Archivo de la etiqueta: coaching laboral

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

En este post vamos a hablar de la importancia que tiene para nuestra autoestima y nuestro desarrollo personal y profesional conocernos lo mejor posible. ¿Sabes quién eres?, ¿te gustaría saber qué imagen proyectas?, ¿siempre te muestras de la misma manera?, ¿cómo no te gustaría que te vieran?

En muchas entradas de este blog hemos tratado el tema de autoconocimiento (Claves para conocerte mejor: Ventana de Johari) porque creemos que es la base para cualquier evolución que queramos realizar, es el punto de partida para aumentar la autoestima.

Una de las herramientas que utilizamos para que nuestros clientes y alumnos se conozcan mejor es la Dinámica “La imagen de mi Yo” del libro: Jiménez Hernández- Pinzón: La comunicación interpersonal, ejercicios educativos. Madrid ICE.

El objetivo de dicha dinámica consiste en que la persona que participa en ella sea consciente de la imagen que tiene de sí mismo/a y la que los demás tienen de él/ ella.

Para ello repartimos a los componentes del grupo un folio con las 38 figuras que mostramos a continuación.

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimientoCómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Como se puede observar, cada imagen tiene un gesto y cada persona le otorgará distinto significado, no hay interpretaciones correctas o incorrectas por eso en el cuestionario que facilitamos siempre preguntamos ¿por qué? para que la persona pueda explicar el significado que ha otorgado.

El cuestionario varia según si lo utilizamos para coaching laboral, coaching educativo o coaching personal, pero las preguntas que solemos realizar con esas modificaciones son:

  1. ¿Cómo qué número creo que suelo actuar? ¿Por qué?
  2. ¿Cómo qué número creo que me ven los demás (compañeros, familia, jefes)? ¿Por qué?
  3. ¿Cómo qué número me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  4. ¿Cómo qué número no me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  5. ¿Cómo qué número creo que suele actuar la mayoría (profesores, jefes, compañeros…según el caso)? ¿Por qué?
  6. ¿Cómo qué número veo yo al que se sienta a mi derecha? ¿Por qué?

Con esta última pregunta nos hacemos una idea de la imagen que proyectamos.

Cómo se forma la imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as

La imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as está formada por varios factores:

  1. Lo que creemos ser. La propia conciencia que hemos ido adquiriendo de nosotros/as mismos/as a través de nuestras experiencias y que conforma lo que piensa cada uno de sí mismo/a.
  2. Lo que deseamos ser. La imagen con la que nos comparamos a través de modelos referenciales que implican valores culturales, sociales, familiares, etc. es la imagen idealizada, cuanto más próxima sea a lo que creemos ser, más coherencia tendremos y por tanto más felices seremos. Una forma de trabajar es ¿qué vas a hacer para llegar de la imagen que crees ser a la que te gustaría ser? Y trazar el plan de acción.
  3. Lo que los demás ven en nosotros/ as. Esto condiciona sus actitudes y comportamientos hacia nosotros mismos. Este apartado es muy interesante, a veces coincide cómo creemos que nos ven con lo que la persona de nuestra izquierda ha dicho, aquí la reflexión sería ¿te sientes identificado/a con esa imagen?, y si no te gusta ¿qué acciones hacen que proyectes esa imagen?
  4. La imagen con que se nos identifica por “como son la gente de tal edad”, “o de tal sexo”, “ los de tal profesión”, o de cualquiera de los grupos de pertenencia en que nos integramos. Este apartado está muy relacionado con los estereotipos (Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos)

Esta dinámica es una excelente herramienta de trabajo para conocernos mejor y trazar un plan de acción en función de los resultados obtenidos.

Tendremos mayor autoestima cuando:

  • Mi “Yo real” coincida con mi “Yo ideal”
  • La “imagen que no quiero proyectar” esté alejada de mi  “yo real”

Si quieres aumentar tu autoestima,  EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

 

Encontrar trabajo a la vuelta de vacaciones

Un año más nos enfrentamos a la vuelta a la rutina después de las vaciones. Hay personas que tienen la llamada depresión postvacacional al incorporarse al trabajo. Pero, y es de lo que vamos a hablar hoy, hay otros muchos que no sufren este trastorno. Simplemente porque no tienen trabajo.

Pues si te encuentras en la situación de buscar trabajo vamos a ver si podemos hacer algo nuevo este “curso” que empieza.

