejorar. Si es destructiva, la ignoraré.
  3. Puedo decir “no” y negarme a las peticiones abusivas que me hagan sin sentirme culpable. Puedo mantener mi postura aunque pueda parecer antipático. No puedo gustar a todo el mundo y no tiene porqué gustarme todo el mundo. Lo que sí puedo es respetar y ponerme en el lugar de cualquiera pero no tengo porqué fingir afecto.
  4. Puedo pensarme las cosas. Puedo pedir un plazo de tiempo para pensar pese a que me metan prisa. Puedo esperar el tiempo necesario para serenarme y hablar con tranquilidad. Puedo negarme a actuar con impulsividad aunque me lleven a ello.
  5. Puedo pedir aclaraciones y preguntar mis dudas respecto a cualquier tema. Si no entiendo algo puedo preguntar hasta que me quede claro. Ni necesito sentirme inteligente ni necesito ser especial. Puedo pedir que me expliquen lo que no sé.

Si tenemos claro lo que queremos y su legitimidad, la asertividad formará parte de nuestro repertorio de comportamientos y surgirá de manera espontánea. Algo legítimo es algo que contribuye al bien de todos, que satisface lo que queremos y que no atenta a los derechos de los demás.

Quizá esto haga que los demás nos valoren más y, en consecuencia, que nosotros también nos valoremos más.

Néstor Villa