Archivo de la categoría: Psicología

Cómo mejorar relaciones. El principio de reciprocidad

Cómo mejorar relaciones. El principio de reciprocidad

Reciprocidad significa: Correspondencia mutua de una persona o cosa con otra. En este post vamos a ver cómo podemos mejorar nuestras relaciones interpersonales gracias a este principio.

¿Qué influye en nuestras relaciones con los demás?

Son muchos los aspectos que influyen en las relaciones con los demás: el contexto, nuestra forma de ser, la forma de ser de la otra persona, nuestras creencias, las suyas, los sentimientos, las expectativas, etc… En esta entrada al blog, nos vamos a centrar en tres aspectos: creencias, estereotipos y el principio de reciprocidad.

Creencias

En entradas anteriores hablábamos de la importancia que tienen nuestras creencias en nuestra forma de ser, (ver: Cómo aumentar nuestra autoestima. El poder de las creencias), si creo que soy gracioso/a mi atención de manera selectiva encontrará hechos que me confirmen esta creencia, actuaré en consecuencia y reforzaré una y otra vez esa creencia hasta hacerla realidad (ver: Cómo ganar confianza. Creo, luego puedo)

Además, no solo son importantes las creencias sobre nosotros mismos, también lo son las creencias que tenemos sobre los demás. Si pienso que todos los adolescentes son maleducados, tendré una determinada predisposición cuando me relacione con ellos. Esto nos lleva a cómo nos influyen los estereotipos cuando nos relacionamos con otras personas.

Estereotipos

Los estereotipos son representaciones mentales que construimos a partir de información que observamos, pero, ¿cuántas veces te has confundido atribuyendo características a una determinada persona solo por su forma de vestir?

Como ves, los estereotipos que nos formamos del prójimo también influye en la forma de relacionarnos con él/ella. Por eso es importante no dejarnos llevar por esa “primera impresión” y conocer qué imagen proyectamos (ver: Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos)

Principio de reciprocidad

Otro principio que es importante en nuestra relación con el otro es el de “Reciprocidad”. Si percibís que caéis mal a una persona, ¿cómo os cae dicha persona? Y qué sucede si os enteráis de que a esa persona realmente le parecéis alguien maravilloso, ¿cambiáis de opinión?

La reciprocidad es la correspondencia mutua de una persona con otra. De manera que mi opinión sobre una persona suele ser recíproca. Como decía Jorge Drexler en su canción:

“Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma”

Consejos para mejorar nuestras relaciones

  1. Si nos centramos en los aspectos positivos de las personas que nos rodean, de manera sincera, ellos/as sacarán a la luz esas virtudes y la relación será más sana que si nos centramos en los defectos.
  2. Realizar favores sin esperar nada a cambio.
  3. Disfrutar de lo que los demás quieran darnos, sin sentirnos en deuda o culpables.
  4. Hacer lo que realmente deseamos, sin esperar la aprobación de los demás.
  5. No medir continuamente lo que hacemos por los demás y lo que los demás hacen por nosotros

A continuación os dejamos un anuncio de Coca- cola en el que se ve claramente el cambio que se produce en las personas cuando se centran en los aspectos positivos.

Si quieres mejorar tus relaciones, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Anuncios
Imagen Pixabay

Cómo hablar bien en público

Cómo hablar bien en público

¿Te consideras buen orador/a?, ¿te gustaría hablar bien delante del público?. Hoy querría que profundizásemos es las características personales que muestran l@s buen@s orador@s.

¿Qué es ser buen orador?

En primer lugar, es fundamental que lleguemos a un acuerdo sobre lo que consideramos un buen orador. Según la RAE:

La oratoria es el arte de hablar con elocuencia, de deleitar, convencer y conmover por medio de la palabra.

En otras definiciones se habla de influir en los demás y convencerles para tomar una determinada acción. También se define a un buen orador como alguien capaz de cambiar las emociones de los oyentes.

Si pensamos en buen@s orador@s es muy posible que a cada persona nos venga alguien a la cabeza pero si los analizamos, tod@s cumplirán unas características.

Características de los buen@s orador@s 

Naturalidad

Siempre debemos apostar por ser nosotros mismos. Para conseguirlo debemos aceptarnos tal como somos. Si hay algo que queremos mejorar, siempre estamos a tiempo de hacerlo. Esta estrategia suele dar mejor resultado que aparentar ser quienes no somos. Si aparentamos algo, perderemos la naturalidad.

