Archivo de la etiqueta: culpa

cuatro pasos para liberarte de la culpa

Cuatro pasos para liberarte de la culpa

Cuatro pasos para liberarte de la culpa

En este post vamos a explicar cómo puedes liberarte de la culpa en cuatro pasos.

El sentimiento de culpa es una de las emociones más destructivas que la mayoría de las personas experimentamos en mayor o menor medida.

Por ejemplo cuando nos despiden de un trabajo podemos tener este sentimiento, o cuando decimos NO a una amiga que nos pide algo y no podemos atenderla en ese momento, o cuando habitualmente nos mostramos pasivos y un día somos asertivos, o cuando tomamos un trozo de pastel y nos  habíamos propuesto hacer dieta….

Es interesante detectar qué es aquello que nos hace sentirnos así, porque si no se gestiona correctamente puede bloquearnos (ver post ¿Cómo superar los bloqueos emocionales?)

Muchas veces la culpa se genera cuando hay un desencuentro entre nuestro ideal de cómo ha de ser nuestro comportamiento y la realidad vivida. Es decir cuando hay un quiebre entre lo que decimos, hacemos, pensamos y sentimos.

Cuando somos incoherentes, el sentimiento de culpa aparece. Podemos aprovechar y enriquecernos si buscamos soluciones, también nos podemos plantear si tenemos un pensamiento muy polarizado por ejemplo si pensamos que “SIEMPRE tenemos que ayudar al compañero y dejar lo que estemos haciendo porque sino le hemos fallado”, el día que antepongamos nuestros intereses y le digamos que no, nos sentiremos fatal. Un pensamiento perfeccionista suele hacer que podamos sentirnos culpables si las cosas “no salen perfectas” y entramos en la descalificación personal “soy tonto, nunca me sale nada bien”, esta tortura puede hacer que no seamos capaces de tomar las riendas de nuestras vidas.

Para abandonar el sentimiento de culpa es necesario seguir estos cuatro pasos:

  1. Dejar esa mentalidad dual y dejar de pensar que las cosas son buenas- malas, perfectas- incorrectas. Cada persona da la mejor respuesta que puede a cada situación.
  2. Conviene renunciar al perfeccionismo, la perfección no es posible y un alto nivel de autoexigencia es agotador.
  3. Aceptar que somos limitados e imperfectos, no somos omnipontentes, somos responsables de lo que hacemos, sentimos, decimos y pensamos, pero no de lo que dice, piensa, hace o siente la persona que tenemos al lado, por tanto lo que sienten los demás depende más de ellos mismos que de nosotros.
  4. Lo más importante consiste en poder perdonarse y autorizarse a vivir de nuevo como un ser libre. Somos las únicas personas que podemos decidir si somos felices o desagraciados, somos responsables de nuestras decisiones porque elegimos.

“Para librarnos de la culpabilidad mórbida, es decir para renunciar a la ilusoria, pero tranquilizadora omnipotencia, hemos de volver a darles a los demás sus propias responsabilidades, para ello es importante comprender que sus reacciones y emociones resultan de sus decisiones, no de nuestros actos.” Yves- Alexandre Thalmann.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño 

 

Anuncios

Responsable, víctima o acusador/a

¿Cuántas veces, ante algún problema, las personas lo primero que hacen es buscar el/la culpable? Solamente tenemos que leer o ver las noticias para ver cómo unos/as y otros/as lanzan balones fuera para eximirse de SONY DSCposibles “culpas”.

Cuando señalamos a alguien como culpable, nos posicionamos en una situación de víctima, y desde esa posición podemos entrar en una zona de queja poco orientada a buscar soluciones.

Por este motivo, pienso que es más sano que ante un conflicto, problema o situación difícil seamos “responsables”.

La responsabilidad es la capacidad que tenemos para actuar coherentemente con nuestros valores y principios, asumiendo las consecuencias de nuestros actos.

Ser responsable también supone aceptar que nos podemos equivocar, y lo que es más interesante, poder aprender de nuestros errores.

Las personas responsables tienen una actitud proactiva, se mueven en su círculo de influencia, las personas reactivas, es decir, aquellas que buscan culpables o incluso se culpabilizan por todo, se muestran resignadas, sin hacer nada por cambiar lo que no les gusta, porque se sienten víctima de las circunstancias o de las personas que les rodean, quejándose y lamentándose por lo injusta que es la vida.

Cuando nos responsabilizamos de nuestras decisiones en la vida, y de todo lo que sucede debido a las opciones elegidas, asumimos las riendas de nuestras vidas y nos empoderamos. Aceptamos lo que no podemos cambiar pero luchando por lo que queremos, desde la libertad de elegir hacernos cargo de una situación o persona.

Otras capacidades implicadas en la capacidad de responsabilidad son:

  • La asertividad para defender nuestro punto de vista y/o sentimientos respetando a los demás.
  • La humildad para reconocer nuestros errores y aprender de ellos.
  • La gestión del tiempo y planificación para cumplir nuestros propósitos.
  • El compromiso de elegir libremente lo que hacemos para lograr nuestras metas asumiendo el coste y el esfuerzo que esto conlleva.
  • La confianza en nosotros/as mismos/as y en los demás, nos ayudará a asumir mayor responsabilidad.

“La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto”. George Bernard Shaw.

EnPositivo Coaching ayudamos a que nuestros/as clientes tomen las decisione que desean para hacer realidad sus objetivos de forma responsable.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño