Diez barreras personales a la creatividad.

Retomando la creatividad, hoy vamos a ver diez barreras que puedes poner tú mismo a la creatividad.

Estas barreras están tomadas del libro de Roger von Oech “El despertar de la creatividad”. Son creencias que podemos tener y que nos impedirán ser más creativos. Estas creencias son:

  • “Esta es la respuesta correcta”

No siempre hay una sola respuesta correcta. La vida suele ser más ambigua y suele admitir más de una respuesta correcta. Puedes encontrar una solución válida pero no tiene por qué ser la mejor. Prueba con otras posibilidades. Como dijo Èmile Chartier, “nada es más peligroso que una idea, si no se dispone de ninguna otra”.

  • “Eso no es lógico”

Existen conceptos duros y conceptos suaves. Los conceptos duros son conceptos concretos y sin ambigüedades, mientras que los conceptos suaves admiten muchos matices y buscan similitudes y conexiones entre todas las cosas. Ambos son útiles durante el proceso de creación. En un primer momento puedes utilizar un pensamiento suave para la generación y búsqueda de ideas. Pero se necesita un pensamiento duro para llevar a cabo la realización del proyecto.Creatividad

  • “Sigue las instrucciones al pie de la letra”

En ocasiones tendemos a ver esquemas y relaciones entre las cosas donde no las hay. Debes ser capaz de romper esos esquemas para crear otros nuevos que te resulten útiles en el momento presente. Todas las reglas se crearon por razones lógicas pero puede que con el paso del tiempo hayan dejado de ser eficientes. Debes estar abierto al cambio y a manejar las reglas con flexibilidad.

  • “Se práctico”

Resolver las cosas de manera rápida puede estar bien en muchas ocasiones pero si tomamos la primera idea para solucionar un problema o alcanzar un reto, es posible que un montón de ideas interesantes no lleguen a producirse.

Pregúntate qué pasaría si ocurre una cosa u otra. Así te prepararás para el futuro. Las respuestas que encuentres las puedes usar para conseguir soluciones nuevas.

  • “Evita la ambigüedad”

Las situaciones ambiguas, escasamente definidas y que aceptan muchas soluciones son excelentes retos para tu creatividad. No las rehúyas. Es más, búscalas y aprovéchate del estímulo que suponen para tu imaginación. La obviedad nos aburre. Busca la ambigüedad.

  • “Equivocarse es vergonzoso”

Ya lo dijimos anteriormente: no hay fracaso, solo retroalimentación. Si tienes miedo a equivocarte, no te arriesgarás. Si no te arriesgas, seguirás las ideas tradicionales y no serás creativo. Cuando intentas algo nuevo es mucho más fácil equivocarte pero esos errores te irán indicando el camino.

Arriésgate, llénate de valor y verás resultados sorprendentes.

  • “Juguetear es mera frivolidad”

Está demostrado: si te diviertes en tu trabajo produces más ideas. Y cuando produces más ideas, es más fácil que alguna sea brillante. Las personas que se interesan por su trabajo y tienen una actitud lúdica, son más entusiastas y generan más ideas innovadoras.

No es tan importante ser serio. Lo fundamental es ser serio en las cosas importantes.

  • “Esa no es mi especialidad”

Algunas de las mejores ideas surgen cuando los conocimientos de una especialidad se aplican a otra diferente. En general, tendemos a estar cada vez más especializados en una materia e ignoramos las demás. Muchas de las mejores ideas han surgido de la colaboración de unos conocimientos con otros.

No rechaces nada a priori por no ser tu especialidad. Seguro que puedes aportar algo.

  • “No quiero hacer el ridículo”

Si nos quedamos con lo tradicional y convencional, nunca haremos el ridículo. Si somos conformistas, tampoco. Pero así nunca seremos innovadores.

Piensa las soluciones contrarias y ríete de lo que te preocupa. Piensa en ideas ridículas, ríete de lo convencional, haz lo que nadie hace y lleva la contraria. Esto te hará perder el miedo al ridículo y además evitarás el conformismo sistemático.

  • “No tengo creatividad”

El efecto Pigmalión o la profecía autocumplida. Si yo pienso que no tengo creatividad, actúo como alguien sin creatividad. Al actuar como alguien sin creatividad, realimento mi idea de que no tengo creatividad.

¿Dónde vas a romper esta cadena? Piensa que la creatividad se puede entrenar, que no es un privilegio que poseen unos pocos elegidos. Si trabajas en ello, serás más creativo.

Si empiezas librándote de estas creencias, seguramente serás más creativo.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

¿Juzgas? Actitud Mindfulness: “No juzgar”

Según Jon Kabat Zinn, director de la Clínica para Reducción del Estrés y del Centro para la Atención Plena (Mindfulness) en la Medicina, una de las actitudes fundamentales para realizar Mindfulness es “no juzgar”.

La atención plena se cultiva asumiendo la postura de testigos imparciales de nuestra propia experiencia. Para ello es necesario ser conscientes del flujo constante de “juicios” en el que estamos inmersos/as.

Cuando hacemos este ejercicio nos damos cuenta de que en todo momento etiquemos a las personas, momentos y cosas. Por ejemplo si algo nos hace sentirnos bien, lo categorizados automáticamente como algo “bueno”, si nos produce sentimientos negativos lo etiquetamos como “malo” y aquellas personas, objetos acontecimientos neutros, ni si quieran son dignos de nuestra atención.

Todos estos juicios suceden de forma mecánica , sin darnos cuenta de que la mayoría de las veces carecen de base objetiva. Además tales juicios tienen a captar nuestra atención sin dejar espacio para lograr tener paz interior.

Por eso para practicar mindfulness es necesario dejar de juzgar y de juzgarnos y así tener atención plena en el presente, sin las interferencias de nuestros pensamientos y juicios.

SONY DSC

¿Alguna vez has practicado mindfulness? La mayoría de las personas cree que consiste en dejar la mente en blanco, pero no es así. La práctica de la atención plena persigue que observemos “sin juzgar” lo que nos sucede, siendo imparciales y dejarlo ir.

¿Es fácil? Si quieres puedes hacer la prueba durante 5 minutos.

  1. Busca una posición cómoda, puede ser sentado/a en una silla, es importante que tu cuerpo esté alineado, tus hombros relajados, y sin tensión en la cara. En este momento realiza 3 respiraciones bien profundas.
  2. Observa dónde está tu atención en cada momento.
  3. Toma nota y nombra los contenidos que van “capturando tu atención”, sin juicios, como un/a observador/a imparcial de lo que acontece.
  4. Regresa a las sensaciones de la respiración una y otra vez, con amabilidad.
  5. Si sientes que te dispersas puedes acompañar la inspiración y espiración con palabras “internas” como: INSPIRO-ESPIRO.

¿Cuántos juicios han venido a tu mente? ¿Cómo te has tratado a ti mismo/a mientras hacías el ejercicio?

Liberarnos de los juicios es tener la mente más abierta, no contribuir a los diferentes estereotipos y disfrutar mucho más el presente.

 “El alma siempre tiende a juzgar a los otros por lo que piensa de sí misma” Giacomo Leopardi

Si quieres liberarte de la presión de tus juicios y prejuicios,  nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

 

5 actitudes para prevenir el estrés

Cuando se habla de estrés, es frecuente que se indiquen técnicas para reducir sus efectos perjudiciales. Es decir, se hablará de relajación, meditación, ejercicio físico y otras técnicas para combatir los síntomas del estrés.

Lo que pretendo hoy es que nos adelantemos y prevengamos el estrés, que nos vacunemos contra la enfermedad antes de que ocurra. O lo que es lo mismo, que vayamos a las causas para impedir su desarrollo. Y, ¿cómo podemos hacer esto?stress

Una de las maneras puede ser adquirir unas determinadas actitudes que nos inmunicen frente al estrés.

Para tener claro de qué estamos hablando cuando nos referimos a actitud, vamos a definirla como la predisposición a comportarse de una determinada manera. Vamos a ver cinco actitudes que nos indica Andrés Martín Asuero en su libro “Con rumbo propio”.

La primera actitud es la aceptación. Para cambiar tenemos que reconocer o aceptar que hay algo que queremos cambiar. Puede ocurrir que no reconozcamos o no seamos conscientes del estrés que estamos sufriendo. O puede que sí seamos conscientes pero lo neguemos. Hay un aforismo que lo puede explicar: “Lo que resistes, persiste, lo que aceptas se transforma”.

La segunda actitud es el compromiso. Cuanto más comprometido estés con la actividad que estés realizando, menos estrés sentirás. Esto es debido a que sabes que tus esfuerzos son por una buena causa o por que le encuentras sentido a lo que haces. Es saludable revisar qué queremos hacer en la vida, cuál es nuestra misión y comprobar si tenemos ocasión de practicar nuestros valores personales.

La tercera actitud es la forma en que afrontamos las crisis. Nos enfrentamos a muchas situaciones en las que parece que ninguna solución es buena o que directamente no tienen solución. La mente se centra en la amenaza o en el peligro que son los causantes del estrés.

Pero siempre hay un componente de oportunidad. De acuerdo que es difícil percatarse de la oportunidad  pero cuanto antes recuperes el equilibrio mental, antes podrás ver las cosas de manera más clara. A esta capacidad de superar las crisis y salir fortalecido de ellas es a lo que llamamos resilencia.

La cuarta actitud es el cuidado de la salud. Toda situación es susceptible de empeorar si falla la salud. Si tenemos estrés en nuestra vida, debemos cuidarnos aún más ya que el estrés hará su labor de desgaste.

La quinta actitud es referente a las relaciones sociales. Las personas que nos quieren, nos aceptan como somos sin juzgarnos. Esto nos hace sentirnos seguros en su presencia. Si el estrés tiene un componente de amenaza, cultivar unas buenas relaciones sociales supondrá una “vacuna” contra el estrés.

Si tienes estas actitudes, ¡enhorabuena!, eres poco vulnerable al estrés.

Si no las tienes, en EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

¿Fluyes? Aprende a fluir

Según el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, algunos estados emocionales son más susceptibles de ser cambiados directamente y, como están conectados a lo felices que nos sintamos, a largo plazo pueden elevar nuestro nivel de la felicidad.

Cuando sentimos tristeza, miedo, ansiedad o aburrimiento se genera en nosotros/as una “entropía psíquica”, es decir, un estado en el que no podemos utilizar eficazmente la atención para afrontar las tareas externas, porque la necesitamos para restaurar un orden subjetivo interno. Esto no significa que dichas emociones no sean adaptativas.

FluyeEn cambio, la felicidad, la fuerza o la actitud de alerta son estados de “neguentropía psíquica” porque al no necesitar atención para rumiar y sentir pena de nosotros/as  mismos/as, la energía psíquica puede fluir libremente hacia cualquier pensamiento o tarea dada.

Nos cuesta más concentrarnos cuando la tarea va contra el hilo de las emociones y de las motivaciones. Pero cuando nos gusta lo que hacemos y estamos motivados, conseguimos “centrar la mente” en una actividad sin esfuerzo, aun cuando sean grandes las dificultades objetivas.

Cuando lo que sentimos, deseamos y pensamos van al unísono, están en armonía, es cuando fluimos y tenemos la sensación de acción sin esfuerzo.

Una persona que fluye está completamente centrada debido a que en la conciencia no le queda espacio para pensamientos irrelevantes, ni para sentimientos que le distraigan.

En este caso desaparece la conciencia de sí, pero uno se siente más fuerte de lo normal. La sensación del tiempo queda distorsionada, ya que las horas pasan como si fueran minutos. Cuando todo el ser de una persona se amplía en un funcionamiento pleno de cuerpo y mente, cualquier cosa que haga merece la pena ser hecha por sí misma; vivir se convierte en su propia justificación. Esta capacidad se puede mejorar con la práctica de mindfulness.

 ¿Te gustaría aprender a fluir?  nosotros podemos ayudarte.

Bibliografía: Csikszentmihalyi, Mihaly.  Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad. Kairós, Barcelona, 2004

Sonia Treviño

Masterclass: Técnicas para combatir el estrés laboral

El próximo lunes 18 de enero emitiremos una Masterclass en directo a través de la plataforma de la UNIR (Universidad Internacional de la Rioja).

  • Si te sientes amenazad@ o en peligro.
  • Si no ves salida a tus problemas.
  • Si tienes sensación de nudo en el estómago.
  • Si notas que tu cuerpo no funciona como debería.
  • Si la vida pasa ante ti sin que puedas disfrutarla.

Entonces, esta conferencia te puede ayudar.

Te puedes apuntar aquí

 

Has conseguido tu objetivo ¿Cómo vas a mantenerlo?

“Fueron felices y comieron perdices”, “eureka”, “lo conseguí”…. Todas estas expresiones son la celebración de haber conseguido una meta, pero ¿qué sucede después?, ¿cómo mantenemos lo conseguido?, ¿es fácil?….

success-846055_1920Muchas de las entradas que hemos realizado en el blog están dedicadas a definir objetivos, analizar la realidad, generar alternativas y llevar a cabo un plan de acción que nos aproxime a la meta, pero también es importante saber qué responsabilidad adquirida supone alcanzar dicha meta y reflexionar sobre cómo vamos a conservar nuestro éxito.

Por ejemplo, un objetivo puede ser: “llegar a pesar 70 kilos dentro de dos meses”, pasan esos meses y conseguimos llegar a dicho peso, pero no nos podemos descuidar, tenemos que desarrollar hábitos y un estilo de vida que nos permita seguir pensando 70 kilos. En el momento en el que nos subimos a la báscula y vemos que hemos recuperado 3 kilos, no nos podemos dejar llevar por el distrés y tirar la toalla.

Algunas actitudes que nos ayudan a disminuir el estrés y recuperar el control de la situación son las siguientes:

  1. Ilusión
  2. Aceptación.
  3. Compromiso.
  4. Ver la oportunidad en vez de la amenaza.
  5. Cuidado de la salud y de las relaciones afectivas.

Para cambiar nuestro estilo de vida, es interesante reflexionar sobre las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué pequeñas acciones te ayudan a establecer la rutina que deseas? Haz un listado y elije por cuál vas a empezar, una vez que la realices de forma automática, puedes seguir con tu listado y trabajar la siguiente acción. Por ejemplo para mantenerme en mi peso me gustaría seguir las siguientes acciones: hacer una dieta equilibrada, salir a correr por las mañanas 20 minutos tres días en semana, ir dos días al gimnasio,….
  • ¿Con qué rutinas tienes que romper para alcanzar la nueva? Haz consciente el comportamiento que quieres cambiar, utiliza recordatorios dónde y cuándo lo necesites para realizar la nueva acción. Si quiero hacer una dieta equilibrada, tengo que deshacerme de todas las comidas hipercalóricas y el recordatorio puede consistir en colgar en la nevera los alimentos que puedo tomar en el desayuno, hacer la lista de la compra ciñéndome a ellos, no comprar si tengo hambre… Los expertos dicen que el tiempo recomendable para consolidar un hábito son 21- 28 días.
  • ¿Cómo te tratas cuando no consigues lo que quieres? Es importante que cuando fallamos no nos machaquemos y seamos benévolos/as con nosotros/as mismas, aprender del error y buscar una solución es lo más inteligente. Si un día caigo en la tentación de comer un trozo de chocolate, no debo fustigarme, puedo hacer consciente el por qué he tomado ese chocolate y preparar alternativas por si me vuelve a suceder, no caer de nuevo.

Siguiendo estas recomendaciones, puedes ir avanzando en tu listado de acciones positivas para tu bienestar.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

¡Feliz 2016!

Desde Enpositivo coaching, os deseamos lo mejor para este 2016, que tengáis ilusión para plantearos nuevos retos en vuestra vida, que tengáis fuerza, motivación, constancia y perseverancia para alcanzar dichos objetivos y como no, que disfrutéis de ese proceso de cambio y desarrollo personal.

¡¡Feliz 2016!!felizaño