Archivo de la etiqueta: comunicación

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

Amor ¿Qué significa para ti?

En esta entrada al blog, vamos a reflexionar sobre la importancia que tiene saber qué significa para nosotros/as el amor para poder vivirlo en libertad. Para ti, ¿qué es el amor?

Hace unos años en una clase de Psicología, viví una experiencia sencilla que me gustó mucho y que he repetido en múltiples ocasiones con mis alumnos/as.

Empiezo preguntándoles: ¿qué es una ventana?, cada cual responde su definición de dicho término y a pesar de parecer algo obvio y bastante fácil, pocas veces coinciden sus explicaciones. Unas personas dicen que es un hueco en la pared para que entre luz, otras que sirve para ver el exterior, algunas que sirve para ventilar la habitación e incluso me dijeron que era lo que se abre en el ordenador…Entonces les digo:

“Si a algo tan tangible como una ventana que podemos ver y tocar, cada uno le damos una utilidad, un significado y no coincidimos unos/as con otros/as…que sucedería si os pregunto: para ti ¿qué es el amor?”

Qué es el amor

En la RAE dan diferentes significados de amor, entre ellos:

AMOR

  1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
  2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
  3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

El factor común que se repite es que el Amor es un sentimiento, y los sentimientos son las etiquetas que ponemos a esas emociones que experimentamos en un momento determinado. (Tips para desarrollar Inteligencia Emocional )

Un dato curioso, es que en las diversas clasificaciones que hay de las emociones pocas hacen referencia a este sentimiento. Y eso que el amor ha inspirado a millones de artistas.

Pero volviendo al hilo de esta entrada, dependiendo del significado que tenga para nosotros el “amor” tendremos más o menos libertad para experimentarlo.

Por ejemplo, si una mujer piensa que el amor que siente una madre por sus hijos es incondicional, un instinto natural que las hace dar todo para ellos y cuando tiene hijos no siente esto, le pueden surgir preguntas como: “¿Qué me pasa?, ¿soy mala madre?, ¿no les quiero lo suficiente?”…

Amor romántico

Pongamos otro ejemplo, para una persona el amor romántico consiste en no poder respirar si no es en presencia de su amado/a, es sentir mariposillas en el estómago constantemente, pero si no siente esto, ¿qué pensamientos le pueden asaltar?: “el amor no está hecho para mí”, “nunca conoceré a nadie”…

Además en esto del amor romántico están implicadas al menos dos personas, así que si combinamos lo que una de las partes piensa sobre el amor, con lo que piensa la otra parte ¿qué sucederá?

Se me ocurren situaciones tipo “Ella no está enamorada de mí porque prefiere salir con sus amigas” o “Él está muy enamorado porque me llama cada 5 minutos para ver qué estoy haciendo” o “Me está agobiando, no me deja mi espacio”  y todo esto porque para uno el amor significa estar con la otra persona a cada momento y para su pareja el amor consiste en complementarse y que cada uno tenga su espacio.

Cómo afrontar los conflictos en el amor

Para no tener malentendidos podemos:

  1. Explicar qué significa el amor para nosotros/as.
  2. Ser generosos/as con el amor sin esperar nada a cambio.
  3. Si queremos algo de nuestra pareja, hacer peticiones asertivas.  ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas
  4. No dar nada por hecho.
  5. Si algo nos molesta, decirlo. 4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

Una buena comunicación en la pareja es imprescindible para que el amor funcione

Para finalizar, os dejo este poema de Mario Benedetti “Enamorarse y no”

Cuando uno se enamora las cuadrillas Amor
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

Y para ti ¿qué es el amor? 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

8 tips para comunicar eficazmente

8 tips para comunicar eficazmente

8 tips para comunicar eficazmente

En esta entrada al blog, vamos a facilitar 8 consejos para que seamos buenos comunicadores y que a nuestro interlocutor le llegue exactamente el mensaje que queremos transmitirle.

Ya hemos visto en otros post las características de los buenos oradores( 4 características de los/as buenos/as oradores/as), las barreras que se pueden darse por parte del emisor (Barreras de la comunicación: el emisor) y por parte del receptor (Barreras de la comunicación: el receptor). En este post vamos a explicar qué es la comunicación según la P.N.L (¿Qué es la Programación Neurolingüística?) y cómo podemos mejorarla.

