Archivo de la etiqueta: salud

Feliz 2017

¡Feliz 2017!

Los límites están en las palabras, no en el mundo, y con ellas construimos la realidad”.

Deseamos que en 2017 vuestro vocabulario esté formado por las palabras:

Puedo, alegría, conseguido, paz, reto, amistad,

amor, atrevimiento, coraje, ilusión, aceptación,motivación,

satisfacción, riqueza, desarrollo, armonía, equilibrio,

emoción, bienestar, salud, sabiduría, aventura,

logro, metas, oportunidades

felicidad …

¡Feliz Año Nuevo!

 

Anuncios

Como adelgazar con coaching: objetivos

El coaching nos ayuda a conseguir nuestros objetivos. Conozco coachs reconocidos que definen así el coaching: la manera de alcanzar objetivos. Uno de los objetivos que con más frecuencia queremos conseguir es deshacernos de unos kilos de más. Y curiosamente es uno de los objetivos con los que más fracasamos. Esto nos genera una sensación de malestar, de falta de control de mí mismo, de incompetencia personal que es muy molesta y puede llegar a afectarnos más de lo que parece.

Da igual el motivo que nos lleve a adelgazar, sea por estética o salud, el resultado que deseamos obtener es el mismo.

Comenzaremos por definir adecuadamente el objetivo. No resulta motivador un objetivo formulado en negativo: “No quiero estar gord@” o “Quiero perder peso”. La inacción, el dejar de hacer algo, el no desear un determinado estado, no motivan, no mueven a la acción. ¿Cómo me va a dirigir a la acción el dejar de hacer algo si en este caso lo que tengo que hacer es no actuar?. Entonces debemos formularlo en positivo: “Quiero pesar 70 kilos” será más motivador.

Hemos de ser realistas, concretos y proponernos objetivos alcanzables y temporalizados. Un objetivo de pesar 50 kg cuanto antes pero siempre antes de que me vaya a la playa puede que no sea muy realista si mido 1,70 y soy de constitución atlética. Si además mi peso es de 80 kg y me voy a la playa el mes que viene, va a ser difícil de conseguir.

Entonces hemos de ser concretos, realistas y poner plazos pero también debemos tener un objetivo retador. No será muy retador proponernos perder dos kilos en dos meses. No estaremos debidamente motivad@s y es posible que no seamos capaces de conseguirlo. Normalmente, los profesionales de la salud nos indicarán los plazos y la pérdida de peso adecuada sin dañar nuestra salud. En este caso, lo mejor es dejar esa parte en sus manos.

Con todos estos aspectos concretados, debemos mirarnos por dentro. ¿Realmente quiero estar más delgad@? ¿Cómo afectará eso a mi vida? ¿Y a los que me rodean? ¿Qué consecuencias se producirán?. Tenemos que ser conscientes y estar preparados para nuestra nueva apariencia. Debemos tener en cuenta todo nuestro entorno y cómo le va a afectar.

Por último, centrémonos en nuestro objetivo. Visualicemos como seremos cuando lo hayamos conseguido. Visualízalo con todo lujo de detalles:

Cómo te verás. Cuantas más imágenes seas capaz de generar, más motivador te resultará. Qué verás cuando te mires al espejo, que ropa vestirás. Quizá guardes alguna prenda que te gusta mucho pero que te ha quedado pequeña: visualízate con ella puesta y cómo te sentará.

Qué sonidos oirás, qué comentarios harán sobre ti tus seres queridos, que te dirás a ti mism@.

Por último, qué sensaciones sentirás al verte como quieres, qué sentimientos se producirán dentro de ti. Céntrate en esas sensaciones, intenta localizar en que parte de tu organismo se producen, localízalas y úsalas cuando necesites un empujoncito, un poco de motivación extra.

No permitas que nada te desvíe de tu objetivo. Hay expertos que dicen que para conseguir grandes objetivos, hay que hacer todos los días tres cosas pequeñas. Tenemos una oportunidad en cada comida. Céntrate en las instrucciones que te haya dado el profesional de la alimentación y si en alguna ocasión cometes un desliz, no te vengas abajo y persevera.

No digo que sea fácil, digo que si te mantienes enfocad@ tienes muchas más posibilidades de conseguirlo. Si quieres, EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa

Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático.

Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático

Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático

En este post, vamos a hablar de cómo actuar de forma adecuada sin dejarnos arrastrar por las emociones del momento. Para actuar correctamente debemos de desconectar nuestro piloto automático, ¿te apetece saber cómo?

La palabra emoción viene del latín emovere, que significa “movimiento hacia el exterior”. Se trata de una manifestación psíquica vinculada con lo que percibimos de un hecho en determinadas situaciones (externas) o en nuestro espacio mental (interno).

Todas las emociones son útiles, lo que puede ser negativo son los efectos de determinadas emociones sobre nosotros/as mismos/as o sobre los demás. Para vivir una vida más armoniosa, más rica y más llena de sentido es importante saber reconocer las emociones propias y ajenas y vivir mejor con ellas puesto que influyen en nuestra atención y cómo vemos el mundo que nos rodea. El siguiente paso es aceptarlas y controlarlas, las personas que no tienen control emocional pueden tener problemas de salud (ansiedad, depresión, etc.)

Si nunca nos hemos parado a pensar en cuáles son nuestros sentimientos, necesidades, expectativas y comportamientos habituales,  nos resultará más complicado controlar las emociones.

Pensemos en la última vez que tuvimos un enfrentamiento, discusión o conflicto con un compañero/a, jefe/a, amigo/a o familiar ¿cómo reaccionamos? Muchas personas cargan a los demás de la responsabilidad  de sus necesidades y emociones, la otra parte se pone a la defensiva y entramos en un bucle de difícil salida. Y cómo dice un proverbio africano “No olvides que cuando señalas a alguien con el dedo, tres de tus dedos se dirigen a ti”

Los conflictos no son negativos si se saben gestionar bien, nos pueden servir para enriquecer la relación.

Cómo desconectar el piloto automático

  1. Es importante describir el hecho que nos ha molestado de la manera más objetiva posible, sin enjuiciamientos ni interpretaciones, como si fuésemos un espectador ajeno al conflicto.
  2. Después explicaremos nuestros sentimientos ante esa situación.
  3. A continuación describiremos nuestras necesidades, sin exigir soluciones a la otra persona implicada en la discusión.
  4. Negociar qué puede hacer cada parte para satisfacer las  necesidades de los implicados.

¿Es fácil? Nada es fácil la primera vez, pero con voluntad podemos conseguirlo.

Esta práctica requiere ser empáticos (8 tips para empatizar con los demás)  y asertivos (Cómo ser tu mismo: Afírmate).

Pongamos un ejemplo:

Víctor está enfadado con Natalia, su novia, porque ella ha salido con sus amigos sin contar con él. Cuando Víctor habla con Natalia dice “Eres increíble, ya podía estar esperando todo el día tu llamada para hacer planes, desde luego eres una egoísta, nunca piensas en mí” Natalia ante estas acusaciones seguramente se ponga a la defensiva. ¿Cómo actuaría si Víctor sigue los cuatro pasos antes mencionados? Quizás no esté de acuerdo con él, pero al menos no se sentirá atacada y estará más abierta a escucharle.

¿Te cuesta desconectar tu piloto automático? nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

7 pasos para conseguir hábitos de vida saludables

En  numerosas ocasiones a lo largo de nuestra vida queremos cambiar un hábito. Es decir, queremos abandonar una costumbre o empezar con otra nueva, generalmente beneficiosa para nuestra salud o nuestro bienestar.

En primer lugar es importante que diferenciemos entre ambas opciones. Si queremos abandonar un hábito debemos sustituirlo por otro y tener presente que el hábito antiguo no se olvida. Si lo que queremos es instaurar uno nuevo debemos ponernos en marcha lo antes posible ya que el tiempo necesario para instaurar un hábito está en torno a los 21-28 días.

Para instaurar uno nuevo hay algunas ideas de como hacerlo con mayor éxito. En primer lugar, el hábito debe estar relacionado con una meta o un objetivo. Por ejemplo: “voy a crearme una rutina de trabajo para conseguir un empleo” o “voy a ir al gimnasio para reducir mi grasa corporal y tener una mayor resistencia física”. Lo importante es que el objetivo nos motive, como ya dijimos en otra entrada al blog. Además, debe ser lo más concreto posible. Es mejor “voy a dejar de comer grasas hidrogenadas al menos 6 días a la semana” que “voy a comer más sano”. Es mejor “voy a ir tres veces a la semana al gimnasio, una hora y media” que “me voy a poner en forma”.

No demores el inicio. Cuanto antes lo empieces, antes lo conseguirás establecer como costumbre. Si el hábito requiere alguna preparación especial o no se puede empezar rápidamente por la razón que sea, lo ideal es poner una fecha de inicio improrrogable. Esa fecha únicamente será susceptible de ser adelantada, nunca de ser retrasada.

Instaura tres pequeñas acciones que puedas hacer todos los días. No es necesario hacer grandes esfuerzos para evitar tener “arrancadas de caballo y paradas de burro”. No es preciso llevar a cabo grandes acciones, sino pequeñas repetidamente a lo largo del tiempo. El truco es insistir en pequeñas cosas que nos lleven a alcanzar nuestro objetivo.

Mantente motivado. Sólo conseguirás implantar con éxito tu rutina, si esta coincide con tus valores. La motivación no es lo mismo que la fuerza de voluntad, más bien es lo contrario. Si la salud y el cuidado físico es uno de mis valores, encontraré motivación suficiente para dejar de fumar (¡ojo! objetivo formulado en negativo). Pero si no coincide con mis valores, tendré que hacer el esfuerzo, lo que me dará menos posibilidades de conseguir implantar ese hábito que me lleve a alcanzar mi meta.

Mira hacia adelante. Los hechos pasados son eso, pasados. Antes no contabas con la motivación, ni con la técnica de “las tres pequeñas cosas”. Antes tus objetivos estaban formulados en negativo o no eran concretos. Recuerda, sólo puedes actuar en el momento presente. ¿Qué puedes hacer ahora por instaurar ese hábito?

Fíjate en lo que estás consiguiendo. Enfócate en los progresos que haces, no en lo que estás dejando de hacer. Sé consciente de cómo aumenta tu resistencia física en el caso del deporte o como aumenta tu capacidad pulmonar y de absorción de oxígeno en el caso de dejar de fumar.

Tienes recursos suficientes para conseguirlo. Cambiar nuestra realidad está en tus manos. Ya lo has hecho en muchas ocasiones a lo largo de tu vida. Tienes la opción de elegir lo que quieres ser.

Toma la elección que más te guste y lucha por ella. Ya sabes cómo.

Néstor Villa