Archivo de la etiqueta: inteligencias múltiples

Diversidad en el puesto de trabajo

Diversidad en el puesto de trabajo

Diversidad en el puesto de trabajo

Hoy me gustaría hacer una reflexión sobre la diversidad en el puesto de trabajo. En otras entradas del blog, ya hablamos de inteligencias múltiples (¿Eres protagonista de tu propia vida? Descubre tu pasión) y de la teoría de Gardner al respecto.

Me gustaría que empezáramos hablando de Mozart. Todos le conocemos, fue un genio, alguien que destacó increíblemente en la música. Nadie diría que Mozart era “discapacitado” o “disminuido”.  Mozart era y es alguien digno de admiración. Ninguna duda al respecto.

Pues bien, nuestro genio tenía muy probablemente una enfermedad que le haría pertenecer al colectivo de los discapacitados: el síndrome de Tourette.

Entre los síntomas más comunes del síndrome están los tics faciales a los cuales pueden seguir otros como gruñidos, aspiración de aire por la nariz o tos. También pueden producirse movimientos y sonidos constantes que no se pueden controlar.

Los tics más comunes son empujar con los brazos, parpadear, saltar, patear, aclararse la garganta o encoger los hombros. En algunos casos llega a producirse el uso de palabras malsonantes de manera involuntaria.

A pesar de padecer este síndrome Mozart llegó a ser un compositor muy reconocido en su época y su influencia ha llegado hasta nuestros días.

Pues bien, ¿rechazaríamos a Mozart por padecerlo? ¿Dejan de ser valiosísimas sus aportaciones a la música?

Donde queremos llegar es a que:

Cada uno/a de nosotros/as tiene algo muy valioso.

Todos/as resaltamos en algo aunque haya cosas que no se nos den tan bien.

Y ser auténticos/as forma parte de descubrir nuestros talentos.

(Mira esta entrada que habla de autenticidad: Ser auténticos)

Una persona con movilidad reducida puede ser extraordinariamente brillante en cualquier aspecto de su vida. Mirad Stephen Hawking. ¿Alguien le dificultaría el acceso a un puesto de trabajo como físico por su enfermedad?

Además, el 75% de las discapacidades no son de nacimiento, se adquieren durante la vida laboral. ¿Con qué discapacidades seguirías realizando igual tu trabajo?

Pensemos si desde nuestras empresas o nuestros lugares de trabajo nos fijamos en una sola característica de una persona o la miramos en todo su potencial.

Desde EnPositivo siempre hemos apostado por centrarnos en las fortalezas de las personas. ¿Te apuntas?

Néstor Villa

Anuncios
Descubre tu pasión.

¿Eres protagonista de tu propia vida? Descubre tu pasión.

¿Eres protagonista de tu propia vida? Descubre tu pasión.

Según Ken Robinson cuando nos apasiona lo que hacemos y además tenemos la preparación adecuada para hacerlo bien, estamos en nuestro Elemento, este estado maravilloso en el cual trabajamos sin cansancio y con gran creatividad. Los colegios y las empresas deberían ayudarnos a todos a encontrar nuestro Elemento para un mejor desarrollo para el futuro

Todos nacemos con habilidades extraordinarias, somos capaces de crear, intuir y emocionarnos.

Ya en la segunda mitad del siglo XX Gardner empezó a hablar de inteligencias múltiples. En la actualidad se reconocen ocho tipos de inteligencias:

  1. Inteligencia lingüística.
  2. Inteligencia lógico- matemática.
  3. Inteligencia espacial.
  4. Inteligencia cinético- corporal.
  5. Inteligencia musical.
  6. Inteligencia interpersonal.
  7. Inteligencia intrapersonal.
  8. Inteligencia naturalista.

Todos y todas poseemos las ocho inteligencias, cada uno/ a hemos desarrollado unas más que otras, la buena noticia es que podemos desarrollar cada inteligencia hasta alcanzar un nivel adecuado de competencia. Estas inteligencias interactúan entre sí, es decir, que no se dan de forma aislada.

Como existen muchas maneras de ser inteligentes, lo interesante es saber ¿en qué tipo de inteligencia destaco? ¿le saco todo el partido posible?, quizás tengo un talento oculto que nunca ha salido a la luz y ahora puede ser el momento.

Thomas Armstrong señala que el desarrollo de las inteligencias múltiples depende de tres factores principales:

  1. Dotación biológica, los factores hereditarios.
  2. La experiencia vivida con las personas que desarrollan o frenan las inteligencias.
  3. Los antecedentes culturales e históricos, incluyendo el tiempo y el lugar donde ha nacido el individuo, así como la naturaleza y el estado de los avances culturales.

Seguro que podemos recordar momentos que en nuestra vida que nos han animado a seguir estudiando, practicando o investigando algún área determinada y experiencias  que por el contrario, nos han hecho tirar la toalla, por ejemplo el vivir la humillación por parte de un profesor delante de toda la clase cuando alguien expone un trabajo artístico, puede hacer que esa persona deje de explorar y desarrollar su inteligencia espacial, interiorizando la creencia de “no sé dibujar”

Disfrutar y trabajar en lo que nos apasiona es un regalo muy preciado, no debemos dejar que estas creencias nos limiten a seguir desarrollándonos, citando a Ben Franklin: “No ocultes tus talentos, se hicieron para que los utilices ¿De qué sirve un reloj de sol en la sombra?”

Sonia Treviño

Si no sabes cuál es tu pasión, nosotr@s podemos ayudarte.