En primer lugar, deberíamos tener siempre presente la frase de Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo“. Quizá podemos ver si nuestro currículum es el que más nos ayuda a encontrar el empleo que estamos buscando. Podemos mirar si las funciones que detallamos en él son las que coinciden con el trabajo al que aspiramos. Si no ponemos las funciones que realizábamos en cada trabajo, igual es buena idea ponerlas. A veces creeemos que está claro lo que hacíamos. Pero está claro para nosotros, no para la persona que se encarga de recibir los currículums. Mejor explicitarlo. Tengamos en cuenta que las funciones las podemos ir cambiando dependiendo del trabajo que solicitemos. Para un puesto puede ser más importante una que otra. En definitiva, podemos tomarnos el currículum como un documento que variará en función del trabajo al que nos dirigimos.

Otra cuestión es la foto. En mi trabajo como consultor de recolocación y orientador laboral, muchas veces he recomendado no incluir foto. Pero dado que casi todo el mundo la pone, puede ser buena idea incluirla. Lo que es indudable es que el currículum quedará más atractivo visualmente. Siempre que sea una foto en color y con buena calidad de imagen, lógicamente. Quizá salgas muy serio en la foto. Prueba una en la que salgas sonriendo o al contrario, prueba una en la que aparezcas más serio. Tómalo como si fuera tu folleto publicitario e incluye una foto en la que “salgas bien”.

También puedes valorar que pones en primer lugar, si la formación o la experiencia laboral. Siempre coloca en primer lugar lo que más te ayude a encontrar el trabajo que buscas. Recuerda: el currículum es tu publicidad.

Si quieres, pùedes empezar a enviar cartas de presentación. Si ya las envías puedes revisarlas y probar un nuevo estilo.

Más allá del currículum, prueba nuevas vías para la búsqueda de empleo. Si te has apuntado a cien ofertas en una página de empleo pero no te han llamado para ninguna entrevista, tal vez puedas probar alguna otra alternativa. Se me ocurre que puedes llamar a las empresas de tu sector o visitarlas personalmente. Piensa en lo que se te da mejor y pruébalo. Si además si has visto alguna oferta en alguna empresa, ¿qué te impide ponerte en contacto con ellos directamente?. Es posible que les esté facilitando la tarea de reclutar.

En las estadísticas, septiembre es tradicionalmente un mes malo para el empleo pero también es verdad que muchas empresas abren procesos de selección después del verano. Lo que es seguro, es que vas a encontrar más ofertas que en agosto. Puedes aprovechar para hablar con tus contactos y recordarles que si se enteran de algo, te lo hagan saber. Recuerda agradecerles su ayuda.

A fin de cuentas, puede que “la vuelta al cole” sea mejor de lo que parece…

Néstor Villa

¿Para qué definir mi perfil profesional?

perfil enpositivoYa vimos en anteriores entradas la importancia que tenía conocer nuestro objetivo profesional, y cómo podíamos hacerlo explícito.

En este post me quiero centrar en la utilidad que tiene definir nuestro perfil profesional en la búsqueda de empleo.

Una vez que tenemos claro nuestro objetivo profesional y hemos hecho una reflexión sobre quiénes somos y en qué competencias destacamos, estamos en disposición de redactar nuestro perfil profesional que es el resumen de nuestra experiencia profesional adaptado al puesto de trabajo al que nos dirigimos.

Todo lo que sea facilitar el trabajo a la persona encargada del proceso de selección redundará en nuestro propio beneficio. Describir nuestro Perfil Profesional sirve para:

  1. Resumir y destacar la información más importante de nuestro C.V.
  2. Mostrar nuestras fortalezas y competencias (aquellas directamente relacionadas con el puesto de trabajo al que optamos).
  3. Personalizar nuestro C.V. en función de la oferta.
  4. Diferenciarnos respecto al resto de candidatos/as,
  5. Facilitar que el reclutador o la reclutadora ponga el foco en la información que más les interesa para el puesto que quieren cubrir.

El perfil profesional se ubica al principio del c.v., así aprovecharemos el efecto de primacía. Ha de ser claro, breve y conciso.

Si junto al c.v. enviamos carta de presentación, procuraremos que el perfil profesional no sea redundante.

Para definir el perfil profesional recomiendo que nos pongamos en la piel de la persona que hace la criba curricular, ya sé que su trabajo es leerse detenidamente el c.v y seleccionar a aquellas personas que mejor se adapten al puesto, pero tengamos en cuenta: ¿Cuántos C.Vs tienen que analizar?, ¿cómo mi experiencia profesional beneficia a la empresa?, ¿hasta qué punto está reflejado mi valor añadido en el perfil profesional?, ¿qué más puedo aportar?, ¿qué información no es relevante?.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

Efecto Halo

Efecto halo en la comunicación

Efecto halo en la comunicación

En esta entrada vamos a comprobar cómo influye el efecto halo en la comunicación.

Como comentamos en otra entrada (Ver Supera el proceso de selección: Efecto halo, primacia y recencia) el efecto halo es “el sesgo cognitivo según el cual generalizamos una característica positiva de una persona a toda ella”.

Un sesgo cognitivo es una desviación en el procesamiento de la información que captamos del entorno.

Este efecto se produce, por ejemplo, cuando vemos a un actor que nos resulta atractivo físicamente.

Inmediatamente le atribuimos también que es simpático, agradable y otras características que no tienen porqué ir unidas al atractivo físico. Es aquí donde se produce el llamado sesgo cognitivo, digamos que utilizamos un “atajo” para caracterizar a esa persona.

Pues bien, tal y como pensamos que es esa persona, así nos comportaremos con ella y además lo haremos de manera inconsciente. Es decir, lo haremos sin darnos  cuenta en la mayoría de los casos.

Si nos dicen que alguien es médico o psicólogo, le atribuiremos unas características determinadas inmediatamente y sin darnos cuenta de ello.

Más adelante cuando conozcamos más a la persona, es decir, tengamos más datos sobre ella, podemos cambiar esta primera impresión pero va a influir notablemente en las primeras interacciones que mantengamos.

En consecuencia:


Antes de conocer a alguien debemos pensar en cómo nos vamos a presentar ya que de esto va a depender como nos perciban.


El efecto es claro cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo pero también lo es cuando hablamos con un cliente o cuando hacemos nuestro perfil en cualquier red social. Si nuestro perfil está hecho minuciosamente y habla de nuestras capacidades, logros y conocimientos, jugará a nuestro favor.

Igualmente ocurrirá al hablar con nuestro cliente. Si demostramos seriedad e interés por el cliente, éste nos valorará positivamente.

¿Cómo de influyente será nuestra comunicación si la persona a la que nos dirigimos nos ha percibido como alguien profesional? ¿Y si nos ha percibido como alguien que no sabe muy bien de qué habla?

Néstor Villa

tecnicas para dar feedback

Técnicas para dar feedback

Técnicas para dar feedback

En este post os quiero enseñar distintas técnicas para dar feedback y aumentar el desarrollo y mejora de las personas.

Veamos, en un principio, en qué consiste el feedback o retroalimentación:

Consiste en dar información a otra persona o grupo sobre su conducta y cómo ésta nos afecta.

Tiene dos componentes: incluye un componente de observación (lo que yo observo en la conducta del otro) y un componente emocional (qué sentimientos provoca en mi la conducta observada).

Sirve para reflejar a los demás qué comportamientos pueden seguir realizando, dados los efectos positivos que causa sobre  nosotros, o cuáles modificar o cambiar en función del impacto negativo que ejercen.

Puede ser feedback positivo o feedback negativo. No nos gusta mucho el término feedback negativo pero vamos a usarlo para facilitar la distinción entre uno y otro. Además de feedback negativo se puede llamar feedback constructivo o de mejora.

Feedback positivo:

Es aquel en el que se reconoce un trabajo bien hecho o cómo nos ha afectado positivamente la acción de otra persona. Lo ideal es darlo inmediatamente después de haberse producido el hecho sobre el que vamos a dar feedback. Puede darse en público o en privado.

Es fundamental que sea sincero, es decir, que realmente queramos afirmar o aprobar las acciones de la otra persona.

El feedback positivo es una forma  de alabar, no de manipular. Esto es, no debemos darlo esperando algo a cambio.

También es importante no juntar varias cosas. A cada actuación que queramos aprobar o alabar le debe corresponder su feedback. Nada de dar de feedback por muchas cosas a la vez.

Feedback negativo o constructivo

Se trata del feedback que usamos para hacer saber a la otra persona cómo nos afecta negativamente lo que hace o dice.

De esta manera la persona tiene información clara y no tiene que estar haciendo suposiciones que pueden ser acertadas o no.

Este feedback debe darse en un momento oportuno, es decir, si estamos estresados o enfadados, debemos esperar a estar tranquilos ya que si no, es muy posible que nosotros estemos diciendo una cosa y nuestro lenguaje no verbal otra.

No se debe dar en público

¿Por qué es Importante el feedback?

Básicamente sirve para dos cosas:

  1. Para reconocer comportamientos y conductas que repercuten positivamente en el desarrollo de la persona, del equipo y de la empresa para que, en la medida de lo posible, se repitan o aumente su frecuencia.
  2. Y para identificar comportamientos y conductas no adecuados, de tal modo que las personas sean capaces de modificarlos para su propio bien o el del grupo.

No debemos centrarnos en dar feedback de mejora o feedback negativo, lo ideal es que se produzca una relación de 4:1. Cada 4 feedback positivos, un feedback negativo.

Cuando se niega el feedback en el ámbito laboral, se puede responder mostrando una conducta inapropiada o inefectiva. Lo que indudablemente se producirá es un descenso en la satisfacción laboral que bajará la motivación y con ello el rendimiento.

Más concretamente, por un lado el feedback mantendrá o incluso aumentará los puntos fuertes. Por otro lado, daremos información sobre las cosas que no se están haciendo bien, dando la oportunidad de mejorar.

Técnicas para dar feedback

Técnica del Sandwich

Se usa para dar feedback negativo.

Consiste en empezar el feedback diciendo a la persona que lo recibe algo positivo. A continuación se dice la cuestión a mejorar para terminar con algo positivo o con una frase de ánimo.

Por ejemplo:

Has tenido unas iniciativas bastante acertadas en este proyecto de marketing como la publicidad en google y el mailing. La gente cada vez usa más Internet y creo que puede ser el futuro. También sería interesante desarrollar el tema de la publicidad en prensa. Me gustaría que lo estudiaras más porque he visto que ha quedado desatendido. Te tengo que decir que, hasta el momento, creo que en tu departamento habéis hecho un gran trabajo de ventas”.

Esta técnica suele ser preferida por las personas que dan feedback frente a las que lo reciben, que pueden percibir las cuestiones positivas como falsas.

Feedback directo

Se dice simplemente lo que se tiene que decir. Debe ser específico, es decir, no hablar de vaguedades. No se debe decir: “este informe está mal”, sino “a este informe le faltan los datos de ventas y está incompleto”

También debe ser descriptivo, es decir sin valoraciones, eliminando nuestra carga de subjetividad en la medida de lo posible. No es lo ideal ni mucho menos decir: “sois unos vagos”, sino “vuestro rendimiento no es el que se esperaba” y demostrarlo con datos.

Se debe dirigir a comportamientos modificables. De nada servirá un feedback sobre una cuestión que no se puede modificar.

Debe ser oportuno. Ofrecido en el momento adecuado, como comentamos más arriba.

Debe contemplar las necesidades de la persona que lo recibe y no solo las del que lo da.

Por último, se debe comprobar que ha sido comprendido.

Este tipo de feedback suele ser preferido por la persona que recibe el feedback y suele ser más costoso para la persona que lo da, sobre todo cuando es para mejorar.

Dado que dar feedback es una habilidad, conviene practicarla. Y además, como hemos dicho antes, el feedback positivo tiene que ser mucho más abundante que el negativo.

Después de saber esto, ¿te planteas cambiar tu forma de dar feedback?

Néstor Villa

 

Metas y objetivos en la búsqueda de empleo

Si estás buscando trabajo y te preguntan cual es tu objetivo lo más seguro es que contestes: “encontrar trabajo”. Pues bien, esto más que un objetivo es una meta.

Las diferencias entre ambos es que las metas son más generales, inespecíficas y requieren ir consiguiendo unos objetivos intermedios. Los objetivos sin embargo son concretos, medibles, alcanzables, realistas y temporalizados. Podemos añadir otras características como que sean comprobables por los sentidos y ecológicos pero con estas cinco características serán buenos objetivos.

En el caso de la búsqueda de empleo que nos ocupa el primer objetivo que debemos plantearnos es conocernos a nosotros mismos. Dicho de otra forma, qué ofrecemos a las empresas a las que nos dirigimos. Aquí tenemos que ser conscientes de nuestra formación y nuestra experiencia pero también de qué cualidades o habilidades personales disponemos.

Otro objetivo será comunicar todas estas habilidades a las empresas. Las empresas deben saber que problemas somos capaces de resolver y como los resolveremos. Para ello contamos con tres herramientas: el currículum, la carta de presentación y la entrevista. Preparar concienzudamente cada una de estas herramientas puede ser otro objetivo. En otras entradas al blog hablamos ampliamente sobre como preparar cada una.

Todos estos objetivos deben ser correlativos. Esto es, en primer lugar debemos tener un grado suficiente de autoconocimiento. En segundo lugar, debemos preparar un currículum en el que se reflejen nuestros conocimientos y experiencias de la manera que más nos vayan a yudar. En tercer lugar, preparamos una carta de presentación única para cada empresa o puesto de trabajo al que nos dirijimos.

Una vez conseguidos estos objetivos el siguiente será conseguir una entrevista de trabajo. Sin duda, a la hora de conseguir un trabajo pueden influir multitud de factores, no solo el currículum y la carta de presentación. Muchos de ellos no los podemos controlar como nuestra edad o la cantidad de candidatos que se presenten a un puesto de trabajo pero lo que sí es cierto es que si no conseguimos durante tiempo una entrevista después de habernos presentado a ofertas donde cumplimos los requisitos, sí debemos revisar la información que ofrecemos porque quizá el currículum y la carta no están cumpliendo su objetivo de conseguirnos una entrevista.

Una vez que estemos ante una entrevista, debemos comunicar todo lo que podemos aportar, tanto en experiencia como en capacidades y conocimientos. También nos mostraremos como somos, sin ocultar nada y presentandonos de manera positiva.

Ahora es posible que hayamos cumplido el último de los objetivos que es posible que nos lleve a la tan deseada meta: encontrar un trabajo.

Si quieres, EnPositivo te ayuda a conseguir esta meta.

Néstor Villa

Trucos de lenguaje no verbal

Trucos de lenguaje no verbal

Trucos de lenguaje no verbal

En este post vamos a daros unos trucos para que no te delate tu lenguaje no verbal.

Parece que últimamente se habla mucho de lenguaje no verbal, curiosamente. En un montón de blogs y libros se dan consejos sobre él, qué debes hacer, qué no hacer.

También nos informan de lo que quieren decir los gestos, las posturas y los movimientos oculares de los demás. Son habituales frases como: “si se cruza de brazos, indica que está a la defensiva o que siente rechazo”.

Hoy yo también os voy a dar unas pistas. Si alguien se rasca la nariz mientras habla es posible que esté mintiendo. O que le pique la nariz. Lo mismo se puede aplicar para rascarse la barbilla. Si alguien se cruza de brazos es posible que se encuentre más cómodo en esa postura. ¿Y si está en su casa tranquilamente viendo la tele cruzada de brazos? ¿Quizá tenga frío?

Lo que os quiero transmitir es que no nos podemos fiar de un solo gesto o postura para sacar conclusiones sobre lo que piensan lo otros. Siempre nos resulta fácil creer en este tipo de trucos para tener algo tan complejo como las relaciones sociales bajo control. Comparable al efecto que producen los horóscopos. Si eres Leo ya se como vas a reaccionar y como te vas a comportar en la mayoría de las ocasiones. Y si no coincide es por el ascendente, ¿verdad?

La realidad es que no podemos sacar conclusiones con tan poca información. Aunque en ocasiones nos gustaría.

Trucos para que no te delate tu lenguaje no verbal

  1. Si quieres aparentar seguridad en una situación lo mejor que puedes hacer es ser consciente de tus puntos fuertes, tus logros  y trabajar tu autoestima.
  2. Si quieres superar el miedo, no basta con el lenguaje no verbal: enfréntate a él.
  3. Si no quieres que se te note cuando mientas, sé sincero, usa la asertividad.
  4. Si no quieres que se percate nadie de que estás juzgando a alguien, empatiza con él, entiende sus circunstancias y si lo ves conveniente, muestra tu desacuerdo.

Además, es muy difícil mentir con el lenguaje no verbal. Cualquier persona que nos esté escuchando con atención notará una desconexión entre lenguaje verbal y no verbal. Fijaos si es difícil engañar con el lenguaje no verbal que hay una profesión que está toda su vida intentando conseguirlo: los actores y actrices. A pesar de ser profesionales y hacer muy bien sus interpretaciones son eso, interpretaciones. Además en ello está el encanto de la actuación, en creernos el papel pero sabiendo que están fingiendo.

En consecuencia, os invito a que trabajéis a fondo el “relleno” del lenguaje no verbal. Superad vuestros miedos, mejorad vuestra autoestima, no juzguéis, poneos en el lugar del otro, sed asertivos, mostrad vuestro desacuerdo con respeto y así no tendréis que fingir una sonrisa porque, sin duda, seréis más felices.

Si quieres EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa