Archivo de la etiqueta: mindfulness

Cómo reducir la ansiedad con Mindfulness

Cómo reducir la ansiedad con mindfulness

En este post vamos a explicar cómo las preocupaciones y la baja tolerancia a la incertidumbre influyen en el trastorno de ansiedad, cuáles son sus características y cómo podemos ayudarnos de mindfulness para disminuir la ansiedad.

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza básicamente por un estado de ansiedad y preocupación excesiva e incontrolable que causa malestar clínicamente significativo e incapacidad en diferentes áreas de la vida.

La preocupación patológica

Ya vimos en otro post cómo las preocupaciones nos absorben mucha energía (ver: No te preocupes: ocúpate o acéptalo)

La mayoría de las personas nos preocupamos con la falsa ilusión de pensar que así controlamos la situación, esto se trata de una creencia irracional: “si estoy preocupado/a estoy influyendo en la situación que me preocupa”. Además a nivel social se refuerza el hecho de que las personas se preocupen porque se considera una acción de “responsabilidad”. Alguien que no se preocupa por nada puede considerarse como “irresponsable”.

Las preocupaciones empiezan a cuestionarse cuando interfieren en nuestra conducta y se parecen más a una obsesión.

No siempre es fácil establecer la diferencia entre preocupaciones y obsesiones.

Frecuentemente las obsesiones son pensamientos egodistónicas, es decir, pensamientos, preocupaciones que no se comprenden, resultan ilógicas y van acompañadas por impulsos, imágenes, compulsiones y una urgencia por hacerlos desaparecer.

En cambio las preocupaciones son egosintónicas, no las percibimos como extrañas, ilógicas o absurdas, sino más bien coherentes con nuestros intereses, nuestras características o creencias.

Intolerancia a la incertidumbre

Otro factor que influye en la ansiedad es la poca tolerancia a la incertidumbre.

Las personas que tienen niveles altos de ansiedad suelen valorar las situaciones inciertas como estresantes por tener un bajo umbral de tolerancia ante lo desconocido.

Las personas que sufren esta intolerancia piensan que el desenlace de una situación ambigua será negativa, creen que la incertidumbre sobre el futuro es injusta y debe ser eliminada o controlada. Esto hace que no sean resolutivos y que necesiten gran cantidad de información para aumentar la certidumbre.

Pasan de tener una preocupación “normal” a una preocupación “incontrolable”.

Mindfulness y la reducción de la ansiedad

El objetivo del mindfulness es la conciencia del momento presente, este objetivo implica:

  1. La autorregulación de la atención hacia la experiencia inmediata que vivimos. “Aquí y ahora”.
  2. Esa atención se caracteriza por la apertura, la curiosidad y la aceptación. “Sin reaccionar ni juzgar”.

La meditación por mindfulness funciona adoptando un papel de espectador de nuestros propios procesos, para darnos cuenta de que no somos nuestros pensamientos, somos mucho más.

Cuando sentimos ansiedad es importante que nos desidentifiquemos con la ansiedad en sí misma. No somos ansiosos, estamos sintiendo palpitaciones fuertes, nos invaden algunas preocupaciones, tenemos miedo al futuro, no soportamos la incertidumbre. En la meditación hacemos conscientes las sensaciones, los pensamientos y las emociones, las observamos con curiosidad, sin juzgarnos y “las dejamos marchar” y nos centramos de nuevo en la respiración, en el aquí y el ahora.

Habitualmente tenemos una conversación mental que ocurre de forma automática, nos asaltan ideas y creemos que la solución a todos los problemas se obtienen a través del pensamiento, pero realmente la solución se consigue gracias a la acción.

El entrenamiento en mindfulness nos facilita la suspensión del juicio que hacemos sobre nosotros/as y nuestros pensamientos y fomenta la observación y aceptación, sin querer cambiar los procesos cognitivos y emocionales que resultan en las distintas áreas de nuestra vida.

Si quieres bajar tu nivel de ansiedad, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Anuncios

Cómo aumentar la felicidad: Fluye

Cómo aumentar la felicidad: Fluye

Cómo aumentar la felicidad: Fluye

En esta entrada vamos a hablar sobre cómo podemos elevar a largo plazo nuestro nivel de felicidad dejando fluir nuestra energía.

Niveles de felicidad

Según el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, algunos estados emocionales son más susceptibles de ser cambiados directamente y, como están conectados a lo felices que nos sintamos, a largo plazo pueden elevar nuestro nivel de la felicidad.

Entropía psíquica

Cuando sentimos tristeza, miedo, ansiedad o aburrimiento se genera en nosotros/as una “entropía psíquica”, es decir, un estado en el que no podemos utilizar eficazmente la atención para afrontar las tareas externas, porque la necesitamos para restaurar un orden subjetivo interno. Esto no significa que dichas emociones no sean adaptativas.

Neguentropía psíquica

En cambio, la felicidad, la fuerza o la actitud de alerta son estados de “neguentropía psíquica” porque al no necesitar atención para rumiar y sentir pena de nosotros/as  mismos/as, la energía psíquica puede fluir libremente hacia cualquier pensamiento o tarea dada.

Cómo fluir para ser más feliz

Nos cuesta concentrarnos cuando la tarea va contra el hilo de las emociones y de las motivaciones. Pero cuando nos gusta lo que hacemos y estamos motivados, conseguimos “centrar la mente” en una actividad sin esfuerzo, aun cuando sean grandes las dificultades objetivas.

Cuando lo que sentimos, deseamos y pensamos van al unísono, están en armonía, es cuando fluimos y tenemos la sensación de acción sin esfuerzo.

Una persona que fluye está completamente centrada debido a que en la conciencia no le queda espacio para pensamientos irrelevantes, ni para sentimientos que le distraigan.

En este caso desaparece la conciencia de sí, pero uno se siente más fuerte de lo normal. La sensación del tiempo queda distorsionada, ya que las horas pasan como si fueran minutos. Cuando todo el ser de una persona se amplía en un funcionamiento pleno de cuerpo y mente, cualquier cosa que haga merece la pena ser hecha por sí misma; vivir se convierte en su propia justificación. Esta capacidad se puede mejorar con la práctica de mindfulness.

¿Te gustaría aprender a fluir?  nosotros podemos ayudarte.

Bibliografía: Csikszentmihalyi, Mihaly.  Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad. Kairós, Barcelona, 2004

Sonia Treviño

 

SER PERFECTO

Ser perfectos

Ser perfectos

¿En qué consiste ser perfectos? En este post vamos a hablar de la importancia que tiene la Autocompasión para nuestra autoestima y de cómo luchar por la perfección nos puede llevar a frustración y a tirar la toalla.

“Tengo derecho a hacer las cosas bien, pero nadie me obliga a ser PERFECTO”

Perfección

¿Existe la perfección? ¿Es universal? ¿Podemos alcanzarla? ¿Qué sucede cuando no llegamos a esa “perfección”? Si te has parado a reflexionar sobre estas preguntas, quizás te hayas dado cuenta de que la perfección no existe, lo que puede ser perfecto para una persona puede no serlo para otra, no podemos alcanzar algo que no existe, por lo tanto cuando nos movilizamos por alcanzar lo inexistente sentiremos: frustración, tristeza, pena, sensación de ser inútil…

Las personas que son muy perfeccionistas suelen tener baja autoestima (verCómo mejorar la autoestima: Acéptate), falta de motivación, obsesiones, falta de confianza y tenderán a la inmovilización (si no me sale perfecto no lo hago)

Renunciar al perfeccionismo no quiere decir que seamos personas “conformistas” o que no tratemos de hacer las cosas lo mejor posible, pero es más sano hacerlo desde otro ángulo.

Leyendo el libro “Mindfulness, aceptación y psicología positiva” de Todd B.Kashdan y Joseph Ciarrochi me llamó gratamente la atención el concepto de “autocompasión”, me parece que es una capacidad muy útil para las personas que luchan una y otra vez para ser “perfectas”.

Aunque la RAE define la compasión como sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias. Mackey y Fanning (1991) entienden la compasión como algo que implica el desarrollo de comprensión, aceptación y perdón.

El psicoterapeuta, profesor e investigador inglés Paul Gilbert, fundador de una Terapia Centrada en la Compasión habla de que la compasión tiene seis componentes principales.

Cómo aumentar nuestra Autocompasión:

  1. Desarrollar una motivación para cuidar del bienestar de uno mismo y del de los demás.
  2. Desarrollar la sensibilidad de uno mismo por su propio malestar, sus necesidades y las de los demás; reconocer cómo las propias emociones de amenaza (por ejemplo la ira) pueden bloquear esa sensibilidad.
  3. Abrirse emocionalmente y conmoverse por los sentimientos, el malestar y las necesidades de los demás.
  4. Desarrollar la capacidad de tolerar el malestar y las emociones, vinculado a la capacidad de “estar con” emociones dolorosas de uno mismo o de los demás sin evitarlas ni intentar atenuarlas, aceptándolas.
  5. Desarrollar empatía, que implica mayores habilidades cognitivas y de imaginación para poder ponerse en el lugar del otro entendiendo cómo pueden sentirse o actuar como lo hacen.
  6. Desarrollar el no juzgar es una manera de abstenerse de condenar y acusar, esto no significa que no tengamos preferencias.

Si nos marcamos un objetivo desde el perfeccionismo, jamás llegaremos, en cambio si aceptamos el reto de conseguir esa meta con “autocompasión”, desarrollando sus seis componentes ¿cómo nos sentiremos en el proceso? Seguro que más confiados/as y con más energía, más motivados/as y benévolos/as con nosotros/as mismas y estos ingredientes son fundamentales para alcanzar lo que nos propongamos.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Mindfulness y cómo permanecer presente

Mindfulness y cómo permanecer presente

En distintas entradas hemos hablado de las ventajas que tiene para nuestra vida practicar mindfulness. Ver:  Ser feliz sin juzgar: Mindfulness

En este post vamos a explicar cómo se aprende a “permanecer presentes” gracias a la atención plena.

En nuestro día a día es frecuente hacer la mayoría de nuestras actividades en forma de “piloto automático”. (Ver: Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático) y pensar que el tiempo que dedicamos a las cosas que nos disgustan es tiempo robado o perdido, cuando cada segundo que pasa forma parte de nuestra vida y nos lo perdemos por no estar presentes en el aquí y el ahora.

En qué consiste permanecer presente

Estar presentes es una práctica de mindfulness que consiste en ser conscientes de lo que nos ocurre, aceptándolo sin ningún tipo de juicio. La dificultad radica cuando nos asaltan pensamientos desagradables, puesto que nuestra naturaleza es intentar que desaparezcan o evitar que vuelvan a suceder. También es complejo cuando los pensamientos que nos abordan son positivos, en este caso la tendencia es aferrarnos a ellos. Sin embargo, estas dos formas de reaccionar pueden ser problemáticas porque cuanto más intentamos apegarnos a ciertas cosas o huir de otras, más difícil nos resulta conseguirlo.

La práctica de mindfulness nos ayuda a superar estas reacciones automáticas de adherencia o aversión, relacionándonos desde la aceptación y el no- juicio con todas las experiencias que vivimos, tanto las agradables como las desagradables.

Cómo estar presentes en el aquí y el ahora

En esta práctica la sesión comienza con una meditación de 5 minutos en la que nos debemos centrar en una única imagen o en un único sonido, siendo lo importante que permanezcamos en el presente escuchando o viendo algo con plena conciencia, y dejando marchar los pensamientos que puedan aparecer.

A continuación pasamos a la meditación en postura sedante, pero ampliando el foco de atención desde la respiración y las sensaciones corporales a los sonidos en primer lugar y a los pensamientos después, la duración de esta nueva meditación puede durar hasta 40 minutos.

Al final de la meditación leemos el poema “Los gansos salvajes” de Mary Oliver que ejemplifica estar presente aceptando las experiencias tal y como son.

Los gansos salvajes

No tienes que ser bueno.
No tienes que caminar sobre tus rodillas, arrepintiéndote,
durante cien millas a través del desierto.
Sólo tienes que permitir que el suave animal de tu cuerpo
ame aquello que ama.

Cuéntame acerca de la desesperación, la tuya, y yo te contaré la mía.
Mientras tanto el mundo sigue girando.
Mientras tanto el sol y las transparentes esquirlas de lluvia
están moviéndose a través de los paisajes,
sobre las llanuras y los profundos bosques,
las montañas y los ríos.
Mientras tanto los gansos salvajes, altos en el limpio aire azul,
están volviendo a casa otra vez.

Quienquiera que seas, no importa cuan solo estés,
el mundo se ofrece a tu imaginación,
te llama como los gansos salvajes, chillones y emocionados,
una y otra vez anunciando tu lugar
en la familia de las cosas.

Si quieres aprender a estar presente,  nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Cómo conseguir una relajación profunda.

Cómo conseguir una relajación profunda.

Cómo conseguir una relajación profunda.

En este post, os vamos a facilitar unos consejos para conseguir una relajación profunda tratando adecuadamente los pensamientos intrusos que nos pueden distraer.

Es un hecho relativamente frecuente que cuando practicamos la relajación se nos vengan pensamientos, imágenes, sonidos o sensaciones que no nos resultan agradables y que los vivimos como molestos.

Estas distracciones, en numerosas ocasiones nos hacen perder la concentración y nos impiden alcanzar una relajación más profunda.

En otras ocasiones, al empezar a relajarnos se nos vienen todas esas cosas a la cabeza de golpe, impidiendo la relajación.

Generalmente cuando nos relajamos a todos se nos vienen sensaciones y pensamientos a la cabeza.

Para calmar los pensamientos debemos ser conscientes de nuestros sentimientos y emociones. Lo ideal es observar y reconocer cada sensación y cada pensamiento que surja en nosotros.

Durante la relajación experimentaremos varias sensaciones y pensamientos. Solamente si estamos concentrados en nuestra respiración y en las señales que nos envía nuestro cuerpo, los pensamientos y sensaciones se irán de forma natural. Si no es así, nos distraerán.

En caso de que no se alejen de forma natural, lo que nos propone el maestro Tich Nhat Hanh, creador del Mindfulness, es que no intentemos rechazarlos. No debemos odiarlos, alejarlos, preocuparnos por ellos o dejar que nos asusten.

¿Qué debemos hacer entonces? Simplemente, reconocer su presencia.

Si tenemos una sensación de tristeza, inmediatamente debemos reconocerla: “Tengo una sensación de tristeza” o “Está surgiendo dentro de mí una sensación de tristeza”. Si aún así la sensación persiste, debemos seguir reconociéndola: “Aún siento la sensación de tristeza”.

Lo mismo podemos hacer con los pensamientos. Si nos surge un pensamiento como: “Tengo que terminar de recoger la casa” también tenemos que reconocerlo. Al igual que anteriormente, si sigue surgiendo, nosotros seguimos reconociéndolo.

Si no hemos experimentado ninguna sensación o pensamiento, también debemos reconocer que no las hemos experimentado.

Lo más importante es reconocer todos los pensamientos o sensaciones que surjan. Nos dice Thich Nhat Hanh que debemos ser como el guardián de un palacio que se fija en cada rostro que pasa por el pasillo de entrada.

De esta forma aprenderemos a ser conscientes de nuestras sensaciones y pensamientos y no se nos aparecerán de forma intrusa o molesta en nuestras sesiones de relajación.

Todo esto forma parte del entrenamiento de Mindfulness, la conciencia plena, el estar en el presente en cada cosa que hagas.

Si quieres aprender a relajarte, nosotr@s podemos ayudarte.

Néstor Villa.

como no juzgar

Ser feliz sin juzgar: Mindfulness

Ser feliz sin juzgar: Mindfulness

Juzgar es pensar de forma automática y categorizar el mundo que nos rodea, es cómodo y adaptativo para la especie, pero ¿siempre es una ventaja?, ¿nos puede perjudicar? En este post vamos a dar consejos para No- juzgar y ser más felices.

Mindfulness

Cuando meditas y no lo consigues ¿qué te dices a ti mismo/a?, ¿cómo te juzgas cuando las cosas no salen como querías?

Según Jon Kabat Zinn, director de la Clínica para Reducción del Estrés y del Centro para la Atención Plena (Mindfulness) en la Medicina, una de las actitudes fundamentales para realizar Mindfulness es “no juzgar”.

La atención plena se cultiva asumiendo la postura de testigos imparciales de nuestra propia experiencia. Para ello es necesario ser conscientes del flujo constante de “juicios” en el que estamos inmersos/as.

Cuando hacemos este ejercicio nos damos cuenta de que en todo momento etiquetamos a las personas, momentos y cosas. Por ejemplo si algo nos hace sentirnos bien, lo categorizados automáticamente como algo “bueno”, si nos produce sentimientos negativos lo etiquetamos como “malo” y aquellas personas, objetos acontecimientos neutros, ni si quieran son dignos de nuestra atención.

¿Somos buenos jueces?

Todos estos juicios suceden de forma mecánica , sin darnos cuenta de que la mayoría de las veces carecen de base objetiva. Además tales juicios tienen a captar nuestra atención sin dejar espacio para lograr tener paz interior.

Por eso para practicar mindfulness es necesario dejar de juzgar y de juzgarnos y así tener atención plena en el presente, sin las interferencias de nuestros pensamientos y juicios

¿Alguna vez has practicado mindfulness? La mayoría de las personas cree que consiste en dejar la mente en blanco, pero no es así. La práctica de la atención plena persigue que observemos “sin juzgar” lo que nos sucede, siendo imparciales y dejarlo ir.

No- juzgar y mindfulness

¿Es fácil? Si quieres puedes hacer la prueba durante 5 minutos.

  1. Busca una posición cómoda, puede ser sentado/a en una silla, es importante que tu cuerpo esté alineado, tus hombros relajados, y sin tensión en la cara. En este momento realiza 3 respiraciones bien profundas.
  2. Observa dónde está tu atención en cada momento.
  3. Toma nota y nombra los contenidos que van “capturando tu atención“, sin juicios, como un/a observador/a imparcial de lo que acontece.
  4. Regresa a las sensaciones de la respiración una y otra vez, con amabilidad.
  5. Si sientes que te dispersas puedes acompañar la inspiración y espiración con palabras “internas” como: INSPIRO-ESPIRO.

¿Cuántos juicios han venido a tu mente? ¿Cómo te has tratado a ti mismo/a mientras hacías el ejercicio?

Liberarnos de los juicios es tener la mente más abierta, no contribuir a los diferentes estereotipos y disfrutar mucho más el presente.

 “El alma siempre tiende a juzgar a los otros por lo que piensa de sí misma” Giacomo Leopardi

Si quieres liberarte de la presión de tus juicios y prejuicios,  nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

No te preocupes: ocúpate o acéptalo.

No te preocupes: ocúpate o acéptalo

No te preocupes: ocúpate o acéptalo

En este post, vamos a dar pautas para vivir relajados y dejar de preocuparnos tanto, puesto que preocuparse no quita los problemas de mañana, lo que quita es la paz del aquí y el ahora.

Qué sucede cuando estamos preocupados

¿Cuántas noches de insomnio le has dedicado a un problema sin llegar a ninguna solución?, ¿cuánta energía has derrochado?, ¿qué sensaciones tenía tu cuerpo?, ¿y tu mente?

Me encanta el proverbio oriental: “Si tu mal tiene remedio ¿por qué te quejas? Si no lo tiene ¿por qué te quejas?” Si nuestro mal tiene remedio, pasemos a la acción y si no lo tiene, aceptemos la situación lo antes posible.

Coaching y mindfulness para dejar de preocuparnos

En el post de hoy vamos a ver cómo a través del coaching (movilizarnos a la acción) y de mindfulness (aceptar aquello que nos rodea) podemos dejar de “sufrir” y de “preocuparnos” desarrollando la capacidad de resiliencia. Ver: 9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia

Coaching

Veíamos en entradas anteriores que las personas proactivas (ver: Claves para tomar la iniciativa y ser resolutivo: Proactividad) analizan sus preocupaciones distinguiendo aquellos aspectos sobre los que tenían control  de aquellos en los que no podían hacer nada, una vez que sabían dónde podían influir, trazaban su plan de acción para tomar las riendas. Según Covey, las personas proactivas tienen las siguientes características:

  • visión (tienen el objetivo claro)
  • ilusión (aprovechan la fuerza de la emoción)
  • disciplina
  • conciencia

Hacer un proceso de coaching sirve para generar estrategias y planes de acción centradas en la tarea que origina nuestra preocupación y alcanzar el objetivo que nos marquemos.  Siguiendo el modelo que hemos visto en otro post: GROW y haciéndonos responsables de nuestras decisiones.

Mindfulness

Por otro lado, ante aquellas circunstancias que nos perjudican, pero  que no podemos modificar, lo único que nos queda es aceptarlas y tener la mejor actitud posible:

“Lo que resistes persiste y lo que aceptas se transforma”

A través de Mindfulness cultivamos la “Aceptación” que según Jon Kabat-Zinn consiste en tomar cada momento como nos llega y estar de lleno con él como es. Intentar no imponer nuestras ideas sobre lo que “deberíamos” sentir, pensar o ver en nuestra experiencia, sino solo acordarnos de mostrarnos receptivos y abiertos a lo que sintamos, pensemos o veamos y de aceptarlo porque está aquí y ahora, sin juzgarlo.

4 actitudes para aceptar lo que nos toca vivir:
  1. Entender que no podemos cambiar a los demás y que sólo podemos cambiar nosotros/as mismos/as y “aceptar” a quién nos produce la “preocupación”.
  2. Comprometernos con aquello que realmente nos llena, que esté alineado con nuestros valores personales.
  3. Tener una actitud positiva ante la crisis que podamos vivir, tomarnos los obstáculos como retos y oportunidades de mejora.
  4. Aceptándonos con Autocompasión, renunciando al perfeccionismo.

Si quieres ocuparte, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño