Archivo de la etiqueta: competencias

¿Para qué definir mi perfil profesional?

perfil enpositivoYa vimos en anteriores entradas la importancia que tenía conocer nuestro objetivo profesional, y cómo podíamos hacerlo explícito.

En este post me quiero centrar en la utilidad que tiene definir nuestro perfil profesional en la búsqueda de empleo.

Una vez que tenemos claro nuestro objetivo profesional y hemos hecho una reflexión sobre quiénes somos y en qué competencias destacamos, estamos en disposición de redactar nuestro perfil profesional que es el resumen de nuestra experiencia profesional adaptado al puesto de trabajo al que nos dirigimos.

Todo lo que sea facilitar el trabajo a la persona encargada del proceso de selección redundará en nuestro propio beneficio. Describir nuestro Perfil Profesional sirve para:

  1. Resumir y destacar la información más importante de nuestro C.V.
  2. Mostrar nuestras fortalezas y competencias (aquellas directamente relacionadas con el puesto de trabajo al que optamos).
  3. Personalizar nuestro C.V. en función de la oferta.
  4. Diferenciarnos respecto al resto de candidatos/as,
  5. Facilitar que el reclutador o la reclutadora ponga el foco en la información que más les interesa para el puesto que quieren cubrir.

El perfil profesional se ubica al principio del c.v., así aprovecharemos el efecto de primacía. Ha de ser claro, breve y conciso.

Si junto al c.v. enviamos carta de presentación, procuraremos que el perfil profesional no sea redundante.

Para definir el perfil profesional recomiendo que nos pongamos en la piel de la persona que hace la criba curricular, ya sé que su trabajo es leerse detenidamente el c.v y seleccionar a aquellas personas que mejor se adapten al puesto, pero tengamos en cuenta: ¿Cuántos C.Vs tienen que analizar?, ¿cómo mi experiencia profesional beneficia a la empresa?, ¿hasta qué punto está reflejado mi valor añadido en el perfil profesional?, ¿qué más puedo aportar?, ¿qué información no es relevante?.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

Anuncios
8 barreras internas para la gestión del tiempo

8 barreras internas para la gestión del tiempo

8 barreras internas para la gestión del tiempo

Es posible que a veces nos sintamos desbordad@s por las tareas que tenemos que hacer. Vemos que el tiempo del que disponemos no es suficiente para acabar todo lo que nos hemos propuesto o que no podemos terminar el trabajo que nos han encomendado.

Cuando esto ocurre, puede que mostremos síntomas de estrés y que nos sintamos angustiad@s. La consecuencia suele ser que tengamos que realizar un esfuerzo extra que normalmente se traduce en llevarnos el trabajo a casa o quedarnos más tiempo en el trabajo.

También es posible que no consigamos desconectar y tengamos dando vueltas en la cabeza lo que nos queda por terminar. Esto afectará a la calidad de nuestro descanso e incluso de nuestras relaciones personales. ¿Tienes control emocional o eres esclavo de tus emociones?

Ocho formas ser más eficaces en nuestro trabajo:

  1. A la hora de planificar, seamos realistas. No nos pongamos plazos que no podamos cumplir. Calculemos el tiempo que nos llevará cada actividad de la manera más exacta posible. Gestión del tiempo: organización y planificación
  2. Prioricemos las tareas y no seamos impulsivos. Es preferible perder media hora en planificar a ponernos a hacer lo primero que veamos sin establecer ninguna prioridad.
  3. Hay cosas que tenemos que hacer nosotros y otras que podemos delegar o para las que podemos pedir ayuda. Antes de ponernos a realizar tareas muy laboriosas y de detalle, pensemos si alguien nos puede ayudar o las podemos delegar. Quizá alguien ya lo haya hecho o tenga un sistema que nos ayude a terminarlo rápidamente.
  4. Mantengamos ordenado nuestro lugar de trabajo. Podemos perder entre un 20 y un 25% de nuestro tiempo buscando aquello que no tenemos correctamente ordenado. Atención a cómo guardamos los emails, o archivamos nuestros documentos digitales. No deberíamos perder tiempo en buscar un archivo que hemos guardado en cualquier parte de nuestro ordenador.
  5. Evitaremos estrés si en una situación de urgencia encontramos rápidamente lo que buscamos. Ya sabemos que el estrés hace que seamos menos eficientes. Ver 5 actitudes para prevenir el estrés
  6. No dejemos las tareas para el último momento. Si hemos hecho una buena planificación esto no debe ocurrir. Empecemos cuanto antes, evitemos procastinar. Esto es especialmente aplicable a las tareas que nos gustan menos. No dejemos lo que no nos gusta para más adelante, cuanto antes lo terminemos, antes nos lo quitamos de en medio. 5 tips para ganar tiempo y no procrastinar
  7. Quitémonos la costumbre de trabajar bajo presión. Nuestro trabajo será más gratificante si no tenemos que ir a toda velocidad para acabar a tiempo.
  8. Para apagar fuegos están los extintores. Para prever y planificar, estamos nosotros. No nos limitemos a ser “apagafuegos”. Incluyamos imprevistos en nuestra planificación porque es fácil que se presenten. Pero no nos limitemos a resolver imprevistos porque eso querrá decir que no hemos organizado nuestro tiempo.

Si cumplimos con estos ocho puntos pondremos todo de nuestra parte para sacar el máximo rendimiento a nuestro tiempo.

Claro que hay otras cuestiones que afectan a nuestro rendimiento pero ya no están directamente bajo nuestro control. Son las relacionadas con la misión del puesto de trabajo y cómo se establecen los objetivos.

Si quieres, EnPositivo puede ayudarte con la gestión del tiempo.

 Néstor Villa

Emprender o quedarse en tierra de nadie

Cuando estamos en búsqueda activa de empleo, nos topamos con muchas trabas y dificultades que hacen que no podamos ejercer la profesión para la que nos hemos formado o hacerlo y cobrar una cifra bastante inferior a la que percibíamos anteriormente en el mismo puesto de trabajo. Ante esta situación a uno le entran ganas de emprender, hacer lo que realmente le gusta, siendo jefe de sí mismo.

Pero las estadísticas nos hablan del elevado índice de mortalidad de las empresas de nueva creación, solo el 25% de las nuevas empresas sobreviven después de dos años en el mercado (Emprendedor XXI, de la Caixa)

Ante estos datos, es normal que tengamos la creencia de que un trabajo por cuenta ajena da más seguridad que nuestro propio negocio. Y es cierto que emprender no es fácil. Requiere esfuerzo y estrategia, ¿por qué, a pesar de contar con los mismos factores externos, algunos emprendedores progresan y otros no?. Es de sabios aprender de los errores de los demás. Así que un buen punto de partida será hablar con gente que ha tenido éxito.

Otra clave es focalizarnos, ser especialistas en algo y trabajar sobre el valor añadido que podemos ofrecer a los demás. Cuanto más especializados seamos, más genuina será nuestra marca.

Si nos ponemos manos a la obra para emprender en nuestro propio ámbito profesional, debemos evitar la improvisación, es fundamental una buena planificación, un correcto análisis previo del mercado, analizar a la competencia, conocer perfectamente el área de negocio y elaborar una buena estrategia inicial.

También tenemos que ser realistas y acatar las preferencias del cliente, teniendo sistemas que detecten las oportunidades de mercado. Tener presente siempre al cliente y a la competencia.

Para ser efectivos, es decir lograr resultados, con los menos recursos posibles y disfrutando con lo que hago; es importante gestionar bien el tiempo.

Debemos tener claro cuales son nuestros objetivos, es decir, saber dónde queremos ir y elegir la mejor estrategia tomando decisiones.

Es importante rodearnos de personal competente, hacer buenas políticas de personal que sean resolutivas y abiertas al cambio.

Algunas características que tienen los emprendedores con éxito son las siguientes:

  • Carácter, empuje y ganas.
  • Cree en lo que hace.
  • Profesionalidad.
  • Espíritu de servicio.
  • Instinto para aprovechar las oportunidades.
  • Sabe comunicar y escuchar.
  • Sabe priorizar.
  • Es perseverante.
  • Es creativo e innovador.
  • Tiene valores sociales y morales.

Aprende de los errores.

Se impone retos alcanzables y difíciles.

Si quieres, EnPositivo te ayuda a potenciar tus capacidades emprendedoras.

Sonia Treviño

¿Reconoces el talento? Ese es el primer paso

Todos contamos con valores, actitudes y competencias que nos caracterizan. Y como resultados de los tres: el talento.

Ahora bien, hay talentos latentes (aquellos que no se han identificados o no se han desarrollado) y talentos realizados: aquellos desarrollados que ayudan a las personas a creer en sí mismas y conseguir las metas que se proponen.

¿Cómo convertir el talento latente en realizado?

Ya desde pequeños estamos expuestos a situaciones en las que nuestro potencial se pone de manifiesto. A veces se ve frustrado por las falsas creencias de los padres acerca de lo que es bueno para el niño independientemente de su talento. La familia y los profesores son figuras facilitadoras del talento y ayudan a desarrollar en la persona seguridad en sí talentoenpositivomismo y en su potencial.

De mayores, el abanico de posibilidades que se abre ante nosotros se multiplicará si sabemos seguir desarrollando nuestro talento para así obtener los resultados esperados.

Los profesionales de Recursos Humanos en última estancia dentro de la empresa y la sociedad en general somos los encargados de desarrollar, potenciar ese talento y utilizarlo para el buen funcionamiento del sistema. En la situación actual en la que se encuentra nuestro país, es momento clave para ayudar a mantener y no dejar escapar jóvenes que encuentren la oportunidad laboral fuera de nuestras fronteras.

A veces el talento también se ve frenado por el miedo al fracaso; por eso es importante fomentarlo y recompensarlo; este reconocimiento creará personas seguras de sí mismas y satisfechas a nivel laboral, personal y social.

Al hablar de talento no hay que olvidar que hablamos de personas y el respeto de unas hacia otras hará que se potencie ese talento en un escenario de cooperación, desde la igualdad de oportunidades y siendo responsables todos. De esta forma hablamos de una transformación de la sociedad y no de un mero cambio coyuntural.

Cultivemos el talento. Como decía Victor Hugo: “no hay malas hierbas, ni hombres malos; tan sólo malos cultivadores”.

¿Quieres desarrollar tu talento? Nosotr@s podemos ayudarte.

Rosa Alameda 

Pasos para redactar la carta de presentación

Pasos para redactar la carta de presentación y conseguir una entrevista

Pasos para redactar la carta de presentación

En este post vamos a tratar de la importancia que tiene presentarnos correctamente a las empresas para superar la criba curricular y conseguir una entrevista. Para este objetivo es fundamental redactar una adecuada carta de presentación.

La carta de presentación es una herramienta muy útil en la búsqueda de empleo, su finalidad es subrayar la experiencia y/o formación que más nos interesa para la oferta a la que estamos optando, demostrar interés por la empresa, destacar nuestras competencias y logros. Sirve solicitar una entrevista.

Si ponemos en Google “cartas de presentación” nos salen millones de ejemplos, pero no sirven si no dan respuesta a estas preguntas:

¿Para qué quiero este puesto de trabajo? ¿Por qué motivo quiero trabajar en esa empresa? ¿Qué es lo que más me gusta del puesto de trabajo?

 

¿Por qué me tienen que considerar a mí? ¿Qué cualidades y competencias poseo que me hagan extraordinario/a para ese puesto de trabajo?

¿Qué debo indagar para responder a estas preguntas?

Para contestar a las primeras preguntas es interesante que acudamos a las páginas web de la empresa y hagamos una labor de detectives, indagaremos en cuál es su:

  • Misión: es lo que es la organización HOY, es el propósito central para el que se crea un ente. En este apartado aparece la descripción de lo que la empresa hace, para quién está dirigido el esfuerzo, el mercado objetivo y la presentación de la particularidad, lo singular de la organización, el factor diferencial.
  • Visión: es una imagen del futuro deseado que la empresa busca crear con esfuerzos y acciones de los trabajadores. Es la brújula que guía a líderes y colaboradores.  Es la organización en el FUTURO.
  • Valores corporativos: son elementos de la cultura empresarial, propios de cada compañía, son conceptos, costumbres, actuaciones, actitudes, comportamientos o pensamientos que la empresa asume como normas o principios de conducta.

Para dar respuesta a las segundas preguntas tenemos que tener un buen “autoconocimiento”, tener claras las competencias en las que destacamos y nuestros logros.

Hay dos tipos de carta, las que escribimos en respuesta a un anuncio y las que se realizan para presentar nuestra “autocandidatura” es decir, mandamos carta y c.v a empresas que aún no han ofertado ningún trabajo. La ventaja que tiene la candidatura espontánea es que no tenemos tanta competencia, aunque los resultados no se produzcan a corto plazo.

Es importante conocer el nombre de la persona responsable del proceso de selección, para dirigirle a él o ella directamente la carta. Para acceder a esta información es interesante que busquemos en la página web de la empresa el “organigrama” y nos fijemos en el departamento de recursos humanos.

El esquema de cualquier carta de presentación es el siguiente:

Nombre y apellidos

Dirección.

Teléfono.

 Nombre empresa.

Sr./sra.—-Dpto RRHH

Dirección

Ciudad y fecha.

Entrada: Saludo formal.

1º párrafo: Motivo de la carta.

  • Respuesta a un anuncio: hacer referencia a la fuente de información y el puesto.
  • Autocandidatura. Por qué motivo quiero trabajar en su empresa y qué puesto me gustaría ocupar.

2º párrafo: Consideraciones.

  • Lo que yo puedo aportar a la empresa: Destacar experiencia o formación. Competencias, cualidades y características personales importantes para ese puesto de trabajo.

3º párrafo: Objetivo. Conseguir entrevista.

  • En respuesta a un anuncio: me gustaría formar parte del proceso de selección
  • Autocandidatura: me gustaría que me concediesen una entrevista.

Despedida formal

Firma.

Carta y c.v (Cómo hacer un buen Currículum)tienen que tener el mismo estilo, cuidando la estética, al fin y al cabo son nuestras herramientas para realizar el marketing personal.

¿Quieres encontrar trabajo?  nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

10 competencias del buen trabajador/a

10 competencias del buen trabajador/a

10 competencias del buen trabajador/a 

¿En qué competencias laborales destacas?, ¿cuáles son las competencias más solicitadas por los empleadores?, en este post vamos a explicar las 10 competencias más valoradas.

 

Recuerdo que en uno de los talleres de búsqueda activa de empleo, pregunté “¿Sabéis qué son las competencias?” Y un usuario muy natural me contestó, “pues el resto de candidatos que se presentan a la misma oferta”, y no le faltaba razón.

Pero cuando yo lancé esa pregunta me refería a competencias entendidas como conjunto de comportamientos observables, relacionados causalmente con un desempeño bueno o excelente en un trabajo o en una situación personal/ social determinada. Esto depende de:

  1. Los conocimientos. De carácter técnico y social.
  2. Las habilidades. Técnicas, sociales y cognitivas.
  3. Las actitudes, valores y creencias.
  4. La motivación interna o externa.
  5. Las aptitudes y los rasgos de personalidad de cada persona.

Hoy en día muchos procesos de selección se basan en la gestión por competencias. Como hemos visto conjuga distintas experiencias basadas en los cuatro saberes. SER, SABER, HACER Y CONVIVIR.Competencias

En un proceso de selección intentan saber si el candidato tiene las distintas competencias que son esenciales para el desarrollo de un puesto, así como los niveles adecuados para cada una de ellos, tanto para lo que es un desempeño aceptable como para lo que es un desempeño superior

También podemos distinguir entre competencias generales, que son aquellas deseables para todos los trabajadores de la misma, y las específicas que son deseables para un puesto concreto según sea este.

Muchas empresas tienen elaborado su propio diccionario de competencias y los niveles de cada una de ellas.

Una competencia que es importante en la mayoría de los trabajos sería: “Trabajo en equipo” que es la habilidad de colaborar de forma activa en la consecución de los objetivos comunes con otras personas, áreas y organizaciones.

Niveles de competencia:

0. No tiene esa competencia.

1. Coopera. Participa de buen grado en el grupo, apoya las decisiones del mismo, es un “buen jugador del equipo”, realiza la parte del trabajo que le corresponde. Como miembro de un equipo, mantiene a los demás miembros informados y al corriente de temas que les afecten. Comparte con ellos toda la información importante o útil.

2. Expresa expectativas positivas del equipo. Habla bien de los demás miembros del grupo, expresando expectativas positivas respecto a sus habilidades, aportaciones, etc. Demuestra respeto por la inteligencia de los demás al recurrir al razonamiento.

3. Solicita opiniones al resto del grupo. Valora sinceramente las ideas y experiencia de los demás, mantiene una actitud abierta a aprender de los otros. Solicita opiniones e ideas de los demás a la hora de tomar decisiones específicas o hacer planes. Promueve la cooperación en el equipo.

4. Anima y motiva a los demás. Reconoce públicamente el mérito de los miembros del grupo que han trabajado bien. Anima y capacita a los demás, haciéndoles sentirse fuertes e importantes.

5. Desarrolla el espíritu de equipo. Actúa para desarrollar un ambiente de trabajo amistoso, un buen clima y espíritu de cooperación. Resuelve los conflictos que se puedan producir dentro del equipo. Defiende la identidad y buena reputación del grupo frente a terceros.

A través de la entrevista por competencias, con distintas técnicas como la entrevista por incidentes críticos o el feedback 360 grados o las pruebas realizadas en los assestment center, las empresas detectan las competencias deseadas.

Competencias laborales más valoradas

Otras competencias que suelen valorar son las siguientes, están extraídas del diccionario de Competencias Hay/ McBer 1996:

  1. Flexibilidad. Pregunta clave para detectarla ¿puede la persona cambiar el “chip o dejar una tarea cuando las circunstancias así lo requieren?
  2. Autoconfianza. ¿Aborda la persona empeños arriesgado o se enfrenta a otras personas que tiene una posición superior?
  3. Identificación con la compañía. ¿Actúa la persona de acuerdo con la autoridad, los estándares, las necesidades y los objetivos de la organización?
  4. Búsqueda de información. ¿Va la persona más allá de lo obvio y busca información activamente?
  5. Orientación al logro. ¿Actúa la persona para alcanzar o sobrepasar los objetivos? ¿Asume riesgos calculados para obtener un beneficio concreto?
  6. Iniciativa. ¿Se anticipa la persona a las necesidades y oportunidades futuras y actúa en consecuencia?
  7. Orientación al cliente. ¿Actúa la persona en nombre del cliente?
  8. Dirección de personas. ¿Establece la persona estándares de comportamiento y se los inculca a los demás?
  9. Liderazgo. ¿Dirige la persona a un grupo de gente de forma que trabajen juntos eficientemente?
  10. Trabajo en equipo y cooperación. ¿Actúa la persona para facilitar la operatividad del grupo del que es parte?

Respondiendo sinceramente a estas preguntas podemos detectar algunas de las competencias en las que más destacamos. Esta reflexión es positiva es otra forma de “autoconocerse” y toda esa información la podemos usar tanto en carta de presentación adelantándonos a las necesidades del puesto de trabajo y posteriormente en la entrevista.

 ¿Te gustaría desarrollar al máximo tus competencias?  nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Cómo hacer un c.v si no tengo experiencia laboral. Currículum para primerizos

Cómo hacer un c.v si no tengo experiencia laboral. Currículum para primerizos

Cómo hacer un c.v si no tengo experiencia laboral. Currículum para primerizos

En este post vamos a dar unas pautas para aquellas personas que se tienen que enfrentar a realizar su C.V. por primera vez.

Alguna vez tiene que ser la primera, y ¿qué ponemos en ese folio en blanco que pueda captar la atención de los empleadores?

Ya vimos en entradas anteriores qué es el c.v  (Cómo hacer un buen Currículum) y que la finalidad inmediata de este documento es conseguir una entrevista (¿Cómo ganarnos al entrevistador? Genera rapport), es decir, superar la criba curricular y que nos llamen para conocernos en persona.C.V primerizos

Para redactar correctamente este documento, es importante que nos cambiemos de gafas y nos pongamos en el lugar de la persona que lo recibe y reflexionemos sobre: ¿cuántos c.v recibirá al día?, ¿en qué información se fijará más para este puesto de trabajo?, ¿mi c.v es original como para destacar entre el resto?, ¿la información importante se localiza rápidamente?. Cuanto más fácil se lo pongamos al seleccionador, mejor será para nosotros.

Cuando una persona acaba sus estudios y se enfrenta por primera vez a la búsqueda de empleo, no sabe qué poner en su curriculum, cómo ordenar la información.

Así que comenzamos a completar los apartados típicos del currículum vitae y cuando llegamos a “experiencia laboral”, ¿qué ponemos?, esto es más difícil si no hemos trabajado previamente. De forma que el c.v. puede quedar insustancial y más si pensamos que en la mayoría de las ofertas nos piden al menos un año de experiencia.

El primer paso es detectar cuáles son los puntos fuertes para ese puesto de trabajo, es decir, investigar qué es lo que valora más la empresa que hace el proceso de selección e indagar cuáles de esas cualidades tengo yo, “autoconocimiento“(Claves para conocerte mejor: Ventana de Johari). Esto lo podemos reflejar en el apartado de “Objetivo profesional”. (5 claves para definir tu objetivo profesional)

En segundo lugar tenemos que pensar en cuáles son las competencias (10 competencias del buen trabajador/a) que he desarrollado a lo largo de mi formación o en otras experiencias, aunque no hayan sido remuneradas, por ejemplo si he impartido clases particulares, y el puesto de trabajo es de azafata, podría ponerlo de la siguiente manera:

2012 Profesor clases particulares de matemáticas. Particular.

Esta experiencia me ha facilitado desarrollar capacidades como empatía, capacidad de escucha activa y asertividad. (competencias importantes tanto para dar clase como para el trabajo de azafata)

No se trata de mentir o inventarnos experiencias inexistentes, se trata de exprimir aquello que hemos realizado hasta el momento, de demostrar capacidades, competencias, habilidades y logros (Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros), de destacar frente al resto de candidatos.

El modelo c.v que mejor se ajusta a estas necesidades es aquel que refleje la información más relevante para la empresa, además es importante que dicho c.v esté acompañado de la carta de presentación (Pasos para redactar la carta de presentación y conseguir una entrevista) en la que explicaremos aquello que en el c.v no tiene cabida. Como nuestra motivación, interés, entusiasmo, etc.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño