Archivo de la etiqueta: carta de presentación

¿Para qué definir mi perfil profesional?

perfil enpositivoYa vimos en anteriores entradas la importancia que tenía conocer nuestro objetivo profesional, y cómo podíamos hacerlo explícito.

En este post me quiero centrar en la utilidad que tiene definir nuestro perfil profesional en la búsqueda de empleo.

Una vez que tenemos claro nuestro objetivo profesional y hemos hecho una reflexión sobre quiénes somos y en qué competencias destacamos, estamos en disposición de redactar nuestro perfil profesional que es el resumen de nuestra experiencia profesional adaptado al puesto de trabajo al que nos dirigimos.

Todo lo que sea facilitar el trabajo a la persona encargada del proceso de selección redundará en nuestro propio beneficio. Describir nuestro Perfil Profesional sirve para:

  1. Resumir y destacar la información más importante de nuestro C.V.
  2. Mostrar nuestras fortalezas y competencias (aquellas directamente relacionadas con el puesto de trabajo al que optamos).
  3. Personalizar nuestro C.V. en función de la oferta.
  4. Diferenciarnos respecto al resto de candidatos/as,
  5. Facilitar que el reclutador o la reclutadora ponga el foco en la información que más les interesa para el puesto que quieren cubrir.

El perfil profesional se ubica al principio del c.v., así aprovecharemos el efecto de primacía. Ha de ser claro, breve y conciso.

Si junto al c.v. enviamos carta de presentación, procuraremos que el perfil profesional no sea redundante.

Para definir el perfil profesional recomiendo que nos pongamos en la piel de la persona que hace la criba curricular, ya sé que su trabajo es leerse detenidamente el c.v y seleccionar a aquellas personas que mejor se adapten al puesto, pero tengamos en cuenta: ¿Cuántos C.Vs tienen que analizar?, ¿cómo mi experiencia profesional beneficia a la empresa?, ¿hasta qué punto está reflejado mi valor añadido en el perfil profesional?, ¿qué más puedo aportar?, ¿qué información no es relevante?.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

Anuncios
Pasos para redactar la carta de presentación

Pasos para redactar la carta de presentación y conseguir una entrevista

Pasos para redactar la carta de presentación

En este post vamos a tratar de la importancia que tiene presentarnos correctamente a las empresas para superar la criba curricular y conseguir una entrevista. Para este objetivo es fundamental redactar una adecuada carta de presentación.

La carta de presentación es una herramienta muy útil en la búsqueda de empleo, su finalidad es subrayar la experiencia y/o formación que más nos interesa para la oferta a la que estamos optando, demostrar interés por la empresa, destacar nuestras competencias y logros. Sirve solicitar una entrevista.

Si ponemos en Google “cartas de presentación” nos salen millones de ejemplos, pero no sirven si no dan respuesta a estas preguntas:

¿Para qué quiero este puesto de trabajo? ¿Por qué motivo quiero trabajar en esa empresa? ¿Qué es lo que más me gusta del puesto de trabajo?

 

¿Por qué me tienen que considerar a mí? ¿Qué cualidades y competencias poseo que me hagan extraordinario/a para ese puesto de trabajo?

¿Qué debo indagar para responder a estas preguntas?

Para contestar a las primeras preguntas es interesante que acudamos a las páginas web de la empresa y hagamos una labor de detectives, indagaremos en cuál es su:

  • Misión: es lo que es la organización HOY, es el propósito central para el que se crea un ente. En este apartado aparece la descripción de lo que la empresa hace, para quién está dirigido el esfuerzo, el mercado objetivo y la presentación de la particularidad, lo singular de la organización, el factor diferencial.
  • Visión: es una imagen del futuro deseado que la empresa busca crear con esfuerzos y acciones de los trabajadores. Es la brújula que guía a líderes y colaboradores.  Es la organización en el FUTURO.
  • Valores corporativos: son elementos de la cultura empresarial, propios de cada compañía, son conceptos, costumbres, actuaciones, actitudes, comportamientos o pensamientos que la empresa asume como normas o principios de conducta.

Para dar respuesta a las segundas preguntas tenemos que tener un buen “autoconocimiento”, tener claras las competencias en las que destacamos y nuestros logros.

Hay dos tipos de carta, las que escribimos en respuesta a un anuncio y las que se realizan para presentar nuestra “autocandidatura” es decir, mandamos carta y c.v a empresas que aún no han ofertado ningún trabajo. La ventaja que tiene la candidatura espontánea es que no tenemos tanta competencia, aunque los resultados no se produzcan a corto plazo.

Es importante conocer el nombre de la persona responsable del proceso de selección, para dirigirle a él o ella directamente la carta. Para acceder a esta información es interesante que busquemos en la página web de la empresa el “organigrama” y nos fijemos en el departamento de recursos humanos.

El esquema de cualquier carta de presentación es el siguiente:

Nombre y apellidos

Dirección.

Teléfono.

 Nombre empresa.

Sr./sra.—-Dpto RRHH

Dirección

Ciudad y fecha.

Entrada: Saludo formal.

1º párrafo: Motivo de la carta.

  • Respuesta a un anuncio: hacer referencia a la fuente de información y el puesto.
  • Autocandidatura. Por qué motivo quiero trabajar en su empresa y qué puesto me gustaría ocupar.

2º párrafo: Consideraciones.

  • Lo que yo puedo aportar a la empresa: Destacar experiencia o formación. Competencias, cualidades y características personales importantes para ese puesto de trabajo.

3º párrafo: Objetivo. Conseguir entrevista.

  • En respuesta a un anuncio: me gustaría formar parte del proceso de selección
  • Autocandidatura: me gustaría que me concediesen una entrevista.

Despedida formal

Firma.

Carta y c.v (Cómo hacer un buen Currículum)tienen que tener el mismo estilo, cuidando la estética, al fin y al cabo son nuestras herramientas para realizar el marketing personal.

¿Quieres encontrar trabajo?  nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Supera el proceso de selección: Efecto halo, primacia y recencia

Supera el proceso de selección: Efecto halo, primacia y recencia

Supera el proceso de selección: Efecto halo, primacia y recencia

El efecto Halo se trata de cómo evaluamos o juzgamos a una persona o a un objeto a partir de un rasgo o cualidad determinada, por ejemplo “la belleza”. Es la tendencia a generalizar un rasgo positivo o negativo de una persona, por ejemplo, si una mujer es muy guapa o atractiva le atribuimos otras características positivas como que es divertida, inteligente, generosa…

¿Cómo podemos sacarle partido a este efecto en el proceso de selección?

Cuidando la imagen de nuestro c.v, carta de presentación y nuestro aspecto personal en la entrevista.

En el caso del c.v y la carta, atenderemos al papel que usamos, la tipografía, si usamos colores pueden ser los que tiene la empresa como colores corporativos, ambos documentos deben ser elegantes y guardar armonía entre sí. Tenemos que tener en cuenta que al seleccionador no sólo le llega nuestro c.v, si destaca positivamente sobre el resto tenemos más opciones de pasar la primera criba curricular.

En la entrevista cuidaremos nuestra imagen, intentando que sea juvenil, sana, elegante para proyectar lo más positivo de nosotros. Si lo pensamos, la mayoría de los famosos y políticos cuentan con un asesor de imagen. “Una imagen vale más que mil palabras”

El efecto de primacía y de recencia, está relacionado con la memoria. Si os dijese un listado de 50 palabras y al cabo de un rato os pidiese que me dijeseis aquellas que recordáis, seguramente me diríais las primeras palabras del listado “efecto de primacía” y también recordaríais las últimas “efecto de recencia”.

¿Qué relación tienen estos efectos con c.v y entrevista?

En el Currículum (Cómo hacer un buen Currículum) tendremos en cuenta este efecto para ordenar la información poniendo en primer lugar lo más importante y dejando para el final “otros datos de interés”: incorporación inmediata, disponibilidad total….

En entrevista estos efectos se traducen en la primera impresión que causamos, es fundamental que juegue a nuestro favor, ya que a lo largo de la entrevista, el entrevistador no va a tener tiempo suficiente de confirmar o descartar la impresión que le hemos causado. El efecto de recencia sería el “buen sabor de boca” que dejamos al irnos, la despedida por tanto ha de ser cordial y amable, aunque nos hayan hecho una “Entrevista de choque o tensión”.

Sonia Treviño

Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros

Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros

Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros

Una de las cuestiones que suelen surgir en las entrevistas de trabajo son los logros.

Los logros deben consignarse en la carta de presentación.

Dependiendo del tipo de currículum por el que optemos, también deberemos dar cuenta de nuestros logros.

Es importante para la motivación en la búsqueda de empleo ser conscientes de nuestros logros.

¿Qué es un logro?

Está clara la importancia que tienen los logros en la búsqueda de empleo. Según el diccionario de la RAE, lograr es “conseguir alcanzar lo que se intenta o desea”.

Teniendo en cuenta esta definición podemos darnos cuenta de que se puede producir alguna dificultad a la hora de identificar logros.

Si yo no deseaba alcanzar una meta porque “era lo que había que hacer” o porque lo alcancé sin demasiado esfuerzo o porque se me olvidó el trabajo que me costó conseguirla, no seremos conscientes de nuestros logros.

Profesionalmente, los logros son las aportaciones que has hecho en tu trabajo y que han generado algún beneficio.

Da igual si la empresa ha reconocido dichos logros o no. Es importante que hayan sido gratificantes para ti.

Los logros no solo son situaciones excepcionales en las que actuaste de manera distinta a como lo haces habitualmente. Los logros son también la superación en el día a día.

¿Qué puedo hacer para detectar mis logros?

Sé consciente, recuerda el momento en el que empezaste a trabajar. Cómo fueron esos primeros días, semanas, meses. Ve avanzando en el tiempo.

Mira en tus recuerdos los pasos que fuiste dando. Llega hasta el final de tu último trabajo:

  1. ¿Qué diferencias hay respecto al primer día?
  2. ¿Qué aprendiste y cómo se notó eso en tu desempeño laboral?
  3. ¿Qué cosas hiciste para mejorar el trabajo?

Es ahí donde están encerrados los logros, en esos pequeños hitos que van haciendo que asumas más responsabilidad, que mejores en la cantidad y la calidad del trabajo desarrollado.

Puedes incluso recordar cantidades. Al principio era X, al cabo de un tiempo fue Y.

¿Conseguiste mejorar lo que hacías en el trabajo? 

Si la respuesta es “SÍ”, estás ante un logro.

 

Si quieres EnPositivo podemos ayudarte a descubrir y vender tus logros en la búsqueda de empleo o mejora profesional.

Néstor Villa.