Archivo de la etiqueta: desarrollo personal

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

En este post vamos a hablar de la importancia que tiene para nuestra autoestima y nuestro desarrollo personal y profesional conocernos lo mejor posible. ¿Sabes quién eres?, ¿te gustaría saber qué imagen proyectas?, ¿siempre te muestras de la misma manera?, ¿cómo no te gustaría que te vieran?

En muchas entradas de este blog hemos tratado el tema de autoconocimiento (Claves para conocerte mejor: Ventana de Johari) porque creemos que es la base para cualquier evolución que queramos realizar, es el punto de partida para aumentar la autoestima.

Una de las herramientas que utilizamos para que nuestros clientes y alumnos se conozcan mejor es la Dinámica “La imagen de mi Yo” del libro: Jiménez Hernández- Pinzón: La comunicación interpersonal, ejercicios educativos. Madrid ICE.

El objetivo de dicha dinámica consiste en que la persona que participa en ella sea consciente de la imagen que tiene de sí mismo/a y la que los demás tienen de él/ ella.

Para ello repartimos a los componentes del grupo un folio con las 38 figuras que mostramos a continuación.

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimientoCómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Como se puede observar, cada imagen tiene un gesto y cada persona le otorgará distinto significado, no hay interpretaciones correctas o incorrectas por eso en el cuestionario que facilitamos siempre preguntamos ¿por qué? para que la persona pueda explicar el significado que ha otorgado.

El cuestionario varia según si lo utilizamos para coaching laboral, coaching educativo o coaching personal, pero las preguntas que solemos realizar con esas modificaciones son:

  1. ¿Cómo qué número creo que suelo actuar? ¿Por qué?
  2. ¿Cómo qué número creo que me ven los demás (compañeros, familia, jefes)? ¿Por qué?
  3. ¿Cómo qué número me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  4. ¿Cómo qué número no me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  5. ¿Cómo qué número creo que suele actuar la mayoría (profesores, jefes, compañeros…según el caso)? ¿Por qué?
  6. ¿Cómo qué número veo yo al que se sienta a mi derecha? ¿Por qué?

Con esta última pregunta nos hacemos una idea de la imagen que proyectamos.

Cómo se forma la imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as

La imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as está formada por varios factores:

  1. Lo que creemos ser. La propia conciencia que hemos ido adquiriendo de nosotros/as mismos/as a través de nuestras experiencias y que conforma lo que piensa cada uno de sí mismo/a.
  2. Lo que deseamos ser. La imagen con la que nos comparamos a través de modelos referenciales que implican valores culturales, sociales, familiares, etc. es la imagen idealizada, cuanto más próxima sea a lo que creemos ser, más coherencia tendremos y por tanto más felices seremos. Una forma de trabajar es ¿qué vas a hacer para llegar de la imagen que crees ser a la que te gustaría ser? Y trazar el plan de acción.
  3. Lo que los demás ven en nosotros/ as. Esto condiciona sus actitudes y comportamientos hacia nosotros mismos. Este apartado es muy interesante, a veces coincide cómo creemos que nos ven con lo que la persona de nuestra izquierda ha dicho, aquí la reflexión sería ¿te sientes identificado/a con esa imagen?, y si no te gusta ¿qué acciones hacen que proyectes esa imagen?
  4. La imagen con que se nos identifica por “como son la gente de tal edad”, “o de tal sexo”, “ los de tal profesión”, o de cualquiera de los grupos de pertenencia en que nos integramos. Este apartado está muy relacionado con los estereotipos (Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos)

Esta dinámica es una excelente herramienta de trabajo para conocernos mejor y trazar un plan de acción en función de los resultados obtenidos.

Tendremos mayor autoestima cuando:

  • Mi “Yo real” coincida con mi “Yo ideal”
  • La “imagen que no quiero proyectar” esté alejada de mi  “yo real”

Si quieres aumentar tu autoestima,  EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

 

Niños motivados. Coaching educativo

Niños motivados. Coaching educativo

Niños motivados. Coaching educativo

En este post vamos a explicar cómo nuestros alumnos pueden definir su objetivo educativo para el curso y trazar un plan de acción para mejorar. Esto permite que estén 100% implicados y motivados en su desarrollo personal.

La rueda de la vida es una herramienta clave en coaching. 

La rueda de la vida es una circunferencia dividida en tantos sectores cómo áreas queramos valorar. Tiene distintas finalidades:

  1. Análisis de la realidad: Valoramos de 0 a 10 cada sector según estemos en el momento actual, cuánto más realistas y objetivos seamos, más útil resultará esta herramienta. (Cuál es tu realidad. Aumenta el foco)
  2. Definir el objetivo de cambio: Para que la rueda gire ha de estar hinchada y sin mellas, por lo tanto si queremos realizar un cambio importante en nuestra vida tendremos que trabajar en las áreas que tengan menor puntuación según nuestras prioridades. (5 tips para conseguir tus objetivos)
  3. Trazar un plan de acción: Dicho análisis nos permite tomar conciencia sobre aquello que queremos cambiar, y pensar en cómo lo vamos a realizar. Nos vendrá muy bien para tomar decisiones importantes (Cómo tomar buenas decisiones) y para diseñar nuestro plan de acción (Consigue lo que te propongas: plan de acción)

Cómo utilizar la rueda de la vida en el ámbito escolar

Para adaptar esta herramienta en el ámbito escolar y que la pudieran completar incluso los alumnos del primer ciclo de primaria, hemos realizado los siguientes pasos:

  • En primer lugar hemos determinado qué sectores de la educación nos resultan más interesantes para que los/as niños/as se autoevalúen:
  • A continuación hemos utilizado un lenguaje sencillo y fácil para que entendieran qué han de evaluar en cada área.
  • Para facilitar la tarea hemos dejado un espacio para que pusieran una puntuación del 0-10.
  • Después les propondremos que localicen y marquen dicha puntuación en la rueda.
  • Posteriormente tendrán que unir todos los sectores y reflexionar sobre si su rueda gira o no gira.
  • Por último, podrán escribir una propuesta de trabajo para mejorar en las áreas que estimen oportuno y describir qué pasos concretos van a llevar a cabo para realizar el cambio.

A continuación os dejamos unas imágenes de dicha herramienta. La hemos puesto en práctica con niños y niñas de 1º a 3º de primaria y el resultado es muy positivo.

En las propuestas de mejora han escrito las acciones que se comprometen a llevar a cabo para mejorar a lo largo del trimestre, una vez que hayan alcanzado ese objetivo podremos trabajar con la siguiente área de mejora, siempre apoyándonos en sus fortalezas.

Rueda de la vida escolar. EnpositivocoachingRueda de la vida escolar. Enpositivocoaching

Rueda vida escolar

Rueda vida escolar

Si quieres contratar un proceso de Coaching de calidad EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

Metamorfosis, crecimiento personal

A menudo, cuando una persona solicita ayuda, tanto en terapia, como en coaching e incluso en orientación laboral, piensan que el profesional que tiene delante, tiene una varita mágica que le va a solucionar todos sus problemas. La realidad es que cada uno de nosotros contamos con las herramientas que mejor se adaptan a nuestras necesidades.

El coach ayudará a que el cliente, es decir a que el coachee descubra cuales son sus fortalezas, le guiará para que él mismo tome sus decisiones, le motivará para que no se rinda, le apoyará en todo momento, pero qué, cómo, dónde, con quién y cuándo, lo decide siempre el coachee.

La siguiente historia refleja la importancia de hacer las cosas por nosotros mismos para tener la libertad de decidir y atribuir que muchas de las mejoras que hemos conseguido han sido gracias a nuestra fuerza de voluntad, constancia y trabajo.

ejemplosUn hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder ver a la mariposa cuando saliera del capullo. Un día vio que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por abrirlo más grande y poder salir. El hombre vio que la mariposa forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía que se había atascado. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del agujero para hacerlo más grande y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo. Sin embargo, al salir la mariposa tenía un cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrase en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Nunca pudo llegar a volar. Lo que el hombre en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo y la lucha requerida por la mariposa, para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar. La libertad y el volar solamente podían llegar después de la lucha. Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privada su posibilidad de vuelo.

“Solo la propia y personal experiencia hace al hombre sabio.” Sigmund Freud

¿Recuerdas la última vez que tuviste una metamorfosis hacia el crecimiento personal?  Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño