Archivo de la etiqueta: metas

Emprender o quedarse en tierra de nadie

Cuando estamos en búsqueda activa de empleo, nos topamos con muchas trabas y dificultades que hacen que no podamos ejercer la profesión para la que nos hemos formado o hacerlo y cobrar una cifra bastante inferior a la que percibíamos anteriormente en el mismo puesto de trabajo. Ante esta situación a uno le entran ganas de emprender, hacer lo que realmente le gusta, siendo jefe de sí mismo.

Pero las estadísticas nos hablan del elevado índice de mortalidad de las empresas de nueva creación, solo el 25% de las nuevas empresas sobreviven después de dos años en el mercado (Emprendedor XXI, de la Caixa)

Ante estos datos, es normal que tengamos la creencia de que un trabajo por cuenta ajena da más seguridad que nuestro propio negocio. Y es cierto que emprender no es fácil. Requiere esfuerzo y estrategia, ¿por qué, a pesar de contar con los mismos factores externos, algunos emprendedores progresan y otros no?. Es de sabios aprender de los errores de los demás. Así que un buen punto de partida será hablar con gente que ha tenido éxito.

Otra clave es focalizarnos, ser especialistas en algo y trabajar sobre el valor añadido que podemos ofrecer a los demás. Cuanto más especializados seamos, más genuina será nuestra marca.

Si nos ponemos manos a la obra para emprender en nuestro propio ámbito profesional, debemos evitar la improvisación, es fundamental una buena planificación, un correcto análisis previo del mercado, analizar a la competencia, conocer perfectamente el área de negocio y elaborar una buena estrategia inicial.

También tenemos que ser realistas y acatar las preferencias del cliente, teniendo sistemas que detecten las oportunidades de mercado. Tener presente siempre al cliente y a la competencia.

Para ser efectivos, es decir lograr resultados, con los menos recursos posibles y disfrutando con lo que hago; es importante gestionar bien el tiempo.

Debemos tener claro cuales son nuestros objetivos, es decir, saber dónde queremos ir y elegir la mejor estrategia tomando decisiones.

Es importante rodearnos de personal competente, hacer buenas políticas de personal que sean resolutivas y abiertas al cambio.

Algunas características que tienen los emprendedores con éxito son las siguientes:

  • Carácter, empuje y ganas.
  • Cree en lo que hace.
  • Profesionalidad.
  • Espíritu de servicio.
  • Instinto para aprovechar las oportunidades.
  • Sabe comunicar y escuchar.
  • Sabe priorizar.
  • Es perseverante.
  • Es creativo e innovador.
  • Tiene valores sociales y morales.

Aprende de los errores.

Se impone retos alcanzables y difíciles.

Si quieres, EnPositivo te ayuda a potenciar tus capacidades emprendedoras.

Sonia Treviño

Consigue lo que te propongas: plan de acción

Consigue lo que te propongas: plan de acción

Consigue lo que te propongas: plan de acción

A la hora de emprender cualquier acción para obtener un objetivo es imprescindible contar con un buen plan de acción, para evitar dar palos de ciego y que nuestras acciones sean efectivas, eficaces y eficientes.

Ya vimos en anteriores entradas como teníamos que definir nuestros objetivos (5 tips para conseguir tus objetivos) o metas para que se ajuste el máximo posible a lo que queremos conseguir y nos sea fácil alcanzarlo. No es lo mismo marcarnos como objetivo “Encontrar un trabajo digno” que “Realizar X entrevistas en Z sitios este mes”

  1. El objetivo ha de ser motivador, ¿cómo nos motiva este objetivo? ¿hacia qué me motiva?. También debe depender solo de nosotros y que no esté muy sujeto a las circunstancias. Tiene que ser alcanzable, es conveniente que nos marquemos un plazo de tiempo y también tiene que ser ecológico, por tanto tendremos que pensar a quién puede afectar ese objetivo y qué repercusión tiene ese nuevo objetivo en los demás.
  2. Una vez que tenemos definido el objetivo correctamente tendremos que analizar nuestra realidad y pensar por ejemplo ¿qué me ha llevado a estar desempleado?, ¿qué hecho hasta ahora para conseguir entrevistas?, ¿qué me ha funcionado?, ¿qué ha sido más eficaz?, ¿qué podría hacer para mejorar las herramientas que no han funcionado?, ¿qué recursos necesito? También podríamos hacer un D.A.F.O.
  3. Ahora que ya sabemos lo que queremos y lo que tenemos, es momento de generar opciones, cuantas más mejor, podemos hacer un brainstorming, es decir, una lluvia de ideas con las alternativas que se nos ocurran, sin descartar ninguna.
  4. En este momento, estamos en disposición de trazar un plan de acción personal, retador y adaptado a nuestras necesidades. Con toda la información que hemos recopilado en los pasos anteriores tenemos que concretar nuestras actuaciones con decisión y coraje.

Cómo concretar nuestro plan de acción

  1. ¿De todas las opciones generadas, cuál voy a elegir?
  2. ¿Qué voy a hacer concretamente?
  3. ¿Cuándo lo voy a hacer?
  4. ¿Qué límites tengo para hacer esa opción?
  5. ¿Qué recursos necesito?
  6. ¿Cómo voy a superar las barreras que me puedo encontrar?
  7. ¿Con quién voy a contar?

En este punto es momento de actuar y no procrastinar (5 tips para ganar tiempo y no procrastinar)

Así que ya sabéis: ¡a poner en práctica nuestro plan de acción!

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Visualización para la búsqueda de empleo

Una de las cosas fundamentales para la búsqueda de empleo es saber qué trabajo queremos, a dónde nos dirigimos, cuál es nuestro objetivo profesional.

A su vez, uno de los recursos en los que la PNL (programación neurolingüística) hace hincapié es el de diseñar y lograr los objetivos que te visualizar EnPositivolleven desde tu estado actual al estado deseado.

Aquí de nuevo surge la importancia de tener metas claras, definidas y motivadoras. Debemos tener la meta que queremos alcanzar lo más definida posible, que sea algo que realmente quieras lograr. Debe haber total conformidad contigo mismo en obtener ese trabajo que quieres.

Si esto no es así surgirán conflictos internos y es posible que nos boicoteemos a nosotros mismos.

La clave es que nos preguntemos: si pudiera tener ese puesto de trabajo ahora mismo, ¿lo cogería? Imaginemos que ahora mismo nos llaman para ese puesto de trabajo que perseguimos, ¿lo cogeríamos?

Si surgen dudas es porque existe un conflicto de intereses dentro de nosotros. En este caso tal vez deberíamos replantearnos un poco objetivo profesional para que coincida plenamente con nuestros valores y personalidad.

Si no nos surgen dudas o las que surgen las hemos solucionado seguimos con la técnica.

Imaginamos que ya hemos conseguido el puesto de trabajo deseado. Lo imaginamos como si estuviéramos allí. Ya hemos alcanzado nuestro objetivo. Estamos desarrollando el trabajo que tanto buscamos. Lo vivimos como si estuviéramos allí.

Nos preguntamos:

  • ¿Cómo nos damos cuenta de que lo hemos conseguido?
  • ¿Qué sentimos? ¿Qué sensaciones tenemos?
  • ¿Qué vemos? ¿Qué imágenes?
  • ¿Qué oímos? ¿Qué sonidos hay?

También es muy útil que nos preguntemos acerca de las personas que conoces, de tu entorno cercano. ¿Qué dicen? ¿Qué hacen? ¿Qué sensaciones te generan?

Es importante que respondamos a estas preguntas para hacer más clara la visualización del objetivo.

Una vez que vivimos intensamente este momento de objetivo conseguido debemos mirar hacia atrás. Debemos mirar al punto en que nos encontramos ahora como si rebobináramos una película.

Lo importante y motivador de esta técnica es ver los pasos intermedios que hemos dado para llegar hasta nuestro objetivo. Debemos captar que es lo que sucedió desde la situación presente a ese punto en el futuro en el que ya tenemos nuestro objetivo logrado.

Ahora sólo queda coger lápiz y papel y anotar todos los detalles, acciones y cosas que suceden desde el presente al momento del objetivo alcanzado.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

9 tips para desarrollar tu talento

9 tips para desarrollar tu talento

9 tips para desarrollar tu talento

En este post vamos a describir 9 tips que son importantes para que puedas desarrollar al máximo tu talento.

Pilar Jericó:“Una persona con talento es un profesional comprometido que pone en práctica sus capacidades para obtener resultados superiores en un entorno y una organización determinadas”. 

Según esto, no tenemos que ser Mozart para ser talentosos, valdría con hacer algo ordinario de manera extraordinaria.

Pero con el Talento ¿se nace o se hace?

En realidad, nacemos con una serie de capacidades que nos distinguen de los demás, pero si no las conocemos y las desarrollamos no saldrán a la luz y se quedarán en el camino.

Así que la primera pregunta que nos deberíamos de plantear es ¿cuál es mi talento?

Siguiendo con Pilar Jericó, se puede ver muy bien en la siguiente gráfica qué componentes tiene el talento:

Talento

Como se puede observar si tengo la capacidad y el compromiso pero no actúo, llegaré tarde y no desarrollaré mi talento individual.

Si puedo y paso a la acción sin el compromiso necesario, terminaré desmotivado.

Si actúo y tengo compromiso pero no tengo las capacidades suficientemente desarrolladas, el resultado son buenas intenciones pero ineficientes.

Así que para desarrollar nuestro potencial es importante que nos conozcamos y sepamos nuestros puntos fuertes para seguir alimentándolos y nuestros puntos débiles para poder mejorarlos.

Según Guadalupe Fernández los seres humanos somos inconscientemente incompetentes, de forma que hemos de averiguar nuestras propio límites (puntos débiles) para crecer.

El verdadero Conocimiento es conocer la medida de la propia ignorancia”, afirmaba Confucio.

Una vez que tenemos conocimiento sobre nosotros mismos, probablemente tengamos que plantearnos un cambio y un verdadero compromiso, porque para desarrollar nuestro talento tendremos que practicar, entrenarnos, formarnos y fijar un plan de acción.

Características de las personas que han desarrollado su talento:

  1. Fuerte orientación hacia objetivos, es decir se fijan metas claras y definidas desde temprano.
  2. Son constantes y persistentes.
  3. Tienen destrezas interpersonales, se llevan bien con los demás, obteniendo ayuda y colaboración hacia el logro de la meta.
  4. Corren riesgos con el fin de romper lo establecido y obtener resultados positivos que les aproxima hacia la meta.
  5. Se gestionan correctamente el tiempo. Ver: Gestión del tiempo: organización y planificación
  6. Manejan correctamente el estrés. Ver: Combatir el estrés. Relajación progresiva
  7. Buscan desafíos que les acerquen a sus metas.
  8. Visualizan la meta. Esta técnica ayuda a la mente a crear un mapa mental que permite seguir la misma. Ver: Visualización para la búsqueda de empleo
  9. Creen firmemente en su causa. 

Si quieres descubrir y desarrollar al máximo tu talento, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

5 tips para conseguir tus objetivos

5 tips para conseguir tus objetivos

5 tips para conseguir tus objetivos

¿No consigues lo que te propones?, ¿abandonas tus metas a mitad de camino? Hoy vamos a hablar de cómo hacer que nuestros objetivos sean motivadores y no tiremos la toalla. En una entrada anterior vimos la importancia de no perder de vista nuestros objetivos.

Cómo podemos hacer que nuestros objetivos sean motivadores

Para desarrollar este apartado vamos a seguir las indicaciones que nos da la PNL (programación neurolingüística).

  1. En primer lugar han de estar formulados en términos positivos. Lo que mueve a conseguir los objetivos es la acción, no la inacción. Lo que nos va a motivar es lo que tengamos que hacer. Piensa en lo que realmente quieres y no en aquello que no quieres.
  2. En segundo lugar,  han de ser demostrables a través de los sentidos, que podamos percibir y evaluar el progreso que realizamos. Cuantos más sentidos estén involucrados, mejor. Debes pensar qué veras, que oirás y que sentirás según avances a tu meta y cómo le demostrarías a alguien que estás alcanzando el objetivo.
  3. En tercer lugar, el objetivo debe ser iniciado y mantenido por nosotros. No deberá depender de nadie más. Debemos colocar el centro de control en nosotros mismos. Tenemos que plantearnos qué vamos a hacer específicamente para lograrlo.
  4. Debe preservar la intención positiva del comportamiento actual. Es decir, debemos averiguar qué se perderá, además de lo que se gane, al conseguir el objetivo. Si sabemos que cosas positivas nos proporciona nuestra situación actual, tenemos que plantearnos mantener esas cosas positivas o eliminarlas pero sin caer en comportamientos sustitutos problemáticos.
  5. Por último, debemos comprobar que es adecuado al contexto y ecológico. A quién más va a afectar que yo alcance lo que me he propuesto. También es posible que, dependiendo de las condiciones, no quiera conseguir el objetivo.

Prueba con algún objetivo que te hayas marcado:

  • ¿Quieres dejar de fumar o tener una vida más sana?
  • ¿Quieres ponerte en forma? ¿Cómo te darás cuenta de que estás avanzando?
  • ¿Quieres encontrar trabajo? ¿De quién más depende? ¿Hasta dónde podemos llegar nosotros?
  • ¿Quieres aprender mejorar tus habilidades para hablar en público? ¿Estás dispuesto a exponerte al auditorio y salir del cómodo anonimato?
  • ¿Quieres ser más abierto en tus relaciones sociales? ¿Cómo va a afectar eso a tu grupo de amigos?

Si conoces tu objetivo, EnPositivo podemos ayudarte a alcanzarlo.

Néstor Villa

Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros

Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros

Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros

Una de las cuestiones que suelen surgir en las entrevistas de trabajo son los logros.

Los logros deben consignarse en la carta de presentación.

Dependiendo del tipo de currículum por el que optemos, también deberemos dar cuenta de nuestros logros.

Es importante para la motivación en la búsqueda de empleo ser conscientes de nuestros logros.

¿Qué es un logro?

Está clara la importancia que tienen los logros en la búsqueda de empleo. Según el diccionario de la RAE, lograr es “conseguir alcanzar lo que se intenta o desea”.

Teniendo en cuenta esta definición podemos darnos cuenta de que se puede producir alguna dificultad a la hora de identificar logros.

Si yo no deseaba alcanzar una meta porque “era lo que había que hacer” o porque lo alcancé sin demasiado esfuerzo o porque se me olvidó el trabajo que me costó conseguirla, no seremos conscientes de nuestros logros.

Profesionalmente, los logros son las aportaciones que has hecho en tu trabajo y que han generado algún beneficio.

Da igual si la empresa ha reconocido dichos logros o no. Es importante que hayan sido gratificantes para ti.

Los logros no solo son situaciones excepcionales en las que actuaste de manera distinta a como lo haces habitualmente. Los logros son también la superación en el día a día.

¿Qué puedo hacer para detectar mis logros?

Sé consciente, recuerda el momento en el que empezaste a trabajar. Cómo fueron esos primeros días, semanas, meses. Ve avanzando en el tiempo.

Mira en tus recuerdos los pasos que fuiste dando. Llega hasta el final de tu último trabajo:

  1. ¿Qué diferencias hay respecto al primer día?
  2. ¿Qué aprendiste y cómo se notó eso en tu desempeño laboral?
  3. ¿Qué cosas hiciste para mejorar el trabajo?

Es ahí donde están encerrados los logros, en esos pequeños hitos que van haciendo que asumas más responsabilidad, que mejores en la cantidad y la calidad del trabajo desarrollado.

Puedes incluso recordar cantidades. Al principio era X, al cabo de un tiempo fue Y.

¿Conseguiste mejorar lo que hacías en el trabajo? 

Si la respuesta es “SÍ”, estás ante un logro.

 

Si quieres EnPositivo podemos ayudarte a descubrir y vender tus logros en la búsqueda de empleo o mejora profesional.

Néstor Villa.