Archivo de la etiqueta: estrés

Conseguir tus propósitos en 5 pasos

Conseguir tus propósitos en 5 pasos

Conseguir tus propósitos en 5 pasos

En esta entrada vamos a ver cómo conseguir tus propósitos en 5 pasos.

Cuando llega el Año Nuevo es más frecuente que nos propongamos retos aunque nos los podemos proponer en cualquier momento, sobre todo cuando hay fechas señaladas como cumpleaños o cuando nos ocurre algo importante o reseñable.

También es frecuente que esos retos o propósitos no se lleguen a cumplir. Las causas por las que no las cumplimos son muchas y hoy nos vamos a detener en cómo podemos conseguir cumplirlos con cinco sencillos trucos. Y tu fuerza de voluntad, claro.

Las cosas de una en una

El cerebro lleva mal la multitarea. Nuestra atención es muy limitada y si estamos pendientes de muchas cosas, es fácil que no hagamos ninguna bien.

Céntrate en un objetivo. El que sea más importante o el más fácil o el que más te agrade. Eso lo eliges tú. Si estamos enfocados en algo, tenemos muchas más posibilidades de conseguirlo. (Cómo aumentar tu compromiso para alcanzar tus metas)

Si tenemos muchos propósitos, nos dispersaremos y es más fácil que no consigamos ninguno. Además el conseguir un propósito nos dará ánimos y fuerza para enfrentarnos al siguiente.

Pon fecha

Decídete por una fecha y comienza ese día.

No es lo mismo: “me voy a apuntar al gimnasio” que decir: “el día 1 de febrero empiezo el gimnasio”.

Piensa y decide la fecha sin presión y haciendo todas las previsiones necesarias. Puede que necesites reorganizar tu tiempo o algún equipamiento. (Cómo ganar tiempo: orden y limpieza)

Da el primer paso

Una vez que has puesto fecha, empieza.

Al cerebro le cuesta empezar pero una vez que empieza también le cuesta detenerse. Aprovecha esta inercia.

Pequeñas metas

Proponte metas pequeñas y a corto plazo.

Será más útil que te propongas no fumar un cigarrillo después de comer a que digas que vas a dejar de fumar. Es mejor ir hoy al gimnasio aunque sea media hora que no ir porque tienes poco tiempo para un entrenamiento completo.

Según vayas consiguiendo estos pequeños hitos, irás creando un hábito.

Controla el estrés

El estrés hace que perdamos el foco en nuestro objetivo. Si pierdo de vista mi objetivo, es más fácil que no lo alcance. (5 actitudes para prevenir el estrés)

Cuando tengo estrés, el cerebro busca satisfacción inmediata. Como consecuencia, me puedo fumar un cigarrillo o quedarme en el sofá en vez de ir al gimnasio.

Y recuerda:

Lo más importante es tu fuerza de voluntad.

No te desanimes, tú puedes conseguirlo.

Se benevolente contigo mismo/a.
Si un día no has dado un paso hacia tu propósito, no significa que lo debas abandonar.

Es decir, si un día no vas al gimnasio, no dejes de ir toda la semana por ello. Si un día te fumas un cigarrillo, que no te sirva para volver a fumar.

Os dejo un vídeo de Redes sobre este tema:

Si quieres, EnPositivo te puede ayudar a conseguir tus propósitos.

Néstor Villa

Coaching Madrid

Coaching en Madrid: ¿cómo contratarlo?

Coaching en Madrid: ¿cómo contratarlo?

En este post, vamos a hablar de cómo hacemos Coaching en Madrid y cómo contratarlo de forma sencilla.

El Coaching es un proceso interactivo que ayuda a las personas y a las empresas a desarrollarse más rápidamente, a conseguir una mejor calidad de vida y a producir resultados más satisfactorios. En Madrid puedes encontrar múltiples empresas que dan este servicio.

El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para que alcance sus objetivos, es decir, parte de la creencia de que todos poseemos ese potencial, y a través de la comunicación, la escucha activa y dar un feedback correcto, los coachs acompañamos a nuestros clientes en su toma de decisiones.

La especialidad de Enpositivo Coaching es el “Coaching personal” y “Coaching profesional”, nos dedicamos a ayudar a nuestros clientes en sus vidas y a alcanzar los objetivos que se plantean, favoreciendo siempre su desarrollo y crecimiento personal y laboral.

Para ejercer como coach hay diversos master y cursos especializados, impartidos a través de asociaciones de coaching como:

  1. AECOP
  2. ASESCO
  3. INSTITUTO EUROPEO

Por este motivo existen coachs que han estudiado derecho, informática, economía, marketing, etc.

El valor añadido que ofrece Enpositivo Coaching a sus clientes, es que somos un equipo Licenciado en Psicología. Esta base de conocimiento, enriquece las sesiones y el proceso puesto que tras cada pauta dada a nuestros clientes, existe una disciplina científica detrás.

En teoría, para realizar Coaching no es necesario conocer técnicas de psicología porque la persona que contrata el servicio no presenta ningún problema y simplemente quiere mejorar, la realidad es que cuando profundizan en su autoconocimiento y viven el cambio que se proponen, no es extraño que se produzca ansiedad, estrés, inseguridades, que deben de ser cuidadosamente tratadas y para las que nosotros estamos cualificados.

Si quieres contratar un proceso de Coaching de calidad EnPositivo podemos ayudarte.

¿Has hecho algún proceso de coaching en Madrid?, ¿te atreves a probar?

Sonia Treviño 

5 actitudes para prevenir el estrés

Cinco actitudes para prevenir el estrés.

Vamos a descubrir cinco actitudes para prevenir el estrés.

Cuando se habla de estrés, es frecuente que se indiquen técnicas para reducir sus efectos perjudiciales (Puedes ver también la entrada: Cómo saber si tengo estrés). Es decir, se hablará de relajación, meditación, ejercicio físico y otras técnicas para combatir los síntomas del estrés.

Lo que pretendo hoy es que nos adelantemos y prevengamos el estrés, que nos vacunemos contra la enfermedad antes de que ocurra. O lo que es lo mismo, que vayamos a las causas del estrés para impedir su desarrollo. Y, ¿cómo podemos hacer esto?

Una de las maneras puede ser adquirir unas determinadas actitudes que nos inmunicen frente al estrés.

Para tener claro de qué estamos hablando cuando nos referimos a actitud, vamos a definirla como la predisposición a comportarse de una determinada manera. Vamos a ver cinco actitudes que nos indica Andrés Martín Asuero en su libro “Con rumbo propio”.

La primera actitud es la aceptación.

Para cambiar tenemos que reconocer o aceptar que hay algo que queremos cambiar. Puede ocurrir que no reconozcamos o no seamos conscientes del estrés que estamos sufriendo. O puede que sí seamos conscientes pero lo neguemos. Hay un aforismo que lo puede explicar: “Lo que resistes, persiste, lo que aceptas se transforma”.

La segunda actitud es el compromiso.

Cuanto más comprometido estés con la actividad que estés realizando, menos estrés sentirás. Esto es debido a que sabes que tus esfuerzos son por una buena causa o por que le encuentras sentido a lo que haces. Es saludable revisar qué queremos hacer en la vida, cuál es nuestra misión y comprobar si tenemos ocasión de practicar nuestros valores personales.

La tercera actitud es la forma en que afrontamos las crisis.

Nos enfrentamos a muchas situaciones en las que parece que ninguna solución es buena o que directamente no tienen solución. La mente se centra en la amenaza o en el peligro que son los causantes del estrés.

Pero siempre hay un componente de oportunidad. De acuerdo que es difícil percatarse de la oportunidad  pero cuanto antes recuperes el equilibrio mental, antes podrás ver las cosas de manera más clara. A esta capacidad de superar las crisis y salir fortalecido de ellas es a lo que llamamos resilencia. ( Si quieres saber más sobre resilencia puedes visitar: 9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia)

La cuarta actitud es el cuidado de la salud.

Toda situación es susceptible de empeorar si falla la salud. Si tenemos estrés en nuestra vida, debemos cuidarnos aún más ya que el estrés hará su labor de desgaste. Puedes consultar esta entrada para saber más sobre cómo afecta el estrés a nuestra manera de alimentarnos: Estrés y alimentación.

La quinta actitud es referente a las relaciones sociales.

Las personas que nos quieren, nos aceptan como somos sin juzgarnos. Esto nos hace sentirnos seguros en su presencia. Si el estrés tiene un componente de amenaza, cultivar unas buenas relaciones sociales supondrá una “vacuna” contra el estrés.

Si tienes estas actitudes, ¡enhorabuena!, eres poco vulnerable al estrés.

Si no las tienes, EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa

Masterclass: Técnicas para combatir el estrés laboral

El próximo lunes 18 de enero emitiremos una Masterclass en directo a través de la plataforma de la UNIR (Universidad Internacional de la Rioja).

  • Si te sientes amenazad@ o en peligro.
  • Si no ves salida a tus problemas.
  • Si tienes sensación de nudo en el estómago.
  • Si notas que tu cuerpo no funciona como debería.
  • Si la vida pasa ante ti sin que puedas disfrutarla.

Entonces, esta conferencia te puede ayudar.

Te puedes apuntar aquí

 

Cómo ganar el tiempo: orden y limpieza

Cómo ganar tiempo: orden y limpieza

Cómo ganar el tiempo: orden y limpieza

Esta será la última entrega de la trilogía de gestión del tiempo. En las anteriores entradas hablamos de la organización y del estilo de trabajo en aras de realizar una gestión del tiempo más eficaz y que esto redunde en nuestra eficacia personal a nivel laboral y personal.

Pues bien, pasemos ahora a tratar sobre cómo el orden y la limpieza pueden afectar a nuestra gestión del tiempo.

Es muy importante que mantengas ordenado tu lugar de trabajo.

Ten en cuenta que el desorden puede hacernos perder entre un 20 y un 25% de nuestro tiempo. Además generará mucho estrés en situaciones de urgencia.

Un ejemplo muy ilustrativo de esto es cuando vamos a salir de casa con prisa porque vamos con el tiempo justo y no encontramos las llaves.

Puedes comprobar si mantienes el orden necesario midiendo el tiempo que tardas en encontrar información o documentación en papel en tu escritorio y en tu archivo. Quizá te sorprendan los resultados.

Debemos también tener en cuenta si ordenas correctamente la información en tu ordenador. Si no sigues un método previamente establecido, es posible que te cueste mucho trabajo encontrar un determinado archivo. Dedica un tiempo a pensar cómo puedes organizarlos todos.

Es recomendable que uses unos nombres comunes para los archivos ya que te ayudará a localizarlos rápidamente y tener lo que más usas en el escritorio. Pero, ojo, sólo lo que más usas. Una vez que hayas terminado con ello, debes archivarlo correctamente. También deberías cada tres o cuatro meses revisar, borrar y limpiar todo tu disco duro.

Tanto para los documentos en papel como para los digitales, lo ideal es archivarlos en el momento y no dejarlo para más tarde. Si lo vamos dejando, vamos acumulando tarea y al final se convertirá en algo pesado y difícil que, a su vez, hará que lo posterguemos más.

Para terminar me gustaría dejar claro que el orden y la limpieza es una tarea más en tu día a día. Si dedicas unos segundos cada vez que es necesario, te ahorrará mucho tiempo más adelante.

Y para cerrar el ciclo de post de gestión del tiempo, creo que hacerse esta pregunta frecuentemente puede ayudarnos mucho:

¿Cuál es el modo más valioso de usar mi tiempo en este momento?

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

6 pasos para organizar correctamente tu trabajo

6 pasos para organizar correctamente tu trabajo

6 pasos para organizar correctamente tu trabajo

Volviendo al tema de la gestión del tiempo y después de haber hablado sobre la organización y planificación (Gestión del tiempo: organización y planificación), hoy me gustaría que tratáramos sobre cómo puede influir tu estilo de trabajo en la gestión del tiempo.

6 pasos para organizar correctamente tu trabajo

  1. En primer lugar, podemos revisar si te marcas objetivos. Es necesario que tengas unos objetivos claros y unos plazos marcados, así podrás identificar las tareas que has de realizar y los recursos que vas a necesitar. Respecto a los objetivos, ten en cuenta que han de ser claros y viables. (5 tips para conseguir tus objetivos)
  2. A la hora de ponerte a trabajar, lo mejor es que priorices tus tareas (Cómo ganar tiempo y reducir estrés) según importancia y urgencia y no por lo que más te gusta o por lo que más te apetece en el momento. Si trabajas según lo que más te guste, tenderás a procastinar.(5 tips para ganar tiempo y no procrastinar)
  3. Otra cuestión para que tengas en cuenta es si te involucras mucho en tareas de detalle que te llevan mucho tiempo y son poco importantes para el logro de los objetivos, dejando la organización y planificación para más adelante.
  4. Es importante también que analices si vas resolviendo las tareas sobre la marcha, es decir, si según van surgiendo o las resuelves o las resuelves según lo planificado.
  5. Plantéate si tardas menos en acabar tus tareas cuando trabajas bajo presión o si por el contrario, la presión disminuye tu rendimiento. Si estás acostumbrado a trabajar bajo presión, eso hará que tengas dificultades para planificar y cumplir una planificación, ya que lo que perseguimos es precisamente evitar la presión. Acostúmbrate a trabajar al máximo rendimiento para cumplir el objetivo marcado cumpliendo la planificación. Así evitarás la prisa y el estrés de última hora.
  6. Y, en último lugar, observa si delegas. Hay cosas que puedes delegar, no es necesario que lo hagas tú todo. En próximos artículos hablaremos extensamente de la delegación.

Desde EnPositivo queremos que aproveches y disfrutes al máximo de tu tiempo.

Néstor Villa

¿Te sientes perdido/a? Valores, la brújula de tu vida

¿Te sientes perdido/a? Valores, la brújula de tu vida

¿Te sientes perdido/a? Valores, la brújula de tu vida

En este post, vamos a hablar cómo alinear nuestros valores con nuestros objetivos, de esta manera sentiremos coherencia en nuestras acciones. Lo valores nos guían en la toma de decisiones, son nuestra brújula cuando nos sentimos perdidos (Cómo tomar buenas decisiones).

Leyendo  el libro “Coaching por Valores” me encantó la metáfora de los zapatos que utiliza Simon Dolan (autor de este libro) para explicar la importancia que tiene vivir alineados con nuestros valores:

“Intenta caminar con unos zapatos que no sean de tu talla. ¿Qué sucede? Si son demasiados pequeños, cuando des un par de pasos empezarás a sentir dolor, que aumentará hasta que no aguantes más y tengas que ponerte otros. Lo mismo ocurrirá si los zapatos te quedan grandes. Primero se te deslizará el pie hacia delante y se romperán los calcetines, aunque no habrá daños físicos hasta que recorras una distancia mayor e ininterrumpida; entonces sentirás los efectos de los zapatos grandes. ¿Qué pensarías si alguien te dijera que tienes que adaptar el pie para que te queden bien los zapatos? ¿No sería más razonable adaptar o cambiar los zapatos? Y si no encuentras zapatos adecuados en una tienda, te pasarás por otra hasta que los encuentres. Tal vez te lleve un tiempo y los zapatos nuevos no van a durarte toda la vida, pero te proporcionarán la comodidad que necesitas en ese momento… y tu vida será mejor gracias a ellos”

Los valores sirven de brújula en nuestra vida, son nuestros principios y los que nos ayudan a tomar decisiones y actuar de forma coherente. Pero ¿qué sucede si nuestros valores son como zapatos demasiado grandes o pequeños y no se adaptan a los de nuestra pareja, trabajo, familia o comunidad? Seguramente, la sensación sea de tristeza, inadaptación,  de dolor psicológico e incluso físico.

Cuando esto sucede, lo ideal es buscar cambiar de zapatos, es decir, buscar un ajuste mejor entre nuestros valores y los del entorno.

¿Alguna vez has vivido un episodio en el que actuabas en contra de tus valores (6 preguntas para conocer tus valores y poder reinventarte)? Esta incoherencia produce estrés (Cómo reducir el estrés, aprende a respirar) , y ya vimos en entradas anteriores que estar sometido prolongadamente a un estado de estrés debilita el cuerpo y la mente.

El origen de los valores son las creencias (Cómo aumentar nuestra autoestima. El poder de las creencias), que son estructuras de pensamiento que hemos aprendido a lo largo de los años, en base a nuestras experiencias.

creencias-valores

Conocer nuestras creencias, nos ayudará a conocer la importancia que le damos a determinados valores.

 

 

Cómo podemos alinear nuestros valores con los de nuestro entorno

A grandes rasgos:

  1. Descubre tus valores preferidos.
  2. Valídalos.
  3. Define tus objetivos para que estén en sintonía con tus valores. (5 tips para conseguir tus objetivos)

Si quieres conocer tus valores y darle sentido a tu vida, nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Cómo reducir el estrés. Aprende a respirar

Cómo reducir el estrés. Aprende a respirar

¿Cómo reducir el estrés? Aprende a respirar

¿Te gustaría controlar los nervios?, ¿te gustaría relajarte en los momentos de estrés? En este post vamos a explicar cómo una correcta respiración ayuda a reducir el estrés.

¿Qué es el estrés?

Como hemos visto en distintas entradas el estrés es un conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción.

Si estamos continuamente expuestos/as a estas reacciones fisiológicas, es lógico pensar que el cuerpo sufre un desgaste que puede derivar en distintos problemas de salud, desde ataques de ansiedad a úlceras estomacales.

Estrés y respiración

Podemos reducir el estrés gracias a la respiración. Pero controlar nuestra respiración no es tan sencillo, puesto que es un proceso involuntario y automático.

Si  nos fijamos en cómo respiran los bebés, observaremos que lo hacen de una manera profunda y abdominal, es decir, hinchan la barriguita cada vez que inhalan aire. Poco a poco, la edad, las prisas, nuestra manera de hablar, influyen en que la respiración sea más rápida  menos profunda, sin aprovechar toda la capacidad pulmonar.

Podemos respirar de dos maneras:

  1. En la respiración torácica se expanden los pulmones hacia dentro y hacia fuera, expandiendo o contrayendo el pecho. Esta respiración se utiliza en situaciones de ejercicio físico intenso y la producen los músculos dorsales.
  2. En la respiración abdominal (la de los bebés) hacemos que los pulmones se expandan verticalmente, el diafragma tira de ellos hacia abajo, expandiendo o contrayendo el abdomen aumentando así el porcentaje de oxigenación. Por este motivo es reparadora e ideal para los momentos de estrés.

Como ya vimos en otra entrada, el primer paso es hacer consciente nuestra “incompetencia inconsciente” en este caso: nuestra manera de respirar, así que te invito a que pares de leer y coloques una mano en el pecho y otra en la tripa, coge aire y observa ¿qué mano se mueve más? Si mueves más la mano de la tripa ¡enhorabuena!, estás cerca de hacer una buena respiración profunda, si por el contrario se mueve más la mano del pecho tendrás que entrenar un poco, pero no hay nada que con práctica no se consiga.

¿Qué ejercicios puedes hacer?

  1. Sitúa de nuevo las manos sobre el vientre y el corazón.
  2. Hincha el vientre mientras coges aire.
  3. Haz una pausa.
  4. Deshincha el vientre
  5. Haz otra pausa.

Puedes hacer este ejercicio hasta que consigas que tu respiración sea del todo abdominal. Y recuerda trátate con amabilidad mientras haces estos ejercicios. Si tienes pensamientos intrusos, reconócelos y déjalos ir.

“Al inspirar, tranquilizo mi cuerpo. Al espirar, sonrío. Al permanecer en el instante presente.

Reconozco toda la maravilla de este momento”

Thich Nhat Hanh 

Si quieres vencer al estrés, nosotr@s podemos ayudarte.
 
Sonia Treviño

Cómo aumentar la satisfacción laboral

Cómo aumentar la satisfacción laboral

En este post vamos a explicar cuáles son los principales motivos que hacen que nos resintamos en nuestro trabajo y cómo aumentar nuestra satisfacción en el mismo. ¿Estás satisfecho/a en tu puesto?

Muchas personas se sienten insatisfechas en su trabajo y si lo pensamos la mayoría dedicamos unas 8 horas al día a esta actividad. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Motivos por los que no estamos satisfechos en el trabajo

Generalmente existen tres razones principales por las que nos resentimos de nuestros trabajos:

  1. Porque la tarea no tiene sentido, no hace bien a nadie y, de hecho puede ser prejudicial.
  2. El trabajo es aburrido y rutinario, no proporciona variedad ni reto alguno.
  3. El trabajo produce estrés; especialmente cuando no se puede soportar al supervisor o a los compañeros que esperan demasiado de uno o que no valoran suficientemente nuestra aportación. Ver Cómo saber si tengo estrés

Busca soluciones y no a los culpables

Aunque no lo queramos admitir, es nuestra responsabilidad superar estos obstáculos, es decir, tenemos la capacidad de dar respuesta a las circunstancias que nos toca vivir. Si nuestra tendencia es culpar a la sociedad, a la familia, etc., de que tengamos que aguantar un trabajo aburrido o estresante es aconsejable que tomemos medidas. Podemos prestar atención a nuestro trabajo y  centrarnos en lo que está bien para encontrar soluciones en vez de culpables.

A continuación os dejamos unos tips para fluir en el trabajo:

Ser honesto con uno/a mismo/a

No obstante, si nos damos cuenta de que nuestro trabajo es inútil o dañino quizás la mejor opción sea dejarlo, aunque suponga padecer serias dificultades económicas. Si lo pensamos siempre es mejor tratar de hacer algo con lo que nos sentimos bien que algo que nos proporciona comodidad pero que nos hace emocionalmente infelices. Este tipo de decisiones son difíciles porque exige una gran honradez con uno mismo.

Tener una actitud positiva y creativa

Otra razón que nos perjudica en el trabajo es el aburrimiento laboral,  una forma de afrontar esta situación es cambiando nuestra actitud frente a la tarea, la actitud consiste en cómo me posiciono frente a la realidad, el contexto siempre nos va a influir pero no tiene por qué determinarnos. Podemos romper con la monotonía haciendo cosas nuevas, haciendo lo mismo de manera diferente o creando nuevas curiosidades.

Controlar el estrés

También nos sentimos mal en el trabajo cuando tenemos niveles de  ansiedad  porque percibimos que los retos que nos plantea la situación exceden con mucho a nuestras capacidades. Pero la percepción de los retos  y capacidades se basa en una evaluación subjetiva susceptible de cambiar, de nuevo tenemos el poder. El estrés es externo y no tiene por qué conducir a experiencias negativas, depende de la evaluación que hagamos de los hechos que nos producen esa “tensión”

Establecer prioridades

En el trabajo existen muchas fuentes de tensión: crisis inesperadas, altas expectativas, problemas insolubles de todo tipo. ¿Cómo  puede uno impedir estresarse? Un primer paso consiste en establecer  prioridades entre las demandas que se acumulan en la conciencia. Cuantas más responsabilidades se tienen, más esencial se vuelve saber qué es  verdaderamente importante y qué no, por tanto reduciremos este estrés con una adecuada gestión del tiempo. Ver: Cómo ganar tiempo: orden y limpieza

Reflexionar sobre las posibles alternativas

Además ante las tareas para las que nos sentimos incompetentes podemos reflexionar sobre si: ¿podemos delegarlas en otra persona?, ¿somos capaces de aprender a tiempo las habilidades necesarias?, ¿es posible obtener ayuda?, ¿puede transformarse la tarea o dividirse en partes más simples? Habitualmente la respuesta a una de estas preguntas proporcionará una solución que transforma una situación potencialmente estresante en una experiencia de flujo.

Como dijo Confucio “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida” a lo que podemos añadir, haz que tu trabajo te guste y fluirás en él.

Bibliografía: Csikszentmihalyi, Mihaly. Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad. Kairós, Barcelona, 2004

Si quieres fluir en el trabajo, nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Cómo conseguir un pensamiento más adaptativo

Cómo conseguir un pensamiento más adaptativo

Cómo conseguir un pensamiento más adaptativo

En este post hablaremos de las distorsiones del pensamiento, para reconocerlas y conseguir una pensamiento más adaptativo que nos lleve a la felicidad.

Según Beck, padre de la Terapia Cognitiva, “Los trastornos emocionales y/o conductuales son resultado de una alteración en el procesamiento de la información”

Las personas:

  • Desarrollamos en la infancia una serie de esquemas básicos que nos sirven para organizar nuestro sistema de pensamiento.
  • Podemos tener representaciones mentales de modo automático, sin la intervención de un proceso de razonamiento previo.
  • Cometemos distorsiones cuando procesamos la información.
  • Los acontecimientos vitales estresantes nos pueden activar este tipo de pensamiento distorsionado, y por tanto negativo.

A menudo no alcanzamos nuestras metas tan rápido como nos gustaría; esta circunstancia nos puede estresar y empujar a tener pensamientos negativos y boicotearnos. Por este motivo es importante pararnos a reflexionar sobre qué tipo de mensajes nos lanzamos a nosotros/as mismos/as y qué nos hacen sentir, ¿nos ayudan a seguir adelante o por el contrario nos invitan a tirar la toalla?

La buena noticia es que podemos detectar esos pensamientos automáticos, pararlos y cambiarlos por otros más adaptativos.

Antes de dar ese paso, es interesante conocer qué tipo de pensamientos negativos pueden acudir a nuestra mente, estos pensamientos son distorsiones de la realidad que pueden hacer que seamos menos proactivos (Claves para tomar la iniciativa y ser resolutivo: Proactividad)

Algunas distorsiones del pensamiento

  • Inferencia arbitraria: supone extraer conclusiones que no están en consecuencia con la realidad objetiva.
  • Lector de mentes: consiste en concluir, sin tener la suficiente evidencia objetiva, que nuestro interlocutor está reaccionando negativamente ante nosotros. Por ejemplo, alguien expone un trabajo y ve que algunos compañeros hablan entre ellos puede pensar: “no les gusta cómo he enfocado el tema”, sin saber objetivamente qué es lo que están hablando.
  • Error del adivino: es anticipar, sin evidencia objetiva, que las cosas van a ir mal, dándose ya como inalterable esa predicción del futuro. “Para qué voy a estudiar, si voy a suspender seguro”
  • Personalización: atribuirse a uno/a mismo/a fenómenos externos cuando no existen datos suficientes para realizar dicha atribución.
  • Sobregeneralización: aplicar conclusiones apropiadas para un caso específico a toda una clase de experiencias, basándonos en las similitudes percibidas.
  • Magnificación: atender en exceso y exagerar la importancia de aspectos negativos de una experiencia. Por ejemplo, a una persona le sale mal una entrevista de trabajo y piensa “siempre me quedaré desempleado/a”.
  • Pensamiento dicotómico: evaluar las propias cualidades personales recurriendo a categorías extremas: bueno- malo, listo-tonto…
  • Razonamiento emocional: suponer que las emociones negativas que sentimos, reflejan, necesariamente, la realidad “yo siento… por tanto yo soy…”. Por ejemplo, yo siento miedo… por tanto yo soy una persona miedica.
  • Afirmaciones “debería…”: aplicar de modo rígido reglas sobre nuestras obligaciones o las de los demás. Esto hace que nos sintamos culpables cuando no cumplimos con esas obligaciones autoimpuestas.
  • Externalización de la propia valía: minimizar nuestro papel en aquellas cosas que nos confieren valor. Es decir, minimizar el valor de nuestros logros. (Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros)

Si detectamos, paramos y cambiamos este tipo de pensamiento dejaremos de sentirnos culpables (Cuatro pasos para liberarte de la culpa), aumentaremos nuestra autoestima (Seis maneras de aumentar la autoestima) y en general mejorará nuestro estado de ánimo, nos mostraremos más optimistas (Optimista o pesimista ¿quién es más realista?).

Pasos para conseguir un pensamiento más adaptativo

  1. Disminuir el ritmo de pensamientos negativos y no darles tanta importancia a través de la técnica de “Stop de pensamiento”. Podemos darnos una orden y decir ¡BASTA!, si con esta orden no conseguimos detener el pensamiento, podemos provocarnos una pequeña emergencia para que ese SNA tenga que acudir (supuestamente a solucionarla) y, de paso, se desconecte y nos permita volver a tener el control. Por ejemplo, podemos producir una activación fisiológica alternativa si apretamos fuertemente las manos y entrelazamos los dedos. ¿Qué conseguimos con esto? Provocar una situación de alarma, pues impedimos la circulación normal de las manos. Esto hace que el SNA tenga que desconectarse de lo que estaba haciendo, para tratar de solucionar el pequeño problema circulatorio que hemos creado.
  2. El segundo paso sería relajarnos, ya vimos que ante la ansiedad la relajación es una buena herramienta. (Combatir el estrés. Relajación progresiva)
  3. El tercer paso, una vez que estamos tranquilos, consistirá en detectar el tipo de pensamiento que nos ha llevado a esa situación y sustituirlos por otros nos transmitan paz y fomenten un pensamiento menos tóxico y más positivo. Por ejemplo podemos transformar “Todas las empresas quieren gente más joven” por, “muchas empresas quieren gente joven, pero otras muchas valoran la experiencia que yo tengo…”

De este modo mejoraremos la confianza en nosotros/as mismos/as.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño