Los beneficios de la risa

Pixabay

Los beneficios de la risa

En este post nos vamos a centrar en los beneficios que tiene reirnos.

El Dr. Mario Alonso Puig en su libro “El cociente agallas” nos explica el poder y el alcance de la sonrisa auténtica, conocida también como la “sonrisa de Duchene”, es aquella que cuando se produce contrae el músculo que rodea a los ojos haciendo arrugas en el rabillo del mismo. Este músculo es involuntario, sólo se contrae cuando tenemos una verdadera sensación de felicidad.

Cuando sonreímos de verdad, activamos sobre todo la región prefrontal izquierda, haciendo que nos sintamos alegres y confiados.

Los beneficios de la risa

Los beneficios de la risa son múltiples, además de los que hemos descrito, según Jaimes et al. (2011), un minuto de risa proporciona el bienestar que nos darían 45 minutos de relajación. Por este motivo se utiliza en sesiones de risoterapia. Podemos dividir los beneficios de la risa en tres grupos: físicos, psicológicos y sociales.

Físicos

  • Con la risa se pone en marcha cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago que solo se activan gracias a la carcajada.
  • Aumenta la producción de células asesinas naturales que atacan a las células virales o cancerosas.
  • Fortalece el sistema inmunológico aumentando el número de anticuerpos como la Inmunoglobulina A y linfocitos T que identifican y neutralizan entre otros, bacterias, virus o parásitos.
  • El diafragma al moverse con la risa, se masajea facilitando la digestión.
  • Se lubrican y limpian los ojos con lágrimas. La carcajada hace vibrar la cabeza y se despeja la nariz y el oído.
  • Entra mayor cantidad de aire en los pulmones. Se liberan endorfinas que son los sedantes naturales del cerebro. Producen al mismo tiempo una sensación de bienestar y de satisfacción generalizada al ser liberadas y favorecen la autoestima.

Psicológicos

  • Cuando la persona se ríe de sí misma aumenta su autoestima y le ayuda a hacer frente a las tensiones y a las situaciones difíciles.
  • Actúa como un mecanismo para aliviar una realidad que se percibe como dolorosa o negativa.
  • Se producen endorfinas y adrenalina que elevan el tono vital y nos hacen sentir más despiertos eliminando el estrés que se pueda generar en diferentes situaciones de la vida.
  • Nos hace ser más receptivos y ver el lado positivo de las cosas, disminuyendo los síntomas de depresión.
  • Se ha demostrado que la risa combate miedos y fobias.
  • Permite la exteriorización de emociones y sentimientos mediante la risa.

Sociales

  • Ayuda a expresar emociones y elimina pensamientos y emociones negativas.
  • Actúa como bálsamo contra la timidez por su carácter social y favorece la relación entre las personas, ya que es contagiosa.

Fuente de información: LA RISOTERAPIA COMO COMPLEMENTO A OTRAS TERAPIAS MÉDICAS María Plaza Carmona. Doctora en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Universidad de León. Leticia Martínez González. Máster en Innovación en Ciencias Biomédicas y de la Salud. Diplomada en Enfermería. Hospital de León

¿Qué es lo que más te divierte?, ¿qué haces para reírte?, ¿cómo disfrutas de la vida?, si no encuentras motivos para sonreír,  nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Toma de decisiones: intuición y razón

Toma de decisiones: intuición y razón

En esta entrada vamos a ver la diferencia que existe entre tomar las decisiones de forma intuitiva o tomar decisiones sobre todo a la razón.

¿Qué es la intuición?

Intuición es la capacidad de comprender las cosas instantáneamente sin necesidad de razonar, es la vía más rápida de nuestro cerebro para llegar a una conclusión. Esta capacidad depende de la confianza en nosotros mismos y la experiencia que tengamos.

La intuición a diferencia de la razón es fruto de procesos inconscientes de la mente, es lo que conocemos como “hacer caso al corazón”.

Cuando alguien quiere tomar una decisión de forma racional, debería seguir el siguiente proceso (ver: Cómo tomar buenas decisiones) pero necesita tiempo y no siempre es eficaz.

A diferencia de lo que solemos pensar, buscar muchos motivos para decidir correctamente no es lo más adecuado. Según el psicólogo Gerd Gigerenzer, autor del libro “Decisiones instintivas”, tomamos mejores decisiones si tenemos en cuenta una buena razón que si tenemos diez buenas razones.

Si nos fijamos en la etimología de la palabra intuición, esta proviene del latín intueri “mirar hacia dentro”, es decir,  es el canal directo de comunicación con el inconsciente que está lleno de sabiduría, pero estamos acostumbrados a racionalizar todo lo que nos acontece y pocos tienen la capacidad de escuchar al corazón.

Además, la intuición es clave para la creatividad (ver: Creatividad, creencias limitantes)

Cómo desarrollar nuestra intuición

Ser intuitivo supone un desarrollo personal, espiritual, mental, intelectual y emocional.

  • Una buena manera de poder desarrollar esta capacidad es acallar la voz de la conciencia a través de la meditación o mindfulness (ver: Qué es mindfulness)
  • Además  es importante dejar la mente como si fuese una pantalla blanca, para que se pueda proyectar las ideas del inconsciente, estas ideas son un regalo para el autoconocimiento.

¿Te atreves a escuchar a tu intuición?

Si quieres conocerte mejor, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

En esta entrada al blog, vamos a reflexionar sobre la importancia que tiene saber qué significa para nosotros/as el amor para poder vivirlo en libertad. Para ti, ¿qué es el amor?

Hace unos años en una clase de psicología, viví una experiencia sencilla que me gustó mucho y que he repetido en múltiples ocasiones con mis alumnos/as.

Empiezo preguntándoles: ¿qué es una ventana?, cada cual responde su definición de dicho término y a pesar de parecer algo obvio y bastante fácil, pocas veces coinciden sus explicaciones. Unas personas dicen que es un hueco en la pared para que entre luz, otras que sirve para ver el exterior, algunas que sirve para ventilar la habitación e incluso me dijeron que era lo que se abre en el ordenador…Entonces les digo:

“Si a algo tangible como una ventana que podemos ver y tocar, cada uno le damos una utilidad, un significado y no coincidimos unos/as con otros/as…que sucedería si os pregunto: para ti ¿qué es el amor?”

Qué es el amor

En la RAE dan diferentes significados de amor, entre ellos:

AMOR

  1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
  2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
  3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

El factor común que se repite es que el Amor es un sentimiento, y los sentimientos son las etiquetas que ponemos a esas emociones que experimentamos en un momento determinado. (Tips para desarrollar Inteligencia Emocional )

Un dato curioso, es que en las diversas clasificaciones que hay de las emociones pocas hacen referencia a este sentimiento. Y eso que el amor ha inspirado a millones de artistas.

Pero volviendo al hilo de esta entrada, dependiendo del significado que tenga para nosotros el “amor” tendremos más o menos libertad para experimentarlo.

Amor romántico

Según lo que creamos que es el amor romántico, así interpretaremos nuestra experiencia amorosa. Si por ejemplo, creemos que el amor consiste en no poder respirar si no es en presencia de nuestro/a amado/a, es sentir mariposillas en el estómago constantemente, en el momento que podemos respirar y no notamos ese cosquilleo en el estómago, ¿qué pensamientos le pueden asaltar?: “el amor no está hecho para mí”, “nunca conoceré a nadie”…

Además en esto del amor romántico están implicadas al menos dos personas, así que si combinamos lo que una de las partes cree sobre el amor, con lo que piensa la otra parte ¿qué sucederá? Es importante ser conscientes de las expectativas que tenemos del “amor romántico”.

Cómo fortalecer el amor

Para tener más armonía y fortalecer nuestra relación podemos:

  1. Explicar qué significa el amor para nosotros/as.
  2. Ser generosos/as con el amor sin esperar nada a cambio.
  3. Aceptar a nuestra pareja tal y como es.
  4. Ser auténticos. Cómo ser auténtico
  5. Si queremos algo de nuestra pareja, hacer peticiones asertivas.  ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas
  6. No dar nada por hecho.
  7. Si algo nos molesta, decirlo. 4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

Una buena comunicación en la pareja es imprescindible para que el amor funcione

Para finalizar, os dejo este poema de Mario Benedetti “Enamorarse y no”

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Y para ti ¿qué es el amor? 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

¡Feliz 2021!

¡Feliz 2021!

En 2020 hemos vivido una pandemia nunca vista, hemos tenido que reinventarnos y adaptarnos al cambio de la mejor manera posible.

Hemos tenido que aceptar situaciones que se escapaban de nuestro control, nos hemos relacionado con los demás de formas diferentes.

Hemos recurrido al sentido del humor para soportar mejor los días de confinamiento.

En definitiva, hemos desarrollado la capacidad de resiliencia.

Esperamos que todas estas fortalezas os sirvan para cumplir los sueños y retos del 2021.

Si quieres cumplir tus sueños, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño Néstor Villa

Suerte: ¿buena o mala?

¿Sabes si tienes buena o mala suerte?

¿En qué consiste la suerte?, ¿te sientes una persona afortunada?, ¿piensas que tienes mala suerte?

El siguiente cuento nos invita a reflexionar en la suerte que tenemos:

Una historia china habla de un anciano labrador que tenía un viejo caballo para cultivar sus campos. Un día, el caballo escapó a las montañas. Cuando los vecinos del anciano labrador se acercaban para condolerse con él, y lamentar su desgracia, el labrador les replicó:¿Mala suerte? ¿Buena suerte? ¿Quién sabe?”

Una semana después, el caballo volvió de las montañas trayendo consigo una manada de caballos. Entonces los vecinos felicitaron al labrador por su buena suerte. Este les respondió: «¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe?”.

Cuando el hijo del labrador intentó domar uno de aquellos caballos salvajes, cayó y se rompió una pierna. Todo el mundo consideró esto como una desgracia. No así el labrador, quien se limitó a decir: “¿Mala suerte? ¿Buena suerte? ¿Quién sabe?».

Una semana más tarde, el ejército entró en el poblado y fueron reclutados todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Cuando vieron al hijo del labrador con la pierna rota le dejaron tranquilo. ¿Había sido buena suerte? ¿Mala suerte? ¿Quién sabe?

Todo lo que a primera vista parece un contratiempo, puede ser un disfraz del bien. Y lo que parece bueno a primera vista puede ser realmente dañoso.

Libro: “Sadhana, un camino de oración“, del místico y sacerdote católico Anthony de Mello

Moraleja

La conclusión que yo extraigo de esta historia es que si piensas que estás en un momento afortunado: “Carpe Diem” disfrútalo.

Si por el contrario opinas que estás en un momento de mala suerte: ocúpate de lo que esté en tu mano o acepta que hay cosas que se escapan de tu control (ver: No te preocupes: ocúpate o acéptalo)

¿Qué es la suerte?

Hace poco leía en internet el Acrónimo de SUERTE:

  • Saber
  • Utilizar
  • Efectivamente mis
  • Recursos para
  • Tener
  • Éxito

Me parece muy acertado, invita a una actitud proactiva (ver: Claves para tomar la iniciativa y ser resolutivo: Proactividad) sobre las circunstancias que nos toca vivir y que a menudo no elegimos.

Si quieres favorecer a tu buena suerte, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Cómo desarrollar la resiliencia en los niños y las niñas

Cómo desarrollar la resiliencia en los niños y en las niñas

Imagen de Lisa Runnels en Pixabay 

En este post vamos a dar unas pautas para que los niños sean más resilientes, toleren mejor la frustración e incluso salgan fortalecidos de una situación adversa.

¿Qué es la resiliencia?

La Resiliencia según Edith Grotberg (1998) es “La capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas”.  Si desarrollamos esta capacidad, no sólo afrontaremos las situaciones difíciles como el confinamiento que estamos viviendo por el coronavirus, sino que además sacaremos provecho y creceremos de forma personal y profesionalmente.

Después de leer esta definición podemos entender lo deseable que es que los niños y las niñas desarrollen esta capacidad para ser adultos resolutivos.

Características de los niños y las niñas resilientes

Según la psicóloga Alicia Banderas en su libro “Hijos felices”, los niños resilientes son capaces de sobreponerse a la adversidad. Estas son algunas de las características que tienen:
Se relacionan positivamente con los demás. Son niños y niñas empáticos/as con el resto de las personas. Gracias a este tipo de relaciones tienen una red social sólida.
Son flexibles, se adaptan fácilmente a las situaciones nuevas.
• Tienen sentido del humor, son capaces de reírse de ellos/as mismos/as, esto les permite tomar perspectiva cuando algo no les ha salido como querían.
• Son creativos, buscan alternativas novedosas para solucionar los problemas que se les presentan en la vida.
• Tienen alta tolerancia a la frustración, si algo les sale mal, perseveran y no se rinden.

Cómo podemos ayudar a los niños y las niñas a ser más resilientes

Aceptar los errores
En el colegio donde trabajo, insisto diciendo que los errores son maravillosos, pues de ellos podemos aprender mucho. Cuando algún alumno se confunde, les invito a pensar: ¿por qué te ha salido mal?, ¿qué podrías haber hecho?, ¿qué has aprendido?, si vuelves a estar en esa situación ¿cómo lo vas a hacer?

Cuando yo me confundo (a veces intencionadamente otras como ser humano que soy), actúo de la siguiente manera: reconozco el error, me lo tomo con sentido del humor y les explico lo que he aprendido de él. El mensaje es no pasa nada por confundirse.
Además, es importante enseñarles que hay situaciones que están fuera de nuestro control. Por ejemplo la que estamos viviendo en la actualidad.

Adaptarse al cambio

Nos cuesta mucho adaptarnos al cambio porque sabemos lo que perdemos pero no lo que ganamos. En el colegio fomentamos esta adaptación cambiando de compañeros de trabajo, de sitio donde se sientan habitualmente dentro de las rutinas. (Ver: Cómo aprender de los cambios)

Ver las dificultades como oportunidades

¿Qué puedes aprender de esta situación?, ¿cuál va a ser tu reto?

Una película que me encanta y que ejemplifica muy bien esto es “La vida es Bella”. Esta escena me gusta porque el protagonista con gran sentido del humor protege a su hijo de una horrible situación, en vez de explicar la dificultad a la que se enfrentan, lo transforma en una oportunidad de juego, para que el niño aprenda a esconderse.

Inteligencia emocional

Tal y como hemos visto, una de las características de los niños y las niñas resilientes, es la empatía. Para que puedan ponerse en el lugar de la otra persona, primero tienen que conocer qué son las emociones, para qué sirven, reconocerlas en ellos/as y posteriormente en los demás. (Ver: Tips para desarrollar inteligencia emocional)

Ser resolutivos

Tenemos que enseñar a los niños y a las niñas que se centren en las soluciones y no tanto en el problema. En clase es muy frecuente que se acerque algún alumno a mi mesa a comunicarme su problema: “no tengo lápiz”, yo uso mucho el sentido del humor y les contesto: “yo sí”, algunos sin más se vuelven a su sitio, otros me miran sin entender lo que le digo porque están acostumbrados a que de manera inmediata les demos la solución. A continuación les invito siempre a generar alternativas: “Vale, no tienes lápiz, ¿cómo puedes conseguir uno?” y ya empiezan a generar soluciones: “buscar en objetos perdidos, pedírselo prestado a un compañero (ahí se ofrecen todos voluntarios), pedírtelo a ti”, a continuación le digo: “fenomenal, ¿qué vas a intentar en primer lugar?”

Ser perseverantes

La mayoría de los/as niños/as son perseverantes, si quieren algo suelen intentarlo hasta conseguirlo, pero si no va en su naturaleza tenemos que enseñarles. De nuevo invitándoles a la reflexión, ¿qué has hecho hasta ahora?, ¿qué te ha funcionado?, ¿con qué ayuda has contado?, ¿qué más puedes hacer? Y siempre motivarles a intentarlo. Cuando están cansados o aburridos es frecuente que quieran abandonar la tarea, ahí suele funcionar: “si te esfuerzas un poquito más ¿cómo crees que será el resultado?, ¿quieres intentarlo?”

Vivir el aquí y el ahora

El presente es la única realidad. Nosotros trabajamos a través de la práctica de mindfulness con los ejercicios propuestos en “Tranquilos y atentos como una rana”. Una de las cosas que aprenden es que si están preocupados, asustados o tristes pueden conectar con su respiración y poco a poco tranquilizarse.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Consejos para la cuarentena del coronavirus

Imagen de Pixabay

Consejos para la cuarentena del coronavirus

Escribimos este post porque son muchas las personas que nos están pidiendo consejo para sobrellevar la ansiedad que les produce quedarse en casa durante el periodo de la cuarentena.

Amigos/as hablan de que sienten “Claustrofobia“.

¿Qué es la claustrofobia?

La claustrofobia pertenece al grupo de las fobias situacionales. Se trata del miedo a estar atrapado en un espacio pequeño y cerrado sin posibilidad de escapar y con el temor a sufrir asfixia en esa situación. Este problema afecta entre el 4 y el 5% de la población general.

En este trastornos es de especial relevancia tanto para su origen como en el mantenimiento del mismo, el tipo de pensamiento que tenemos.

El tratamiento más eficaz es la exposición, que consiste en la confrontación del paciente con los estímulos fóbicos, en ausencia de las consecuencias temidas, descendiendo o eliminando así las respuestas de ansiedad.

Seguramente, después de leer esta definición las personas que dicen sentir “claustrofobia” por estar encerradas en casa, piensen que este no es el término adecuado para describir lo que les sucede.

Recomendaciones para el bienestar

Debida a la pandemia del coronavirus vamos a tener que estar en casa, saliendo solo para cubrir nuestras necesidades básicas.

¿Qué podemos hacer los días que tenemos que estar en casa?

  1. Mantener una rutina: muchas personas tenemos la opción de teletrabajar, esto nos permite levantarnos más tarde y llevar prendas más cómodas. Pero es importante que sigamos las mismas rutinas que teníamos cuando íbamos presencialmente al trabajo: levantarnos, ducharnos, desayunar, arreglarnos (ahora más cómodos/as) y trabajar.
  2. Acondicionar nuestro espacio de trabajo: tener todo el material que necesitamos respetando las medidas ergonómicas: luminosidad, ventilación, orden, limpieza, adecuada distancia al ordenador, silla cómoda…. (Ver: Cómo ganar tiempo: orden y limpieza)
  3. Respetar los horarios: cumplir el horario, incluyendo los periodos de descanso. Movernos de vez en cuando cada 45 minutos. (Ver: 5 tips para ganar tiempo y no procrastinar)
  4. Alimentación sana: rica en alimentos antioxidantes para fortalecer nuestro sistema inmunológico.
  5. Dormir adecuadamente: al levantarnos más tarde, es más fácil que nos vayamos más tarde a la cama, rompiendo la rutina de sueño.
  6. Hacer deporte: en internet hay infinidad de propuestas que podemos realizar en el domicilio.
  7. Mindfulness: en el momento que podamos sentir ansiedad, podemos dirigir nuestra atención al “aquí y el ahora”, a nuestra respiración. (Ver: Cómo reducir la ansiedad con Mindfulness)
  8. Marcarnos un objetivo para estos días: en muchas ocasiones nos quejamos porque no tenemos tiempo para hacer lo que realmente nos gustaría. Haz un listado con todas estas propuestas, elige la que quieres conseguir en estos días y recuerda que el objetivo ha de estar formulado en positivo, debe ser medible, alcanzable, retador, específico y delimitado en el tiempo. (Ver: 5 tips para conseguir tus objetivos)
  9. Realizar actividades de ocio: leer, estudiar, ver películas, escribir, tocar un instrumento, etc.
  10. Relacionarnos con nuestros seres queridos a través de internet, si además podemos ponernos cara, mucho mejor.
  11. Pedir ayuda, si te sientes desbordado/a.

Saca partido a esta situación, #quédateencasa #disfrutaenfamilia #consigueobjetivos

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Tu éxito personal

Tu éxito personal

Las personas que inician un proceso de coaching buscan tener éxito y aumentar su bienestar.

Ante una misma situación, cada persona se comporta de forma diferente, podemos mostrarnos proactivos (ver: Claves para tomar la iniciativa y ser resolutivo: Proactividad) o pasivos y víctimas de las circunstancias.

Cómo podemos alcanzar el éxito deseado

Primer paso: define tu objetivo

La clave para alcanzar nuestro éxito personal, está en definir qué es lo que queremos, qué deseamos en nuestra vida.

Segundo paso: conoce tus valores

Otro paso importante es ser conscientes de nuestros valores, puesto que ello siempre serán la brújula de nuestras decisiones, cuando actuamos en contra de ellos nos sentimos mal. Ver: 6 preguntas para conocer tus valores y poder reinventarte

Nuestra escala de valores va cambiando a lo largo de la vida según son nuestras vivencias y aprendizajes y lo que era importante en la niñez, no lo es tanto en la adolescencia y puede cambiar por completo cuando somos adultos.

Tercer paso: define qué es éxito

La definición de “triunfo” también varía mucho de una persona a otra. Lo interesante es que definamos lo que es éxito o triunfo para nosotros/ as, y poder guiarnos por nuestros valores y no por lo que los demás (familia, amigos, sociedad…) piensan que es importante.

Si vivimos en función de esto último, podemos sentir frustración, pensando que nunca vamos a llegar a esa meta ajena. En cambio, cuando descubrimos que tenemos la capacidad de “decidir”, aunque la decisión sea “me quedo como estoy” nuestros sentimientos son de paz y tranquilidad, porque es coherente con lo que “yo he elegido” y no soy víctima de las circunstancias, de las que no tengo el control.

“Soy lo que soy como consecuencia de mis elecciones de ayer” para también poder decir “Ahora elijo otra cosa”

Stephen Covey

Cuarto paso: sé resiliente

Lo importante es no resignarse, ser resiliente, ver: 9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia no es el camino fácil pero sí el más saludable.

Si no te gusta tu situación analiza qué puedes cambiar, si no lo puedes cambiar, acepta la realidad y actúa en consecuencia siendo dueño de tu destino.

Hoy, ahora, puede ser un buen momento para detenerte y pensar si estás en el camino que llevará al destino que has elegido: tu éxito personal.

Si no sabes cómo conseguir tu éxito personal, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Felices Fiestas

Desde EnPositivoCoaching te deseamos que cada error te haya servido de aprendizaje y que el año que viene puedas soltar aquello que te ata y vivas en armonía con tus valores.

Cómo conseguir hábitos saludables

Cómo conseguir hábitos saludables

En este post hablaremos del proceso de cambio de hábitos perjudiciales por rutinas más saludables. ¿Quiéres tener una vida más sana?

¿Qué son los hábitos?

Un hábito es el resultado de una acción que se repite frecuentemente (una rutina) de forma inconsciente. Es inconsciente porque el cerebro automatiza determinadas acciones para ahorrar energía y poder realizar otras actividades que requieren más esfuerzo.

Para poder cambiar un hábito necesitamos conocer cómo se ha formado y crear un hábito nuevo fuerte que vaya sustituyendo al hábito negativo.

Los hábitos se forman para cubrir una necesidad, pero cuando esa rutina no cumple esa función se transforma en un hábito no sano. En este punto te invito a que reflexiones sobre uno de tus hábitos negativos: ¿cómo surgió?, ¿qué necesidad inicial satisfizo?, ¿sigue dando respuesta a esa necesidad?, ¿cómo te hace sentir en la actualidad?, ¿quieres cambiarlo?

Pasos para cambiar de hábitos

Para poder cambiar hábitos poco saludables por otros más sanos tenemos que seguir los siguientes pasos:

  1. Identificar el hábito poco saludable (sobrepeso, adicciones, ansiedad…). ¿Qué acciones realizo que son tóxicas?, ¿qué acciones me perjudican física o mentalmente? Por ejemplo, nos puede perjudicar a la salud tener sobrepeso. En este momento tenemos que asumir la responsabilidad de querer hacer un cambio en nuestra vida.
  2. Reflexionar sobre cuál será la nueva conducta que sustituya a la negativa. Esta nueva conducta ha de formarse de acciones que realmente queramos poner en práctica y no vivirla como una obligación “tengo que comer menos” o “tengo que adelgazar”. Nos podemos hacer la pregunta ¿para qué quiero el nuevo hábito? Aquí nos marcaremos nuestro objetivo. (Ver: 5 tips para conseguir tus objetivos)
  3. Superar la resistencia al cambio. (Ver: ¿Por qué nos resistimos al cambio?)
  4. Fortalecer el nuevo hábito.

Cómo fortalecer el nuevo hábito

Como hemos visto hasta ahora, es fundamental que sintamos que realmente queremos cambiar. Por este motivo es importante que iniciemos el cambio desde nuestra parte emocional, que realmente sintamos que “queremos hacer el cambio” y desde ahí pensar racionalmente las ventajas que vamos a obtener con el cambio, para así poder gestionarlo y saber lo que “tenemos que hacer”.

Para este paso podemos trabajar el esquema de “Tengo que-quiero”:

Tengo que A,

si yo no A…. tendré consecuencias B

y si B, ……. tendré consecuencias C,

y así sucesivamente hasta que lleguemos al punto “Si Y,…. tendré consecuencias Z

y cómo prefiero A que tener consecuencias Z, “quiero” hacer A

No necesariamente tenemos que plantearnos todo el abecedario, pero sí llegar a un punto en el que sintamos que las consecuencias de no hacer A, sean realmente negativas, para darnos cuenta que A es la mejor opción.

A continuación ponemos un ejemplo de este esquema. “Tengo que dejar de comer bollería industrial, si yo no dejo de comer bollos tendré alto el colesterol, si tengo alto el colesterol se me pueden obstruir las arterias, si se me obstruyen las arterias me puede dar un infarto. Y como prefiero dejar de comer bollos a que me dé un infarto, elijo y quiero dejar de tomar bollos. O mejor aún, quiero comer frutas o verduras que sustituyan a la bollería.

Una vez que tenemos claro el nuevo hábito, tenemos que fortalecerlo. Para fortalecer las nuevas acciones tenemos que ser conscientes de qué creencias limitantes nos influyen en la resistencia al cambio. (Ver: Cómo ganar confianza. Creo, luego puedo) y buscar creencias potenciadoras.

Un ejercicio que nos puede ayudar a potenciar el nuevo hábito, es visualizarnos con él en nuestras vidas. (Ver: Visualización para la búsqueda de empleo)

Además tenemos que reflexionar sobre si nuestro nuevo hábito satisface la necesidad que dio lugar al hábito perjudicial.

Por supuesto, ¡tenemos que recompensarnos! Tenemos que pensar qué premio vamos a regalarnos cada vez que realicemos un paso que nos aproxime al nuevo hábito.

Tenemos que realizar el nuevo hábito mínimo 21 días para adquirirlo y de 33 a 66 días para que esté totalmente integrado en nuestra vida.

Si quieres, EnPositivo te ayuda a conseguir hábitos más saludables.

Sonia Treviño