Archivo de la etiqueta: escucha profunda

4 consejos para escuchar activamente

4 consejos para escuchar activamente

En este post, os vamos a facilitar cuatro consejos para desarrollar la capacidad de escuchar activamente y mejorar nuestra comunicación a todos los niveles.

En otras entradas del blog hemos hablado sobre la empatía. Para dominar esta habilidad siempre se dice que hay que hacer una escucha activa.

Hoy vamos a ver cómo de manera práctica como hacer una escucha activa:

  1. Escuchar sin interrumpir y menos contradecir:

Esto implica dejar terminar a la persona. Muchas veces sentimos la tentación de hablar antes de que el otro termine. Pensamos que no le importará que le interrumpamos ya que le vamos a dar “la respuesta” o “el consejo”, le vamos a ayudar. También es posible que le interrumpamos porque nosotros sabemos que estamos en lo cierto y ella está equivocada, en consecuencia le vamos a sacar de su error. Otra posibilidad es que pensemos que si no intervenimos, nuestro interlocutor estará hablando durante horas.

      2. Escuchar prestando el 100% de atención:

Es muy frecuente que mientras nos hablan estemos pensando en la respuesta que vamos a dar o que nos impacientemos porque no van al grano. También es posible que tengamos la sensación de haber escuchado (u oído) lo mismo infinidad de veces, lo que nos lleva a “desconectar”. Esto, por no hablar de que nos haya sucedido algo importante o que nos haya marcado anteriormente y lo tengamos dando vueltas en la cabeza.

         3. Escuchar más allá de las palabras

En ocasiones, prestamos atención únicamente a lo que se dice y no a cómo se dice; algunas veces el tono de voz nos da más información que las palabras. O si notamos que alguien está alterado, no hacemos caso a lo que dice. Otras veces notamos un estado de ánimo en una persona pero respondemos desde otro. Por ejemplo alguien nos está contando algo triste y nosotros le respondemos jovialmente para quitarle importancia e intentar que esté más positivo.

          4. Escuchar incentivando al otro a profundizar

Es importante hacer ver a la persona que habla que le estamos escuchando diciendo cosas como: “si”, “entiendo”, “ajá”. También debemos hacer preguntas necesarias para comprender a alguien y en caso de que tenga dificultades para expresarse, ayudar.

No digo que sea fácil modificar esta manera de actuar pero con interés genuino por la persona que nos habla se puede conseguir con trabajo y esfuerzo.

Si quieres aprender a escuchar mejor, nosotr@s podemos ayudarte.

Néstor Villa

Anuncios
Claves para una escucha profunda

Claves para una escucha profunda

Claves para una escucha profunda

En la entrada de hoy, queremos hablar sobre cómo podemos desarrollar una escucha profunda para que no nos perdamos detalle y promover una buena comunicación.

El pensador hindú Krisnamurti escribió “Conversaciones y diálogos”

“Yo no sé si alguna vez te has parado a pensar cómo escuchas, no importa qué, tal vez un pájaro, el viento en las hojas de los árboles, el correr del agua, o tal vez un diálogo interno contigo mismo, o en una conversación con gente cercana, tus amigos íntimos, tu mujer o marido. Cuando intentamos realmente escuchar, descubrimos que resulta extraordinariamente difícil, porque siempre estamos proyectando nuestras opiniones e ideas, nuestros prejuicios, nuestro pasado, nuestros deseos o impulsos. Cuando estas voces son dominantes, apenas podemos escuchar lo que realmente se está hablando. Ese estado no tiene ningún valor para la escucha. Una persona escucha, y por tanto aprende, solo cuando se coloca en un estado de atención, de silencio, en el que todo ese ruido de fondo permanece suspendido, quieto. Solo entonces, en mi opinión, es posible comunicar”

Alguna vez habéis pensado en todo lo que nos perdemos por no escuchar. Y es que oír es bastante sencillo, pero escuchar activa y profundamente es otro cantar.

Es imprescindible desarrollar nuestra capacidad de escucha si queremos interactuar con los demás y que exista una buena comunicación.

Escuchar profundamente supone abrazar, aceptar y gradualmente dejar nuestro clamor interno.  Escuchar algo que creemos que ya sabemos no es fácil y normalmente no estamos preparados para ello.

3 consejos para escuchar profundamente:

  1. Expresar nuestra disposición a escuchar, mostrando una actitud receptiva con gestos y con el cuerpo.
  2. Tendremos que escuchar al emisor sin juzgar ni valorar lo que diga, no tenemos por qué ofrecer ayudas o soluciones hasta que no termine de comunicar.
  3. Tampoco es deseable pensar lo que vamos a decir mientras la otra persona habla o contraargumentar.

Actitudes para hacer una escucha profunda:

  • Para realizar una escucha profunda tenemos que estar convencidos de que la persona que está hablando merece ser escuchada, puesto que el tema que nos expone también puede ser importante para nosotros.
  • La escucha profunda comienza por el respeto, no distanciarse de las personas cuando dicen que algo no les gusta, es comprender que todo el mundo puede enseñarnos algo.
  • Supone aceptar la diferencia como parte del todo. Aceptamos humildemente que no tenemos toda la verdad y que necesitamos estar abiertos a la verdad de los otros para reconocer una totalidad que, de otra manera, se nos escapa.
  • Escuchar profundamente es ir más allá de las palabras y respetar los silencios. Así reconoceremos la significación emocional de nuestro interlocutor.
  • Es comprender lo que siente nuestro interlocutor en cada momento aceptando y respetando sus ideas y emociones, aunque no opinemos lo mismo, es decir, realizar una escucha empática.

Te invito a reflexionar sobre la siguiente cuestión: ¿cómo escuchas habitualmente?

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño