Archivo de la etiqueta: coaching

Feedback

Feedback

En diferentes entradas hemos hablado de la importancia de hacer buenas críticas (ver: Cómo hacer y recibir críticas) y hemos facilitado distintas técnicas para dar feedback (ver: Tres pasos para dar feedback).

En este post vamos a presentaros la técnica MIMO para dar feedback a nuestro interlocutor y hacer críticas realmente constructivas.

Características que ha de tener un buen feedback

En mi opinión, y así se lo hago saber a mis alumnos/as, el feedback siempre ha de ser positivo y ayudar a la persona que tenemos enfrente a tener una visión de cómo ha realizado su actuación para que si quiere, pueda mejorar.

  1. El feedback ha de ser consentido por la parte que lo va a recibir.
  2. Cuando expresemos nuestra opinión lo haremos siempre en primera persona (“yo opino”, “en mi opinión”, “a mí me ha parecido”, ” a mí me gustaría”).
  3. La información debe ser objetiva y basada en hechos observables por parte de todos.
  4. Además nuestro comentario para que la otra persona mejore ha de ser específico, diciendo lo que exactamente nos ha gustado o disgustado.

A continuación os presento la técnica mimo para que este feedback sea lo más útil posible.

Técnica MIMO para dar feedback

Esta técnica debe su nombre al siguiente acrónimo:

M: Mantener, en este primer paso debemos explicar a la persona que ha hecho una intervención qué es lo que nos gustaría que mantuviera. Por ejemplo: “En mi opinión mantendría el tono de voz que has utilizado y cómo has mirado a las personas cuando estabas explicando”.

I: Incrementar, en este paso podemos aconsejar qué nos gustaría que aumentase la persona que recibe la crítica. Por ejemplo: “Yo utilizaría más imágenes y más grandes para que las personas del fondo puedan ver mejor tu exposición”.

M: Mejorar, en este tercer paso expresamos qué aspectos podrían mejorarse. Por ejemplo: “A mí me gustaría que los ejemplos que nos facilitas, sean más próximos a nuestra realidad para entender mejor los conceptos”.

O: Omitir, por último decimos aquello que en nuestra opinión no aporta riqueza al trabajo de la persona y que incluso hace que pierda calidad. Un ejemplo podría ser: “En mi opinión la música de fondo distrae y quita importancia a la idea principal, yo la omitiría”

Además toda crítica que se haga con mimo y cariño seguro que es constructiva y recibida con ánimo de mejora.

Espero que os sea útil y la pongáis en práctica siempre que queráis comunicar y expresar vuestra opinión.

Si quieres lograr una comunicación más eficaz, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Anuncios
8 tips para cambiar

8 tips para cambiar

8 tips para cambiar

En este post, vamos a tratar de cómo poder hacer el cambio que deseamos en nuestras vidas. Iniciar un proceso de coaching supone aceptar el reto a cambiar y comprometerse a ello.

El miedo (ver: Que no te paralice el miedo, ¡atrévete a cambiar!) a cambiar puede venir de pensar que cuando cambiamos sabemos lo que perdemos pero no lo que ganamos. Si pensamos así nos vendrán mil frases que justifiquen el hecho de quedarnos inmóviles en nuestra zona de confort: “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”

Sabemos lo que perdemos, pero no lo que ganamos

Si el cambio es impuesto, es decir, que nos ha venido dado sin elegirlo, podemos pasar por las fases de un duelo, como ya vimos en anteriores entradas. (Ver: El duelo)

Pero hoy me quiero centrar en el cambio deseado, buscado, anhelado pero no conseguido, y ¿por qué?, ¿quiero pero no puedo o puedo pero realmente no quiero?

Si pensamos que cambio significa aprender, seguramente tendremos un enfoque más proactivo, aunque aprender supone un esfuerzo (nadie dijo que el cambio fuera fácil).

¿Qué podemos hacer para que el cambio sea lo más agradable y fácil posible?

  1. El cambio debe ser más atractivo que la resistencia, de forma que el esfuerzo tenga una gran recompensa. ¿Qué puedo ganar con este cambio que me propongo? (Ver: ¿Por qué nos resistimos al cambio? )
  2. Además debe de preservar la intención positiva de la conducta que queremos cambiar. Según la PNL todo comportamiento tiene una “intención positiva” un propósito; aunque el comportamiento sea algo negativo, se mantiene por algún motivo, por ejemplo, todos sabemos que fumar es malo, incluso los fumadores, ¿Cuál es la intención positiva de este acto?, para cada persona será diferente: para algunos/as será útil para acercarse a otras personas y conversar, para otros/as puede ser que se sienten que les relaja…etc.
  3. Debemos creer que podemos hacer ese cambio. Ya vimos la importancia de nuestras creencias tanto limitadoras como potenciadoras. (Ver: Cómo ganar confianza. Creo, luego puedo)
  4. Será importante asumir que podemos cometer errores,  ¿cuántas veces te caíste cuando aprendiste a montar en bicicleta? No hay fracaso, solo retroalimentación
  5. También es importante saber que cuando cambiamos algún hábito, comportamiento, pensamiento, sentimiento o conducta,  no estamos cambiando nuestro ser, nuestra esencia: “Yo soy yo, independientemente de lo que haga o me toque vivir”. No tenemos que tener miedo a perder nuestra identidad porque hagamos cambios en nuestra vida.
  6. Como decía el cambio no es fácil, por lo tanto démonos una tregua, en vez de luchar con nuestro “lado oscuro” que nos atrapa en la zona de confort, escuchémosle y lleguemos a un acuerdo. Mi profesor de mindfulness Rafael G de Silva dice que “bailemos” con la fuerza que nos impulsa a hacer lo de siempre, por ejemplo si un día no me encuentro con fuerza de meditar 20 minutos, negocio mi buena intención de hacerlo con el hábito (llevo toda mi vida sin meditar) de no hacerlo, y llego al punto medio de meditar durante 10 minutos.
  7. Además pensemos que cambiar supone ser responsable de lo que hacemos, dejando de ser víctimas de las circunstancias. (Ver: Independencia personal, sana autoestima)
  8. Pensemos también que si alguien ha conseguido hacer eso que deseamos cambiar, nosotros/as también podemos conseguirlo.

¿Merece la pena? Si quieres, nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

En este post vamos a hablar sobre cómo aprovechar nuestro tiempo, ser más productivos/as y dejar de tener “cosas pendientes”, es decir, daremos consejos para no procrastinar (postergar nuestros asuntos).

Procrastination es un término inglés, se traduce al español como “dilación”. Hace referencia al tiempo que perdemos y dejamos pasar antes de hacer lo realmente importante.

Muchas veces estamos saturados con “temas pendientes” que tenemos que realizar, pero no encontramos el momento para hacerlos. O por fin encontramos el momento, pero perdemos el “enfoque en la tarea” y nos distraemos de diversas maneras. ¿Recordáis cuando teníamos que estudiar los exámenes finales?, en ese momento era fundamental tener el armario recogido o arreglar aquella chapuza que habíamos ignorado hasta ese día…

Para no pocrastinar, es importante una buena gestión del tiempo (Cómo ganar tiempo y reducir el estrés) y distinguir lo urgente de lo importante. El siguiente relato ilustra perfectamente la diferencia entre ambos términos.

Un experto asesor en gestión del tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Sacó un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño, y preguntó: “¿Cuantas piedras piensan ustedes que caben en este frasco?”.

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó: “¿Está lleno?”. Todo el mundo le miró y asintió.

Entonces sacó un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironía y repitió: “¿Está lleno?”. Esta vez los oyentes dudaron. La mayoría dijeron que no.

Entonces puso sobre la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava. Preguntó de nuevo: “¿Está lleno?”. Ahora todos dijeron unánimemente que no.

Por último, tomó una jarra con un litro de agua y comenzó a verterla en el frasco. El frasco aún no rebosaba. Entonces preguntó: “¿Qué conclusión podemos sacar?”.

Un alumno respondió: “Que no importa lo llena que esté tu agenda; si sabes organizarte, siempre puedes hacer que quepan más cosas”. “¡No!, -repuso el experto-, lo que nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después. ¿Cuales son las grandes piedras en tu vida? Recuerda, ponlas primero. El resto encontrará su lugar.”

Es importante que sepamos priorizar lo que queremos hacer en nuestra vida.

5 tips para ser más productivos

  1. Elaboraremos un listado de los temas que tenemos pendientes y que andan pululando en nuestra cabeza, agotando nuestra “energía”
  2. Ahora diferenciaremos de este listado qué es lo urgente y qué es lo importante. Lo marcaremos con distintos colores, por ejemplo en rojo lo urgente y en verde lo importante.
  3. Llega el momento de tomar decisiones, de las cosas que NO son importantes, tacharemos aquellas que vamos a desechar, bien porque no podemos, o bien porque no queremos hacerlas. Al eliminarlas dejan de ocupar espacio en nuestra cabecita con “tengo que….” liberando energía que aprovecharemos para los temas relevantes. Por ejemplo “tengo que ayudar a mi padre a arreglar el trastero”, “tengo que salir a correr ”, “tengo que seguir con el curso de inglés”…
  4. Las tareas que hemos decidido que  vamos a llevar a cabo, las ordenaremos de más a menos importantes.
  5. El último paso consiste en pensar de una a tres acciones que vamos a realizar para llevar a cabo las tareas seleccionadas, marcándonos un plazo de tiempo. ¡Sin procrastinar! Por ejemplo si decidimos salir a correr, entonces planificaremos: salir los lunes, miércoles y viernes de 17-18h, por el parque del Retiro y preparar la ropa de deporte para tenerlo todo a punto.

De esta forma aumentaremos nuestra productividad y tendremos más energía. Esto se puede aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida. Sin olvidar que lo primero es lo importante. 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

En esta entrada al blog, vamos a reflexionar sobre la importancia que tiene saber qué significa para nosotros/as el amor para poder vivirlo en libertad. Para ti, ¿qué es el amor?

Hace unos años en una clase de Psicología, viví una experiencia sencilla que me gustó mucho y que he repetido en múltiples ocasiones con mis alumnos/as.

Empiezo preguntándoles: ¿qué es una ventana?, cada cual responde su definición de dicho término y a pesar de parecer algo obvio y bastante fácil, pocas veces coinciden sus explicaciones. Unas personas dicen que es un hueco en la pared para que entre luz, otras que sirve para ver el exterior, algunas que sirve para ventilar la habitación e incluso me dijeron que era lo que se abre en el ordenador…Entonces les digo:

“Si a algo tan tangible como una ventana que podemos ver y tocar, cada uno le damos una utilidad, un significado y no coincidimos unos/as con otros/as…que sucedería si os pregunto: para ti ¿qué es el amor?”

Qué es el amor

En la RAE dan diferentes significados de amor, entre ellos:

AMOR

  1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
  2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
  3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

El factor común que se repite es que el Amor es un sentimiento, y los sentimientos son las etiquetas que ponemos a esas emociones que experimentamos en un momento determinado. (Tips para desarrollar Inteligencia Emocional )

Un dato curioso, es que en las diversas clasificaciones que hay de las emociones pocas hacen referencia a este sentimiento. Y eso que el amor ha inspirado a millones de artistas.

Pero volviendo al hilo de esta entrada, dependiendo del significado que tenga para nosotros el “amor” tendremos más o menos libertad para experimentarlo.

Por ejemplo, si una mujer piensa que el amor que siente una madre por sus hijos es incondicional, un instinto natural que las hace dar todo para ellos y cuando tiene hijos no siente esto, le pueden surgir preguntas como: “¿Qué me pasa?, ¿soy mala madre?, ¿no les quiero lo suficiente?”…

Amor romántico

Pongamos otro ejemplo, para una persona el amor romántico consiste en no poder respirar si no es en presencia de su amado/a, es sentir mariposillas en el estómago constantemente, pero si no siente esto, ¿qué pensamientos le pueden asaltar?: “el amor no está hecho para mí”, “nunca conoceré a nadie”…

Además en esto del amor romántico están implicadas al menos dos personas, así que si combinamos lo que una de las partes piensa sobre el amor, con lo que piensa la otra parte ¿qué sucederá?

Se me ocurren situaciones tipo “Ella no está enamorada de mí porque prefiere salir con sus amigas” o “Él está muy enamorado porque me llama cada 5 minutos para ver qué estoy haciendo” o “Me está agobiando, no me deja mi espacio”  y todo esto porque para uno el amor significa estar con la otra persona a cada momento y para su pareja el amor consiste en complementarse y que cada uno tenga su espacio.

Cómo afrontar los conflictos en el amor

Para no tener malentendidos podemos:

  1. Explicar qué significa el amor para nosotros/as.
  2. Ser generosos/as con el amor sin esperar nada a cambio.
  3. Si queremos algo de nuestra pareja, hacer peticiones asertivas.  ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas
  4. No dar nada por hecho.
  5. Si algo nos molesta, decirlo. 4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

Una buena comunicación en la pareja es imprescindible para que el amor funcione

Para finalizar, os dejo este poema de Mario Benedetti “Enamorarse y no”

Cuando uno se enamora las cuadrillas Amor
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Y para ti ¿qué es el amor? 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Empowerment. Cree en ti

Empowerment. Cree en ti

Empowerment. Cree en ti

En este post vamos a explicar qué significa “empowerment” y cómo podemos aumentar nuestra confianza en nosotros/as mismas. ¿Crees en ti mismo/a?

Empowerment: empoderamiento

La palabra empoderamiento viene de “empowerment”, un término anglosajón que hace referencia a la capacidad de la persona de tomar control por sí misma de su vida.

Empoderarse, por tanto,  es el proceso por el cual las personas aumentamos nuestras fortalezas personales para impulsar cambios positivos de las situaciones en que vivimos.

Esto implica el desarrollo de una confianza en nuestras propias capacidades, por lo tanto está muy relacionado con nuestra “autoestima”. Cómo mejorar la autoestima

Como ya vimos la autoestima (Seis maneras de aumentar la autoestima) es lo que sentimos y pensamos de nosotros mismos, unido a la forma en la que a través de nuestra conducta lo expresamos al mundo exterior. La autoestima es básica para la supervivencia psicológica, sin ella podemos tener distintos tipos de distorsión del pensamiento (Cómo conseguir un pensamiento más adaptativo), con el peligro que esto conlleva.

Conoce tu nivel de autoestima

Para conocer tu nivel de autoestima es importante valorar los siguientes puntos:

  1. ¿Cómo te percibes a ti mismo/a? “yo real”
  2. ¿Cómo desearías ser? “yo ideal”

La discrepancia entre estos dos puntos da un tipo determinado de autoestima, cuanto menos distancia exista entre cómo te percibes y cómo te gustaría ser, tendrás un mayor nivel de autoestima, por tanto será fácil empoderarte y ganar seguridad y confianza para conseguir los retos que te propongas.

Si estamos a gusto con nosotros/as mismos/as lo reflejaremos en la cara, en nuestro comportamiento y en la forma de relacionarnos con los demás.

La autoestima actúa sobre tres aspectos fundamentales:

  1. Sentimientos
  2. Pensamientos
  3. Acciones

Al mismo tiempo estos aspectos se retroalimentan mutuamente, potenciando o debilitando la autoestima.

Por ejemplo si siento que soy una persona formada y con experiencia, me sentiré segura de mí misma, pensaré que voy a tener éxito si me preparo una entrevista de trabajo, y probablemente me saldrá bien.

Si por el contrario me siento torpe, e insegura, pensaré que voy a fracasar y que no merece la pena intentarlo, por lo tanto no me preparo la entrevista y fracasaré.

Cómo estar más empoderado/a

Así que ha llegado el momento de recapacitar y pensar:

Cuando estamos “empoderados/as” somos capaces de decidir (Cómo tomar buenas decisiones)  y tomar responsabilidad de nuestras decisiones en la vida, y de todo lo que suceda debido a esas opciones.

Somos responsables de querernos a nosotros/as mismos/as, si no lo hacemos nosotros/as ¿cómo lo van a hacer los demás?

Si quieres empoderarte, EnPositivo podemos ayudarte.

 Sonia Treviño

 

Feliz 2017

¡Feliz 2017!

Los límites están en las palabras, no en el mundo, y con ellas construimos la realidad”.

Deseamos que en 2017 vuestro vocabulario esté formado por las palabras:

Puedo, alegría, conseguido, paz, reto, amistad,

amor, atrevimiento, coraje, ilusión, aceptación,motivación,

satisfacción, riqueza, desarrollo, armonía, equilibrio,

emoción, bienestar, salud, sabiduría, aventura,

logro, metas, oportunidades

felicidad …

¡Feliz Año Nuevo!

 

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

En este post vamos a hablar de la importancia que tiene para nuestra autoestima y nuestro desarrollo personal y profesional conocernos lo mejor posible. ¿Sabes quién eres?, ¿te gustaría saber qué imagen proyectas?, ¿siempre te muestras de la misma manera?, ¿cómo no te gustaría que te vieran?

En muchas entradas de este blog hemos tratado el tema de autoconocimiento (Claves para conocerte mejor: Ventana de Johari) porque creemos que es la base para cualquier evolución que queramos realizar, es el punto de partida para aumentar la autoestima.

Una de las herramientas que utilizamos para que nuestros clientes y alumnos se conozcan mejor es la Dinámica “La imagen de mi Yo” del libro: Jiménez Hernández- Pinzón: La comunicación interpersonal, ejercicios educativos. Madrid ICE.

El objetivo de dicha dinámica consiste en que la persona que participa en ella sea consciente de la imagen que tiene de sí mismo/a y la que los demás tienen de él/ ella.

Para ello repartimos a los componentes del grupo un folio con las 38 figuras que mostramos a continuación.

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimientoCómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Como se puede observar, cada imagen tiene un gesto y cada persona le otorgará distinto significado, no hay interpretaciones correctas o incorrectas por eso en el cuestionario que facilitamos siempre preguntamos ¿por qué? para que la persona pueda explicar el significado que ha otorgado.

El cuestionario varia según si lo utilizamos para coaching laboral, coaching educativo o coaching personal, pero las preguntas que solemos realizar con esas modificaciones son:

  1. ¿Cómo qué número creo que suelo actuar? ¿Por qué?
  2. ¿Cómo qué número creo que me ven los demás (compañeros, familia, jefes)? ¿Por qué?
  3. ¿Cómo qué número me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  4. ¿Cómo qué número no me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  5. ¿Cómo qué número creo que suele actuar la mayoría (profesores, jefes, compañeros…según el caso)? ¿Por qué?
  6. ¿Cómo qué número veo yo al que se sienta a mi derecha? ¿Por qué?

Con esta última pregunta nos hacemos una idea de la imagen que proyectamos.

Cómo se forma la imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as

La imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as está formada por varios factores:

  1. Lo que creemos ser. La propia conciencia que hemos ido adquiriendo de nosotros/as mismos/as a través de nuestras experiencias y que conforma lo que piensa cada uno de sí mismo/a.
  2. Lo que deseamos ser. La imagen con la que nos comparamos a través de modelos referenciales que implican valores culturales, sociales, familiares, etc. es la imagen idealizada, cuanto más próxima sea a lo que creemos ser, más coherencia tendremos y por tanto más felices seremos. Una forma de trabajar es ¿qué vas a hacer para llegar de la imagen que crees ser a la que te gustaría ser? Y trazar el plan de acción.
  3. Lo que los demás ven en nosotros/ as. Esto condiciona sus actitudes y comportamientos hacia nosotros mismos. Este apartado es muy interesante, a veces coincide cómo creemos que nos ven con lo que la persona de nuestra izquierda ha dicho, aquí la reflexión sería ¿te sientes identificado/a con esa imagen?, y si no te gusta ¿qué acciones hacen que proyectes esa imagen?
  4. La imagen con que se nos identifica por “como son la gente de tal edad”, “o de tal sexo”, “ los de tal profesión”, o de cualquiera de los grupos de pertenencia en que nos integramos. Este apartado está muy relacionado con los estereotipos (Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos)

Esta dinámica es una excelente herramienta de trabajo para conocernos mejor y trazar un plan de acción en función de los resultados obtenidos.

Tendremos mayor autoestima cuando:

  • Mi “Yo real” coincida con mi “Yo ideal”
  • La “imagen que no quiero proyectar” esté alejada de mi  “yo real”

Si quieres aumentar tu autoestima,  EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño