Archivo de la etiqueta: experiencia

Metamorfosis, crecimiento personal

A menudo, cuando una persona solicita ayuda, tanto en terapia, como en coaching e incluso en orientación laboral, piensan que el profesional que tiene delante, tiene una varita mágica que le va a solucionar todos sus problemas. La realidad es que cada uno de nosotros contamos con las herramientas que mejor se adaptan a nuestras necesidades.

El coach ayudará a que el cliente, es decir a que el coachee descubra cuales son sus fortalezas, le guiará para que él mismo tome sus decisiones, le motivará para que no se rinda, le apoyará en todo momento, pero qué, cómo, dónde, con quién y cuándo, lo decide siempre el coachee.

La siguiente historia refleja la importancia de hacer las cosas por nosotros mismos para tener la libertad de decidir y atribuir que muchas de las mejoras que hemos conseguido han sido gracias a nuestra fuerza de voluntad, constancia y trabajo.

ejemplosUn hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder ver a la mariposa cuando saliera del capullo. Un día vio que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por abrirlo más grande y poder salir. El hombre vio que la mariposa forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía que se había atascado. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del agujero para hacerlo más grande y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo. Sin embargo, al salir la mariposa tenía un cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrase en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Nunca pudo llegar a volar. Lo que el hombre en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo y la lucha requerida por la mariposa, para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar. La libertad y el volar solamente podían llegar después de la lucha. Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privada su posibilidad de vuelo.

“Solo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.” Sigmund Freud

¿Recuerdas la última vez que tuviste una metamorfosis hacia el crecimiento personal?  Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

¿Hay vida laboral más allá de los 45 años?

Ante el panorama desolador en materia de empleo al que nos enfrentamos diariamente, con unas tasas de desempleo que alcanzan índices históricos y que según las previsiones de los principales analistas para el año que viene, lejos de mejorar incluso van a empeorar, me gustaría abordar un tema como es el desempleo en personas mayores de 45 años.

Parece un tanto paradójico, que en una sociedad en la que nos exigen que cada vez nos jubilemos a una edad más avanzada para poder mantener nuestro actual sistema de pensiones, en la que los jóvenes tienen serias dificultades para acceder al mercado de trabajo, y en consecuencia, su incorporación al mismo cada vez se hace más tarde y la mayoría de ofertas que existen en la actualidad llevan aparejados contratos de trabajo temporales que impiden las estabilidad de las personas y su desarrollo profesional, sin embargo exista un “techo” de empleabilidad al llegar a los 45 años.

¿Hay vida laboral más allá de esta edad?

Desde mi experiencia como orientadora laboral he podido trabajar con este colectivo en diferentes ocasiones y en la mayoría de los casos, estas personas, que cuentan con un enorme bagaje profesional a su espalda entienden, que a la ya dura y a veces desalentadora búsqueda de un nuevo proyecto profesional, se une el hándicap de la edad. Y aunque no podamos negar que algunas empresas posen una creencia errónea en relación a la valía de las persona con cierta edad, por suerte contamos con nuestra capacidad de hacer cambiar esta opinión con argumentos, y esta puede ser nuestra mejor arma de seducción.

¿Qué puede aportar un profesional en esta situación a una empresa? Sin lugar a duda mucho y por este motivo tenemos que convencer argumentando en nuestra candidatura las razones que nos avalan para convertirnos en el candidato idóneo. Entre todas me ellas me gustaría destacar algunas como:

–       Pueden ofrecer una estabilidad y madurez emocional mucho mayor que los trabajadores más jóvenes.

–       Poner toda su  dilatada experiencia y la capacidad de proyección en el trabajo al servicio de la empresa.

–       Mayor fidelización con respecto a la empresa que les contrata lo que se traduce en una mayor calidad del servicio prestado y desarrollo de un sentido de pertenencia a la misma.

–       Incremento de su responsabilidad laboral acrecentada por su situación y la crisis. Mayor valoración de su puesto de trabajo cuidando especialmente el absentismo laboral.

–       Pueden convertirse en un incentivo y ejemplo para los trabajadores más jóvenes.

Por último, no debemos olvidar que siempre existe una alternativa y es crear nuestra propia empresa, nuestro propio trabajo, ya que contamos con una serie de valores importantes para ser un buen emprendedor como experiencia, madurez, capacidad de asumir responsabilidades y por encima de todo ello algo que nunca debemos perder de vista: nuestra confianza en nosotros mismos.

Ana Alonso.