Archivo de la etiqueta: Opinion

Feedback

Feedback

En diferentes entradas hemos hablado de la importancia de hacer buenas críticas (ver: Cómo hacer y recibir críticas) y hemos facilitado distintas técnicas para dar feedback (ver: Tres pasos para dar feedback).

En este post vamos a presentaros la técnica MIMO para dar feedback a nuestro interlocutor y hacer críticas realmente constructivas.

Características que ha de tener un buen feedback

En mi opinión, y así se lo hago saber a mis alumnos/as, el feedback siempre ha de ser positivo y ayudar a la persona que tenemos enfrente a tener una visión de cómo ha realizado su actuación para que si quiere, pueda mejorar.

  1. El feedback ha de ser consentido por la parte que lo va a recibir.
  2. Cuando expresemos nuestra opinión lo haremos siempre en primera persona (“yo opino”, “en mi opinión”, “a mí me ha parecido”, ” a mí me gustaría”).
  3. La información debe ser objetiva y basada en hechos observables por parte de todos.
  4. Además nuestro comentario para que la otra persona mejore ha de ser específico, diciendo lo que exactamente nos ha gustado o disgustado.

A continuación os presento la técnica mimo para que este feedback sea lo más útil posible.

Técnica MIMO para dar feedback

Esta técnica debe su nombre al siguiente acrónimo:

M: Mantener, en este primer paso debemos explicar a la persona que ha hecho una intervención qué es lo que nos gustaría que mantuviera. Por ejemplo: “En mi opinión mantendría el tono de voz que has utilizado y cómo has mirado a las personas cuando estabas explicando”.

I: Incrementar, en este paso podemos aconsejar qué nos gustaría que aumentase la persona que recibe la crítica. Por ejemplo: “Yo utilizaría más imágenes y más grandes para que las personas del fondo puedan ver mejor tu exposición”.

M: Mejorar, en este tercer paso expresamos qué aspectos podrían mejorarse. Por ejemplo: “A mí me gustaría que los ejemplos que nos facilitas, sean más próximos a nuestra realidad para entender mejor los conceptos”.

O: Omitir, por último decimos aquello que en nuestra opinión no aporta riqueza al trabajo de la persona y que incluso hace que pierda calidad. Un ejemplo podría ser: “En mi opinión la música de fondo distrae y quita importancia a la idea principal, yo la omitiría”

Además toda crítica que se haga con mimo y cariño seguro que es constructiva y recibida con ánimo de mejora.

Espero que os sea útil y la pongáis en práctica siempre que queráis comunicar y expresar vuestra opinión.

Si quieres lograr una comunicación más eficaz, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Anuncios

Principio de reciprocidad, a cada acción una reacción.

En entradas anteriores hablábamos de la importancia que tienen nuestras creencias, si creo que soy gracioso/ a mi atención de manera selectiva encontrará hechos que me confirmen esta creencia, actuaré en consecuencia y reforzaré una y otra vez esa creencia hasta hacerla realidad.

Estereotipos y  creencias juegan un papel fundamental en nuestras relaciones con los demás. Otro principio que es importante en nuestra relación con el otro es el de “Reciprocidad”. Si percibís que caéis mal a una persona, ¿cómo os cae dicha persona? Y qué sucede si os enteráis de que a esa persona realmente le parecéis alguien maravilloso ¿cambiáis de opinión?

La reciprocidad es la correspondencia mutua de una persona con otra. De manera que mi opinión sobre una persona suele ser recíproca. Como decía Jorge Drexler en su canción:

“Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma”

A continuación os dejamos un anuncio de Coca- cola en el que la reciprocidad queda muy bien reflejada. 

Si quieres mejorar tus relaciones, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Mindfulness

Subió la ladera, desde la cima oteó el horizonte y le pareció ver algo en el valle, así que descendió la montaña y miró por los alrededores, pero ahí tampoco estaba.

Escuchó el murmullo de un río y pensó que tal vez estuviese allí, sin embargo, nada halló y decidió seguir su curso hasta llegar al mar.

Cuando llegó a la playa, estaba desfallecido, agotado y lo primero que hizo fue sentarse en la arena; estaba atardeciendo y el color del cielo era espectacular, se había cubierto de tonos rosas y naranjas, de repente le invadió una sensación de alegría, paz y felicidad.

Por fin la había encontrado, probablemente le había acompañado en su búsqueda, en el aire mientras ascendía la montaña, en el calor y el aroma a lavanda cuando estuvo en el valle, en el sonido del agua fresca cuando se detuvo en el río y en las sonrisas de las personas que le saludaron en el camino.

“La felicidad es tanto mayor cuanto menos la advertimos.”

 Alberto Moravia

Sonia Treviño Manjón