La palabra comunicación puede referirse a cualquier tipo de relación con los otros:

  • Una conversación corriente.
  • La persuasión.
  • La enseñanza.
  • La negociación.

La comunicación es un círculo o ciclo que se realiza entre al menos dos personas. Cuando nos comunicamos con el otro, escuchamos su respuesta y reaccionamos, es decir, que en ese momento nuestra conducta va a estar influida por nuestras respuestas internas hacia lo que hemos visto y oído.

¿Cómo nos comunicamos?

Cuando comunicamos lo hacemos mediante palabras, elementos paralingüísticos (ritmo, entonación, volumen), nuestro cuerpo (postura, gestos y expresiones), influidos por el contexto en el que estamos y por nuestro comportamiento proxémico (cuánto o cómo estamos de cerca o lejos de nuestro interlocutor).

De hecho según la PNL es imposible no comunicar. Seguro que habéis vivido un silencio que lo ha dicho todo.

¿Cómo se produce el proceso de comunicación?

  1. Atención y percepción: recogemos la información del entorno a través de nuestros sentidos.
  2. Pensamiento: procesamos dicha información.
  3. Sentimiento y emoción: la información recibida nos evoca determinados sentimientos.
  4. Acción: cómo reaccionamos ante la información recibida.

Además el proceso de comunicación se realiza simultáneamente a dos niveles:

  1. Nivel racional: elegimos las palabras conscientemente para comunicar nuestro mensaje verbal (pensamiento)
  2. Nivel emocional: se basa en los aspectos emocionales (sentimientos y emoción) y se traduce en nuestro lenguaje no verbal que acompaña a nuestro mensaje.

Este último nivel condiciona al nivel racional, es más difícil de controlar.

Es más importante cómo decimos que lo que decimos

Todo este proceso está condicionado por nuestro propio sistema de valores (¿Te sientes perdido/a? Valores, la brújula de tu vida), creencias (Cómo aumentar nuestra autoestima. El poder de las creencias.), sentimientos, emociones y prejuicios que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida.

Dicho sistema actúa de manera automática y hace que interpretemos la realidad y el mensaje a nuestra manera, actúan de filtros produciendo:

  • Omisiones: atendemos selectivamente a parte del mensaje y omitimos el resto.
  • Distorsiones: representamos erróneamente la realidad, no procesamos todos los detalles del mensaje.
  • Generalizaciones: sucede cuando extraemos conclusiones globales a raíz de uno o dos experiencias para interpretar la realidad. Una vez hecha esta conclusión, siempre lo vemos de la misma manera sin tener nuevas percepciones sobre el tema.

Aún así, una presuposición importante de la PNL es que en la comunicación siempre hay resultados.

En la comunicación no existen fracasos, solo hay resultados

Vamos a ver cómo hacer que estos resultados sean los más eficaces posibles.

8 tips para comunicar de manera eficaz

  1. Antes de hablar hacer un guión con el mensaje que queremos transmitir.
  2. Hacer explícito qué objetivo queremos conseguir con la comunicación.
  3. Usar un lenguaje sencillo y fácil para que nuestros interlocutores nos entiendan.
  4. Ponernos en lugar del receptor para comprender cómo puede recibir nuestro mensaje.
  5. Hacer una escucha profunda, observar al receptor para obtener feedback sobre cómo interpreta nuestro mensaje.
  6. Estructurar nuestra información para que sea más fácil.
  7. Aportar datos útiles y exactos.
  8. Sintonizar con la audiencia y crear rapport (¿Cómo ganarnos al entrevistador? Genera rapport)

¿Cómo crees que te comunicas?, ¿te gustaría mejorar y ser más eficaz en tus mensajes?

Si quieres contratar un proceso de Coaching de calidad EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño 

4 características de los/as buenos/as oradores/as

4 características de los/as buenos/as oradores/as

4 características de los/as buenos/as oradores/as

¿Te consideras buen orador/a?, ¿te gustaría hablar bien delante del público?. Hoy querría que profundizásemos es las características personales que muestran l@s buen@s orador@s.

En primer lugar, es fundamental que lleguemos a un acuerdo sobre lo que consideramos un buen orador. Según la RAE:

La oratoria es el arte de hablar con elocuencia, de deleitar, convencer y conmover por medio de la palabra.

En otras definiciones se habla de influir en los demás y convencerles para tomar una determinada acción. También se define a un buen orador como alguien capaz de cambiar las emociones de los oyentes.

Si pensamos en buen@s orador@s es muy posible que a cada persona nos venga alguien a la cabeza pero si los analizamos, tod@s cumplirán unas características.

Características de los buen@s orador@s 

En primer lugar, la naturalidad. Siempre debemos apostar por ser nosotros mismos. Para conseguirlo debemos aceptarnos tal como somos. Si hay algo que queremos mejorar, siempre estamos a tiempo de hacerlo. Esta estrategia suele dar mejor resultado que aparentar ser quienes no somos. Si aparentamos algo, perderemos la naturalidad.

En la comunicación lo ideal es actuar con naturalidad y comportarnos como lo hacemos normalmente en nuestro entorno.

Nos tendremos que adaptar al contexto en el que se desarrolla la comunicación pero sin perder nuestra esencia.

En segundo lugar, la sinceridad. La característica fundamental de la sinceridad es creer lo que dices. Lo recomendable es consultar múltiples fuentes de información para que nuestras afirmaciones estén suficientemente respaldadas por datos contrastables.

Esto implica prepararse concienzudamente cada exposición. Puede ocurrir que nos planteen alguna duda  que no sabemos responder o que nos rebatan con argumentos sólidos. Si esto ocurre, reconoceremos nuestro desconocimiento o la oportunidad del argumento. Normalmente se recomienda en estos casos que aplacemos la respuesta para una próxima ocasión en la que tendremos la oportunidad de responder adecuadamente.

Es mucho mejor esta opción que ponernos a divagar sobre algo que no sabemos ya que crearemos un clima poco favorable para el desarrollo del discurso.

La tercera característica es la confianza. Si en la sinceridad creemos en lo que decimos, en la confianza creemos en nosotros mismos. Es extremadamente difícil que el auditorio confíe en nosotros si nosotros no confiamos.

Al igual que en la naturalidad, debemos aceptarnos para mostrarnos confiados pero hay trucos que te darán confianza. Prepara exhaustivamente el tema sobre el que vayas a hablar. Se aconseja que si tienes que hacer una presentación en la que tienes que saber 5, estudia hasta 10. No me digas que esto no te dará seguridad. Si te hace falta, ensaya lo que vas a decir y pregunta a tu entorno cercano qué les parece tu exposición.

Si por último, somos capaces de transmitir energía y entusiasmo, tendremos a nuestros oyentes en el bolsillo. Hay una clara diferencia entre transmitir un mensaje de una manera plana a hacerlo de manera entusiasta.

No es lo mismo transmitir un mensaje como: “digo esto porque es lo que hay que decir”, a transmitirlo como: “me gusta lo que te estoy diciendo, creo en ello y seguro que te ayuda”.

¿Cuántas de estas características puedes cumplir en tus exposiciones en público? Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

4 pasos para mejorar la comunicación con tu pareja

¿Cuántas veces habéis dado por hecho que la otra persona tiene que saber lo que necesitamos y en qué momento?, y ¿qué sucede cuando no es así? A menudo esto puede desembocar en un conflicto y en una discusión sintiéndonos frustrados/as porque no nos entienden, él o ella no son detallistas, no nos conocen, etc.

En estas ocasiones me viene a la cabeza el título del libro de Albert Espinosa “Si tú me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven” ¿Nuestra comunicación es eficaz?

Desarrolla la empatía

Para mejorar la comunicación con nuestra pareja podemos hacer uso del modelo de “La comunicación no violenta” de Marshall Rosenberg que busca que las personas se comuniquen entre sí (y también cada uno consigo mismo/a) con empatía y eficacia.

Lo importante según Rosenberg es que nuestras necesidades, deseos, anhelos, y esperanzas se satisfagan sin necesidad de frustrar a la otra persona. Para ello tendremos que desarrollar la capacidad de expresarnos sin enjuiciar si algo es bueno- malo; correcto- incorrecto. Por este motivo pondremos el foco en expresar nuestros sentimientos y deseos (que siempre van a ser ciertos, lo que sentimos es real) en vez de expresar críticas o juicios morales.

Comunícate asertivamente

Además seremos asertivos/as teniendo en cuenta cuáles son nuestras “necesidades” y cuáles son las necesidades de nuestra pareja, para expresar claramente qué es lo que esperamos en esa situación determinada. Cuando nos centramos en clarificar lo que observamos, sentimos y queremos en lugar de en juzgar y criticar, disminuyen las reacciones defensivas y/o de violencia.

Pasos para mejorar nuestra comunicación

  1. Observar lo que ocurre realmente en la situación, lo que dice o hace nuestra pareja y cómo lo puede ver él o ella.
  2. Reflexionar sobre cómo nos sentimos en ese momento ¿ofendidos/as, asustados/as, alegres, irritados/as, tristes, etc.? y cómo se puede sentir él o ella.
  3. Identificar cuáles son nuestras necesidades y las suyas (con empatía y sin juzgar).
  4. Hacer una petición dirigida para resolver el problema y enriquecer nuestra vida como pareja.

Por ejemplo, en el punto 3 podemos decir a nuestra pareja “Me molesta ver tu ropa en la silla durante días, porque me gusta que la habitación que compartimos esté ordenada” y pasamos al punto 4 haciendo una petición muy específica: “Por favor, ¿puedes meter en la lavadora la ropa sucia y guardar la que esté limpia en su sitio?”

Probablemente este tipo de comunicación es más eficaz que esperar a que tu pareja recoja la habitación ante una mala cara, y es menos dañina que juzgar y decir “eres un desastre, un/a egoísta etc., ves que vengo cansado/a y mira cómo tienes el cuarto”

Recordad que la comunicación no verbal es importante en las peticiones asertivas, el tono de voz debe ser adecuado y no con “retintín”

Si quieres, nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Efecto Halo

Efecto halo en la comunicación

Efecto halo en la comunicación

En esta entrada vamos a comprobar cómo influye el efecto halo en la comunicación.

Como comentamos en otra entrada (Ver Supera el proceso de selección: Efecto halo, primacia y recencia) el efecto halo es “el sesgo cognitivo según el cual generalizamos una característica positiva de una persona a toda ella”.

Un sesgo cognitivo es una desviación en el procesamiento de la información que captamos del entorno.

Este efecto se produce, por ejemplo, cuando vemos a un actor que nos resulta atractivo físicamente.

Inmediatamente le atribuimos también que es simpático, agradable y otras características que no tienen porqué ir unidas al atractivo físico. Es aquí donde se produce el llamado sesgo cognitivo, digamos que utilizamos un “atajo” para caracterizar a esa persona.

Pues bien, tal y como pensamos que es esa persona, así nos comportaremos con ella y además lo haremos de manera inconsciente. Es decir, lo haremos sin darnos  cuenta en la mayoría de los casos.

Si nos dicen que alguien es médico o psicólogo, le atribuiremos unas características determinadas inmediatamente y sin darnos cuenta de ello.

Más adelante cuando conozcamos más a la persona, es decir, tengamos más datos sobre ella, podemos cambiar esta primera impresión pero va a influir notablemente en las primeras interacciones que mantengamos.

En consecuencia:


Antes de conocer a alguien debemos pensar en cómo nos vamos a presentar ya que de esto va a depender como nos perciban.


El efecto es claro cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo pero también lo es cuando hablamos con un cliente o cuando hacemos nuestro perfil en cualquier red social. Si nuestro perfil está hecho minuciosamente y habla de nuestras capacidades, logros y conocimientos, jugará a nuestro favor.

Igualmente ocurrirá al hablar con nuestro cliente. Si demostramos seriedad e interés por el cliente, éste nos valorará positivamente.

¿Cómo de influyente será nuestra comunicación si la persona a la que nos dirigimos nos ha percibido como alguien profesional? ¿Y si nos ha percibido como alguien que no sabe muy bien de qué habla?

Néstor Villa

Barreras de la comunicación: el receptor

Barreras de la comunicación: el receptor

Barreras de la comunicación: el receptor

Veamos las barreras de la comunicación por parte del receptor

En todo proceso de comunicación surgen barreras que pueden dificultar la comprensión del mensaje que se trata de transmitir. Existen muchos tipos de barreras que la dificultan pero nosotros seguimos hablando de las se pueden producir por parte de las personas y que se puedan evitar.

La persona cumple dos roles en la comunicación: puede ser emisor o receptor de la información. En otra entrada hablamos de las barreras que se pueden producir por parte del emisor del mensaje: Barreras de la comunicación: el emisor. Hoy vamos a ver las barreras que se pueden producir en el receptor.

El efecto halo

El efecto halo es primera barrera del receptor en la comunicación. El efecto halo es un sesgo cognitivo que consiste en atribuir una serie de características a partir de una sola cualidad.

Por ejemplo, si una persona es atractiva físicamente, le atribuimos otra serie de características positivas como inteligentes, educadas o agradables.

También funciona en negativo. Es el llamado “efecto diablo”. Si una persona luce un aspecto descuidado es posible que se le atribuyan otras características como despistado, antipático o torpe.

Evitar este sesgo cuando se hace de receptor, implica no dejarse llevar por primeras impresiones y permanecer atento al mensaje que emita.

Cuando somos los emisores de la información, si lo usamos a nuestro favor, podemos obtener mejores resultados en nuestra comunicación.

Los estereotipos

Los estereotipos producirían la misma reacción que el efecto halo. Puedes saber más sobre los estereotipos aquí: Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos.

De nuevo, para evitar que se convierta en una barrera para la comunicación, lo mejor es escuchar activamente. Mira estos 4 consejos para escuchar activamente.

La proyección

El mecanismo de proyección puede jugar malas pasadas cuando somos receptores de información.

Este mecanismo, un clásico mecanismo de defensa del  psicoanálisis freudiano, consiste en atribuir a otros las virtudes o defectos  que percibimos en nosotros.

Entonces es posible que “observemos” que el emisor está nervioso, aunque no se le note mucho, o que “se enreda” demasiado explicando algún concepto.

En principio, y al ser éste un mecanismo inconsciente, no se puede hacer mucho por evitarlo. Lo mejor es ser conscientes de que podemos estar proyectando para que nos afecte lo menos posible.

La atención

Debemos tener cuidado también con cómo nos puede afectar la atención. Si hay algo que nos distrae, se producirán errores en la comunicación.

Para evitarlo, mantener la atención. En caso de que estemos cansados, podemos pedir un descanso o un aplazamiento ya que es preferible esto a perder la información.

Estar más pendientes de los detalles que del contenido

En otras ocasiones lo que puede ocurrir es que estemos más pendientes de los detalles que del contenido. Nuestra atención se centra en la corbata o los pendientes de la persona emisora cuando debería centrarse en el propio mensaje y escuchar activamente.

Resumiendo, podemos categorizar las barreras en la comunicación por parte del receptor en dos tipos. Los errores debidos a la atribución de características al emisor y los errores debidos a nuestra atención.

Dos tipos de errores:

  • Los errores debidos a la atribución de características al emisor

  • Los errores debidos a nuestra atención

¿Quieres mejorar tu comunicación? Nosotros podemos ayudarte.

Néstor Villa

tecnicas para dar feedback

Técnicas para dar feedback

Técnicas para dar feedback

En este post os quiero enseñar distintas técnicas para dar feedback y aumentar el desarrollo y mejora de las personas.

Veamos, en un principio, en qué consiste el feedback o retroalimentación:

Consiste en dar información a otra persona o grupo sobre su conducta y cómo ésta nos afecta.

Tiene dos componentes: incluye un componente de observación (lo que yo observo en la conducta del otro) y un componente emocional (qué sentimientos provoca en mi la conducta observada).

Sirve para reflejar a los demás qué comportamientos pueden seguir realizando, dados los efectos positivos que causa sobre  nosotros, o cuáles modificar o cambiar en función del impacto negativo que ejercen.

Puede ser feedback positivo o feedback negativo. No nos gusta mucho el término feedback negativo pero vamos a usarlo para facilitar la distinción entre uno y otro. Además de feedback negativo se puede llamar feedback constructivo o de mejora.

Feedback positivo:

Es aquel en el que se reconoce un trabajo bien hecho o cómo nos ha afectado positivamente la acción de otra persona. Lo ideal es darlo inmediatamente después de haberse producido el hecho sobre el que vamos a dar feedback. Puede darse en público o en privado.

Es fundamental que sea sincero, es decir, que realmente queramos afirmar o aprobar las acciones de la otra persona.

El feedback positivo es una forma  de alabar, no de manipular. Esto es, no debemos darlo esperando algo a cambio.

También es importante no juntar varias cosas. A cada actuación que queramos aprobar o alabar le debe corresponder su feedback. Nada de dar de feedback por muchas cosas a la vez.

Feedback negativo o constructivo

Se trata del feedback que usamos para hacer saber a la otra persona cómo nos afecta negativamente lo que hace o dice.

De esta manera la persona tiene información clara y no tiene que estar haciendo suposiciones que pueden ser acertadas o no.

Este feedback debe darse en un momento oportuno, es decir, si estamos estresados o enfadados, debemos esperar a estar tranquilos ya que si no, es muy posible que nosotros estemos diciendo una cosa y nuestro lenguaje no verbal otra.

No se debe dar en público

¿Por qué es Importante el feedback?

Básicamente sirve para dos cosas:

  1. Para reconocer comportamientos y conductas que repercuten positivamente en el desarrollo de la persona, del equipo y de la empresa para que, en la medida de lo posible, se repitan o aumente su frecuencia.
  2. Y para identificar comportamientos y conductas no adecuados, de tal modo que las personas sean capaces de modificarlos para su propio bien o el del grupo.

No debemos centrarnos en dar feedback de mejora o feedback negativo, lo ideal es que se produzca una relación de 4:1. Cada 4 feedback positivos, un feedback negativo.

Cuando se niega el feedback en el ámbito laboral, se puede responder mostrando una conducta inapropiada o inefectiva. Lo que indudablemente se producirá es un descenso en la satisfacción laboral que bajará la motivación y con ello el rendimiento.

Más concretamente, por un lado el feedback mantendrá o incluso aumentará los puntos fuertes. Por otro lado, daremos información sobre las cosas que no se están haciendo bien, dando la oportunidad de mejorar.

Técnicas para dar feedback

Técnica del Sandwich

Se usa para dar feedback negativo.

Consiste en empezar el feedback diciendo a la persona que lo recibe algo positivo. A continuación se dice la cuestión a mejorar para terminar con algo positivo o con una frase de ánimo.

Por ejemplo:

Has tenido unas iniciativas bastante acertadas en este proyecto de marketing como la publicidad en google y el mailing. La gente cada vez usa más Internet y creo que puede ser el futuro. También sería interesante desarrollar el tema de la publicidad en prensa. Me gustaría que lo estudiaras más porque he visto que ha quedado desatendido. Te tengo que decir que, hasta el momento, creo que en tu departamento habéis hecho un gran trabajo de ventas”.

Esta técnica suele ser preferida por las personas que dan feedback frente a las que lo reciben, que pueden percibir las cuestiones positivas como falsas.

Feedback directo

Se dice simplemente lo que se tiene que decir. Debe ser específico, es decir, no hablar de vaguedades. No se debe decir: “este informe está mal”, sino “a este informe le faltan los datos de ventas y está incompleto”

También debe ser descriptivo, es decir sin valoraciones, eliminando nuestra carga de subjetividad en la medida de lo posible. No es lo ideal ni mucho menos decir: “sois unos vagos”, sino “vuestro rendimiento no es el que se esperaba” y demostrarlo con datos.

Se debe dirigir a comportamientos modificables. De nada servirá un feedback sobre una cuestión que no se puede modificar.

Debe ser oportuno. Ofrecido en el momento adecuado, como comentamos más arriba.

Debe contemplar las necesidades de la persona que lo recibe y no solo las del que lo da.

Por último, se debe comprobar que ha sido comprendido.

Este tipo de feedback suele ser preferido por la persona que recibe el feedback y suele ser más costoso para la persona que lo da, sobre todo cuando es para mejorar.

Dado que dar feedback es una habilidad, conviene practicarla. Y además, como hemos dicho antes, el feedback positivo tiene que ser mucho más abundante que el negativo.

Después de saber esto, ¿te planteas cambiar tu forma de dar feedback?

Néstor Villa