Archivo de la etiqueta: profecía autocumplida

5 CONSEJOS PARA MEJORAR Y AYUDAR A LOS DEMÁS

5 consejos para mejorar y ayudar a los demás

5 consejos para mejorar y ayudar a los demás

En esta entrada vamos a hablar del Efecto Pigmaleón y cómo influye en los demás para poder mejorar y ayudar a quienes nos rodean.

Durante mucho tiempo Pigmalión, Rey de Chipre, había buscado una esposa cuya belleza correspondiera con su idea de la mujer perfecta. Al fin decidió que no se casaría y dedicaría todo su tiempo y el amor que sentía dentro de sí a la creación de las más hermosas estatuas.

Al rey no le gustaban las mujeres, y vivió en soledad durante mucho tiempo. Cansado de la situación en la que estaba, empezó a esculpir una estatua de mujer con rasgos perfectos y hermosos. Así, realizó la estatua de una joven, a la que llamó Galatea, tan perfecta y tan hermosa que se enamoró de ella perdidamente. Soñó que la estatua cobraba vida. El rey se sentía atraído por su propia obra, y no podía dejar de pensar en su amada de marfil.

En una de las grandes celebraciones en honor a la diosa Venus que se celebraba en la isla, Pigmalión suplicó a la diosa que diera vida a su amada estatua. La diosa, que estaba dispuesta a atenderlo, elevó la llama del altar del escultor tres veces más alto que la de otros altares. Pigmalión no entendió la señal y se fue a su casa muy decepcionado. Al volver a casa, contempló la estatua durante horas. Después de mucho tiempo, el artista se levantó, y besó a la estatua. Pigmalión ya no sintió los helados labios de marfil, sino que sintió una suave y cálida piel en sus labios. Volvió a besarla, y la estatua cobró vida, enamorándose perdidamente de su creador. Venus terminó de complacer al rey concediéndole a su amada el don de la fertilidad.

Robert Rosenthal, utiliza este mito griego para explicar la importancia que tienen las expectativas de las personas que son importantes para nosotros en nuestro comportamiento.

Rosenthal hizo un experimento que consistía en decirle a los profesores de una escuela que ciertos alumnos, escogidos al azar, eran brillantes. Un año después hicieron un test a todos los alumnos y aquellos niños supuestamente “brillantes”, obtuvieron mejores resultados.

El efecto Pigmalión está muy relacionado con la profecía autocumplida, expresión creada por el sociólogo Robert K. Merton. Esta profecía es una predicción que una vez enunciada, es en sí misma la causa de que se haga realidad, debido a que se desencadenan una serie de circunstancias favorables para que se cumpla.

Ambos efectos condicionan nuestras creencias limitadoras o potenciadoras, y nosotr@s mism@s estamos influyendo constantemente en las creencias de los demás, de forma que si “etiqueto” a alguien de tímido, probablemente lo terminará siendo.

¿Cómo podemos mejorar y ayudar a los demás?

  1. Tomar perspectiva y cambiar de punto de vista ante las creencias que nos limitan.
  2. Favorecer un clima cálido para los demás y con un@ mism@ para favorecer la confianza y las creencias potenciadoras.
  3. Expresar nuestras creencias, habitualmente cuando decimos “porque…” detrás suele venir la creencia. Por ejemplo, “No envío mi C.V. a esta oferta de empleo porque no me van a llamar” ¿Qué creencia limitante hay detrás de esta afirmación?
  4. Buscar información que deniegue nuestra creencia limitante. ¿En qué hechos me baso para opinar así?
  5. Generar un nuevo mapa con nuevas creencias potenciadoras, buscando experiencias que nos confirmen que sí podemos.

¿Alguna vez has vivido una situación similar?, ¿cómo te influyeron las expectativas de los demás?

Si tienes dificultad para creer que sí puedes, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia

9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia

9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia

La frustración es un estado de decepción que se da cuando no se alcanza aquello que se desea. En este post vamos a hablar de 9 pasos para tolerar esta frustración.

A todos no nos afectan las mismas cosas de la misma manera, puesto que hay un umbral de tolerancia y cada persona se posiciona en un punto. La baja tolerancia a la frustración tiene sus comienzos en la infancia, el niño quiere las cosas y las quiere ya, son egocéntricos y no manejan el concepto tiempo. Si a lo largo de nuestra infancia nos hemos salido victoriosos con todo lo que queríamos crecemos con la sensación de que merecemos todo ahora, incapaces de esperar, confundiendo lo que deseamos con lo que necesitamos. Pero la realidad es otra y la frustración es parte de la vida, tendremos que aceptar la realidad y a partir de ahí ser proactivos.

Es decir, tenemos que reconocer que la crisis está afectando seriamente la disminución de posibilidades de encontrar trabajo tan pronto como otras veces, pero debemos afrontar y hacer la búsqueda de empleo de otra manera y no tirar la toalla porque la base del problema no está en la frustración que nos ocasiona no tener tantas entrevistas como en otras ocasiones, sino en nuestra actitud ante ese hecho. Tolerar la frustración significa abordar los problemas de nuestra vida a pesar del sufrimiento que pueden causar.

“Enquistarse en la soledad y la frustración, quejarse constantemente y continuamente de las desdichas y tragedias que nos acosan y no hacer absolutamente nada para modificar aquellas situaciones que nos angustian es un camino certero y seguro hacia la depresión. Camino, por supuesto, que es recorrido a solas…” Eric Fromm

Indefensión según la RAE significa: “Falta de defensa, situación de las personas o cosas que están indefensas”

Martin Seligman (1991) observó que mientras unas personas se enfrentan a sus problemas sin venirse abajo otras personas son incapaces de no hundirse. Una de las conclusiones de sus investigaciones fue que las personas que se han visto acorraladas en situaciones altamente aversivas ante las cuales no podían reaccionar o huir, aprenden a sentirse desamparadas y dejan de confiar en su valía, aprenden a ser indefenso a priori. Esta indefensión está acompañada de pensamientos destructivos que son la base de nuestra conducta posterior. Estas personas, según Seligman, han construido la creencia limitadora de: “no vale la pena hacer nada, porque haga lo que haga nada cambiará”. Y con este pensamiento tenemos que tener cuidado porque puede dar lugar a la “profecía autocumplida” si mis expectativas sobre encontrar trabajo son que es imposible por la situación que me rodea, y porque no puedo hacer nada para cambiarlo, probablemente se cumplirá. En este vídeo se ve lo fácilmente que podemos caer en este estado de indefensión:

La Resiliencia según Edith Grotberg (1998) es “La capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas”  Si desarrollamos esta capacidad, no sólo afrontaremos las situaciones difíciles como el desempleo sino que además sacaremos provecho y creceremos de forma personal y profesionalmente.

Los pilares de la resilencia son los siguientes:

  1. Autoestima 
  2. Introspección que es el arte de preguntarnos a nosotros mismos y darnos una respuesta honesta.
  3. Independencia, es decir, saber fijar los límites entre uno mismo y el medio con problemas.
  4. Capacidad de relacionarse: la habilidad para establecer lazos e intimidad con otras personas para balancear la propia necesidad de afecto con la actitud de brindarse a otros.
  5. Iniciativa, ponerse a prueba en tareas progresivamente más exigentes. 
  6. Humor, muchas veces reírse de nuestra sombra ayuda a sobrellevar mejor las dificultades.
  7. Creatividad, hacer las cosas de diferente manera.
  8. Moralidad, que es la base del buen trato hacia los otros.
  9. Capacidad de pensamiento crítico. 

Ante la adversidad ¿cómo te comportas?

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño