Archivo de la etiqueta: programación neurolingüística

8 tips para comunicar eficazmente

8 tips para comunicar eficazmente

8 tips para comunicar eficazmente

En esta entrada al blog, vamos a facilitar 8 consejos para que seamos buenos comunicadores y que a nuestro interlocutor le llegue exactamente el mensaje que queremos transmitirle.

Ya hemos visto en otros post las características de los buenos oradores( 4 características de los/as buenos/as oradores/as), las barreras que se pueden darse por parte del emisor (Barreras de la comunicación: el emisor) y por parte del receptor (Barreras de la comunicación: el receptor). En este post vamos a explicar qué es la comunicación según la P.N.L (¿Qué es la Programación Neurolingüística?) y cómo podemos mejorarla.

La palabra comunicación puede referirse a cualquier tipo de relación con los otros:

  • Una conversación corriente.
  • La persuasión.
  • La enseñanza.
  • La negociación.

La comunicación es un círculo o ciclo que se realiza entre al menos dos personas. Cuando nos comunicamos con el otro, escuchamos su respuesta y reaccionamos, es decir, que en ese momento nuestra conducta va a estar influida por nuestras respuestas internas hacia lo que hemos visto y oído.

¿Cómo nos comunicamos?

Cuando comunicamos lo hacemos mediante palabras, elementos paralingüísticos (ritmo, entonación, volumen), nuestro cuerpo (postura, gestos y expresiones), influidos por el contexto en el que estamos y por nuestro comportamiento proxémico (cuánto o cómo estamos de cerca o lejos de nuestro interlocutor).

De hecho según la PNL es imposible no comunicar. Seguro que habéis vivido un silencio que lo ha dicho todo.

¿Cómo se produce el proceso de comunicación?

  1. Atención y percepción: recogemos la información del entorno a través de nuestros sentidos.
  2. Pensamiento: procesamos dicha información.
  3. Sentimiento y emoción: la información recibida nos evoca determinados sentimientos.
  4. Acción: cómo reaccionamos ante la información recibida.

Además el proceso de comunicación se realiza simultáneamente a dos niveles:

  1. Nivel racional: elegimos las palabras conscientemente para comunicar nuestro mensaje verbal (pensamiento)
  2. Nivel emocional: se basa en los aspectos emocionales (sentimientos y emoción) y se traduce en nuestro lenguaje no verbal que acompaña a nuestro mensaje.

Este último nivel condiciona al nivel racional, es más difícil de controlar.

Es más importante cómo decimos que lo que decimos

Todo este proceso está condicionado por nuestro propio sistema de valores (¿Te sientes perdido/a? Valores, la brújula de tu vida), creencias (Cómo aumentar nuestra autoestima. El poder de las creencias.), sentimientos, emociones y prejuicios que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida.

Dicho sistema actúa de manera automática y hace que interpretemos la realidad y el mensaje a nuestra manera, actúan de filtros produciendo:

  • Omisiones: atendemos selectivamente a parte del mensaje y omitimos el resto.
  • Distorsiones: representamos erróneamente la realidad, no procesamos todos los detalles del mensaje.
  • Generalizaciones: sucede cuando extraemos conclusiones globales a raíz de uno o dos experiencias para interpretar la realidad. Una vez hecha esta conclusión, siempre lo vemos de la misma manera sin tener nuevas percepciones sobre el tema.

Aún así, una presuposición importante de la PNL es que en la comunicación siempre hay resultados.

En la comunicación no existen fracasos, solo hay resultados

Vamos a ver cómo hacer que estos resultados sean los más eficaces posibles.

8 tips para comunicar de manera eficaz

  1. Antes de hablar hacer un guión con el mensaje que queremos transmitir.
  2. Hacer explícito qué objetivo queremos conseguir con la comunicación.
  3. Usar un lenguaje sencillo y fácil para que nuestros interlocutores nos entiendan.
  4. Ponernos en lugar del receptor para comprender cómo puede recibir nuestro mensaje.
  5. Hacer una escucha profunda, observar al receptor para obtener feedback sobre cómo interpreta nuestro mensaje.
  6. Estructurar nuestra información para que sea más fácil.
  7. Aportar datos útiles y exactos.
  8. Sintonizar con la audiencia y crear rapport (¿Cómo ganarnos al entrevistador? Genera rapport)

¿Cómo crees que te comunicas?, ¿te gustaría mejorar y ser más eficaz en tus mensajes?

Si quieres contratar un proceso de Coaching de calidad EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño 

Cómo superar los bloqueos emocionales

Cómo superar los bloqueos emocionales

Cómo superar los bloqueos emocionales

En esta entrada al blog, vamos a hablar cómo podemos superar un bloqueo emocional, reaccionando tal y como nos gustaría y no siendo arrollados por las emociones.

Ante un cambio inesperado, una situación difícil, un acontecimiento impactante, una fuerte emoción, podemos ser víctimas de un bloqueo emocional que nos incapacita para reaccionar como nos gustaría.

Este bloqueo nos produce frustración e indefensión (leer 9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia) nos sentimos fuera de juego y no encontramos recursos para hacer frente a la vida, así que nos enfadamos, quejamos y pensamos que no tenemos alternativas.

Ante esta situación, en un proceso de coaching se trabaja de la siguiente manera:

  1. Definir cuál es nuestro objetivo, es decir, qué conducta queremos promover para sentirnos dueños de nuestra vida. Este propósito ha de ser medible, alcanzable, retador, con unos plazos de tiempo y específico. No es tarea fácil, pero es fundamental, como dijo Nietzsche: «Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo». Ver entrada:  5 tips para conseguir tus objetivos
  2. Detectar la situación real intentando que sea objetiva, sin distorsiones como las frecuentes generalizaciones del tipo “Siempre que conozco a alguien piensa que soy antipático”. En este momento es fundamental detectar cuales son nuestra creencias limitantes (Cómo ganar confianza. Creo, luego puedo) y conocer el hecho que nos ha producido el bloqueo, todos tenemos potencialidades para resolver conflictos, pero si estamos paralizados no fluyen. Para este segundo paso te recomendamos el post:

Reflexionaremos ante preguntas como ¿qué está sucediendo ahora?, ¿quién está involucrado?, ¿qué he hecho hasta ahora y con qué resultados?, ¿qué más puedo hacer?, ¿qué me ha impedido hacer otras cosas?, etc.

Una vez clarificada la situación actual, es importante generar alternativas, formas diferentes para afrontar el asunto, plantearnos las posibilidades que tenemos, las ventajas y los inconvenientes de cada alternativa para generar un plan de acción (Consigue lo que te propongas: plan de acción)

Cuando hemos aprendido a reaccionar de determinada manera ante una situación, nos sale esa respuesta de forma automática, aunque nos perjudique, estamos en una zona de confort, (Tips para salir de tu zona de confort. Consigue tus sueños) donde ya sabemos lo que hay y nos cuesta cambiar, porque no sabemos lo que nos vamos a encontrar. Pero si queremos obtener un resultado diferente, tenemos que actuar de otra manera, más adaptativa para nosotros.

Me parece fundamental pensar cuál es el primer pequeño paso para avanzar hacia nuestra meta, una vez que lo damos, nos damos cuenta de que tenemos capacidad para seguir caminando y nos resulta motivador, por tanto el camino nos parece más liso y fácil de recorrer.

Otras formas de abordar los bloqueos emocionales es aplicando la Técnica de Liberación Emocional (E.F.T) y de los modelos de Programación Neurolingüísitica (P.N.L). La suma de estos recursos, en función de las necesidades del coachee, dan resultados positivos.

Si quieres, EnPositivo te ayuda a liberar tus bloqueos emocionales y ser más feliz.

Sonia Treviño

No hay fracaso, solo retroalimentación

No hay fracaso, solo retroalimentación

No hay fracaso, solo retroalimentación

Lo habrás oído multitud de veces: el fracaso no existe, si no te salen las cosas bien, vuelve a intentarlo. Además de ser una frase conocida y repetida, también es uno de las presuposiciones de la PNL.

La PNL o programación neurolingüística se basa en unas presuposiciones. Se llaman así porque se “presupone” que son ciertas y en ellas se basan las actuaciones que se llevan a cabo. No es que sea un dogma o algo inamovible, es simplemente que se aceptan como si fuesen ciertas y actuamos en consecuencia para conseguir nuestro desarrollo personal y para relacionarnos con los demás.

Si actuamos “como si” esta presuposición fuera cierta, podríamos llegar a unas conclusiones distintas a las que llegaríamos si pensamos de otra forma. Por ejemplo, cuando algo no sale como habíamos planeado, podemos pensar que hemos fracasado o que han salido las cosas mal.

Pues bien, para la PNL lo que haya sucedido no es ni bueno ni malo, es información que debemos usar, que debemos procesar y tener en cuenta para próximas planificaciones.

Cuando algo no ha funcionado como esperamos, no debemos llamarlo fracaso porque llamarlo así no nos sirve para nada. Quedarse en que algo no ha funcionado no nos proporciona información para conseguir nuestro objetivo, nuestra meta o nuestros sueños.

Sin embargo, si decimos que no hemos usado las estrategias adecuadas o la manera correcta de llevarlo a cabo, sí nos da información. Nos dice que hemos de cambiar las estrategias y hemos de llevar a cabo otra que sí nos acerque de verdad a conseguir el objetivo.

Un error siempre es una oportunidad. Es una oportunidad de cambio, es una oportunidad de aprendizaje. Ahora bien, esta es otra premisa fundamental: oportunidad DE CAMBIO. Si nuestras estrategias vuelven a ser las mismas es que no hemos aprendido nada del error. Para obtener resultados nuevos o diferentes, hemos de hacer cosas nuevas o diferentes.

Esto nos lleva a otro presupuesto de la PNL: si algo no funciona, cambia. No es necesario insistir continuamente intentando hacer algo que no nos está funcionando. Si eso ocurre, es que estamos equivocados en el objetivo o en la estrategia. Ese es el momento de decidir cambiar de objetivo o de estrategia.

Si constantemente estamos corroborando que el resultado esperado no se está alcanzando, no debemos persistir en emplear los mismos medios, sino que debemos probar con otros diferentes hasta que logremos lo que nos hemos propuesto.

Cada intento fallido no constituye un fracaso, sino un descubrimiento de una forma más de cómo no lograr nuestro objetivo.

Néstor Villa

Cómo conseguir un cambio positivo

Cómo conseguir un cambio positivo

Cómo conseguir un cambio positivo

Seguro que muchos de vosotr@s ha querido adquirir un hábito positivo que no ha podido conseguir a pesar de sus múltiples beneficios. En este post os damos recomendaciones para conseguir dicho cambio y mantenerlo.

Uno de los presupuestos de la PNL (Programación Neuro Lingüística) es que toda conducta tiene una intención positiva.

Esto es, todos los comportamientos que emitimos están orientados a conseguir un fin. O estuvieron orientados a ello. Cada persona realiza siempre la mejor conducta posible en función de sus recursos, sus creencias, sus valores o su educación, entre otras cosas.

Un ejemplo puede ser respirar profundamente o acompasar la respiración para tranquilizarnos cuando estamos nerviosos o estresados. El comportamiento que emitimos (respirar profundamente), reduce la excitación que sentimos. Objetivo conseguido.

Es muy posible que cuando en otras ocasiones se presente la misma situación, repitamos la conducta, ya que nos ha servido para conseguir lo que queríamos. En cuanto hagamos esto varias veces, crearemos una huella neuronal o, según la PNL, crearemos un programa. Nos programamos para cuando ocurre una determinada situación, responder de una determinada manera, igual que ocurriría con un programa de ordenador.

Lo malo de esta forma de funcionar “en automático” (Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático) es que puede que la respuesta que emitamos en este momento no sea adecuada, ni beneficiosa, ni consiga los objetivos que nos proponemos. Es seguro que en un momento anterior nos sirvió pero actualmente no.

Cómo cambiar un hábito negativo

Para explicar cómo se debería de hacer este cambio, pensemos en las personas fumadoras:

  • La mayoría de los fumadores reconocen lo nocivo de su hábito. En muchas ocasiones se sienten hastiados y desean dejarlo pero no pueden.
  • La intención positiva de la conducta de fumar en un principio puede que fuera la inclusión en un grupo o el acompasar la respiración en momentos de estrés o tener las manos ocupadas.
  • Para este ejemplo, deberíamos buscar nuevos comportamientos que mantengan la inclusión en el grupo o acompasar la respiración en momentos de estrés o que mantengan las manos ocupadas.

Como podéis comprobar, esta intención no siempre es evidente ya que normalmente no miramos las cosas desde este punto de vista.

Cuando tenemos un comportamiento que queremos cambiar o mejorar:

  1. Es muy conveniente que hagamos consciente cual era la intención positiva de aquello que queremos cambiar.
  2. Para ello, debemos poner empeño y buscar con la profundidad adecuada.
  3. Cuando lo sepamos, debemos buscar alternativas, ya que si no somos conscientes de esta intención, no conseguiremos el cambio deseado.

Hay que darse cuenta de qué está pasando en nuestro interior para una vez conocidos los beneficios que se obtienen, buscar alternativas que sean más fáciles y más útiles.

Si quieres hacer un cambio a positivo, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

Sintonizar mediante el lenguaje verbal

Seguramente a la mayoría de vosotros os habrá pasado alguna vez que no hayáis sintonizado bien con alguna persona. Es con esa persona con la que no conseguís establecer un “feeling“, no consigues estar en su onda.

Ahora imaginemos por un momento que estamos en la entrevista para ese trabajo para el que tanto nos hemos preparado y que con tanto ahínco hemos buscado. Aparece la persona encargada de hacernos la entrevista y al cruzar unas pocas palabras, notamos que no se establece ese vínculo. En otra entrada del blog, hablamos de como podemos sintonizar con otra persona. Hoy nos centraremos en el aspecto verbal.

Según la PNL (programación neuroligüística) para poder procesar sin dificultades la información que recibimos, nuestro cerebro aplica un mecanismo regulador que consiste en dar prioridad a los estímulos recibidos por cada uno de los sentidos. Según la predominancia que demos a cada sentido, las personas pueden dividirse entre predominancia visual, auditiva o kinestésica.

La predominancia visual capta, procesa y almacena información preferentemente por la vista, en imágenes. La predominancia auditiva capta, procesa y almacena información preferentemente por el oído. La predominancia kinestésica  capta, procesa y almacena información preferentemente por las sensaciones del tacto, el olfato y el gusto.

La forma en la que se expresa nuestro interlocutor tendrá mucho que ver con su sistema representacional predominante en ese momento.

Si nos encontramos ante una persona predominantemente visual, los predicados que use serán predominantemente visuales, es decir, expresiones de tipo visual o que remiten a la vista. Por ejemplo: ver, establecer, aclarar, observar, evidentemente, ya veo, imagino, claramente, pintoresco, a simple vista, brillante.

Entonces si en una entrevista nos preguntan como “vemos” nuestro futuro en la empresa le podemos responder con enunciados también visuales: “lo veo claro”, “lo imagino brillante”.

Si por el contrario nos encontramos ante una persona que usa más el sistema auditivo, los enunciados que usará están relacionados con sonidos. Ejemplo de ello pueden ser: escuchar, oír, atender, ruidoso, atronador, poner la oreja, me suena, dar la nota, en voz alta y clara.

Si en la entrevista nos preguntan como creemos que  “sintonizaremos” en la empresa, podemos contestar que nos gusta “escuchar” lo que dicen, o que creemos que hay que “atender” a lo que nos dicen para luego no “dar la nota” y estar en “armonía”.

Por último, nos podemos encontrar con alguien de predominancia kinestésica. En este caso los enunciados estarán relacionados con sensaciones táctiles, olfativas y gustativas. Usan expresiones sensitivas, llevan el corazón a flor de piel. Ejemplos pueden ser: sentir, presionar, arrastrarse, herido, pesado, feliz, insensible, sentido común, pies en la tierra, tener tacto, tener olfato. Como expresiones típicas: estamos en contacto, lo siento en el alma, me haces sentir bien, tomar el pelo, el dedo en la llaga, romper el hielo, quitar un peso.

Fácilmente en una entrevista nos pregunten que cómo nos “sentiremos” en una empresa de este tipo. ¿Qué se te ocurre que puedes contestar?

En próximas entradas, hablaremos del lenguaje paraverbal, es decir, la forma de hablar: el tono, el timbre y el ritmo, que nos pueden dar más pistas a la hora de sintonizar con nuestro entrevistador o con cualquier otra persona.

Néstor Villa.

Visualización para la búsqueda de empleo

Una de las cosas fundamentales para la búsqueda de empleo es saber qué trabajo queremos, a dónde nos dirigimos, cuál es nuestro objetivo profesional.

A su vez, uno de los recursos en los que la PNL (programación neurolingüística) hace hincapié es el de diseñar y lograr los objetivos que te visualizar EnPositivolleven desde tu estado actual al estado deseado.

Aquí de nuevo surge la importancia de tener metas claras, definidas y motivadoras. Debemos tener la meta que queremos alcanzar lo más definida posible, que sea algo que realmente quieras lograr. Debe haber total conformidad contigo mismo en obtener ese trabajo que quieres.

Si esto no es así surgirán conflictos internos y es posible que nos boicoteemos a nosotros mismos.

La clave es que nos preguntemos: si pudiera tener ese puesto de trabajo ahora mismo, ¿lo cogería? Imaginemos que ahora mismo nos llaman para ese puesto de trabajo que perseguimos, ¿lo cogeríamos?

Si surgen dudas es porque existe un conflicto de intereses dentro de nosotros. En este caso tal vez deberíamos replantearnos un poco objetivo profesional para que coincida plenamente con nuestros valores y personalidad.

Si no nos surgen dudas o las que surgen las hemos solucionado seguimos con la técnica.

Imaginamos que ya hemos conseguido el puesto de trabajo deseado. Lo imaginamos como si estuviéramos allí. Ya hemos alcanzado nuestro objetivo. Estamos desarrollando el trabajo que tanto buscamos. Lo vivimos como si estuviéramos allí.

Nos preguntamos:

  • ¿Cómo nos damos cuenta de que lo hemos conseguido?
  • ¿Qué sentimos? ¿Qué sensaciones tenemos?
  • ¿Qué vemos? ¿Qué imágenes?
  • ¿Qué oímos? ¿Qué sonidos hay?

También es muy útil que nos preguntemos acerca de las personas que conoces, de tu entorno cercano. ¿Qué dicen? ¿Qué hacen? ¿Qué sensaciones te generan?

Es importante que respondamos a estas preguntas para hacer más clara la visualización del objetivo.

Una vez que vivimos intensamente este momento de objetivo conseguido debemos mirar hacia atrás. Debemos mirar al punto en que nos encontramos ahora como si rebobináramos una película.

Lo importante y motivador de esta técnica es ver los pasos intermedios que hemos dado para llegar hasta nuestro objetivo. Debemos captar que es lo que sucedió desde la situación presente a ese punto en el futuro en el que ya tenemos nuestro objetivo logrado.

Ahora sólo queda coger lápiz y papel y anotar todos los detalles, acciones y cosas que suceden desde el presente al momento del objetivo alcanzado.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

5 tips para conseguir tus objetivos

5 tips para conseguir tus objetivos

5 tips para conseguir tus objetivos

¿No consigues lo que te propones?, ¿abandonas tus metas a mitad de camino? Hoy vamos a hablar de cómo hacer que nuestros objetivos sean motivadores y no tiremos la toalla. En una entrada anterior vimos la importancia de no perder de vista nuestros objetivos.

Cómo podemos hacer que nuestros objetivos sean motivadores

Para desarrollar este apartado vamos a seguir las indicaciones que nos da la PNL (programación neurolingüística).

  1. En primer lugar han de estar formulados en términos positivos. Lo que mueve a conseguir los objetivos es la acción, no la inacción. Lo que nos va a motivar es lo que tengamos que hacer. Piensa en lo que realmente quieres y no en aquello que no quieres.
  2. En segundo lugar,  han de ser demostrables a través de los sentidos, que podamos percibir y evaluar el progreso que realizamos. Cuantos más sentidos estén involucrados, mejor. Debes pensar qué veras, que oirás y que sentirás según avances a tu meta y cómo le demostrarías a alguien que estás alcanzando el objetivo.
  3. En tercer lugar, el objetivo debe ser iniciado y mantenido por nosotros. No deberá depender de nadie más. Debemos colocar el centro de control en nosotros mismos. Tenemos que plantearnos qué vamos a hacer específicamente para lograrlo.
  4. Debe preservar la intención positiva del comportamiento actual. Es decir, debemos averiguar qué se perderá, además de lo que se gane, al conseguir el objetivo. Si sabemos que cosas positivas nos proporciona nuestra situación actual, tenemos que plantearnos mantener esas cosas positivas o eliminarlas pero sin caer en comportamientos sustitutos problemáticos.
  5. Por último, debemos comprobar que es adecuado al contexto y ecológico. A quién más va a afectar que yo alcance lo que me he propuesto. También es posible que, dependiendo de las condiciones, no quiera conseguir el objetivo.

Prueba con algún objetivo que te hayas marcado:

  • ¿Quieres dejar de fumar o tener una vida más sana?
  • ¿Quieres ponerte en forma? ¿Cómo te darás cuenta de que estás avanzando?
  • ¿Quieres encontrar trabajo? ¿De quién más depende? ¿Hasta dónde podemos llegar nosotros?
  • ¿Quieres aprender mejorar tus habilidades para hablar en público? ¿Estás dispuesto a exponerte al auditorio y salir del cómodo anonimato?
  • ¿Quieres ser más abierto en tus relaciones sociales? ¿Cómo va a afectar eso a tu grupo de amigos?

Si conoces tu objetivo, EnPositivo podemos ayudarte a alcanzarlo.

Néstor Villa