En la comunicación lo ideal es actuar con naturalidad y comportarnos como lo hacemos normalmente en nuestro entorno.

Nos tendremos que adaptar al contexto en el que se desarrolla la comunicación pero sin perder nuestra esencia.

Sinceridad

La característica fundamental de la sinceridad es creer lo que dices. Lo recomendable es consultar múltiples fuentes de información para que nuestras afirmaciones estén suficientemente respaldadas por datos contrastables.

Esto implica prepararse concienzudamente cada exposición. Puede ocurrir que nos planteen alguna duda  que no sabemos responder o que nos rebatan con argumentos sólidos. Si esto ocurre, reconoceremos nuestro desconocimiento o la oportunidad del argumento. Normalmente se recomienda en estos casos que aplacemos la respuesta para una próxima ocasión en la que tendremos la oportunidad de responder adecuadamente.

Es mucho mejor esta opción que ponernos a divagar sobre algo que no sabemos ya que crearemos un clima poco favorable para el desarrollo del discurso.

Confianza

Si en la sinceridad creemos en lo que decimos, en la confianza creemos en nosotros mismos. Es extremadamente difícil que el auditorio confíe en nosotros si nosotros no confiamos.

Al igual que en la naturalidad, debemos aceptarnos para mostrarnos confiados pero hay trucos que te darán confianza. Prepara exhaustivamente el tema sobre el que vayas a hablar. Se aconseja que si tienes que hacer una presentación en la que tienes que saber 5, estudia hasta 10. No me digas que esto no te dará seguridad. Si te hace falta, ensaya lo que vas a decir y pregunta a tu entorno cercano qué les parece tu exposición.

Transmitir energía y entusiasmo

Si conseguimos transmitir energía tendremos a nuestros oyentes en el bolsillo. Hay una clara diferencia entre transmitir un mensaje de una manera plana a hacerlo de manera entusiasta.

No es lo mismo transmitir un mensaje como: “digo esto porque es lo que hay que decir”, a transmitirlo como: “me gusta lo que te estoy diciendo, creo en ello y seguro que te ayuda”.

¿Cuántas de estas características puedes cumplir en tus exposiciones en público? Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

Cómo aumentar la felicidad: Fluye

Cómo aumentar la felicidad: Fluye

Cómo aumentar la felicidad: Fluye

En esta entrada vamos a hablar sobre cómo podemos elevar a largo plazo nuestro nivel de felicidad dejando fluir nuestra energía.

Niveles de felicidad

Según el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, algunos estados emocionales son más susceptibles de ser cambiados directamente y, como están conectados a lo felices que nos sintamos, a largo plazo pueden elevar nuestro nivel de la felicidad.

Entropía psíquica

Cuando sentimos tristeza, miedo, ansiedad o aburrimiento se genera en nosotros/as una “entropía psíquica”, es decir, un estado en el que no podemos utilizar eficazmente la atención para afrontar las tareas externas, porque la necesitamos para restaurar un orden subjetivo interno. Esto no significa que dichas emociones no sean adaptativas.

Neguentropía psíquica

En cambio, la felicidad, la fuerza o la actitud de alerta son estados de “neguentropía psíquica” porque al no necesitar atención para rumiar y sentir pena de nosotros/as  mismos/as, la energía psíquica puede fluir libremente hacia cualquier pensamiento o tarea dada.

Cómo fluir para ser más feliz

Nos cuesta concentrarnos cuando la tarea va contra el hilo de las emociones y de las motivaciones. Pero cuando nos gusta lo que hacemos y estamos motivados, conseguimos “centrar la mente” en una actividad sin esfuerzo, aun cuando sean grandes las dificultades objetivas.

Cuando lo que sentimos, deseamos y pensamos van al unísono, están en armonía, es cuando fluimos y tenemos la sensación de acción sin esfuerzo.

Una persona que fluye está completamente centrada debido a que en la conciencia no le queda espacio para pensamientos irrelevantes, ni para sentimientos que le distraigan.

En este caso desaparece la conciencia de sí, pero uno se siente más fuerte de lo normal. La sensación del tiempo queda distorsionada, ya que las horas pasan como si fueran minutos. Cuando todo el ser de una persona se amplía en un funcionamiento pleno de cuerpo y mente, cualquier cosa que haga merece la pena ser hecha por sí misma; vivir se convierte en su propia justificación. Esta capacidad se puede mejorar con la práctica de mindfulness.

¿Te gustaría aprender a fluir?  nosotros podemos ayudarte.

Bibliografía: Csikszentmihalyi, Mihaly.  Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad. Kairós, Barcelona, 2004

Sonia Treviño

 

No caer en la tentación

No caer en la tentación

En esta entrada vamos a dar pautas para no caer en la tentación y conseguir mantenernos en nuestros buenos propósitos.

¡Lo hemos conseguido!

Por fin hemos alcanzado nuestra meta, hemos conseguido el peso deseado, hemos dejado de fumar, nos hemos apuntado al gimnasio, hemos comprado los apuntes de la oposición y todo parece que va viento en popa… pero ¿todo es tan sencillo?, a veces tenemos grandes tentaciones y es difícil contenernos.

Ya hemos visto en entradas anteriores cómo gestionar los cambios y alcanzar nuestras metas ver: 8 tips para cambiar .

A menudo lo más complicado es conseguir tener una rutina que nos ayude a mantener el cambio.

Estadios de cambio de Prochaska y DiClemente

En este momento nos encontramos en el estadio “Mantenimiento del cambio”, antes hemos pasado por otros estadios importantes:

Precontemplación

En esta etapa no tenemos intención de cambiar, es frecuente que no tengamos conciencia del problema  o que no conozcamos las consecuencias a corto, medio o largo plazo de nuestra mala conducta (comer dulces, fumar, beber en exceso, etc). Los pros de consumir, por ejemplo, superan los contras.

Contemplación

En esta fase somos conscientes de que existe un problema y se considera abandonar la conducta nociva para nuestra salud en los próximos meses, pero todavía no hemos desarrollado un compromiso firme de cambio.

Preparación o determinación

En este estadio llevamos a cabo pequeños cambios. Además, nos comprometemos a realizar un esfuerzo mayor en un futuro próximo. Los pros de dejar el consumo de dulces, por ejemplo, superan a los contras.

Actuación o acción

Realizamos cambios notorios, fácilmente observables. Es una etapa inestable por el riesgo de recaída o la rápida progresión a la fase de mantenimiento.

Mantenimiento del cambio

En esta fase tenemos que trabajar para consolidar los cambios realizados durante la etapa anterior. En este estadio (tras 6 meses de cambio efectivo) se manejan estrategias para prevenir las recaídas.

Cómo no caer en la tentación 

Las causas principales de la recaída son los estados emocionales negativos, los conflictos interpersonales y la presión social.

Estados emocionales negativos: Son situaciones en las que experimentamos un estado de ánimo o sentimientos negativos como frustración, ira, ansiedad, depresión o aburrimiento.

Conflictos interpersonales: Son situaciones que incluyen un conflicto actual  o reciente asociado con cualquier relación interpersonal, como la pareja, los miembros de la familia , el trabajo, etc.

Presión social: Situaciones en las que distintas personas nos presionan para que volvamos a las conductas anteriores.

Hay tres estrategias que podemos utilizar para evitar la recaída:

  1. Buscar apoyo emocional de nuestros amigos y familia, evitando el conflicto y el estrés.
  2. La aproximación de cambio de estilo de vida, buscaremos desarrollar nuestros nuevos intereses y contactos sociales relacionados con los buenos hábitos que queremos mantener.
  3. Identificar las tentaciones internas y externas y aprender cómo evitarlas o si ocurren que no sea una gran recaída.

Para evitar situaciones de riesgo y mantener nuestra nueva conducta podemos:

  • Abandonar la situación de riesgo. Si no veo la tarta, no me la como.
  • Autoinstrucciones, darnos instrucciones para mantenernos firmes en nuestro propósito.
  • Practicar la relajación, ver: Cómo conseguir una relajación profunda
  • Realizar actividad física o conductas alternativas.
  • Ser asertivo ante la presión social. Ver: Cómo ser más feliz: asertividad
  • Ser benévolo/a con nosotros/as mismos/as. No machacarnos una y otra vez porque hemos caído en la tentación. Caer una vez no significa que hayamos fracasado.

Si quieres mantener tu cambio y no caer en la tentación EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

 

 

Afrontar conflictos. Win- Win

Afrontar conflictos. Win- Win

En este post vamos a tratar la resolución de conflictos, ¿cuándo tienes un malentendido te sientes atacado/a?, ¿cómo reaccionas?, ¿crees que pueden ganar las dos partes de un conflicto?

Formas de afrontar los conflictos

Hay dos formas de afrontar los conflictos:

  1. Una es la tradicional: yo gano, tu pierdes o al contrario, yo pierdo, tu ganas. Esta idea se basa en la creencia de que los conflictos o las negociaciones son un ataque a un adversario o una defensa de un ataque, depende del lugar en el que nos  coloquemos.
  2. La otra forma es tomarlos como una relación de cooperación, yo gano, tú ganas, es decir, colaboramos para alcanzar un acuerdo que sea beneficioso para los dos. Es un poderoso cambio de actitud que cambia por completo el curso de la comunicación.

¿Cómo discutes?

Normalmente no nos damos cuenta de cómo discutimos. Suele ser una mezcla de hábitos adquiridos, combinada con el estado de ánimo del momento. Experimentamos la sensación de “o él o yo”, pensamos que no hay suficiente para los dos o que si yo tengo la razón, él está equivocado.

En pocas palabras, se convierte en una lucha de poder en la que hay vencedores y vencidos.

Gano yo y ganas tú. Win- Win

En la perspectiva de ganar-ganar, yo quiero ganar y quiero que ganes tú también. Claro que lo difícil es cómo conseguir esto. Hay un relato que lo ilustra perfectamente:

“Hay dos personas en la cocina. Sólo queda una naranja y ambas personas la quieren. ¿Qué
solución proponemos? Para que ninguno pierda y que se llegue a una solución justa se busca un compromiso. Ellos la pueden cortar por la mitad y cada uno se come su mitad, así nadie pierde. Vamos a asumir que eso es lo que hacen. Una persona va al exprimidor y se prepara un zumo de naranja pequeño. La otra, con alguna dificultad, comienza rallar la cáscara de la naranja para hacer un bizcocho”.

Conocer las necesidades

Si hubieran discutido sus necesidades, hubieran obtenido mucho más de lo que obtuvieron de esta manera. Sólo estaban pendientes de encontrar una solución. Con un enfoque ganar-ganar, siempre hay que conocer las necesidades de la otra persona antes de buscar soluciones.

Entonces, unas preguntas sobre las necesidades de la otra persona pueden servir para aclarar e incluso solucionar muchos conflictos. Preguntas que podemos usar son:

  • ¿Qué es lo que realmente necesitas?
  • ¿Qué resultado esperas?
  • ¿Por qué crees que es la mejor solución?

Da el primer paso

La perspectiva ganar-ganar es ética pero lo mejor es que realmente funciona. Cuando las dos partes ganan, las dos partes están comprometidas con la solución. Lo que tu haces apoya la necesidad del otro. Lo que el otro hace, apoya tu necesidad.

Si aplicamos esta forma de resolver los conflictos conscientemente, podemos redirigir el conflicto, por lo tanto los primeros que tenemos que estar convencidos de aplicarla somos nosotros.

Lo único que hay que cambiar es la comunicación: Yo quiero ganar y quiero que ganes tu también.

Néstor Villa

Si quieres  nosotros podemos ayudarte.

Alcanza tus metas

Alcanza tus metas

Alcanza tus metas

En este post vamos a hablar sobre la importancia de no abandonar los sueños y en cómo podemos actuar para conseguirlos.

Cuando intentas conseguir algo y no  te sale, tienes dos opciones: tirar la toalla o usarla para secarte el sudor y seguir intentándolo. 

Claves para conseguir tu sueño

Fija tu meta

En primer lugar es fundamental fijarnos una meta clara y definida. Hacemos lista de la compra y nunca hemos apuntado nuestros objetivos vitales. En este sentido os recomiendo la película: “The Bucket List”. Ver 5 tips para conseguir tus objetivos

Persevera

Debemos ser perseverantes y constantes y no doblegarnos ante la primera derrota, como vimos en anteriores entradas un “fracaso” es una oportunidad de aprendizaje, ya sabemos cómo no debemos seguir haciendo las cosas. Ver ¿Aprendes de tus fracasos o eres un rumiante del mismo?

Pide ayuda

Es importante que tengamos habilidades interpersonales y si necesitamos ayuda, seamos capaces de pedirla. Ver Pide un favor, por favor

Traza un plan de acción

Por supuesto, perseguir un sueño implica correr riesgos, incluso romper con lo establecido para obtener resultados positivos que nos aproximen a la meta. Para este paso es fundamental que desglosemos nuestro plan de acción en pequeños pasos, escalones, y tareas que seamos capaces de realizar, obteniendo así un doble beneficio: por un lado estoy más cerca de mi objetivo y por otro me siento motivado/a y satisfecho/ a por dar ese pequeño primer gran paso.

Gestiona tu tiempo

También tendremos que ser capaces de administrar el tiempo, para poder dedicar todo nuestro esfuerzo por conseguir nuestra propuesta. ¿Cuándo es el momento adecuado? ¿Hay un tiempo perfecto? Muchas veces por esperar este instante mágico en el que creemos que todo va a funcionar, dejamos de avanzar. Mi recomendación es si quieres alcanzar tus sueños ponte manos a la obra. Leer 5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

Visualízate cumpliendo tu sueño

Es interesante que visualicemos nuestro sueño hecho realidad, cerrar los ojos y vernos a nosotros mismos realizando las actividades que deseamos ejecutar.

Y lógicamente, tendremos que creer firmemente en nuestra causa, es decir creer en nosotros/as mismos/as y en nuestras metas.

Si quieres, puedes

Para este punto os recomiendo ver el siguiente vídeo: “Historia de equipo de fútbol equipo Panyee FC Tailandi” son 5 minutos basados en hechos reales.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

SER PERFECTO

Ser perfectos

Ser perfectos

¿En qué consiste ser perfectos? En este post vamos a hablar de la importancia que tiene la Autocompasión para nuestra autoestima y de cómo luchar por la perfección nos puede llevar a frustración y a tirar la toalla.

“Tengo derecho a hacer las cosas bien, pero nadie me obliga a ser PERFECTO”

Perfección

¿Existe la perfección? ¿Es universal? ¿Podemos alcanzarla? ¿Qué sucede cuando no llegamos a esa “perfección”? Si te has parado a reflexionar sobre estas preguntas, quizás te hayas dado cuenta de que la perfección no existe, lo que puede ser perfecto para una persona puede no serlo para otra, no podemos alcanzar algo que no existe, por lo tanto cuando nos movilizamos por alcanzar lo inexistente sentiremos: frustración, tristeza, pena, sensación de ser inútil…

Las personas que son muy perfeccionistas suelen tener baja autoestima (verCómo mejorar la autoestima: Acéptate), falta de motivación, obsesiones, falta de confianza y tenderán a la inmovilización (si no me sale perfecto no lo hago)

Renunciar al perfeccionismo no quiere decir que seamos personas “conformistas” o que no tratemos de hacer las cosas lo mejor posible, pero es más sano hacerlo desde otro ángulo.

Leyendo el libro “Mindfulness, aceptación y psicología positiva” de Todd B.Kashdan y Joseph Ciarrochi me llamó gratamente la atención el concepto de “autocompasión”, me parece que es una capacidad muy útil para las personas que luchan una y otra vez para ser “perfectas”.

Aunque la RAE define la compasión como sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias. Mackey y Fanning (1991) entienden la compasión como algo que implica el desarrollo de comprensión, aceptación y perdón.

El psicoterapeuta, profesor e investigador inglés Paul Gilbert, fundador de una Terapia Centrada en la Compasión habla de que la compasión tiene seis componentes principales.

Cómo aumentar nuestra Autocompasión:

  1. Desarrollar una motivación para cuidar del bienestar de uno mismo y del de los demás.
  2. Desarrollar la sensibilidad de uno mismo por su propio malestar, sus necesidades y las de los demás; reconocer cómo las propias emociones de amenaza (por ejemplo la ira) pueden bloquear esa sensibilidad.
  3. Abrirse emocionalmente y conmoverse por los sentimientos, el malestar y las necesidades de los demás.
  4. Desarrollar la capacidad de tolerar el malestar y las emociones, vinculado a la capacidad de “estar con” emociones dolorosas de uno mismo o de los demás sin evitarlas ni intentar atenuarlas, aceptándolas.
  5. Desarrollar empatía, que implica mayores habilidades cognitivas y de imaginación para poder ponerse en el lugar del otro entendiendo cómo pueden sentirse o actuar como lo hacen.
  6. Desarrollar el no juzgar es una manera de abstenerse de condenar y acusar, esto no significa que no tengamos preferencias.

Si nos marcamos un objetivo desde el perfeccionismo, jamás llegaremos, en cambio si aceptamos el reto de conseguir esa meta con “autocompasión”, desarrollando sus seis componentes ¿cómo nos sentiremos en el proceso? Seguro que más confiados/as y con más energía, más motivados/as y benévolos/as con nosotros/as mismas y estos ingredientes son fundamentales para alcanzar lo que nos propongamos.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño