Archivo de la etiqueta: aceptación

Coaching Madrid

Coaching en Madrid: ¿cómo contratarlo?

Coaching en Madrid: ¿cómo contratarlo?

En este post, vamos a hablar de cómo hacemos Coaching en Madrid y cómo contratarlo de forma sencilla.

El Coaching es un proceso interactivo que ayuda a las personas y a las empresas a desarrollarse más rápidamente, a conseguir una mejor calidad de vida y a producir resultados más satisfactorios. En Madrid puedes encontrar múltiples empresas que dan este servicio.

El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para que alcance sus objetivos, es decir, parte de la creencia de que todos poseemos ese potencial, y a través de la comunicación, la escucha activa y dar un feedback correcto, los coachs acompañamos a nuestros clientes en su toma de decisiones.

La especialidad de Enpositivo Coaching es el “Coaching personal” y “Coaching profesional”, nos dedicamos a ayudar a nuestros clientes en sus vidas y a alcanzar los objetivos que se plantean, favoreciendo siempre su desarrollo y crecimiento personal y laboral.

Para ejercer como coach hay diversos master y cursos especializados, impartidos a través de asociaciones de coaching como:

  1. AECOP
  2. ASESCO
  3. INSTITUTO EUROPEO

Por este motivo existen coachs que han estudiado derecho, informática, economía, marketing, etc.

El valor añadido que ofrece Enpositivo Coaching a sus clientes, es que somos un equipo Licenciado en Psicología. Esta base de conocimiento, enriquece las sesiones y el proceso puesto que tras cada pauta dada a nuestros clientes, existe una disciplina científica detrás.

En teoría, para realizar Coaching no es necesario conocer técnicas de psicología porque la persona que contrata el servicio no presenta ningún problema y simplemente quiere mejorar, la realidad es que cuando profundizan en su autoconocimiento y viven el cambio que se proponen, no es extraño que se produzca ansiedad, estrés, inseguridades, que deben de ser cuidadosamente tratadas y para las que nosotros estamos cualificados.

Si quieres contratar un proceso de Coaching de calidad EnPositivo podemos ayudarte.

¿Has hecho algún proceso de coaching en Madrid?, ¿te atreves a probar?

Sonia Treviño 

Cómo hacer tapping

Cómo hacer tapping: puntos de tapping

Cómo hacer tapping: puntos de tapping

Después de haber visto brevemente cómo podemos construir las frases para trabajar el tapping, vamos a explicar cuáles son los puntos sobre los que se aplican estos golpecitos.

Antes de pasar a describir los puntos, es conveniente que sepamos que los golpes se dan con las yemas de los dedos sobre la zona indicada. Tenemos tres formas de colocar los dedos:

– Con los dedos índice y corazón juntos.

– Con los cuatro dedos juntos, excepto el pulgar.

– Juntando las yemas de los cinco dedos.

Usaremos una manera de colocar los dedos determinada para cada lugar donde apliquemos el tapping.

La secuencia completa empieza en el punto sensible. Es conveniente masajearse la zona con las yemas de los cinco dedos mientras nos centramos en el problema.

Tras pensar en el problema aproximadamente un minuto, empezamos con los golpes en esta misma zona mientras repetimos la frase larga que comentábamos en la anterior entrada. La frase larga se repite tres veces y los golpes los aplicamos con las yemas de los cinco dedos juntas.

A continuación pasamos a la cabeza. Tenemos que tener en cuenta que debemos dar entre cinco y siete golpes en cada punto a la vez que repetimos la frase corta una sola vez. Usaremos los dedos índice y corazón en toda esta zona.

 

– Punto del extremo interior de la ceja (CJ). Justo donde la ceja es más ancha, golpeamos en el hueso que hay interior.

– Lateral del ojo (LO). En el punto que hace vértice en el hueso lateral del ojo.

– Parte baja del ojo (BO). Cercano a la nariz, en el hueso de debajo del ojo.

– Bajo la nariz (BN). En el lugar del bigote, en medio.

– En el mentón (M). Justo debajo de la boca, en el punto más interior, en medio.

En el tórax:

Tapping-torax

– Hueso extremo de la clavícula (C). Justo en el extremo interior del hueso clavicular.

– Bajo la axila (BA). A la altura del pezón, golpearemos en la axila, con los 4 dedos.

– Bajo la tetilla (BT). Justo a la altura del pezón, bajo el pecho, donde se acaba la mama. En las mujeres, en el lugar dónde va el extremo del sujetador.

En la mano:

Tapping-manos

– Dedo pulgar (DP). Golpeamos por la parte de fuera, a la altura de la intersección de la uña y la carne del dedo.

– Dedo índice (DI). Igual que el anterior.

– Dedo corazón (DM). Igual que el anterior.

– Dedo meñique (DÑ). Igual que el anterior.

– Punto de karate (PK). Con los cuatro dedos juntos, entre la muñeca y los dedos, el punto con que los karatekas golpean las maderas o piedras.

– Punto gamut (PG), Es la V que se forma entre los dedos anular y meñique, en la mano, que podemos localizar entre los nudillos, hacia atrás.

Una vez terminada la ronda, se aconseja poner una mano en el pecho a la altura del corazón y hacer una respiración profunda.

En este momento volvemos a evaluar la intensidad del problema, al igual que hicimos antes de comenzar la ronda. En caso de que todavía sintamos malestar, haremos otra ronda.

Pues bien, esta sería la ronda básica. En un próximo artículo veremos cómo hacer la llamada “sándwich” y las nueve gamas.

Mientras tanto, podéis ir practicando o comentando lo que os parezca.

EnPositivo está para escucharte.

Néstor Villa

Cómo hacer Tapping: Frase de trabajo

Cómo hacer Tapping: Frase de trabajo.

Cómo hacer Tapping: Frase de trabajo

¿Quieres saber que es el tapping?, ¿crees en la medicina china?, ¿sabes cómo se hace EFT o tapping?, en este post os vamos a enseñar a hacer la frase de trabajo.

Quién me hubiera dicho a mí en la época en la que estudiaba Psicología que iba a estar escribiendo una entrada a un blog sobre Tapping.

Yo, conductista empedernido y creyente a pie juntillas del método científico, explicando algo relacionado con la medicina china, con las energías y darse golpecitos para solucionar dolores, miedos, traumas, enfermedades y que vale para casi todo.

Pues sí, aquí estoy explicando esta técnica sin base científica alguna por un simple motivo: funciona. O al menos a mí me funciona y la he aplicado en casos en los que ha demostrado una eficacia absoluta. También es cierto que en otros casos no ha funcionado pero al ser muy breve, no tener ninguna contraindicación y no suponer sufrimiento para la persona que la recibe, no se pierde nada por intentarlo.

Además, no hace falta creer que va a funcionar. Incluso he comprobado que unas risas escépticas antes, ayudan a que funcione mejor.

Básicamente, la técnica parte de la acupuntura pero en vez de ponernos agujas, nos damos golpecitos con las yemas de los dedos en determinadas zonas. Por esas zonas, pasan los canales de energía de la medicina china. A la vez que nos damos los golpes, repetimos unas frases.Una vez explicado muy por encima en qué consiste el tapping, vamos a ver ahora cómo construimos las frases.

Hay dos tipos de frases: la frase larga y la frase corta. La frase larga la diremos tres veces mientras se trabaja el punto sensible o punto de karate y una versión corta que se trabajará en el resto de los puntos de tapping.

Hoy nos vamos a dedicar a construir las frases. En otra entrada explicaré los puntos donde nos vamos a dar los golpecitos.

La frase larga debe cumplir estos requisitos:

– Incorporar un inicio del tipo: “A pesar de…. (el problema)”

– Finalizar la frase con la “aceptación”. Este paso es uno de los más importantes en la técnica. Sin aceptación no funcionará. La aceptación se construye de una forma similar a: “……me acepto completa y profundamente”, “…. Acepto mi problema y me acepto a mí completa y profundamente” “…. me quiero y me acepto completamente”

– Una frase modelo sería “A pesar del problema que tengo, me quiero y me acepto completa y profundamente”.

Un ejemplo usado en otras ocasiones es: “A pesar del dolor que tengo en el hombro desde hace dos años que no me deja tranquilo, me quiero y me acepto completa y profundamente”.

La frase larga la repetiremos tres veces, con sentimiento y enfatizando. Posteriormente utilizaremos la frase corta para el resto de puntos de la ronda de tapping. Es importante pronunciar las frases en voz alta y con fuerza, no musitándolas.

La frase corta sería: “Este problema que tengo”. En el ejemplo anterior, sería: “Este dolor de hombro que tengo”.

Puede ocurrir que la persona tenga problemas de aceptación enfocados en su problema. Es más, es frecuente que eso ocurra. En este caso, costará decir la parte “me quiero y me acepto”. Como señalo anteriormente, la frase se debe decir alta, clara y completa.

Antes de empezar con las frases es conveniente valorar el grado de dolor o malestar que nos genera aquello que vamos a tratar con tapping. En el ejemplo del hombro, valoramos el dolor de 0 a 10. Al terminar la ronda, valoraremos de nuevo el dolor.

En la próxima entrada al blog veremos los puntos en los que tenemos que aplicar tapping.

El tapping te ayuda, EnPositivo te ayuda.

Néstor Villa

Seis maneras de aumentar la autoestima

Seis maneras de aumentar la autoestima II

Seis maneras de aumentar la autoestima II

En este artículo voy a decirte seis maneras de aumentar la autoestima.

En la entrada anterior, hablábamos de cómo aumentar la autoestima y facilitamos estrategias para aumentar la autoestima, ser feliz con uno/a mismo/a y ganar confianza en aquello que emprendemos.

Continuando con la anterior entrada al blog (Seis maneras de aumentar la autoestima), vamos a ver las cuatro estrategias restantes para aumentar la autoestima. Habíamos hablado de que debemos cuidar nuestro diálogo interno y que debemos valorarnos.

Pues bien, la siguiente manera para mejorar nuestra autoestima que os propongo es:

3.- Presta atención a tus éxitos.

Una situación concreta puede tener muchas interpretaciones. Puedo terminar un maratón y sentirme orgulloso por haber acabado. Puedo estar alegre porque contemplo mi progresión desde que empecé a correr y valoro mi esfuerzo hasta haber llegado a este momento. Todos estos pensamientos me harán sentir bien y contribuirán a mejorar la autoestima.

La misma situación puede tener otra interpretación totalmente distinta: “Acabé el maratón pero no quedé entre los quince primeros”. “Total, un maratón lo termina cualquiera, otra cosa son las carreras de cien kilómetros”. Este tipo de pensamientos no ayudarán a mejorar nuestra autoestima. Es más, es posible que incluso la empeoren.

Lo que pretendo decir es que una misma situación puede entenderse de muy distintas maneras. Para mejorar la autoestima debemos reconocer nuestros éxitos, nuestro esfuerzo y valorarlo en su justa medida.

4.- Rodéate de personas positivas.

Hay personas que nos quieren y nos valoran. Tienden a ayudarnos y a reforzar nuestros logros, nuestras fortalezas y nos valoran positivamente. Normalmente son personas que también se quieren y se valoran a sí mismas. Esto no quiere decir que no nos hagan una crítica o nos digan en que aspectos podemos mejorar pero siempre con la idea de ayudarnos a crecer y a hacer mejor las cosas.

Este tipo de personas son las que nos ayudan a valorarnos y a tener una autoestima positiva. Son las personas positivas. Lo ideal es identificar a esas personas y tenerlas cerca.

Recuerda que tendemos a imitar a los que nos rodean. Si las personas que nos rodean tienen una autoestima negativa, se critican de manera destructiva y mantienen un autodiálogo rigorista, podemos “contagiarnos” y terminar comportándonos como ellos.

Si, por el contrario, nos juntamos con personas que se quieren, se valoran, se exigen pero también son conscientes de sus logros y de su valía, nos contagiaremos de esa forma de tratarnos a nosotros mismos y el resultado será que nuestra autoestima aumentará.

5.- Toma tus propias decisiones.

Tomar nuestras propias decisiones es arriesgado ya podemos equivocarnos. Pero también podemos acertar.

En caso de que tomemos la decisión que nos ayude a conseguir aquello que queremos, nuestra autoestima se verá reforzada. Nos sentiremos orgullosos de haber conseguido nuestro objetivo y eso nos ayudará para tomar nuevas decisiones.

Si la decisión que hemos tomado no es la más adecuada siempre podremos hacer dos cosas. En primer lugar, podemos rectificar. Muchas de las decisiones que tomamos no son irreversibles y podemos rectificar. En segundo lugar, en caso de que no podamos rectificar, podemos analizar cómo hemos decidido y aprender del error. Algo hemos aprendido: “como no se hace lo que hemos hecho”.

Si no tomamos decisiones, dejaremos pasar oportunidades y de eso poco podemos aprender. Si no tomamos decisiones, otros las tomarán por nosotros y también pueden equivocarse y, de nuevo, no habremos aprendido. O todo dependerá del azar, de la suerte. ¿Cómo puede ayudarnos esto a aumentar nuestra autoestima?

Si tomamos nuestras decisiones, lo que nos pase será lo que hayamos decidido y siempre podremos tomar otro camino. Tomaremos el control de nuestra vida. ¿Qué hay mejor para la autoestima que esto?

Si quieres, puedes mirar esta entrada sobre toma de decisiones: Cómo tomar buenas decisiones.

6.- Potencia tus características.

Por un sano afán de superarnos hay veces en las que nos centramos en aquello que nos cuesta más trabajo o nos resulta más difícil. Es una manera de mejorar y de superarnos pero, si puedes, trabaja desde tus fortalezas, usa aquello que se te da bien para superarte. Y, sobre todo, no olvides que hay actividades en las que brillas, que se te dan muy bien y de las que te sientes orgulloso.

Potencia tus puntos fuertes, lo que se te da bien, lo que te gusta hacer, tu talento. Practícalo y disfrútalo.

Puedes dar un vistazo a este artículo si quieres saber más sobre talento: 9 tips para desarrollar tu talento.

Y si quieres saber más sobre autoestima o necesitas más ayuda, dirígete a EnPositivo. Estaremos encantados de ayudarte.

Néstor Villa

Aumentar autoestima

Seis maneras de aumentar la autoestima

Seis maneras de aumentar la autoestima

En este artículo vamos a explicarte seis maneras de aumentar la autoestima.

Podíamos definir la autoestima como el aprecio o consideración que uno tiene de sí mismo o como la valoración que hacemos de nosotros mismos. (Ver post: Independencia personal, sana autoestima)

Siempre que hablamos de autoestima es fundamental el componente de apreciación o valoración. (Ver post: Cómo mejorar la autoestima). En función de esta valoración se generará un sentimiento sobre nuestro propio ser que será positivo si la valoración ha sido positiva o negativo si la valoración ha sido negativa.

El resultado de la valoración es siempre subjetivo y dependerá de la estimación que hagamos de nuestros actos. Me explico: para mi puede ser un éxito y sentirme orgulloso de haber corrido un maratón. O puede que considere que un maratón es poca cosa, que casi todo el mundo lo puede hacer con un poco de entrenamiento y que, además, mis tiempos no son muy buenos.

Está claro que el resultado de esta valoración influirá de distinta manera sobre nuestra autoestima. Veamos cómo podemos conseguir que la valoración sea positiva.

1.- Cuida el diálogo interno

El diálogo interno son aquellas verbalizaciones que nos dirigimos. En algunas ocasiones las decimos en voz alta. Son frases del tipo: “soy tonto”, “no me entero”, “soy torpe”. Hay veces en las que nos decimos cosas extraordinariamente duras y que jamás se las diríamos a otra persona.

¡¡Mucho cuidado con esto!! Cuando detectes que te has dicho alguna frase de este estilo, corrígete. Por ejemplo, si te dices “soy tonto”, rectifica y di “me he equivocado”.

No debes dejar pasar ninguna frase de este tipo ya que minará tu autoestima de manera considerable.

2.- Valórate

A la vez que detectamos y detenemos las verbalizaciones negativas dirigidas a nosotros, es importante que de manera consciente valoremos nuestros aspectos positivos.

De la misma manera que nos podemos decir “soy tonto”, podemos decirnos ”soy genial” o “yo valgo mucho”.

Quizá también podemos prestar atención a las cosas que nos gustan de nosotros: nuestra voz, nuestra mirada o nuestra manera de andar y sentirnos bien con ello.

En la siguiente entrada a este blog terminaré con las otras cuatro formas de aumentar la autoestima (Ver post: Seis maneras de mejorar la autoestima II):

Presta atención a tus éxitos

Rodéate de personas positivas

Toma tus propias decisiones

Potencia tus características

Mientras tanto, EnPositivo Coaching está para ayudarte con tu autoestima o con lo que necesites.

Néstor Villa

Cómo mantener tu meta

Cómo mantener tu meta

Cómo mantener tu meta

¿Has conseguido una meta y a los pocos días la has perdido?, en este post, vamos a dar unos consejos para mantener tu meta.

“Fueron felices y comieron perdices”, “eureka”, “lo conseguí”…. Todas estas expresiones son la celebración de haber conseguido una meta, pero ¿qué sucede después?, ¿cómo mantenemos lo conseguido?, ¿es fácil?….

Muchas de las entradas que hemos realizado en el blog están dedicadas a definir objetivos, analizar la realidad, generar alternativas y llevar a cabo un plan de acción que nos aproxime a la meta, pero también es importante saber qué responsabilidad adquirida supone alcanzar dicha meta y reflexionar sobre cómo vamos a conservar nuestro éxito.

Por ejemplo, un objetivo puede ser: “llegar a pesar 70 kilos dentro de dos meses”, pasan esos meses y conseguimos llegar a dicho peso, pero no nos podemos descuidar, tenemos que desarrollar hábitos y un estilo de vida que nos permita seguir pensando 70 kilos. En el momento en el que nos subimos a la báscula y vemos que hemos recuperado 3 kilos, no nos podemos dejar llevar por el distrés (ver: cómo aumentar nuestra felicidad. Eustrés la cara buena del estrés) y tirar la toalla.

Algunas actitudes que nos ayudan a disminuir el estrés y recuperar el control de la situación.

Reduce el estrés y hazte con el control:

  1. Ilusión. 6 tips para recuperar la ilusión
  2. Aceptación. No te preocupes: ocúpate o acéptalo
  3. Compromiso. Cómo aumentar tu compromiso para alcanzar tus metas
  4. Ver la oportunidad en vez de la amenaza. Cómo conseguir un cambio a positivo
  5. Cuidado de la salud y de las relaciones afectivas. Cómo mejorar las relaciones

Reflexiones para cambiar nuestro estilo de vida

  1. ¿Qué pequeñas acciones te ayudan a establecer la rutina que deseas? Haz un listado y elije por cuál vas a empezar, una vez que la realices de forma automática, puedes seguir con tu listado y trabajar la siguiente acción. Por ejemplo para mantenerme en mi peso me gustaría seguir las siguientes acciones: hacer una dieta equilibrada, salir a correr por las mañanas 20 minutos tres días en semana, ir dos días al gimnasio,….
  2. ¿Con qué rutinas tienes que romper para alcanzar la nueva? Haz consciente el comportamiento que quieres cambiar, utiliza recordatorios dónde y cuándo lo necesites para realizar la nueva acción. Si quiero hacer una dieta equilibrada, tengo que deshacerme de todas las comidas hipercalóricas y el recordatorio puede consistir en colgar en la nevera los alimentos que puedo tomar en el desayuno, hacer la lista de la compra ciñéndome a ellos, no comprar si tengo hambre… Los expertos dicen que el tiempo recomendable para consolidar un hábito son 21- 28 días.
  3. ¿Cómo te tratas cuando no consigues lo que quieres? Es importante que cuando fallamos no nos machaquemos y seamos benévolos/as con nosotros/as mismas, aprender del error y buscar una solución es lo más inteligente. Si un día caigo en la tentación de comer un trozo de chocolate, no debo fustigarme, puedo hacer consciente el por qué he tomado ese chocolate y preparar alternativas por si me vuelve a suceder, no caer de nuevo.

Siguiendo estas recomendaciones, puedes ir avanzando en tu listado de acciones positivas para tu bienestar.

¿Ya sabes cómo mantener tu objetivo?

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

No te preocupes: ocúpate o acéptalo.

No te preocupes: ocúpate o acéptalo.

No te preocupes: ocúpate o acéptalo.

En este post, vamos a dar pautas para vivir relajados y dejar de preocuparnos tanto, puesto que preocuparse no quita los problemas de mañana, lo que quita es la paz del aquí y el ahora.

¿Cuántas noches de insomnio le has dedicado a un problema sin llegar a ninguna solución?, ¿cuánta energía has derrochado?, ¿qué sensaciones invadían tu cuerpo?, ¿y tu mente?

Me encanta el proverbio oriental: “Si tu mal tiene remedio ¿por qué te quejas? Si no lo tiene ¿por qué te quejas?” Si nuestro mal tiene remedio, pasemos a la acción y si no lo tiene, aceptemos la situación lo antes posible.

En el post de hoy vamos a ver cómo a través del coaching (movilizarnos a la acción) y de mindfulness (aceptar aquello que nos rodea) podemos dejar de “sufrir” y “preocuparnos” desarrollando la capacidad de resiliencia.

Veíamos en entradas anteriores que las personas proactivas analizaban sus preocupaciones distinguiendo aquellos aspectos sobre los que tenían control  de aquellos en los que no podían hacer nada, una vez que sabían dónde podían influir, trazaban su plan de acción para tomar las riendas. Según Covey, las personas proactivas tienen las siguientes características: visión (tiene el objetivo claro), ilusión (aprovechan la fuerza de la emoción), disciplina y conciencia.

Hacer un proceso de coaching sirve para generar estrategias y planes de acción centradas en la tarea que origina nuestra preocupación y alcanzar el objetivo que nos marquemos.  Siguiendo el modelo que hemos visto en otro post: GROW y haciéndonos responsables de nuestras decisiones.

Por otro lado, ante aquellas circunstancias que nos perjudican, pero  que no podemos modificar, lo único que nos queda es aceptarlas y tener la mejor actitud posible:

“Lo que resistes persiste y lo que aceptas se transforma”

A través de Mindfulness cultivamos la “Aceptación” que según Jon Kabat-Zinn consiste en tomar cada momento como nos llega y estar de lleno con él como es. Intentar no imponer nuestras ideas sobre lo que “deberíamos” sentir, pensar o ver en nuestra experiencia, sino solo acordarnos de mostrarnos receptivos y abiertos a lo que sintamos, pensemos o veamos y de aceptarlo porque está aquí y ahora, sin juzgarlo.

4 actitudes que a nos favorecerán a aceptar lo que nos toca vivir:

  1. Entender que no podemos cambiar a los demás y que sólo podemos cambiar nosotros/as mismos/as y “aceptar” a quién nos produce la “preocupación”.
  2. Comprometernos con aquello que realmente nos llena, que esté alineado con nuestros valores personales.
  3. Tener una actitud positiva ante la crisis que podamos vivir, tomarnos los obstáculos como retos y oportunidades de mejora.
  4. Aceptándonos con Autocompasión, renunciando al perfeccionismo.

Si quieres ocuparte, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño