Archivo de la etiqueta: amor

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

En esta entrada al blog, vamos a reflexionar sobre la importancia que tiene saber qué significa para nosotros/as el amor para poder vivirlo en libertad. Para ti, ¿qué es el amor?

Hace unos años en una clase de Psicología, viví una experiencia sencilla que me gustó mucho y que he repetido en múltiples ocasiones con mis alumnos/as.

Empiezo preguntándoles: ¿qué es una ventana?, cada cual responde su definición de dicho término y a pesar de parecer algo obvio y bastante fácil, pocas veces coinciden sus explicaciones. Unas personas dicen que es un hueco en la pared para que entre luz, otras que sirve para ver el exterior, algunas que sirve para ventilar la habitación e incluso me dijeron que era lo que se abre en el ordenador…Entonces les digo:

“Si a algo tan tangible como una ventana que podemos ver y tocar, cada uno le damos una utilidad, un significado y no coincidimos unos/as con otros/as…que sucedería si os pregunto: para ti ¿qué es el amor?”

Qué es el amor

En la RAE dan diferentes significados de amor, entre ellos:

AMOR

  1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
  2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
  3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

El factor común que se repite es que el Amor es un sentimiento, y los sentimientos son las etiquetas que ponemos a esas emociones que experimentamos en un momento determinado. (Tips para desarrollar Inteligencia Emocional )

Un dato curioso, es que en las diversas clasificaciones que hay de las emociones pocas hacen referencia a este sentimiento. Y eso que el amor ha inspirado a millones de artistas.

Pero volviendo al hilo de esta entrada, dependiendo del significado que tenga para nosotros el “amor” tendremos más o menos libertad para experimentarlo.

Por ejemplo, si una mujer piensa que el amor que siente una madre por sus hijos es incondicional, un instinto natural que las hace dar todo para ellos y cuando tiene hijos no siente esto, le pueden surgir preguntas como: “¿Qué me pasa?, ¿soy mala madre?, ¿no les quiero lo suficiente?”…

Amor romántico

Pongamos otro ejemplo, para una persona el amor romántico consiste en no poder respirar si no es en presencia de su amado/a, es sentir mariposillas en el estómago constantemente, pero si no siente esto, ¿qué pensamientos le pueden asaltar?: “el amor no está hecho para mí”, “nunca conoceré a nadie”…

Además en esto del amor romántico están implicadas al menos dos personas, así que si combinamos lo que una de las partes piensa sobre el amor, con lo que piensa la otra parte ¿qué sucederá?

Se me ocurren situaciones tipo “Ella no está enamorada de mí porque prefiere salir con sus amigas” o “Él está muy enamorado porque me llama cada 5 minutos para ver qué estoy haciendo” o “Me está agobiando, no me deja mi espacio”  y todo esto porque para uno el amor significa estar con la otra persona a cada momento y para su pareja el amor consiste en complementarse y que cada uno tenga su espacio.

Cómo afrontar los conflictos en el amor

Para no tener malentendidos podemos:

  1. Explicar qué significa el amor para nosotros/as.
  2. Ser generosos/as con el amor sin esperar nada a cambio.
  3. Si queremos algo de nuestra pareja, hacer peticiones asertivas.  ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas
  4. No dar nada por hecho.
  5. Si algo nos molesta, decirlo. 4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

Una buena comunicación en la pareja es imprescindible para que el amor funcione

Para finalizar, os dejo este poema de Mario Benedetti “Enamorarse y no”

Cuando uno se enamora las cuadrillas Amor
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Y para ti ¿qué es el amor? 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Feliz 2017

¡Feliz 2017!

Los límites están en las palabras, no en el mundo, y con ellas construimos la realidad”.

Deseamos que en 2017 vuestro vocabulario esté formado por las palabras:

Puedo, alegría, conseguido, paz, reto, amistad,

amor, atrevimiento, coraje, ilusión, aceptación,motivación,

satisfacción, riqueza, desarrollo, armonía, equilibrio,

emoción, bienestar, salud, sabiduría, aventura,

logro, metas, oportunidades

felicidad …

¡Feliz Año Nuevo!

 

¿Te quieres? ¡Quiérete!

¿Recuerdas cuando eras muy pequeño/a?, seguramente eras intrépido/a, te atrevías a dibujar sin ser Picaso, a bailar sin ser Pávlova, a cantar sin ser Madona o Pavarotti, lo mismo sucedía con patinar, actuar, etc.

Te invito a ver el siguiente vídeo: “Si pudieras cambiar una parte de tu cuerpo ¿Qué cambiarías?”

¿Reconoces la autenticidad, la ilusión, la forma que tienen de vivir el momento y la seguridad con que lo hacen la mayoría de los niños y de las niñas?

ilusión

Ya le hemos dedicado muchas entradas a la importancia que tiene que nos aceptemos para atrevernos a ser nuestro mejor “Yo” y estar bien con nosotr@s mism@s.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Ámate a ti mism@

Me gustaría revisar hoy las ideas que plasma Erich Fromm sobre este tema en libro “El arte de amar”:

Existen restos de una creencia que dice que amar a los demás es una virtud pero que amarse a sí mismo es un pecado. Esta creencia supone que en la medida en que me amo a mí mismo, no amo a los demás y que el amor a sí mismo es igual al egoismo.

Calvino califica de “peste” el amor a sí mismo. Freud habla de él en términos psiquiátricos y lo identifica con el narcisismo, es decir, con la incapacidad de amar a los demás. Según él, amor a sí mismo y amor a los demás se excluyen mutuamente de manera que cuando mayor es uno, menor es otro.

Pues bien, si partimos de que no sólo los demás, sino nosotros mismos somos también objeto de nuestros sentimientos y deseos, las actitudes amateenpositivopara con los demás y para con nosotros mismos deben ser conjuntivas y no excluyentes. Es decir, el amor a los demás y a nosotros mismos no son alternativos. Es más, todo individuo capaz de amar a los demás se encontrará una actitud de amor a sí mismo. El amor no se puede dividir entre los demás y yo mismo. Amar a una persona implica amar al hombre como tal y, entre los hombres nos incluímos nosotros mismos.

Por otro lado la persona egoísta sólo se interesa por sí misma, desea todo para ella, no siente placer en dar, sino en tomar. Carece de interés por las necesidades ajenas, no se ve más que a sí misma. Según lo que hemos visto, el egoismo y el amor a sí mismo son realmente opuestos. El egoista no se quiere nada, incluso se odia. Parece preocupado por él pero en realidad sólo realiza un intento de disimular y compensar su incapacidad para cuidar de sí mismo. Lo cierto es que las personas egoistas son incapaces de amar a los demás pero tampoco son capaces de amarse a sí mismos.

Pero también tenemos el extremo opuesto, el de las personas que únicamente se preocupan por los demás. La excesiva preocupación por los demás no obedece a un amor excesivo, sino a la incapacidad de amar. La persona “generosa” no quiere nada para ella, “sólo vive para los demás”, está orgullosa de no considerarse importante pero descubre que pese a su generosidad, no es feliz y que las relaciones con sus más allegados no son satisfactorias. Esta generosidad puede ser un síntoma de que la capacidad de amar o de disfrutar de esa persona está paralizada y que detrás de ella se encuentra un egocentrismo sutil pero intenso.

Meister Eckhart ha sintetizado estas ideas: “Si te amas a ti mismo, amas a los demás como a ti mismo. Mientras ames a otra persona menos que a ti mismo, no lograrás realmente amarte. Pero si amas a todos por igual, incluyéndote a ti, los amarás como una sola persona y esa persona es a la vez Dios y el hombre. Así pues, es una persona grande y virtuosa la que amándose a sí misma, ama igualmente a los demás”.

¿Te quieres a ti mism@?. EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa