Archivo de la etiqueta: emoción

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

En esta entrada al blog, vamos a reflexionar sobre la importancia que tiene saber qué significa para nosotros/as el amor para poder vivirlo en libertad. Para ti, ¿qué es el amor?

Hace unos años en una clase de Psicología, viví una experiencia sencilla que me gustó mucho y que he repetido en múltiples ocasiones con mis alumnos/as.

Empiezo preguntándoles: ¿qué es una ventana?, cada cual responde su definición de dicho término y a pesar de parecer algo obvio y bastante fácil, pocas veces coinciden sus explicaciones. Unas personas dicen que es un hueco en la pared para que entre luz, otras que sirve para ver el exterior, algunas que sirve para ventilar la habitación e incluso me dijeron que era lo que se abre en el ordenador…Entonces les digo:

“Si a algo tan tangible como una ventana que podemos ver y tocar, cada uno le damos una utilidad, un significado y no coincidimos unos/as con otros/as…que sucedería si os pregunto: para ti ¿qué es el amor?”

Qué es el amor

En la RAE dan diferentes significados de amor, entre ellos:

AMOR

  1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
  2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
  3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

El factor común que se repite es que el Amor es un sentimiento, y los sentimientos son las etiquetas que ponemos a esas emociones que experimentamos en un momento determinado. (Tips para desarrollar Inteligencia Emocional )

Un dato curioso, es que en las diversas clasificaciones que hay de las emociones pocas hacen referencia a este sentimiento. Y eso que el amor ha inspirado a millones de artistas.

Pero volviendo al hilo de esta entrada, dependiendo del significado que tenga para nosotros el “amor” tendremos más o menos libertad para experimentarlo.

Por ejemplo, si una mujer piensa que el amor que siente una madre por sus hijos es incondicional, un instinto natural que las hace dar todo para ellos y cuando tiene hijos no siente esto, le pueden surgir preguntas como: “¿Qué me pasa?, ¿soy mala madre?, ¿no les quiero lo suficiente?”…

Amor romántico

Pongamos otro ejemplo, para una persona el amor romántico consiste en no poder respirar si no es en presencia de su amado/a, es sentir mariposillas en el estómago constantemente, pero si no siente esto, ¿qué pensamientos le pueden asaltar?: “el amor no está hecho para mí”, “nunca conoceré a nadie”…

Además en esto del amor romántico están implicadas al menos dos personas, así que si combinamos lo que una de las partes piensa sobre el amor, con lo que piensa la otra parte ¿qué sucederá?

Se me ocurren situaciones tipo “Ella no está enamorada de mí porque prefiere salir con sus amigas” o “Él está muy enamorado porque me llama cada 5 minutos para ver qué estoy haciendo” o “Me está agobiando, no me deja mi espacio”  y todo esto porque para uno el amor significa estar con la otra persona a cada momento y para su pareja el amor consiste en complementarse y que cada uno tenga su espacio.

Cómo afrontar los conflictos en el amor

Para no tener malentendidos podemos:

  1. Explicar qué significa el amor para nosotros/as.
  2. Ser generosos/as con el amor sin esperar nada a cambio.
  3. Si queremos algo de nuestra pareja, hacer peticiones asertivas.  ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas
  4. No dar nada por hecho.
  5. Si algo nos molesta, decirlo. 4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

Una buena comunicación en la pareja es imprescindible para que el amor funcione

Para finalizar, os dejo este poema de Mario Benedetti “Enamorarse y no”

Cuando uno se enamora las cuadrillas Amor
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Y para ti ¿qué es el amor? 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Anuncios
Feliz 2017

¡Feliz 2017!

Los límites están en las palabras, no en el mundo, y con ellas construimos la realidad”.

Deseamos que en 2017 vuestro vocabulario esté formado por las palabras:

Puedo, alegría, conseguido, paz, reto, amistad,

amor, atrevimiento, coraje, ilusión, aceptación,motivación,

satisfacción, riqueza, desarrollo, armonía, equilibrio,

emoción, bienestar, salud, sabiduría, aventura,

logro, metas, oportunidades

felicidad …

¡Feliz Año Nuevo!

 

Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático.

Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático

Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático

En este post, vamos a hablar de cómo actuar de forma adecuada sin dejarnos arrastrar por las emociones del momento. Para actuar correctamente debemos de desconectar nuestro piloto automático, ¿te apetece saber cómo?

La palabra emoción viene del latín emovere, que significa “movimiento hacia el exterior”. Se trata de una manifestación psíquica vinculada con lo que percibimos de un hecho en determinadas situaciones (externas) o en nuestro espacio mental (interno).

Todas las emociones son útiles, lo que puede ser negativo son los efectos de determinadas emociones sobre nosotros/as mismos/as o sobre los demás. Para vivir una vida más armoniosa, más rica y más llena de sentido es importante saber reconocer las emociones propias y ajenas y vivir mejor con ellas puesto que influyen en nuestra atención y cómo vemos el mundo que nos rodea. El siguiente paso es aceptarlas y controlarlas, las personas que no tienen control emocional pueden tener problemas de salud (ansiedad, depresión, etc.)

Si nunca nos hemos parado a pensar en cuáles son nuestros sentimientos, necesidades, expectativas y comportamientos habituales,  nos resultará más complicado controlar las emociones.

Pensemos en la última vez que tuvimos un enfrentamiento, discusión o conflicto con un compañero/a, jefe/a, amigo/a o familiar ¿cómo reaccionamos? Muchas personas cargan a los demás de la responsabilidad  de sus necesidades y emociones, la otra parte se pone a la defensiva y entramos en un bucle de difícil salida. Y cómo dice un proverbio africano “No olvides que cuando señalas a alguien con el dedo, tres de tus dedos se dirigen a ti”

Los conflictos no son negativos si se saben gestionar bien, nos pueden servir para enriquecer la relación.

Cómo desconectar el piloto automático

  1. Es importante describir el hecho que nos ha molestado de la manera más objetiva posible, sin enjuiciamientos ni interpretaciones, como si fuésemos un espectador ajeno al conflicto.
  2. Después explicaremos nuestros sentimientos ante esa situación.
  3. A continuación describiremos nuestras necesidades, sin exigir soluciones a la otra persona implicada en la discusión.
  4. Negociar qué puede hacer cada parte para satisfacer las  necesidades de los implicados.

¿Es fácil? Nada es fácil la primera vez, pero con voluntad podemos conseguirlo.

Esta práctica requiere ser empáticos (8 tips para empatizar con los demás)  y asertivos (Cómo ser tu mismo: Afírmate).

Pongamos un ejemplo:

Víctor está enfadado con Natalia, su novia, porque ella ha salido con sus amigos sin contar con él. Cuando Víctor habla con Natalia dice “Eres increíble, ya podía estar esperando todo el día tu llamada para hacer planes, desde luego eres una egoísta, nunca piensas en mí” Natalia ante estas acusaciones seguramente se ponga a la defensiva. ¿Cómo actuaría si Víctor sigue los cuatro pasos antes mencionados? Quizás no esté de acuerdo con él, pero al menos no se sentirá atacada y estará más abierta a escucharle.

¿Te cuesta desconectar tu piloto automático? nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

¿Como te afectan tus emociones? Mindfulness e Inteligencia Emocional

¿Como te afectan tus emociones? Mindfulness e Inteligencia Emocional

¿Como te afectan tus emociones? Mindfulness e Inteligencia Emocional

¿Alguna vez te has visto arrastrado/a por tus emociones? En el post de hoy os damos unas pautas de cómo tomar conciencia de dichas emociones y aceptarlas sin dejarte llevar por ellas.

“Lo que no queremos saber de nosotros mismos, acaba por llegar del exterior bajo la forma de destino” C.G.Jung.

En la entrada de la semana pasada, veíamos lo importante que es aceptar nuestras emociones, nos puede resultar difícil porque las emociones siempre han estado en un segundo plano. Pero es importante aceptarlas, hoy se habla mucho de un método que se llama “mindfulness”, o lo que es lo mismo: “plena conciencia”, esta técnica tiene su origen en el budismo y sirve para vivir en el aquí y el ahora, “siendo”, disfrutando de cada momento sin agobiarnos por el futuro, siempre incierto; ni torturarnos por un pasado que ya no podemos cambiar. Para Vivir de esta manera tenemos que ser conscientes de nuestras emociones.

¿Qué podemos hacer para tomar conciencia de nuestras emociones?

Te propongo un ejercicio, la próxima vez que tengas una emoción/ sensación desagradable, sé consciente de tu tendencia automática a evitarla y/o controlarla. Dedica tiempo a observarla, reconocerla y sentirla, es decir, acéptala.

  1. Centra tu atención en las sensaciones corporales que te produce, e identifica cuáles son los sentimientos y dónde se manifiestan: “siento presión en la sien”, “siento un nudo en la garganta”…
  2. Posteriormente, dedica unos instantes a observar los efectos de la emoción. Dirige en ese momento la atención a tu respiración, siguiendo al aire que circula por tu cuerpo durante su trayecto, de la inspiración a la espiración.

En ocasiones, podemos considerar las emociones desagradables como algo negativo. Pero las emociones, por sí mismas, son útiles porque nos dan información sobre lo que nos rodea. A través de esta función informativa, la emoción nos vincula a nuestras necesidades.

De hecho, cuando nuestras necesidades no están satisfechas, sentimos emociones desagradables. Si sabemos cuáles son estas necesidades, podemos poner en marcha las acciones apropiadas, para ello podemos responder a la siguiente pregunta “¿qué puedo hacer de forma sencilla, eficaz y positiva para mí y para las personas que me rodean, para dar respuesta a esta necesidad?”

En este punto, entran en juego nuestros valores que son los principios que guían nuestras acciones y que dan sentido a nuestra vida. Conocer tus valores te ayudará a saber “cómo” satisfacer esas necesidades.

Dar respuesta a las siguientes preguntas te pueden ayudar a detectar tus valores principales:

Si quieres aumentar tu inteligencia emocional, nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

¿Tienes control emocional o eres esclavo de tus emociones?

¿Tienes control emocional o eres esclavo de tus emociones?

En este post vamos a dar pautas para conseguir tener control emocional y no dejarse llevar por ellas.

“Una persona no puede directamente escoger sus circunstancias, pero sí puede escoger sus pensamientos e indirectamente- y con seguridad- darle forma a sus circunstancias”.  James Allen

¿Para qué sirven las emociones?

Las emociones tienen como objetivo aclarar nuestro pensamiento, reforzar nuestro sistema inmunitario, protegernos de los peligros y hacer que tomemos decisiones correctas. Pero también pueden llevarnos a situaciones difíciles, estados de estrés, conflictos, sufrimientos psicológicos o físicos.

Investigaciones recientes ponen de manifiesto que las personas que controlan sus emociones disponen de una mayor probabilidad de tener buena salud, de vivir más y de gozar de relaciones sociales enriquecedoras.

Las emociones actúan principalmente en tres niveles: pensamiento, comportamiento y relaciones sociales. Pero como no hemos aprendido a escuchar nuestros estados interiores, todas estas dimensiones nos resultan indistinguibles. Es importante diferenciarlos y dejar de estar con el “piloto automático”.

Evitar, huir, o luchar con nuestras emociones contribuye a aumentar nuestro mal estar a largo plazo.

Por ejemplo, ante un despido, eludimos hablar del tema con amigos y familiares porque nos sentimos mal reviviendo ese momento o porque nos avergonzamos de ese hecho;  a corto plazo evitar esa situación nos alivia pero a largo plazo el malestar se agrava y perdemos la oportunidad de usar nuestra red de contactos en la búsqueda de empleo.

El siguiente texto de Rumi, resalta la importancia de aceptar las emociones:

“La casa de los huéspedes”

El ser humano es una casa de huéspedes

Cada día, una nueva llegada

Una alegría, una depresión, una decepción,

Una toma de conciencia momentánea llega como un visitante inesperado.

¡Aceptémoslos a todos!

Aunque se trate de un aluvión de tristeza

Que violentamente deja la casa sin muebles,

No obstante, trata a cada invitado con educación,

Podría dar lugar

A una nueva alegría.

El pensamiento sombrío, la vergüenza, la maldad,

Acéptalos riendo a la entrada, y haz que pasen al interior.

Sé agradecido por todo lo que te llegue,

Pues han sido enviados como guía por el más inmenso.

Cómo controlar nuestras emociones

Resumiendo, para poder controlar las emociones y no dejarnos llevar por ellas, primero tenemos que reconocerlas y aceptarlas, así seremos capaces de:

  1. Afrontar los cambios en vez de rechazarlos. Ver Y tú ¿cómo afrontas los cambios?
  2. Enfrentar los conflictos en vez de evitarlos. Ver ¿Cómo afrontas los conflictos?
  3. Asumir riesgos calculados en vez de elegir únicamente la seguridad.
  4. Renunciar a aplazar tus obligaciones, haciendo hoy lo que puedas hacer hoy. No procrastinar. Leer 5 tips para ganar tiempo y no procrastinar
  5. Identificar tus fuerzas y recursos.

Aceptar nuestras emociones es uno de los modos de ser conscientes de nuestros automatismos para crear un espacio de libertad en nuestras vidas.

¿Quieres coger las riendas de tu vida?  nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño