Archivo de la categoría: Psicología

Mindfulness y cómo permanecer presente

Mindfulness y cómo permanecer presente

En distintas entradas hemos hablado de las ventajas que tiene para nuestra vida practicar mindfulness. Ver:  Ser feliz sin juzgar: Mindfulness

En este post vamos a explicar cómo se aprende a “permanecer presentes” gracias a la atención plena.

En nuestro día a día es frecuente hacer la mayoría de nuestras actividades en forma de “piloto automático”. (Ver: Cómo actuar correctamente. Desconecta el piloto automático) y pensar que el tiempo que dedicamos a las cosas que nos disgustan es tiempo robado o perdido, cuando cada segundo que pasa forma parte de nuestra vida y nos lo perdemos por no estar presentes en el aquí y el ahora.

En qué consiste permanecer presente

Estar presentes es una práctica de mindfulness que consiste en ser conscientes de lo que nos ocurre, aceptándolo sin ningún tipo de juicio. La dificultad radica cuando nos asaltan pensamientos desagradables, puesto que nuestra naturaleza es intentar que desaparezcan o evitar que vuelvan a suceder. También es complejo cuando los pensamientos que nos abordan son positivos, en este caso la tendencia es aferrarnos a ellos. Sin embargo, estas dos formas de reaccionar pueden ser problemáticas porque cuanto más intentamos apegarnos a ciertas cosas o huir de otras, más difícil nos resulta conseguirlo.

La práctica de mindfulness nos ayuda a superar estas reacciones automáticas de adherencia o aversión, relacionándonos desde la aceptación y el no- juicio con todas las experiencias que vivimos, tanto las agradables como las desagradables.

Cómo estar presentes en el aquí y el ahora

En esta práctica la sesión comienza con una meditación de 5 minutos en la que nos debemos centrar en una única imagen o en un único sonido, siendo lo importante que permanezcamos en el presente escuchando o viendo algo con plena conciencia, y dejando marchar los pensamientos que puedan aparecer.

A continuación pasamos a la meditación en postura sedante, pero ampliando el foco de atención desde la respiración y las sensaciones corporales a los sonidos en primer lugar y a los pensamientos después, la duración de esta nueva meditación puede durar hasta 40 minutos.

Al final de la meditación leemos el poema “Los gansos salvajes” de Mary Oliver que ejemplifica estar presente aceptando las experiencias tal y como son.

Los gansos salvajes

No tienes que ser bueno.
No tienes que caminar sobre tus rodillas, arrepintiéndote,
durante cien millas a través del desierto.
Sólo tienes que permitir que el suave animal de tu cuerpo
ame aquello que ama.

Cuéntame acerca de la desesperación, la tuya, y yo te contaré la mía.
Mientras tanto el mundo sigue girando.
Mientras tanto el sol y las transparentes esquirlas de lluvia
están moviéndose a través de los paisajes,
sobre las llanuras y los profundos bosques,
las montañas y los ríos.
Mientras tanto los gansos salvajes, altos en el limpio aire azul,
están volviendo a casa otra vez.

Quienquiera que seas, no importa cuan solo estés,
el mundo se ofrece a tu imaginación,
te llama como los gansos salvajes, chillones y emocionados,
una y otra vez anunciando tu lugar
en la familia de las cosas.

Si quieres aprender a estar presente,  nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Anuncios

Cómo afrontamos los conflictos

Cómo afrontamos los conflictos

En otra entrada estuvimos viendo cómo podemos solucionar un conflicto o una negociación de manera que ganemos todos (Ver: Para ganar siempre).

Hoy vamos a ver qué diferencias puede haber entre las personas a la hora de enfrentarse a una negociación o a un conflicto de cualquier tipo según nos dicen Thomas y Kilman.

Las diferencias se basan en la importancia que demos al resultado del conflicto y por otro lado, está la importancia que damos a la relación con los otros. Según esto podemos establecer distintas maneras de afrontarlo:

1 Acomodación

Si la mayor importancia se la damos a la relación tendríamos un estilo de acomodación. En este caso da igual el resultado de la negociación o discusión, solo nos importa que la relación no se estropee. Un ejemplo sería cuando pretendemos enamorar a otra persona. No discutimos con ella. Todo nos parece fenomenal porque nuestro interés está centrado en la relación. Nos da igual el resultado de la discusión o de la negociación.

2 Competición

Si por el contrario nuestro máximo interés es conseguir unos resultados sin importarnos la relación, nuestro estilo de afrontamiento es de competición o confrontación. Sería el caso contrario al anterior. Cuando se produce una separación de una pareja, ha dejado de importar la relación, ahora solo importan los resultados que se puedan obtener.

3 Evitativo

Puede que no importe ni la relación ni los resultados. En este caso optamos por un estilo evitativo. Puede que sea porque consideramos demasiado alto el coste de entrar en conflicto y se prefiere evitarlo. Esto no quiere decir que el conflicto no exista o que desaparezca. Sería el tipo de actuación de alguien que niega que haya conflicto.

4 Estilo de colaboración

Por otro lado puede ocurrir que para la persona sea muy importante tanto la relación como los resultados que se obtengan. Se intenta conseguir el mejor resultado posible manteniendo o incluso fortaleciendo la relación. Se ve el conflicto como algo natural en las relaciones, no como algo malo. La preocupación es encontrar una solución satisfactoria para ambas partes. Este tipo de afrontamiento se relaciona con la idea de ganar-ganar que hablábamos en la anterior entrada. Sería el tipo de colaboración.

5 Compromiso

Por último, tenemos la opción del compromiso. En ella lo que se pretende es ceder un poco pero que la otra parte también ceda algo. Se tienen en cuenta los resultados y la relación pero no tanto como en la colaboración.

Estas diferencias lo único que nos indican es un estilo predominante de actuación ya que variará dependiendo de la situación y de la persona con la que negociemos o entremos en conflicto.

¿Para qué puede ser útil esta información? Desde mi punto de vista, si vemos como se enfrenta cada persona a los conflictos podemos ser conscientes de cuánto le importa tanto la relación como los resultados que obtenga.

Néstor Villa

Claves para ser más creativo

Claves para ser más creativo

Claves para ser más creativo

¿Te consideras una persona creativa? En este post vamos a dar las claves para aumentar tu creatividad.

Tod@s conocemos personas creativas. Esta cualidad se da entre los grandes genios: Mozart, Picasso, Lope de Vega, eran personas muy creativas. La creatividad no es exclusiva de las artes, también son muy creativos Einstein, Steve Jobs y otros científicos y empresarios.

Está claro que la creatividad se da en todos los ámbitos. Pero nosotr@s, pobres mortales, ¿podemos ser creativos?

La creatividad es una cualidad inherente al ser humano.

Pues bien, la respuesta es, sin duda, que sí. La creatividad es una cualidad inherente al ser humano pese a que haya personas que piensan que no lo son. Todos podemos crear e innovar, todos tenemos ese potencial, solo que hay que practicar y dedicarle algo de tiempo, como a casi todo.

¿Qué es la creatividad?

La creatividad no es solo el idear inventos que revolucionen al mundo. También buscar una solución a un problema cotidiano o a una situación inesperada que se produce en cualquier momento es creatividad.

No obstante, es verdad que la creatividad es una actitud, una forma de enfrentarnos a la vida. Es no darse por vencid@ ante cualquier dificultad, es buscar soluciones, ser flexible, inconformista y crític@.

Si nos rendimos ante cualquier dificultad o nos dejamos llevar por la crítica o no proponemos alternativas, nuestra creatividad se verá seriamente afectada.

El miedo afecta también, como no, a la creatividad. El temor a equivocarnos o a hacer el ridículo nos paraliza, impide que desarrollemos la creatividad. Piensa: ¿qué harías si no tuvieras miedo?

Cómo aumentar nuestra creatividad

Algunos consejos prácticos para ser más creativos son los siguientes:

  1. Hacer las cosas de una manera distinta.
  2. Generar alternativas.
  3. No hacer demasiado caso a las opiniones de los demás.
  4. Llevar una libreta para apuntar las ideas que te surjan.
  5. No tener miedo a equivocarse.
  6. No ser muy autoexigente, los principios son difíciles, luego se puede ir puliendo el trabajo final. Ver: Desarrolla autocompasión y renuncia al perfeccionismo
  7. Sacar el lado bueno de las cosas.
  8. No rendirse a la primera.
  9. Aprender de los errores. Ver: No hay fracaso, solo retroalimentación
  10. Pero ante todo, disfruta. Disfruta de cada momento, goza con cada cosa que hagas.

Es muy difícil ser creativo cuando estás enfadado con el mundo o frustrado. Si te ocurre esto, busca una actividad que te relaje. Puede ser cantar o escuchar música, mirar un cuadro o un paisaje, ser consciente de la agradable temperatura que hay a tu alrededor o de los atractivos olores que te rodean. Ver: Creatividad: creencias limitantes

Si ahora te preguntan si eres creativo, ¿qué respondes?

Néstor Villa

Libérate: Date permiso

Libérate: Date permiso

En esta entrada vamos a ver cómo nos podemos liberar dándonos permiso para no ser perfectos, para equivocarnos y para volver a empezar.

Podemos tener tendencia a sobredimensionar nuestros errores porque, en general, estamos más acostumbrados a señalar lo negativo que a valorar nuestros aciertos. (Si quieres más información de este punto puedes visitar: Cómo conseguir un cambio a positivo)

Reconocer nuestras áreas de mejora, lejos de minar nuestra autoestima, nos ayudará a ser más fuertes y a que nuestra autoestima se posicione de manera adecuada.

Sólo cuando conocemos nuestras debilidades podemos desarrollar estrategias para reforzarlas.

Lo ideal es reforzar estas debilidades desde nuestras fortalezas o desde nuestros puntos fuertes.

Debemos darnos permiso para:

No ser perfectos

Es imposible ser perfecto. Si intentamos serlo, tendremos una constante fuente de malestar. Además es muy posible que influya en nuestro rendimiento personal y profesional. si intentamos dejar algo perfecto, nunca dejaremos de trabajar en ello, nunca estará terminado porque nunca estará perfecto. (¿Aprendes de tus fracasos o eres un rumiante del mismo?)

Equivocarnos

Siempre que empezamos algo debemos asumir el riesgo de que salga mal o de que nos equivoquemos. Los errores se pueden convertir en nuestros maestros, podemos aprender mucho de ellos. Además es imposible controlar totalmente todas las cosas que nos puedan ocurrir. Siempre habrá alguna posibilidad de que las cosas no salgan como queremos. (Desarrolla autocompasión y renuncia al perfeccionismo)

Volver a empezar

En ningún sitio está escrito que debamos conseguir todo a la primera. Siempre podemos intentarlo de nuevo. Dijo Benjamin Franklin: “Yo nunca he tenido un error. He tenido 10.000 ideas que no funcionaron”. El éxito es de aquellos que vuelven a intentarlo, que no se desaniman y que después de caer, se vuelven a levantar. 

Si quieres, EnPositivoCoaching te puede ayudar.

Néstor Villa

8 tips para cambiar

8 tips para cambiar

8 tips para cambiar

En este post, vamos a tratar de cómo poder hacer el cambio que deseamos en nuestras vidas. Iniciar un proceso de coaching supone aceptar el reto a cambiar y comprometerse a ello.

El miedo (ver: Que no te paralice el miedo, ¡atrévete a cambiar!) a cambiar puede venir de pensar que cuando cambiamos sabemos lo que perdemos pero no lo que ganamos. Si pensamos así nos vendrán mil frases que justifiquen el hecho de quedarnos inmóviles en nuestra zona de confort: “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”

Sabemos lo que perdemos, pero no lo que ganamos

Si el cambio es impuesto, es decir, que nos ha venido dado sin elegirlo, podemos pasar por las fases de un duelo, como ya vimos en anteriores entradas. (Ver: El duelo)

Pero hoy me quiero centrar en el cambio deseado, buscado, anhelado pero no conseguido, y ¿por qué?, ¿quiero pero no puedo o puedo pero realmente no quiero?

Si pensamos que cambio significa aprender, seguramente tendremos un enfoque más proactivo, aunque aprender supone un esfuerzo (nadie dijo que el cambio fuera fácil).

¿Qué podemos hacer para que el cambio sea lo más agradable y fácil posible?

  1. El cambio debe ser más atractivo que la resistencia, de forma que el esfuerzo tenga una gran recompensa. ¿Qué puedo ganar con este cambio que me propongo? (Ver: ¿Por qué nos resistimos al cambio? )
  2. Además debe de preservar la intención positiva de la conducta que queremos cambiar. Según la PNL todo comportamiento tiene una “intención positiva” un propósito; aunque el comportamiento sea algo negativo, se mantiene por algún motivo, por ejemplo, todos sabemos que fumar es malo, incluso los fumadores, ¿Cuál es la intención positiva de este acto?, para cada persona será diferente: para algunos/as será útil para acercarse a otras personas y conversar, para otros/as puede ser que se sienten que les relaja…etc.
  3. Debemos creer que podemos hacer ese cambio. Ya vimos la importancia de nuestras creencias tanto limitadoras como potenciadoras. (Ver: Cómo ganar confianza. Creo, luego puedo)
  4. Será importante asumir que podemos cometer errores,  ¿cuántas veces te caíste cuando aprendiste a montar en bicicleta? No hay fracaso, solo retroalimentación
  5. También es importante saber que cuando cambiamos algún hábito, comportamiento, pensamiento, sentimiento o conducta,  no estamos cambiando nuestro ser, nuestra esencia: “Yo soy yo, independientemente de lo que haga o me toque vivir”. No tenemos que tener miedo a perder nuestra identidad porque hagamos cambios en nuestra vida.
  6. Como decía el cambio no es fácil, por lo tanto démonos una tregua, en vez de luchar con nuestro “lado oscuro” que nos atrapa en la zona de confort, escuchémosle y lleguemos a un acuerdo. Mi profesor de mindfulness Rafael G de Silva dice que “bailemos” con la fuerza que nos impulsa a hacer lo de siempre, por ejemplo si un día no me encuentro con fuerza de meditar 20 minutos, negocio mi buena intención de hacerlo con el hábito (llevo toda mi vida sin meditar) de no hacerlo, y llego al punto medio de meditar durante 10 minutos.
  7. Además pensemos que cambiar supone ser responsable de lo que hacemos, dejando de ser víctimas de las circunstancias. (Ver: Independencia personal, sana autoestima)
  8. Pensemos también que si alguien ha conseguido hacer eso que deseamos cambiar, nosotros/as también podemos conseguirlo.

¿Merece la pena? Si quieres, nosotros podemos ayudarte.

Sonia Treviño

5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

En este post vamos a hablar sobre cómo aprovechar nuestro tiempo, ser más productivos/as y dejar de tener “cosas pendientes”, es decir, daremos consejos para no procrastinar (postergar nuestros asuntos).

Procrastination es un término inglés, se traduce al español como “dilación”. Hace referencia al tiempo que perdemos y dejamos pasar antes de hacer lo realmente importante.

Muchas veces estamos saturados con “temas pendientes” que tenemos que realizar, pero no encontramos el momento para hacerlos. O por fin encontramos el momento, pero perdemos el “enfoque en la tarea” y nos distraemos de diversas maneras. ¿Recordáis cuando teníamos que estudiar los exámenes finales?, en ese momento era fundamental tener el armario recogido o arreglar aquella chapuza que habíamos ignorado hasta ese día…

Para no pocrastinar, es importante una buena gestión del tiempo (Cómo ganar tiempo y reducir el estrés) y distinguir lo urgente de lo importante. El siguiente relato ilustra perfectamente la diferencia entre ambos términos.

Un experto asesor en gestión del tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Sacó un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño, y preguntó: “¿Cuantas piedras piensan ustedes que caben en este frasco?”.

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó: “¿Está lleno?”. Todo el mundo le miró y asintió.

Entonces sacó un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironía y repitió: “¿Está lleno?”. Esta vez los oyentes dudaron. La mayoría dijeron que no.

Entonces puso sobre la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava. Preguntó de nuevo: “¿Está lleno?”. Ahora todos dijeron unánimemente que no.

Por último, tomó una jarra con un litro de agua y comenzó a verterla en el frasco. El frasco aún no rebosaba. Entonces preguntó: “¿Qué conclusión podemos sacar?”.

Un alumno respondió: “Que no importa lo llena que esté tu agenda; si sabes organizarte, siempre puedes hacer que quepan más cosas”. “¡No!, -repuso el experto-, lo que nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después. ¿Cuales son las grandes piedras en tu vida? Recuerda, ponlas primero. El resto encontrará su lugar.”

Es importante que sepamos priorizar lo que queremos hacer en nuestra vida.

5 tips para ser más productivos

  1. Elaboraremos un listado de los temas que tenemos pendientes y que andan pululando en nuestra cabeza, agotando nuestra “energía”
  2. Ahora diferenciaremos de este listado qué es lo urgente y qué es lo importante. Lo marcaremos con distintos colores, por ejemplo en rojo lo urgente y en verde lo importante.
  3. Llega el momento de tomar decisiones, de las cosas que NO son importantes, tacharemos aquellas que vamos a desechar, bien porque no podemos, o bien porque no queremos hacerlas. Al eliminarlas dejan de ocupar espacio en nuestra cabecita con “tengo que….” liberando energía que aprovecharemos para los temas relevantes. Por ejemplo “tengo que ayudar a mi padre a arreglar el trastero”, “tengo que salir a correr ”, “tengo que seguir con el curso de inglés”…
  4. Las tareas que hemos decidido que  vamos a llevar a cabo, las ordenaremos de más a menos importantes.
  5. El último paso consiste en pensar de una a tres acciones que vamos a realizar para llevar a cabo las tareas seleccionadas, marcándonos un plazo de tiempo. ¡Sin procrastinar! Por ejemplo si decidimos salir a correr, entonces planificaremos: salir los lunes, miércoles y viernes de 17-18h, por el parque del Retiro y preparar la ropa de deporte para tenerlo todo a punto.

De esta forma aumentaremos nuestra productividad y tendremos más energía. Esto se puede aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida. Sin olvidar que lo primero es lo importante. 

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

Coaching y empleo

Cómo te ayuda el coaching en la búsqueda de trabajo

Cómo te ayuda el coaching en la búsqueda de trabajo

En esta entrada trataremos cinco aspectos en los que el coaching puede ayudar en la búsqueda de trabajo.

Cuando estamos buscando trabajo toda ayuda es poca, así que vamos a dar algunas pistas que nos pueden ayudar a encontrar un empleo y que se usan cuando seguimos un proceso de coaching.

Definir tu objetivo profesional

Cuando el objetivo profesional no está definido, ocurre que estas buscando trabajo “de lo que sea” o “de lo que salga”.

Como comentaba una compañera orientadora laboral, yo nunca he visto una oferta de empleo en la que busquen a alguien para trabajar “de lo que sea”.

Tampoco es la mejor opción esperar a que “salga algo”. Siempre será mejor que seas activo en la búsqueda que quedarte esperando a que te llamen.

Con un objetivo laboral que sea claro, conciso y realista tendrás muchas más posibilidades de encontrar un trabajo que te guste. Pese a que pueda parecer que te cierras a algunas oportunidades que puedan surgir, lo que haces es enfocarte en lo que realmente te interesa. (Ver también: 5 claves para definir tu objetivo profesional)

Un ejemplo de objetivo laboral sería: “busco trabajo de psicólogo en el departamento de orientación un centro escolar”.

Y si “sale algo de lo que sea” mientras estas en este proceso, ya decidirás si lo aceptas o sigues centrado en tu búsqueda. O si surge algún trabajo que te interesa empezar por motivos económicos, de desesperación o por lo que sea, seguirás centrado en tu búsqueda.

Encontrar un trabajo no significa dejar de buscar, ¿verdad?

Generar opciones

Una de las tareas que se realizan en un proceso de coaching es la de generar opciones.

Es posible que no hayas contemplado todas las alternativas que tienes a tu alcance para encontrar trabajo. O es posible que hayas descartado algunas sin saber muy bien porqué.

Repasa si estás usando todas las opciones que tienes de encontrar un trabajo, Y es muy conveniente que te plantees si puedes hacer algo más.

Explora nuevas opciones, prueba distintas posibilidades. (Ver: Cómo ser más creativo)

Si sólo buscas trabajo a través de internet, prueba a llamar por teléfono. O incluso ir personalmente a visitar a las empresas de tu sector. Por probar no vas a perder nada y si sale bien, puedes ganar mucho.

Autoconocimiento

Si estás buscando trabajo, estás realizando un proceso de marketing o de venta de tu candidatura. Cuanto más te conozcas, mejor. (Ver también: Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento)

Piensa qué ofreces a las empresas. Es decir, cuáles son tus características más destacadas como trabajador.

Ante la pregunta: ¿qué puedes ofrecer a la empresa que te contrate?, debemos tener una respuesta clara.

Identifica tus logros y de ellos saldrán rápidamente las habilidades que has usado para conseguirlos.

Por ejemplo, si conseguías terminar el trabajo a tiempo, piensa las habilidades que usabas para ello. Puede que seas una persona organizada, que seas rápido, que sepas priorizar las tareas…

Desarrollo de competencias

En un proceso de coaching, siempre hay una mejora de competencias.

Está implícito en el coaching un proceso de mejora que siempre implica a las competencias personales y/o profesionales (si es que las podemos distinguir, que yo tengo mis dudas).

No se trata de que te enseñen a comportarte de una determinada manera, si no de que seas la mejor versión de ti mismo.

Si tras conocer tus logros has conseguido mejorar el conocimiento que tienes de ti mismo, esto influirá en una mayor confianza en tus posibilidades. También parece lógico pensar que trabajar las fortalezas redundará en una mejora de la autoestima. Y al mejorar la autoestima nos relacionaremos mejor con otras personas.

Habrás mejorado dos competencias: autoconfianza y relación interpersonal.

Seguridad en la entrevista de trabajo

Si te estás dirigiendo a un puesto de trabajo que te gusta y además conoces tus logros y habilidades. Si eres un “vendedor” seguro de tu candidatura y también eres la mejor versión de ti mismo. (Ver: Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos)

¿Vas a necesitar algún consejo para estar tranquilo en una entrevista?

¿Vas a tener que estudiar cómo tienes que comportar o cómo vas a utilizar tu lenguaje no verbal?

Mi opinión es que te comportaras con naturalidad, responderás con seguridad y harás todo lo que esté en tu mano para conseguir el empleo.

Con todo esto en tu mochila, te encontrarás motivado para encontrar trabajo o para mejorar el actual y, sin duda, terminarás consiguiéndolo.

Si quieres, EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa