Archivo de la categoría: Recursos Humanos

Imagen Pixabay

Cómo hablar bien en público

Cómo hablar bien en público

¿Te consideras buen orador/a?, ¿te gustaría hablar bien delante del público?. Hoy querría que profundizásemos es las características personales que muestran l@s buen@s orador@s.

¿Qué es ser buen orador?

En primer lugar, es fundamental que lleguemos a un acuerdo sobre lo que consideramos un buen orador. Según la RAE:

La oratoria es el arte de hablar con elocuencia, de deleitar, convencer y conmover por medio de la palabra.

En otras definiciones se habla de influir en los demás y convencerles para tomar una determinada acción. También se define a un buen orador como alguien capaz de cambiar las emociones de los oyentes.

Si pensamos en buen@s orador@s es muy posible que a cada persona nos venga alguien a la cabeza pero si los analizamos, tod@s cumplirán unas características.

Características de los buen@s orador@s 

Naturalidad

Siempre debemos apostar por ser nosotros mismos. Para conseguirlo debemos aceptarnos tal como somos. Si hay algo que queremos mejorar, siempre estamos a tiempo de hacerlo. Esta estrategia suele dar mejor resultado que aparentar ser quienes no somos. Si aparentamos algo, perderemos la naturalidad.

En la comunicación lo ideal es actuar con naturalidad y comportarnos como lo hacemos normalmente en nuestro entorno.

Nos tendremos que adaptar al contexto en el que se desarrolla la comunicación pero sin perder nuestra esencia.

Sinceridad

La característica fundamental de la sinceridad es creer lo que dices. Lo recomendable es consultar múltiples fuentes de información para que nuestras afirmaciones estén suficientemente respaldadas por datos contrastables.

Esto implica prepararse concienzudamente cada exposición. Puede ocurrir que nos planteen alguna duda  que no sabemos responder o que nos rebatan con argumentos sólidos. Si esto ocurre, reconoceremos nuestro desconocimiento o la oportunidad del argumento. Normalmente se recomienda en estos casos que aplacemos la respuesta para una próxima ocasión en la que tendremos la oportunidad de responder adecuadamente.

Es mucho mejor esta opción que ponernos a divagar sobre algo que no sabemos ya que crearemos un clima poco favorable para el desarrollo del discurso.

Confianza

Si en la sinceridad creemos en lo que decimos, en la confianza creemos en nosotros mismos. Es extremadamente difícil que el auditorio confíe en nosotros si nosotros no confiamos.

Al igual que en la naturalidad, debemos aceptarnos para mostrarnos confiados pero hay trucos que te darán confianza. Prepara exhaustivamente el tema sobre el que vayas a hablar. Se aconseja que si tienes que hacer una presentación en la que tienes que saber 5, estudia hasta 10. No me digas que esto no te dará seguridad. Si te hace falta, ensaya lo que vas a decir y pregunta a tu entorno cercano qué les parece tu exposición.

Transmitir energía y entusiasmo

Si conseguimos transmitir energía tendremos a nuestros oyentes en el bolsillo. Hay una clara diferencia entre transmitir un mensaje de una manera plana a hacerlo de manera entusiasta.

No es lo mismo transmitir un mensaje como: “digo esto porque es lo que hay que decir”, a transmitirlo como: “me gusta lo que te estoy diciendo, creo en ello y seguro que te ayuda”.

¿Cuántas de estas características puedes cumplir en tus exposiciones en público? Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

Alcanza tus metas

Alcanza tus metas

Alcanza tus metas

En este post vamos a hablar sobre la importancia de no abandonar los sueños y en cómo podemos actuar para conseguirlos.

Cuando intentas conseguir algo y no  te sale, tienes dos opciones: tirar la toalla o usarla para secarte el sudor y seguir intentándolo. 

Claves para conseguir tu sueño

Fija tu meta

En primer lugar es fundamental fijarnos una meta clara y definida. Hacemos lista de la compra y nunca hemos apuntado nuestros objetivos vitales. En este sentido os recomiendo la película: “The Bucket List”. Ver 5 tips para conseguir tus objetivos

Persevera

Debemos ser perseverantes y constantes y no doblegarnos ante la primera derrota, como vimos en anteriores entradas un “fracaso” es una oportunidad de aprendizaje, ya sabemos cómo no debemos seguir haciendo las cosas. Ver ¿Aprendes de tus fracasos o eres un rumiante del mismo?

Pide ayuda

Es importante que tengamos habilidades interpersonales y si necesitamos ayuda, seamos capaces de pedirla. Ver Pide un favor, por favor

Traza un plan de acción

Por supuesto, perseguir un sueño implica correr riesgos, incluso romper con lo establecido para obtener resultados positivos que nos aproximen a la meta. Para este paso es fundamental que desglosemos nuestro plan de acción en pequeños pasos, escalones, y tareas que seamos capaces de realizar, obteniendo así un doble beneficio: por un lado estoy más cerca de mi objetivo y por otro me siento motivado/a y satisfecho/ a por dar ese pequeño primer gran paso.

Gestiona tu tiempo

También tendremos que ser capaces de administrar el tiempo, para poder dedicar todo nuestro esfuerzo por conseguir nuestra propuesta. ¿Cuándo es el momento adecuado? ¿Hay un tiempo perfecto? Muchas veces por esperar este instante mágico en el que creemos que todo va a funcionar, dejamos de avanzar. Mi recomendación es si quieres alcanzar tus sueños ponte manos a la obra. Leer 5 tips para ganar tiempo y no procrastinar

Visualízate cumpliendo tu sueño

Es interesante que visualicemos nuestro sueño hecho realidad, cerrar los ojos y vernos a nosotros mismos realizando las actividades que deseamos ejecutar.

Y lógicamente, tendremos que creer firmemente en nuestra causa, es decir creer en nosotros/as mismos/as y en nuestras metas.

Si quieres, puedes

Para este punto os recomiendo ver el siguiente vídeo: “Historia de equipo de fútbol equipo Panyee FC Tailandi” son 5 minutos basados en hechos reales.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

Motivación para la búsqueda de empleo

Motivación para la búsqueda de empleo

En esta entrada vamos a incidir sobre la importancia de tener una actitud positiva y estar motivados cuando estamos buscando trabajo.

Una de las recomendaciones que siempre nos hacen cuando vamos a buscar empleo es que debemos tener una actitud positiva. Esto nos ayudará a mantenernos activos en la búsqueda. La motivación para buscar trabajo es fundamental.

Está comprobado que cuando estamos motivados somos más productivos, realizamos un trabajo de mayor calidad y además nos sentimos contentos con la labor realizada.

¿Cómo estar motivado cuando las circunstancias van en mi contra?

La afirmación que estar motivado favorece la obtención de mejores resultados no ofrece ninguna duda. Ahora me pongo en situación. Cuarenta y tantos años, millones de personas desempleadas, economía en recesión, no se generan nuevas oportunidades. ¿Así quieres que esté motivado? ¿Que sea positivo? Los datos me dicen que no tengo motivos para serlo. ¿Qué hago? ¿Cómo me motivo?

Tips para aumentar la motivación

Ante esta situación solo nos queda ser conscientes de nuestras habilidades y de nuestros logros. Ellos son los que nos mantendrán a flote en los momentos en los que estemos desanimados.

En anteriores entradas hablamos de cómo identificar nuestros logros (ver: Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros). En líneas generales un logro es aquello de lo que estemos orgullosos en nuestro trabajo nos hayan felicitado por ello o no. Es aquello que mejoró el sistema de trabajo de la empresa. Son las innovaciones pequeñas o grandes que hicimos a la empresa. Todo ello son nuestros logros.

Os invito a que los pongáis por escrito. No os preocupéis si en un principio no salen muchos, requiere su tiempo. Pero según vayáis haciendo memoria veréis cómo surgen más. Una vez que tengamos bastantes, cogemos cada uno por separado y anotamos debajo las habilidades que usamos para conseguir cada logro.

Las habilidades personales son aquellas conductas o estrategias que nos permiten actuar de forma competente, relacionarnos satisfactoriamente y afrontar los retos, dificultades y demandas del trabajo y de la vida. Ejemplos de habilidades pueden ser el trabajo en equipo, la empatía, el ser ordenado, la responsabilidad, la facilidad de aprendizaje, el trabajo bajo presión.

LOGROS
LOGRO 1 LOGRO 2 LOGRO 3 LOGRO 4 LOGRO 5
HABILIDADES

Podéis usar una tabla como esta para ir anotando cada logro y debajo las habilidades puestas en juego para cada uno. Veréis que hay habilidades personales que se van a repetir en las distintas columnas y sin embargo otras que quizá solo las usamos en una ocasión. Buen momento para plantearse porqué no volvimos a usar esa habilidad si nos dio buen resultado.

¿Así resultará más fácil estar motivado? ¿Cómo puede ayudarnos el conocer nuestras habilidades a la hora de buscar trabajo? Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

Feedback

Feedback

En diferentes entradas hemos hablado de la importancia de hacer buenas críticas (ver: Cómo hacer y recibir críticas) y hemos facilitado distintas técnicas para dar feedback (ver: Tres pasos para dar feedback).

En este post vamos a presentaros la técnica MIMO para dar feedback a nuestro interlocutor y hacer críticas realmente constructivas.

Características que ha de tener un buen feedback

En mi opinión, y así se lo hago saber a mis alumnos/as, el feedback siempre ha de ser positivo y ayudar a la persona que tenemos enfrente a tener una visión de cómo ha realizado su actuación para que si quiere, pueda mejorar.

  1. El feedback ha de ser consentido por la parte que lo va a recibir.
  2. Cuando expresemos nuestra opinión lo haremos siempre en primera persona (“yo opino”, “en mi opinión”, “a mí me ha parecido”, ” a mí me gustaría”).
  3. La información debe ser objetiva y basada en hechos observables por parte de todos.
  4. Además nuestro comentario para que la otra persona mejore ha de ser específico, diciendo lo que exactamente nos ha gustado o disgustado.

A continuación os presento la técnica mimo para que este feedback sea lo más útil posible.

Técnica MIMO para dar feedback

Esta técnica debe su nombre al siguiente acrónimo:

M: Mantener, en este primer paso debemos explicar a la persona que ha hecho una intervención qué es lo que nos gustaría que mantuviera. Por ejemplo: “En mi opinión mantendría el tono de voz que has utilizado y cómo has mirado a las personas cuando estabas explicando”.

I: Incrementar, en este paso podemos aconsejar qué nos gustaría que aumentase la persona que recibe la crítica. Por ejemplo: “Yo utilizaría más imágenes y más grandes para que las personas del fondo puedan ver mejor tu exposición”.

M: Mejorar, en este tercer paso expresamos qué aspectos podrían mejorarse. Por ejemplo: “A mí me gustaría que los ejemplos que nos facilitas, sean más próximos a nuestra realidad para entender mejor los conceptos”.

O: Omitir, por último decimos aquello que en nuestra opinión no aporta riqueza al trabajo de la persona y que incluso hace que pierda calidad. Un ejemplo podría ser: “En mi opinión la música de fondo distrae y quita importancia a la idea principal, yo la omitiría”

Además toda crítica que se haga con mimo y cariño seguro que es constructiva y recibida con ánimo de mejora.

Espero que os sea útil y la pongáis en práctica siempre que queráis comunicar y expresar vuestra opinión.

Si quieres lograr una comunicación más eficaz, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño

4 pautas para superar con éxito la entrevista de selección

4 pautas para superar con éxito la entrevista de selección

En este post vamos a centrarnos en cómo nos influye en la entrevista de selección “la mochila emocional” con la que acudimos a la misma.

Cuando nos encontramos inmersos en la búsqueda de un nuevo empleo existe un momento que es especialmente  delicado y relevante en este proceso: la entrevista de selección. En la actualidad podemos encontrar un sinfín de información, relacionada con este tema, que nos ofrece una visión de diferentes aspectos que nos pueden ayudar a superar la entrevista con éxito, como por ejemplo, los tipos de entrevistas de selección a las que nos podemos enfrentar, las preguntas más frecuentes que se nos pueden plantear por parte de la persona que nos entrevista, la importancia de cuidar el aspecto físico, el lenguaje verbal y corporal, etc.

¿Cómo influyen nuestras emociones en las entrevistas?

En mi trabajo como orientadora laboral han sido numerosas las ocasiones en las que he realizado simulacros de entrevista (Role Playing) con personas que se encontraban buscando un nuevo proyecto profesional. Este ejercicio de entrenamiento sirve para comprobar cómo se comportará una persona ante una hipotética o real futura entrevista, reforzando todos los puntos fuertes que tenga y corrigiendo aquellos errores en los que puede incurrir.

Hoy me gustaría centrarme en un momento en concreto de esta simulación cuando planteo  a la persona entrevistada preguntas relacionadas con su anterior puesto de trabajo, empresa y motivos de salida, tipo ¿Cuál ha sido el motivo de salida de su última empresa? ¿Cómo era su relación con su superior/es jerárquicos? ¿y con sus compañeros?

Son muy diferentes las reacciones que producen en las personas este tipo de preguntas, que van desde una actitud de naturalidad de algunas, contestando de manera tranquila y serena a las cuestiones, no reflejando ningún tipo de emoción, incluso destacando aspectos positivos de la experiencia vivida, a la reacción contraria en otras muchas personas, que pasa por un estado de nerviosismo, de no saber que decir e incluso de derrumbe emocional ante el recuerdo de las experiencias vividas o la salida involuntaria y a veces dolorosa de su empresa.

Y es que todos, en algún momento, hemos pasado por situaciones difíciles en nuestro puesto de trabajo, relaciones nada satisfactorias con nuestros compañeros y/o superiores jerárquicos, o desvinculaciones no deseadas y en algunas ocasiones no realizadas con el debido tacto y mimo.  A veces es difícil no caer en la tentación, ante las preguntas de la persona que te está entrevistando, de dejarnos llevar por el sentimiento de rabia, de injusticia, de resentimiento o de dolor y hablar mal de tu anterior empresa y entorno laboral. Cuando esto ocurre, estamos cometiendo un grave error que puede incluso tirar por tierra nuestra entrevista, y por consiguiente nuestras posibilidades de conseguir el puesto de trabajo.

Pautas para afrontar la entrevista de selección

Para que esto no ocurra debemos tener en cuenta una serie de pautas que nos pueden ayudar a superar este crítico momento:

  1. A ninguna futura empresa le va a gustar oír como hablas mal de la que ha sido hasta hace poco tu organización. Una reacción negativa por tu parte puede darle a entender al entrevistador/a que no has superado esa etapa y que no estás aún preparado para enfrentar un nuevo reto profesional. Además no garantiza que, si te contratan, en un futuro no hables igual de mal de ellos.
  2. Nadie pone en duda que lo que sientes no sea legítimo y que estás en tu derecho a vivirlo como quieras, pero no debemos olvidar que aunque a veces el dolor nos viene dado por situaciones en las que nuestra voluntad nada ha tenido que ver, el sufrimiento que se deriva si es algo controlable por nosotros y en nuestra mano está el aprender a limitarlo. El no superar esta situación puede transmitir al entrevistador/a una imagen equivocada sobre ti mismo, de persona rencorosa o incluso conflictiva, que por otro lado no son cualidades que mejoren nuestra empleabilidad. En nada nos puede ayudar revivir y contar a cualquiera que nos quiera escuchar lo mal que nos han tratado (y menos a la persona que nos entrevista) puesto que estos hechos ya no tienen marcha atrás y además forman parte de nuestro pasado.
  3. Cualquier experiencia, incluso aquellas que laboralmente hubiésemos  deseado no tener que vivir, tiene sus aspectos positivos, y estos son los que tenemos que tener en cuenta a la hora de responder las preguntas del entrevistador/a. Antes de acudir a la entrevista es fundamental preparar las preguntas que posiblemente se nos van a plantear, entonces tenemos que tener claro cuáles son todos los aspectos positivos que implicaba nuestro anterior puesto de trabajo, y ante preguntas que pueden resultar espinosas, nunca mentir, pero si contestar de la manera más aséptica posible.
  4. Por último, nunca debemos perder de vista, que el entrevistador/a no es nuestro amigo, ni siquiera un conocido, es un profesional que está haciendo su trabajo y por tanto nosotros debemos comportarnos con la misma profesionalidad a la hora de responder a sus preguntas.  Siempre nos quedará, cuando terminemos nuestra entrevista y lo necesitemos, el acudir a nuestra familia, amigos y en general a todas las personas que nos quieren y apoyan en los momentos difíciles, porque son ellos, y no otros, los que deben ser  bálsamo para nuestras heridas.

Si quieres superar con éxito la entrevista de trabajo nosotros podemos ayudarte.

  Ana Alonso

 

Tres pasos para dar feedback

Tres pasos para dar feedback

Tres pasos para dar feedback

En esta entrada vamos a ver cómo podemos en tres pasos dar feedback.

Es frecuente que nos encontremos en situaciones en las que tenemos que decir a los demás las consecuencias de sus acciones.

Pues bien vamos a estudiar cómo podemos presentar la información para que sea comprendida y genere el mayor impacto posible sobre el comportamiento de la otra persona.

Si tenemos que dar un feedback positivo, lo que queremos es que el comportamiento sobre el que estamos hablando se mantenga o incluso incremente.

O puede que lo que queramos es que la persona cambie su manera de actuar. En este caso hablaremos de feedback negativo.

Estos tres pasos, llamados con el acrónimo EEC, nos resultan muy útiles para cualquier situación:

1.- Ejemplo

En este primer paso vamos a proporcionar un ejemplo específico. Huyamos de generalidades que no aportan información y tienen poco efecto sobre el comportamiento que queremos variar o mantener.

Si decimos a alguien: “Eres un crack”, posiblemente la persona se sentirá feliz y orgullosa de sí misma. Lo malo de esta generalidad es que no aporta información útil para seguir siendo un “crack”.

De la misma manera que si decimos “eres un desastre” la persona que reciba el mensaje no dispondrá de información para dejar de serlo. Y además es muy posible que ese comentario le haga sentir mal.

Demos un ejemplo específico: “Has cumplido con todos los objetivos marcados, enhorabuena”. “Has llegado tarde por tercera vez esta semana”.

2.- Efecto

En el segundo paso explicamos los efectos que produce su comportamiento en nosotros o en la organización.

“Has cumplido con todos los objetivos marcados, enhorabuena. Así somos más eficaces y obtendremos más clientes.”

“Has llegado tarde por tercera vez esta semana. Esto ha hecho que tu servicio haya quedado desatendido en horario de atención al cliente y es posible que se haya perdido alguna llamada.”

3.- Cambiar o continuar

En el último paso discutimos cómo mantener o cambiar el comportamiento.

“Has cumplido con todos los objetivos marcados, enhorabuena. Así somos más eficaces y obtendremos más clientes. ¡Seguimos así! ¿crees que podrás? ¿necesitarías alguna cosa más?”

“Has llegado tarde por tercera vez esta semana. Esto ha hecho que tu servicio haya quedado desatendido en horario de atención al cliente y es posible que se haya perdido alguna llamada. ¿Cómo podemos evitar que esto ocurra de nuevo? Ya que no se puede repetir, ¿qué propones que hagamos?”.

Habrá ocasiones en las que tengamos que proponer nosotros como cambiar. Esto se puede dar cuando la persona implicada ha incumplido compromisos anteriores o cuando no propone ninguna medida eficaz.

Esta es otra técnica enmarcada dentro de las técnicas de asertividad. Para conocer otras puedes visitar: ¿Cómo evitar malentendidos? Peticiones asertivas.

Si quieres saber más EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa

 

Compartir alegría y felicidad

Cuatro trucos para compartir la alegría y la felicidad

Cuatro trucos para compartir la alegría y la felicidad

En este post os vamos a dar cuatro trucos para compartir la alegría y la felicidad de las personas que nos rodean.

La empatía se define como aquella actitud personal que permite al sujeto ponerse en la situación del otro intentando comprenderle desde su punto de vista, sentir lo que él está experimentando y entender lo mejor posible sus posturas, criterios o sentimientos. (Para saber más sobre empatía también puedes mirar el post: “En sus zapatos, ¿empatizas?”)

Seguramente todos nos hemos puesto en el lugar de otros cuando están tristes o necesitan ayuda. Es posible que la empatía se entienda en estos términos: empatizar con los demás cuando se encuentran mal.

Debido a esta concepción de la habilidad de empatizar podemos encontrarnos con que nos sintamos un poco hartos de ella. La sensación que llegamos a tener es que cuando practicamos la empatía terminamos agotados y hastiados de escuchar el dolor que sufren los demás.

Veamos 4 trucos para que esto no sea así:

1. No involucres a las emociones.

Empatía hace referencia al esfuerzo por comprender a la otra persona desde su perspectiva de la realidad y entender lo que está sintiendo. No intervienen procesos emocionales sino que comprenderemos porqué se siente así, cuáles son las causas que le han llevado a esa situación y podremos entender su manera de actuar o las decisiones que toma.

2. Distingue entre empatía y simpatía.

En la simpatía sí intervienen procesos emocionales. Percibimos las emociones, sentimientos o estado de ánimo de la otra persona y los compartimos. Si la persona se siente triste, nosotros nos sentiremos tristes.

3. Disfruta de la alegría.

Utiliza la simpatía para los momentos de alegría que disfruten los demás. ¿Quién ha dicho que la empatía y la simpatía solo sean para los momentos malos? Alégrate con los éxitos y alegrías que compartan contigo.

4. Evita la envidia.

Es posible que cuando alguien nos cuente que le va muy bien y está muy contento, nosotros nos demos cuenta de que a nosotros no nos va igual de bien. Si hacemos un esfuerzo, podremos compartir ese momento de felicidad. Ya tendremos tiempo después para reflexionar y ponernos en marcha para que a nosotros nos vaya igual de bien.

Con estos trucos podemos conseguir:

Disfrutar de la empatía

Conocer mejor a los demás

¡¡Ayudar!!

Si después de todo esto quieres saber más sobre como entender a los demás, EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa

6 pautas para vivir sin miedo

6 pautas para vivir sin miedo

6 pautas para vivir sin miedo

En una entrada anterior, ya dimos pautas para que el miedo no nos paralizase. En este post vamos a dar seis pautas para vivir sin miedo.

Eduardo Galeano

Hoy quiero citar a Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo, que explicaba que vivimos en tiempos de miedo global: «Los que trabajan tienen miedo a perder el trabajo. Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo. Quien no tiene miedo al hambre tiene miedo a la comida. Los automovilistas tienen miedo de andar y los peatones a ser atropellados. La democracia tiene miedo a recordar y el lenguaje tiene miedo a decir. Los civiles tienen miedo a los militares, los militares tienen miedo a la falta de armas, las armas tienen miedo a la falta de guerras. Es tiempo de miedo. Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo. Miedo a los ladrones y miedo a la policía. Miedo a la puerta sin valla, al tiempo sin relojes, al niño sin televisor. Miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar. Miedo a la multitud, miedo a la soledad por aquello que uno ha sido. Miedo a morir, miedo a vivir».

El miedo como medio para la manipulación

Cómo utilizan el miedo

El miedo se ha utilizado y se utiliza a menudo, como un medio eficaz de manipulación para conseguir el poder sobre las personas. Algunas personas utilizan el miedo conscientemente pensando que es la única vía para conseguir respeto y otras lo usan, quizás inconscientemente, como mecanismo de defensa “no hay mejor defensa que un buen ataque”. Sea como fuere, en más de una ocasión nos ha tocado vivir en un clima impregnado por el miedo.

Cuando el miedo impera en el ambiente nos encontramos con sensaciones de falta de confianza, alta incertidumbre, frustración, ansiedad, tensión, indefensión, entre otras. Estas características van en contra de la gestión del talento, la creatividad, la motivación, es decir, incidirá negativamente en el equipo de trabajo.

Hace poco leí una cita que decía: “No te enojes: recuerda que la gente no te hace cosas, la gente hace cosas y tú decides si te afectan o no”. Es interesante pensar en cómo conseguir que no te afecte, en que no te paralice el miedo.

6 pautas para vivir sin miedo

  1. Autoconocimiento, reflexionar sobre cuál es la procedencia de nuestro miedo, qué lo provoca, por qué y cómo nos está afectando.
  2. Desmitificar el miedo, podemos pensar en ¿qué es lo peor que podría suceder?, ¿qué podría hacer en ese caso?
  3. Tener alta autoestima nos ayudará a confiar en nosotros/as mismos/as sintiéndonos más capaces de realizar lo que nos propongamos.
  4. Desarrollar resiliencia para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas.
  5. Desarrollar un pensamiento crítico e independiente, para poder discernir y tolerar la incertidumbre.
  6. Utilizar técnicas de relajación cuando sean necesarias.

A continuación comparto el vídeo en el que Eduardo Galeano titulado “Vivir sin miedo”

¿Qué tipo de miedo has sentido?, ¿en qué circunstancias sientes miedo?

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

¿Eres un líder honesto?

¿Eres un líder honesto?

¿Eres un líder honesto?

En este post me gustaría invitaros a reflexionar sobre la importancia de la honestidad a la hora de ejercer el liderazgo.

En una ocasión una madre llevó a su hijo ante Mahatma Gandhi con la esperanza de que este le ayudara a resolver su problema. La madre estaba muy preocupada porque su hijo estaba comiendo demasiada azúcar y ella temía que pudiera enfermar si no ponía remedio pronto a su adicción.

Así que puso su esperanza en aquella visita en la que pidió a Gandhi que le dijera a su hijo que dejara de comer azúcar. Pero para sorpresa de la mujer, este le respondió que no podía decirle eso a su hijo en esos momentos y le indicó que volviera de nuevo con su hijo dentro de dos semanas.

La mujer volvió a casa decepcionada ya que había recorrido un largo camino y no había obtenido lo que necesitaba. Sin embargo, confiaba en la sabiduría de Gandhi así que dos semanas más tarde volvió a llevar a su hijo ante él.

En esta ocasión, Mahatma Gandhi miró al niño y con seguridad pero benevolencia a la vez y le dijo: “Hijo, no comas tanto azúcar”. Ante lo cual el niño aceptó el consejo. La madre miró agradecida y a la vez perpleja a Gandhi y le preguntó: “¿Por qué debió esperar dos semanas para decírselo si podía haberlo hecho la primera vez que lo traje?” Y el sabio le contesto: “Porque hace dos semanas, yo también estaba comiendo azúcar.”

Hoy quería empezar mi entrada al blog con esta maravillosa historia que me lleva a reflexionar sobre la importancia de la honestidad a la hora de ejercer el liderazgo. Entre las diversas características que deben acompañar al buen líder, destacaría la de dar ejemplo diario con su comportamiento y que este, sea acorde a aquello que predica. El buen líder, no lo es por sus palabras sino porque sus acciones le acompañan. No se puede exigir aquello que uno mismo no hace. Siempre trabaja desde el ejemplo.

Os propongo que penséis en alguna persona/as de vuestro entorno que sea líder o considere que desempeña este papel. En una escala del uno al diez: ¿En qué grado opináis que posee esta característica? ¿Cómo afecta a su imagen de líder actuar siempre acorde a esta cualidad o por el contrario omitirla en cada actuación?

Seguramente si sus palabras van por un lado y sus actuaciones van por el otro, lo primero que se verá afectada es su credibilidad, y por tanto verá menguada la confianza de las personas que la rodean. Son muchas las personas que actúan diariamente creyéndose líderes pero en realidad no lo son, han perdido la confianza de su equipo, de sus superiores… en general de su entorno. El buen líder conoce que la credibilidad, es una fortaleza que le será útil tanto en su vida profesional como personal y no solo eso, sino que además es un pilar fundamental en su liderazgo.

Cada vez son más las empresas que consideran fundamental la existencia de líderes y no de jefes para el óptimo desarrollo y resultados de sus equipos de trabajo. Invertir en potenciar y ayudar a desarrollar buenos líderes en las organizaciones es una estrategia que permitirá obtener mayores resultados y en general un mejor ambiente laboral.

Desde Enpositivocoaching podemos ayudarte a conseguir tus objetivos

¿Te animas?

Ana Alonso

5 actitudes para prevenir el estrés

Cinco actitudes para prevenir el estrés.

Vamos a descubrir cinco actitudes para prevenir el estrés.

Cuando se habla de estrés, es frecuente que se indiquen técnicas para reducir sus efectos perjudiciales (Puedes ver también la entrada: Cómo saber si tengo estrés). Es decir, se hablará de relajación, meditación, ejercicio físico y otras técnicas para combatir los síntomas del estrés.

Lo que pretendo hoy es que nos adelantemos y prevengamos el estrés, que nos vacunemos contra la enfermedad antes de que ocurra. O lo que es lo mismo, que vayamos a las causas del estrés para impedir su desarrollo. Y, ¿cómo podemos hacer esto?

Una de las maneras puede ser adquirir unas determinadas actitudes que nos inmunicen frente al estrés.

Para tener claro de qué estamos hablando cuando nos referimos a actitud, vamos a definirla como la predisposición a comportarse de una determinada manera. Vamos a ver cinco actitudes que nos indica Andrés Martín Asuero en su libro “Con rumbo propio”.

La primera actitud es la aceptación.

Para cambiar tenemos que reconocer o aceptar que hay algo que queremos cambiar. Puede ocurrir que no reconozcamos o no seamos conscientes del estrés que estamos sufriendo. O puede que sí seamos conscientes pero lo neguemos. Hay un aforismo que lo puede explicar: “Lo que resistes, persiste, lo que aceptas se transforma”.

La segunda actitud es el compromiso.

Cuanto más comprometido estés con la actividad que estés realizando, menos estrés sentirás. Esto es debido a que sabes que tus esfuerzos son por una buena causa o por que le encuentras sentido a lo que haces. Es saludable revisar qué queremos hacer en la vida, cuál es nuestra misión y comprobar si tenemos ocasión de practicar nuestros valores personales.

La tercera actitud es la forma en que afrontamos las crisis.

Nos enfrentamos a muchas situaciones en las que parece que ninguna solución es buena o que directamente no tienen solución. La mente se centra en la amenaza o en el peligro que son los causantes del estrés.

Pero siempre hay un componente de oportunidad. De acuerdo que es difícil percatarse de la oportunidad  pero cuanto antes recuperes el equilibrio mental, antes podrás ver las cosas de manera más clara. A esta capacidad de superar las crisis y salir fortalecido de ellas es a lo que llamamos resilencia. ( Si quieres saber más sobre resilencia puedes visitar: 9 pasos para tolerar la frustración. Resiliencia)

La cuarta actitud es el cuidado de la salud.

Toda situación es susceptible de empeorar si falla la salud. Si tenemos estrés en nuestra vida, debemos cuidarnos aún más ya que el estrés hará su labor de desgaste. Puedes consultar esta entrada para saber más sobre cómo afecta el estrés a nuestra manera de alimentarnos: Estrés y alimentación.

La quinta actitud es referente a las relaciones sociales.

Las personas que nos quieren, nos aceptan como somos sin juzgarnos. Esto nos hace sentirnos seguros en su presencia. Si el estrés tiene un componente de amenaza, cultivar unas buenas relaciones sociales supondrá una “vacuna” contra el estrés.

Si tienes estas actitudes, ¡enhorabuena!, eres poco vulnerable al estrés.

Si no las tienes, EnPositivo puede ayudarte.

Néstor Villa