Archivo de la categoría: Orientación laboral

Motivación para la búsqueda de empleo

Motivación para la búsqueda de empleo

En esta entrada vamos a incidir sobre la importancia de tener una actitud positiva y estar motivados cuando estamos buscando trabajo.

Una de las recomendaciones que siempre nos hacen cuando vamos a buscar empleo es que debemos tener una actitud positiva. Esto nos ayudará a mantenernos activos en la búsqueda. La motivación para buscar trabajo es fundamental.

Está comprobado que cuando estamos motivados somos más productivos, realizamos un trabajo de mayor calidad y además nos sentimos contentos con la labor realizada.

¿Cómo estar motivado cuando las circunstancias van en mi contra?

La afirmación que estar motivado favorece la obtención de mejores resultados no ofrece ninguna duda. Ahora me pongo en situación. Cuarenta y tantos años, millones de personas desempleadas, economía en recesión, no se generan nuevas oportunidades. ¿Así quieres que esté motivado? ¿Que sea positivo? Los datos me dicen que no tengo motivos para serlo. ¿Qué hago? ¿Cómo me motivo?

Tips para aumentar la motivación

Ante esta situación solo nos queda ser conscientes de nuestras habilidades y de nuestros logros. Ellos son los que nos mantendrán a flote en los momentos en los que estemos desanimados.

En anteriores entradas hablamos de cómo identificar nuestros logros (ver: Cómo hacer una buena entrevista. Reconoce tus logros). En líneas generales un logro es aquello de lo que estemos orgullosos en nuestro trabajo nos hayan felicitado por ello o no. Es aquello que mejoró el sistema de trabajo de la empresa. Son las innovaciones pequeñas o grandes que hicimos a la empresa. Todo ello son nuestros logros.

Os invito a que los pongáis por escrito. No os preocupéis si en un principio no salen muchos, requiere su tiempo. Pero según vayáis haciendo memoria veréis cómo surgen más. Una vez que tengamos bastantes, cogemos cada uno por separado y anotamos debajo las habilidades que usamos para conseguir cada logro.

Las habilidades personales son aquellas conductas o estrategias que nos permiten actuar de forma competente, relacionarnos satisfactoriamente y afrontar los retos, dificultades y demandas del trabajo y de la vida. Ejemplos de habilidades pueden ser el trabajo en equipo, la empatía, el ser ordenado, la responsabilidad, la facilidad de aprendizaje, el trabajo bajo presión.

LOGROS
LOGRO 1 LOGRO 2 LOGRO 3 LOGRO 4 LOGRO 5
HABILIDADES

Podéis usar una tabla como esta para ir anotando cada logro y debajo las habilidades puestas en juego para cada uno. Veréis que hay habilidades personales que se van a repetir en las distintas columnas y sin embargo otras que quizá solo las usamos en una ocasión. Buen momento para plantearse porqué no volvimos a usar esa habilidad si nos dio buen resultado.

¿Así resultará más fácil estar motivado? ¿Cómo puede ayudarnos el conocer nuestras habilidades a la hora de buscar trabajo? Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Néstor Villa

Anuncios

4 pautas para superar con éxito la entrevista de selección

4 pautas para superar con éxito la entrevista de selección

En este post vamos a centrarnos en cómo nos influye en la entrevista de selección “la mochila emocional” con la que acudimos a la misma.

Cuando nos encontramos inmersos en la búsqueda de un nuevo empleo existe un momento que es especialmente  delicado y relevante en este proceso: la entrevista de selección. En la actualidad podemos encontrar un sinfín de información, relacionada con este tema, que nos ofrece una visión de diferentes aspectos que nos pueden ayudar a superar la entrevista con éxito, como por ejemplo, los tipos de entrevistas de selección a las que nos podemos enfrentar, las preguntas más frecuentes que se nos pueden plantear por parte de la persona que nos entrevista, la importancia de cuidar el aspecto físico, el lenguaje verbal y corporal, etc.

¿Cómo influyen nuestras emociones en las entrevistas?

En mi trabajo como orientadora laboral han sido numerosas las ocasiones en las que he realizado simulacros de entrevista (Role Playing) con personas que se encontraban buscando un nuevo proyecto profesional. Este ejercicio de entrenamiento sirve para comprobar cómo se comportará una persona ante una hipotética o real futura entrevista, reforzando todos los puntos fuertes que tenga y corrigiendo aquellos errores en los que puede incurrir.

Hoy me gustaría centrarme en un momento en concreto de esta simulación cuando planteo  a la persona entrevistada preguntas relacionadas con su anterior puesto de trabajo, empresa y motivos de salida, tipo ¿Cuál ha sido el motivo de salida de su última empresa? ¿Cómo era su relación con su superior/es jerárquicos? ¿y con sus compañeros?

Son muy diferentes las reacciones que producen en las personas este tipo de preguntas, que van desde una actitud de naturalidad de algunas, contestando de manera tranquila y serena a las cuestiones, no reflejando ningún tipo de emoción, incluso destacando aspectos positivos de la experiencia vivida, a la reacción contraria en otras muchas personas, que pasa por un estado de nerviosismo, de no saber que decir e incluso de derrumbe emocional ante el recuerdo de las experiencias vividas o la salida involuntaria y a veces dolorosa de su empresa.

Y es que todos, en algún momento, hemos pasado por situaciones difíciles en nuestro puesto de trabajo, relaciones nada satisfactorias con nuestros compañeros y/o superiores jerárquicos, o desvinculaciones no deseadas y en algunas ocasiones no realizadas con el debido tacto y mimo.  A veces es difícil no caer en la tentación, ante las preguntas de la persona que te está entrevistando, de dejarnos llevar por el sentimiento de rabia, de injusticia, de resentimiento o de dolor y hablar mal de tu anterior empresa y entorno laboral. Cuando esto ocurre, estamos cometiendo un grave error que puede incluso tirar por tierra nuestra entrevista, y por consiguiente nuestras posibilidades de conseguir el puesto de trabajo.

Pautas para afrontar la entrevista de selección

Para que esto no ocurra debemos tener en cuenta una serie de pautas que nos pueden ayudar a superar este crítico momento:

  1. A ninguna futura empresa le va a gustar oír como hablas mal de la que ha sido hasta hace poco tu organización. Una reacción negativa por tu parte puede darle a entender al entrevistador/a que no has superado esa etapa y que no estás aún preparado para enfrentar un nuevo reto profesional. Además no garantiza que, si te contratan, en un futuro no hables igual de mal de ellos.
  2. Nadie pone en duda que lo que sientes no sea legítimo y que estás en tu derecho a vivirlo como quieras, pero no debemos olvidar que aunque a veces el dolor nos viene dado por situaciones en las que nuestra voluntad nada ha tenido que ver, el sufrimiento que se deriva si es algo controlable por nosotros y en nuestra mano está el aprender a limitarlo. El no superar esta situación puede transmitir al entrevistador/a una imagen equivocada sobre ti mismo, de persona rencorosa o incluso conflictiva, que por otro lado no son cualidades que mejoren nuestra empleabilidad. En nada nos puede ayudar revivir y contar a cualquiera que nos quiera escuchar lo mal que nos han tratado (y menos a la persona que nos entrevista) puesto que estos hechos ya no tienen marcha atrás y además forman parte de nuestro pasado.
  3. Cualquier experiencia, incluso aquellas que laboralmente hubiésemos  deseado no tener que vivir, tiene sus aspectos positivos, y estos son los que tenemos que tener en cuenta a la hora de responder las preguntas del entrevistador/a. Antes de acudir a la entrevista es fundamental preparar las preguntas que posiblemente se nos van a plantear, entonces tenemos que tener claro cuáles son todos los aspectos positivos que implicaba nuestro anterior puesto de trabajo, y ante preguntas que pueden resultar espinosas, nunca mentir, pero si contestar de la manera más aséptica posible.
  4. Por último, nunca debemos perder de vista, que el entrevistador/a no es nuestro amigo, ni siquiera un conocido, es un profesional que está haciendo su trabajo y por tanto nosotros debemos comportarnos con la misma profesionalidad a la hora de responder a sus preguntas.  Siempre nos quedará, cuando terminemos nuestra entrevista y lo necesitemos, el acudir a nuestra familia, amigos y en general a todas las personas que nos quieren y apoyan en los momentos difíciles, porque son ellos, y no otros, los que deben ser  bálsamo para nuestras heridas.

Si quieres superar con éxito la entrevista de trabajo nosotros podemos ayudarte.

  Ana Alonso

 

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

En este post vamos a hablar de la importancia que tiene para nuestra autoestima y nuestro desarrollo personal y profesional conocernos lo mejor posible. ¿Sabes quién eres?, ¿te gustaría saber qué imagen proyectas?, ¿siempre te muestras de la misma manera?, ¿cómo no te gustaría que te vieran?

En muchas entradas de este blog hemos tratado el tema de autoconocimiento (Claves para conocerte mejor: Ventana de Johari) porque creemos que es la base para cualquier evolución que queramos realizar, es el punto de partida para aumentar la autoestima.

Una de las herramientas que utilizamos para que nuestros clientes y alumnos se conozcan mejor es la Dinámica “La imagen de mi Yo” del libro: Jiménez Hernández- Pinzón: La comunicación interpersonal, ejercicios educativos. Madrid ICE.

El objetivo de dicha dinámica consiste en que la persona que participa en ella sea consciente de la imagen que tiene de sí mismo/a y la que los demás tienen de él/ ella.

Para ello repartimos a los componentes del grupo un folio con las 38 figuras que mostramos a continuación.

Cómo aumentar la autoestima a través del autoconocimientoCómo aumentar la autoestima a través del autoconocimiento

Como se puede observar, cada imagen tiene un gesto y cada persona le otorgará distinto significado, no hay interpretaciones correctas o incorrectas por eso en el cuestionario que facilitamos siempre preguntamos ¿por qué? para que la persona pueda explicar el significado que ha otorgado.

El cuestionario varia según si lo utilizamos para coaching laboral, coaching educativo o coaching personal, pero las preguntas que solemos realizar con esas modificaciones son:

  1. ¿Cómo qué número creo que suelo actuar? ¿Por qué?
  2. ¿Cómo qué número creo que me ven los demás (compañeros, familia, jefes)? ¿Por qué?
  3. ¿Cómo qué número me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  4. ¿Cómo qué número no me gustaría que me vieran? ¿Por qué?
  5. ¿Cómo qué número creo que suele actuar la mayoría (profesores, jefes, compañeros…según el caso)? ¿Por qué?
  6. ¿Cómo qué número veo yo al que se sienta a mi derecha? ¿Por qué?

Con esta última pregunta nos hacemos una idea de la imagen que proyectamos.

Cómo se forma la imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as

La imagen que tenemos de nosotros/as mismos/as está formada por varios factores:

  1. Lo que creemos ser. La propia conciencia que hemos ido adquiriendo de nosotros/as mismos/as a través de nuestras experiencias y que conforma lo que piensa cada uno de sí mismo/a.
  2. Lo que deseamos ser. La imagen con la que nos comparamos a través de modelos referenciales que implican valores culturales, sociales, familiares, etc. es la imagen idealizada, cuanto más próxima sea a lo que creemos ser, más coherencia tendremos y por tanto más felices seremos. Una forma de trabajar es ¿qué vas a hacer para llegar de la imagen que crees ser a la que te gustaría ser? Y trazar el plan de acción.
  3. Lo que los demás ven en nosotros/ as. Esto condiciona sus actitudes y comportamientos hacia nosotros mismos. Este apartado es muy interesante, a veces coincide cómo creemos que nos ven con lo que la persona de nuestra izquierda ha dicho, aquí la reflexión sería ¿te sientes identificado/a con esa imagen?, y si no te gusta ¿qué acciones hacen que proyectes esa imagen?
  4. La imagen con que se nos identifica por “como son la gente de tal edad”, “o de tal sexo”, “ los de tal profesión”, o de cualquiera de los grupos de pertenencia en que nos integramos. Este apartado está muy relacionado con los estereotipos (Cómo realizar una buena entrevista usando los estereotipos)

Esta dinámica es una excelente herramienta de trabajo para conocernos mejor y trazar un plan de acción en función de los resultados obtenidos.

Tendremos mayor autoestima cuando:

  • Mi “Yo real” coincida con mi “Yo ideal”
  • La “imagen que no quiero proyectar” esté alejada de mi  “yo real”

Si quieres aumentar tu autoestima,  EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño

 

 

Cómo hacer tu trabajo más motivador. Vocación

Cómo hacer tu trabajo más motivador. Vocación

Cómo hacer tu trabajo más motivador. Vocación

Pasamos mucho tiempo en el trabajo, por lo que es importante que nos dediquemos  a la profesión que realmente nos llena y nos satisface. Quedarse desempleado puede ser la oportunidad que habíamos desechado de encaminar nuestro futuro profesional a aquello en lo que nos sentimos plenos.

Hay personas que este punto de vista no les convence, trabajan para vivir e intentan disfrutar de lo que les gusta en su tiempo de ocio y tiempo libre. “Trabajo es trabajo, no vengo a hacer amigos”. Pero la realidad es que pasamos aproximadamente un tercio de la vida en nuestro puesto de trabajo, y estas personas terminan por contaminar su vida personal con su malestar laboral y no disfrutan ni de una cosa ni de otra.

¿En esta época de crisis nos tenemos que conformar con lo que nos dejen?, ¿o podemos ser proactivos (Claves para tomar la iniciativa y ser resolutivo: Proactividad)? Ya vimos en entradas anteriores la diferencia que existía en ser reactivos y echar balones fuera en vez de asumir responsabilidades en nuestra vida.

¿Sabes si tu trabajo es motivador?

  1. ¿Cómo te sientes cuando te levantas cada día para ir al trabajo?
  2. ¿Qué nivel de disfrute tienes en tu puesto de trabajo?
  3. ¿Qué necesidades cubre tu trabajo?
  4. ¿Cómo beneficia lo que haces a los demás?
  5. ¿Qué te retiene en tu trabajo?
  6. ¿Qué ganas y qué pierdes?
  7. ¿Qué harías si no tuvieras miedo de salir de la zona de confort?

El punto de partida es el autoconocimiento (Ejercicios para conocerte mejor. Matriz DAFO) y saber qué podemos aportar en este momento a la sociedad, es decir, alinearnos con nuestra verdadera vocación.

Según Stephen Covey y Fredy Kofman en la nueva economía el verdadero éxito implica tres cosas:

  1. Hacer lo que amamos, es decir, hacer lo que nos llena, nos gusta en lo que fluimos naturalmente. (Cómo aumentar la felicidad: fluye)
  2. Amar lo que hacemos, con una actitud positiva. (Cómo conseguir un cambio positivo)
  3. Vocación de servicio, siendo útiles y ayudando a los demás.

De forma más concreta podemos analizar, a través de la rueda profesional, qué elementos debemos desarrollar para que ruede perfectamente.

Valoraremos los siguientes sectores de la rueda de 0-10, para que funcione perfectamente, tendríamos que tener todos en el mismo nivel, a ser posible todos en el 10. A continuación elaboraremos un plan de acción (Consigue lo que te propongas: plan de acción) para llegar a esos niveles en las áreas más débiles.

Si quieres, EnPositivo te ayuda a descubrir tu vocación (4 pasos para encontrar tu objetivo laboral) y alcanzar tu objetivo profesional (5 claves para definir tu objetivo profesional).

Sonia Treviño

Diversidad en el puesto de trabajo

Diversidad en el puesto de trabajo

Diversidad en el puesto de trabajo

Hoy me gustaría hacer una reflexión sobre la diversidad en el puesto de trabajo. En otras entradas del blog, ya hablamos de inteligencias múltiples (¿Eres protagonista de tu propia vida? Descubre tu pasión) y de la teoría de Gardner al respecto.

Me gustaría que empezáramos hablando de Mozart. Todos le conocemos, fue un genio, alguien que destacó increíblemente en la música. Nadie diría que Mozart era “discapacitado” o “disminuido”.  Mozart era y es alguien digno de admiración. Ninguna duda al respecto.

Pues bien, nuestro genio tenía muy probablemente una enfermedad que le haría pertenecer al colectivo de los discapacitados: el síndrome de Tourette.

Entre los síntomas más comunes del síndrome están los tics faciales a los cuales pueden seguir otros como gruñidos, aspiración de aire por la nariz o tos. También pueden producirse movimientos y sonidos constantes que no se pueden controlar.

Los tics más comunes son empujar con los brazos, parpadear, saltar, patear, aclararse la garganta o encoger los hombros. En algunos casos llega a producirse el uso de palabras malsonantes de manera involuntaria.

A pesar de padecer este síndrome Mozart llegó a ser un compositor muy reconocido en su época y su influencia ha llegado hasta nuestros días.

Pues bien, ¿rechazaríamos a Mozart por padecerlo? ¿Dejan de ser valiosísimas sus aportaciones a la música?

Donde queremos llegar es a que:

Cada uno/a de nosotros/as tiene algo muy valioso.

Todos/as resaltamos en algo aunque haya cosas que no se nos den tan bien.

Y ser auténticos/as forma parte de descubrir nuestros talentos.

(Mira esta entrada que habla de autenticidad: Ser auténticos)

Una persona con movilidad reducida puede ser extraordinariamente brillante en cualquier aspecto de su vida. Mirad Stephen Hawking. ¿Alguien le dificultaría el acceso a un puesto de trabajo como físico por su enfermedad?

Además, el 75% de las discapacidades no son de nacimiento, se adquieren durante la vida laboral. ¿Con qué discapacidades seguirías realizando igual tu trabajo?

Pensemos si desde nuestras empresas o nuestros lugares de trabajo nos fijamos en una sola característica de una persona o la miramos en todo su potencial.

Desde EnPositivo siempre hemos apostado por centrarnos en las fortalezas de las personas. ¿Te apuntas?

Néstor Villa

Encontrar trabajo a la vuelta de vacaciones

Un año más nos enfrentamos a la vuelta a la rutina después de las vaciones. Hay personas que tienen la llamada depresión postvacacional al incorporarse al trabajo. Pero, y es de lo que vamos a hablar hoy, hay otros muchos que no sufren este trastorno. Simplemente porque no tienen trabajo.

Pues si te encuentras en la situación de buscar trabajo vamos a ver si podemos hacer algo nuevo este “curso” que empieza.

En primer lugar, deberíamos tener siempre presente la frase de Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo“. Quizá podemos ver si nuestro currículum es el que más nos ayuda a encontrar el empleo que estamos buscando. Podemos mirar si las funciones que detallamos en él son las que coinciden con el trabajo al que aspiramos. Si no ponemos las funciones que realizábamos en cada trabajo, igual es buena idea ponerlas. A veces creeemos que está claro lo que hacíamos. Pero está claro para nosotros, no para la persona que se encarga de recibir los currículums. Mejor explicitarlo. Tengamos en cuenta que las funciones las podemos ir cambiando dependiendo del trabajo que solicitemos. Para un puesto puede ser más importante una que otra. En definitiva, podemos tomarnos el currículum como un documento que variará en función del trabajo al que nos dirigimos.

Otra cuestión es la foto. En mi trabajo como consultor de recolocación y orientador laboral, muchas veces he recomendado no incluir foto. Pero dado que casi todo el mundo la pone, puede ser buena idea incluirla. Lo que es indudable es que el currículum quedará más atractivo visualmente. Siempre que sea una foto en color y con buena calidad de imagen, lógicamente. Quizá salgas muy serio en la foto. Prueba una en la que salgas sonriendo o al contrario, prueba una en la que aparezcas más serio. Tómalo como si fuera tu folleto publicitario e incluye una foto en la que “salgas bien”.

También puedes valorar que pones en primer lugar, si la formación o la experiencia laboral. Siempre coloca en primer lugar lo que más te ayude a encontrar el trabajo que buscas. Recuerda: el currículum es tu publicidad.

Si quieres, pùedes empezar a enviar cartas de presentación. Si ya las envías puedes revisarlas y probar un nuevo estilo.

Más allá del currículum, prueba nuevas vías para la búsqueda de empleo. Si te has apuntado a cien ofertas en una página de empleo pero no te han llamado para ninguna entrevista, tal vez puedas probar alguna otra alternativa. Se me ocurre que puedes llamar a las empresas de tu sector o visitarlas personalmente. Piensa en lo que se te da mejor y pruébalo. Si además si has visto alguna oferta en alguna empresa, ¿qué te impide ponerte en contacto con ellos directamente?. Es posible que les esté facilitando la tarea de reclutar.

En las estadísticas, septiembre es tradicionalmente un mes malo para el empleo pero también es verdad que muchas empresas abren procesos de selección después del verano. Lo que es seguro, es que vas a encontrar más ofertas que en agosto. Puedes aprovechar para hablar con tus contactos y recordarles que si se enteran de algo, te lo hagan saber. Recuerda agradecerles su ayuda.

A fin de cuentas, puede que “la vuelta al cole” sea mejor de lo que parece…

Néstor Villa

¿Para qué definir mi perfil profesional?

perfil enpositivoYa vimos en anteriores entradas la importancia que tenía conocer nuestro objetivo profesional, y cómo podíamos hacerlo explícito.

En este post me quiero centrar en la utilidad que tiene definir nuestro perfil profesional en la búsqueda de empleo.

Una vez que tenemos claro nuestro objetivo profesional y hemos hecho una reflexión sobre quiénes somos y en qué competencias destacamos, estamos en disposición de redactar nuestro perfil profesional que es el resumen de nuestra experiencia profesional adaptado al puesto de trabajo al que nos dirigimos.

Todo lo que sea facilitar el trabajo a la persona encargada del proceso de selección redundará en nuestro propio beneficio. Describir nuestro Perfil Profesional sirve para:

  1. Resumir y destacar la información más importante de nuestro C.V.
  2. Mostrar nuestras fortalezas y competencias (aquellas directamente relacionadas con el puesto de trabajo al que optamos).
  3. Personalizar nuestro C.V. en función de la oferta.
  4. Diferenciarnos respecto al resto de candidatos/as,
  5. Facilitar que el reclutador o la reclutadora ponga el foco en la información que más les interesa para el puesto que quieren cubrir.

El perfil profesional se ubica al principio del c.v., así aprovecharemos el efecto de primacía. Ha de ser claro, breve y conciso.

Si junto al c.v. enviamos carta de presentación, procuraremos que el perfil profesional no sea redundante.

Para definir el perfil profesional recomiendo que nos pongamos en la piel de la persona que hace la criba curricular, ya sé que su trabajo es leerse detenidamente el c.v y seleccionar a aquellas personas que mejor se adapten al puesto, pero tengamos en cuenta: ¿Cuántos C.Vs tienen que analizar?, ¿cómo mi experiencia profesional beneficia a la empresa?, ¿hasta qué punto está reflejado mi valor añadido en el perfil profesional?, ¿qué más puedo aportar?, ¿qué información no es relevante?.

Si quieres, nosotr@s podemos ayudarte.

Sonia Treviño