Archivo de la etiqueta: resiliencia

Niños motivados. Coaching educativo

Niños motivados. Coaching educativo

Niños motivados. Coaching educativo

En este post vamos a explicar cómo nuestros alumnos pueden definir su objetivo educativo para el curso y trazar un plan de acción para mejorar. Esto permite que estén 100% implicados y motivados en su desarrollo personal.

La rueda de la vida es una herramienta clave en coaching. 

La rueda de la vida es una circunferencia dividida en tantos sectores cómo áreas queramos valorar. Tiene distintas finalidades:

  1. Análisis de la realidad: Valoramos de 0 a 10 cada sector según estemos en el momento actual, cuánto más realistas y objetivos seamos, más útil resultará esta herramienta. (Cuál es tu realidad. Aumenta el foco)
  2. Definir el objetivo de cambio: Para que la rueda gire ha de estar hinchada y sin mellas, por lo tanto si queremos realizar un cambio importante en nuestra vida tendremos que trabajar en las áreas que tengan menor puntuación según nuestras prioridades. (5 tips para conseguir tus objetivos)
  3. Trazar un plan de acción: Dicho análisis nos permite tomar conciencia sobre aquello que queremos cambiar, y pensar en cómo lo vamos a realizar. Nos vendrá muy bien para tomar decisiones importantes (Cómo tomar buenas decisiones) y para diseñar nuestro plan de acción (Consigue lo que te propongas: plan de acción)

Cómo utilizar la rueda de la vida en el ámbito escolar

Para adaptar esta herramienta en el ámbito escolar y que la pudieran completar incluso los alumnos del primer ciclo de primaria, hemos realizado los siguientes pasos:

  • En primer lugar hemos determinado qué sectores de la educación nos resultan más interesantes para que los/as niños/as se autoevalúen:
  • A continuación hemos utilizado un lenguaje sencillo y fácil para que entendieran qué han de evaluar en cada área.
  • Para facilitar la tarea hemos dejado un espacio para que pusieran una puntuación del 0-10.
  • Después les propondremos que localicen y marquen dicha puntuación en la rueda.
  • Posteriormente tendrán que unir todos los sectores y reflexionar sobre si su rueda gira o no gira.
  • Por último, podrán escribir una propuesta de trabajo para mejorar en las áreas que estimen oportuno y describir qué pasos concretos van a llevar a cabo para realizar el cambio.

A continuación os dejamos unas imágenes de dicha herramienta. La hemos puesto en práctica con niños y niñas de 1º a 3º de primaria y el resultado es muy positivo.

En las propuestas de mejora han escrito las acciones que se comprometen a llevar a cabo para mejorar a lo largo del trimestre, una vez que hayan alcanzado ese objetivo podremos trabajar con la siguiente área de mejora, siempre apoyándonos en sus fortalezas.

Rueda de la vida escolar. EnpositivocoachingRueda de la vida escolar. Enpositivocoaching

Rueda vida escolar

Rueda vida escolar

Si quieres contratar un proceso de Coaching de calidad EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

6 pautas para vivir sin miedo

6 pautas para vivir sin miedo

6 pautas para vivir sin miedo

En una entrada anterior, ya dimos pautas para que el miedo no nos paralizase. En este post vamos a dar seis pautas para vivir sin miedo.

Hoy quiero citar a Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo, que explicaba que vivimos en tiempos de miedo global: «Los que trabajan tienen miedo a perder el trabajo. Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo. Quien no tiene miedo al hambre tiene miedo a la comida. Los automovilistas tienen miedo de andar y los peatones a ser atropellados. La democracia tiene miedo a recordar y el lenguaje tiene miedo a decir. Los civiles tienen miedo a los militares, los militares tienen miedo a la falta de armas, las armas tienen miedo a la falta de guerras. Es tiempo de miedo. Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo. Miedo a los ladrones y miedo a la policía. Miedo a la puerta sin valla, al tiempo sin relojes, al niño sin televisor. Miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar. Miedo a la multitud, miedo a la soledad por aquello que uno ha sido. Miedo a morir, miedo a vivir».

El miedo como medio para la manipulación

El miedo se ha utilizado y se utiliza a menudo, como un medio eficaz de manipulación para conseguir el poder sobre las personas. Algunas personas utilizan el miedo conscientemente pensando que es la única vía para conseguir respeto y otras lo usan, quizás inconscientemente, como mecanismo de defensa “no hay mejor defensa que un buen ataque”. Sea como fuere, en más de una ocasión nos ha tocado vivir en un clima impregnado por el miedo.

Cuando el miedo impera en el ambiente nos encontramos con sensaciones de falta de confianza, alta incertidumbre, frustración, ansiedad, tensión, indefensión, entre otras. Estas características van en contra de la gestión del talento, la creatividad, la motivación, es decir, incidirá negativamente en el equipo de trabajo.

Hace poco leí una cita que decía: “No te enojes: recuerda que la gente no te hace cosas, la gente hace cosas y tú decides si te afectan o no”. Es interesante pensar en cómo conseguir que no te afecte, en que no te paralice el miedo.

6 pautas para vivir sin miedo

  1. Autoconocimiento, reflexionar sobre cuál es la procedencia de nuestro miedo, qué lo provoca, por qué y cómo nos está afectando.
  2. Desmitificar el miedo, podemos pensar en ¿qué es lo peor que podría suceder?, ¿qué podría hacer en ese caso?
  3. Tener alta autoestima nos ayudará a confiar en nosotros/as mismos/as sintiéndonos más capaces de realizar lo que nos propongamos.
  4. Desarrollar resiliencia para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas.
  5. Desarrollar un pensamiento crítico e independiente, para poder discernir y tolerar la incertidumbre.
  6. Utilizar técnicas de relajación cuando sean necesarias.

A continuación comparto el vídeo en el que Eduardo Galeano titulado “Vivir sin miedo”

¿Qué tipo de miedo has sentido?, ¿en qué circunstancias sientes miedo?

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Pasos para ser positivo

6 pasos para ser positivo

6 pasos para ser positivo

En el post de hoy os recomendaré 6 pasos para ser más positivo.

Leyendo el libro “El cociente agallas” del Dr. Mario Alonso Puig, me llamó la atención un estudio llevado a cabo por Davidson en el que se sugería que nacemos ya con una tendencia a ver el vaso medio lleno o medio vacío según si tenemos más intensidad de actividad en el lóbulo frontal izquierdo o derecho.

En las personas positivas manda la región prefrontal izquierda, los rasgos más significativos son:

  • Tienen sentimientos de alegría.
  • Ponen el foco en lo que puede salir bien y no en lo que puede ir mal.
  • Ven los cambios como oportunidades, aproximación a lo nuevo.
  • Buscan el lado positivo de las cosas.
  • Realizan planes dirigidos al desarrollo personal y profesional.
  • Se ven capaces de hacer frente a nuevos retos.

La región prefrontal derecha es la que manda en las personas más negativas, algunos rasgos que las representan son los siguientes:

  • Tienen sentimientos de inseguridad ante la novedad.
  • Pueden sentir angustia, miedo, ira o ansiedad ante los problemas.
  • Se enfocan en lo que puede salir mal.
  • Tienden a preocuparse y a desanimarse cuando comenten fallos, por pequeños que sean.

Estos perfiles emocionales son una forma consecuente de responder a las experiencias vitales que influye en los estados emocionales, en el ánimo y en los rasgos emocionales. Sea cual sea la tendencia natural, siempre se puede cambiar, reconocer si eres más o menos positivo es el punto de partida para el cambio que desees realizar.

Posteriormente Richard Davidson, amplió estos perfiles emocionales de dos a seis.  Las seis dimensiones usadas para clasificar el perfil emocional son: resiliencia, poner foco, autogobierno, empatía, adaptación al interono e ilusión.

Pasos para ser más positivo:

  1. Desarrollar la capacidad de resiliencia. Puedes leer el post: 9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia
  2. Poner foco y atención en las metas que se propone y persistir hasta conseguirlas.
  3. Autogobierno, es decir tienen capacidad de auto conocimiento y entendimiento hacia sí mismo/a. Puedes desarrollar este paso leyendo el post: Claves para conocerte mejor: Ventana de Johari.
  4. Agudeza sensorial, tener la capacidad de percibir lo que pueden sentir los demás. Empatía.
  5. Capacidad de adaptación al entorno.
  6. Estabilidad de las emociones positivas. Esta capacidad implica mantener la ilusión, alegría, serenidad o entusiasmo.

Cada dimensión del perfil emocional describe un continuo y cada persona puede puntuar de una forma diferente en cada una de ellas. Cuanto más alto puntuemos en estas capacidades, tendremos más facilidad para superar obstáculos, alcanzar objetivos y mantener el entusiasmo.

¿Cómo podemos desarrollar estas capacidades? Podemos entrenar las habilidades sociales y emocionales, para gestionar nuestras emociones, relacionarnos mejor con los demás, aumentar la autoestima y lograr un mayor bienestar.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño 

No te preocupes: ocúpate o acéptalo.

No te preocupes: ocúpate o acéptalo.

No te preocupes: ocúpate o acéptalo.

En este post, vamos a dar pautas para vivir relajados y dejar de preocuparnos tanto, puesto que preocuparse no quita los problemas de mañana, lo que quita es la paz del aquí y el ahora.

¿Cuántas noches de insomnio le has dedicado a un problema sin llegar a ninguna solución?, ¿cuánta energía has derrochado?, ¿qué sensaciones invadían tu cuerpo?, ¿y tu mente?

Me encanta el proverbio oriental: “Si tu mal tiene remedio ¿por qué te quejas? Si no lo tiene ¿por qué te quejas?” Si nuestro mal tiene remedio, pasemos a la acción y si no lo tiene, aceptemos la situación lo antes posible.

En el post de hoy vamos a ver cómo a través del coaching (movilizarnos a la acción) y de mindfulness (aceptar aquello que nos rodea) podemos dejar de “sufrir” y “preocuparnos” desarrollando la capacidad de resiliencia.

Veíamos en entradas anteriores que las personas proactivas analizaban sus preocupaciones distinguiendo aquellos aspectos sobre los que tenían control  de aquellos en los que no podían hacer nada, una vez que sabían dónde podían influir, trazaban su plan de acción para tomar las riendas. Según Covey, las personas proactivas tienen las siguientes características: visión (tiene el objetivo claro), ilusión (aprovechan la fuerza de la emoción), disciplina y conciencia.

Hacer un proceso de coaching sirve para generar estrategias y planes de acción centradas en la tarea que origina nuestra preocupación y alcanzar el objetivo que nos marquemos.  Siguiendo el modelo que hemos visto en otro post: GROW y haciéndonos responsables de nuestras decisiones.

Por otro lado, ante aquellas circunstancias que nos perjudican, pero  que no podemos modificar, lo único que nos queda es aceptarlas y tener la mejor actitud posible:

“Lo que resistes persiste y lo que aceptas se transforma”

A través de Mindfulness cultivamos la “Aceptación” que según Jon Kabat-Zinn consiste en tomar cada momento como nos llega y estar de lleno con él como es. Intentar no imponer nuestras ideas sobre lo que “deberíamos” sentir, pensar o ver en nuestra experiencia, sino solo acordarnos de mostrarnos receptivos y abiertos a lo que sintamos, pensemos o veamos y de aceptarlo porque está aquí y ahora, sin juzgarlo.

4 actitudes que a nos favorecerán a aceptar lo que nos toca vivir:

  1. Entender que no podemos cambiar a los demás y que sólo podemos cambiar nosotros/as mismos/as y “aceptar” a quién nos produce la “preocupación”.
  2. Comprometernos con aquello que realmente nos llena, que esté alineado con nuestros valores personales.
  3. Tener una actitud positiva ante la crisis que podamos vivir, tomarnos los obstáculos como retos y oportunidades de mejora.
  4. Aceptándonos con Autocompasión, renunciando al perfeccionismo.

Si quieres ocuparte, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Cómo aumentar la autoestima: Acéptate

Cómo aumentar la autoestima: Acéptate

Cómo aumentar la autoestima: Acéptate

Ya vimos en distintas entradas la importancia de la aceptación para la transformación, y como paso de superación del duelo o de un gran cambio.

Creo que la aceptación, sobre todo hacia uno/a mismo/a es un pilar fundamental para aumentar la autoestima, aceptar las circunstancias que nos tocan vivir también nos ayuda a ser más felices, esto no significa que no planifiquemos, soñemos y no nos movamos hacia algo mejor.

Según Jon Kabat-Zinn cuando no aceptamos las cosas como son “podemos estar tan ocupados/as negando, forzando y luchando que no nos queden casi energías para sanar y crecer, y que las pocas que nos queden puedan desvanecerse por nuestra falta de conciencia e intención”

El ejemplo que expone explica muy bien la de energía que derrochamos por no aceptarnos tal cual somos: “Si tenemos exceso de peso y nuestro cuerpo no nos gusta, no sirve de nada esperar hasta que tengamos el peso que creemos que deberíamos tener para empezar a que nuestro cuerpo nos agrade y nos guste a nosotros/as mismos/as. En determinado momento y si no queremos vernos empantanados en un frustrante círculo vicioso, podríamos darnos cuenta de que es perfectamente correcto gustarnos con el peso que tenemos en ese momento porque es el único tiempo con que contamos para lo que sea. Tenemos que aceptarnos como somos antes de que en realidad podamos cambiar

De forma que aceptarnos no es resignarnos a quedarnos inactivos con lo que tenemos, ni tampoco significa que nos tenga que gustar todo.

La aceptación es una actitud que nos permite ver las cosas tal y como son y al estar libres de prejuicios (Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos) podremos ser más proactivos/as (Claves para tomar la iniciativa y ser resolutivo: Proactividad) y resilientes (9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia) aumentado nuestra autoestima.

Aceptarnos tal cual somos, hará que no nos auto-critiquemos constantemente por no alcanzar el estado que “creemos” que es el ideal, no nos afectarán tanto las críticas que hagan otro/as sobre nosotros/as, y nuestras expectativas sobre nosotros/as mismos/as serán más realistas, lo que supone planes de acción ajustados y una aproximación más certera hacia nuestros objetivos.

¿Merece la pena? Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia

9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia

9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia

La frustración es un estado de decepción que se da cuando no se alcanza aquello que se desea. En este post vamos a hablar de 9 pasos para tolerar esta frustración.

A todos no nos afectan las mismas cosas de la misma manera, puesto que hay un umbral de tolerancia y cada persona se posiciona en un punto. La baja tolerancia a la frustración tiene sus comienzos en la infancia, el niño quiere las cosas y las quiere ya, son egocéntricos y no manejan el concepto tiempo. Si a lo largo de nuestra infancia nos hemos salido victoriosos con todo lo que queríamos crecemos con la sensación de que merecemos todo ahora, incapaces de esperar, confundiendo lo que deseamos con lo que necesitamos. Pero la realidad es otra y la frustración es parte de la vida, tendremos que aceptar la realidad y a partir de ahí ser proactivos.

Es decir, tenemos que reconocer que la crisis está afectando seriamente la disminución de posibilidades de encontrar trabajo tan pronto como otras veces, pero debemos afrontar y hacer la búsqueda de empleo de otra manera y no tirar la toalla porque la base del problema no está en la frustración que nos ocasiona no tener tantas entrevistas como en otras ocasiones, sino en nuestra actitud ante ese hecho. Tolerar la frustración significa abordar los problemas de nuestra vida a pesar del sufrimiento que pueden causar.

“Enquistarse en la soledad y la frustración, quejarse constantemente y continuamente de las desdichas y tragedias que nos acosan y no hacer absolutamente nada para modificar aquellas situaciones que nos angustian es un camino certero y seguro hacia la depresión. Camino, por supuesto, que es recorrido a solas…” Eric Fromm

Indefensión según la RAE significa: “Falta de defensa, situación de las personas o cosas que están indefensas”

Martin Seligman (1991) observó que mientras unas personas se enfrentan a sus problemas sin venirse abajo otras personas son incapaces de no hundirse. Una de las conclusiones de sus investigaciones fue que las personas que se han visto acorraladas en situaciones altamente aversivas ante las cuales no podían reaccionar o huir, aprenden a sentirse desamparadas y dejan de confiar en su valía, aprenden a ser indefenso a priori. Esta indefensión está acompañada de pensamientos destructivos que son la base de nuestra conducta posterior. Estas personas, según Seligman, han construido la creencia limitadora de: “no vale la pena hacer nada, porque haga lo que haga nada cambiará”. Y con este pensamiento tenemos que tener cuidado porque puede dar lugar a la “profecía autocumplida” si mis expectativas sobre encontrar trabajo son que es imposible por la situación que me rodea, y porque no puedo hacer nada para cambiarlo, probablemente se cumplirá. En este vídeo se ve lo fácilmente que podemos caer en este estado de indefensión:

La Resiliencia según Edith Grotberg (1998) es “La capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas”  Si desarrollamos esta capacidad, no sólo afrontaremos las situaciones difíciles como el desempleo sino que además sacaremos provecho y creceremos de forma personal y profesionalmente.

Los pilares de la resilencia son los siguientes:

  1. Autoestima 
  2. Introspección que es el arte de preguntarnos a nosotros mismos y darnos una respuesta honesta.
  3. Independencia, es decir, saber fijar los límites entre uno mismo y el medio con problemas.
  4. Capacidad de relacionarse: la habilidad para establecer lazos e intimidad con otras personas para balancear la propia necesidad de afecto con la actitud de brindarse a otros.
  5. Iniciativa, ponerse a prueba en tareas progresivamente más exigentes. 
  6. Humor, muchas veces reírse de nuestra sombra ayuda a sobrellevar mejor las dificultades.
  7. Creatividad, hacer las cosas de diferente manera.
  8. Moralidad, que es la base del buen trato hacia los otros.
  9. Capacidad de pensamiento crítico. 

Ante la adversidad ¿cómo te comportas?

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Y tú ¿cómo afrontas los cambios?

No siempre ocurre lo que nosotros deseamos, cuando queremos y de la forma que nos gustaría. A unos se les acaba el contrato sin previo aviso y otros se sienten frustrados al realizar el trabajo que deberían de hacer dos personas. Perdemos seres queridos y en ocasiones tomamos decisiones que afectan a los demás.

Cuando nos planteamos “¿qué puedo hacer para cambiar esa situación?” nos acomodamos en la zona de confort, “más vale malo conocido que bueno por conocer”“buff, quién me va a querer a mí”, “dónde voy a encontrar algo mejor”, el caso es que a la mayoría nos cuesta salir de lo “conocido” porque sabemos lo que perdemos, pero no lo que ganamos.

Tanto en nuestra vida personal como en nuestra vida profesional, cambiar no es fácil. Pero si no cambiamos no aprendemos, no crecemos y no nos desarrollamos, así que ante una situación de cambio debemos preguntarnos ¿Cómo podemos afrontarlo de la mejor manera posible?

Normalmente, ante unas circunstancias de cambio pasamos por varias fases hasta llegar a la aceptación de la nueva situación y empezar a crecer y desarrollarnos. Estas fases son comunes al proceso de duelo.

La primera fase es la negación: asumimos que no es cierto que las cosas hayan cambiado o que vayan a cambiar. Nos repetimos constantemente “Esto no me puede estar pasando a mí”

En la segunda fase aparece la cólera, nos enfadamos con el jefe que nos ha despedido o que no hace más que exigirnos en el puesto de trabajo para entregar  las cosas a tiempo. Para que esta fase sea más ligera, necesitamos que nos expliquen el por qué de las cosas, el para qué se han tomado esas decisiones y la sinceridad. Aunque no compartamos las medidas tomadas, se nos hacen más digeribles.

La tercera fase es la negociación, en la que estamos continuamente regateando internamente con los “si…” “Si al menos me lo hubiese dicho con tiempo….” “Si al menos me dijese el motivo…”, etc.

La cuarta fase es el “Valle de la Desesperanza Transitoria”, podemos caer en una depresión porque la realidad se ha vuelto innegable, ya ni estamos enojados, ni regateamos, y transitoriamente nos sentimos vacíos, sin ganas de hacer nada, desalentados. Ponemos en duda nuestra propia competencia y nuestra autoestima es frágil. Nos sentimos entre dos tierras, ni podemos volver al estado anterior ni sabemos que nos depara el futuro. Eso sí, si aguantamos esta etapa aprenderemos lo que la experiencia del cambio significa, estaremos en una hibernación transitoria que nos fortalece y hace madurar.

Por último, la quinta fase es la de aceptación y crecimiento, por fin aceptamos el cambio, empezamos a probar fuerzas de nuevo, por ejemplo, actualizar nuestro c.v, conocer gente nueva, hacer diversas actividades. En esta fase descubrimos que hemos alcanzado un nuevo estado de cierta tranquilidad u conciliación auténtica con nosotros mismos y que en el proceso hemos madurado y crecido. Aquí estamos en un buen momento para mostrarnos proactivos

Ya vimos que todo depende de nuestra actitud, podemos mostrarnos frustrados, resignados, o ser resilientes

¿Te atreves a cambiar?  nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño