Cómo afrontamos los conflictos

Cómo afrontamos los conflictos

En otra entrada estuvimos viendo cómo podemos solucionar un conflicto o una negociación de manera que ganemos todos (Ver: Para ganar siempre).

Hoy vamos a ver qué diferencias puede haber entre las personas a la hora de enfrentarse a una negociación o a un conflicto de cualquier tipo según nos dicen Thomas y Kilman.

Las diferencias se basan en la importancia que demos al resultado del conflicto y por otro lado, está la importancia que damos a la relación con los otros. Según esto podemos establecer distintas maneras de afrontarlo:

1 Acomodación

Si la mayor importancia se la damos a la relación tendríamos un estilo de acomodación. En este caso da igual el resultado de la negociación o discusión, solo nos importa que la relación no se estropee. Un ejemplo sería cuando pretendemos enamorar a otra persona. No discutimos con ella. Todo nos parece fenomenal porque nuestro interés está centrado en la relación. Nos da igual el resultado de la discusión o de la negociación.

2 Competición

Si por el contrario nuestro máximo interés es conseguir unos resultados sin importarnos la relación, nuestro estilo de afrontamiento es de competición o confrontación. Sería el caso contrario al anterior. Cuando se produce una separación de una pareja, ha dejado de importar la relación, ahora solo importan los resultados que se puedan obtener.

3 Evitativo

Puede que no importe ni la relación ni los resultados. En este caso optamos por un estilo evitativo. Puede que sea porque consideramos demasiado alto el coste de entrar en conflicto y se prefiere evitarlo. Esto no quiere decir que el conflicto no exista o que desaparezca. Sería el tipo de actuación de alguien que niega que haya conflicto.

4 Estilo de colaboración

Por otro lado puede ocurrir que para la persona sea muy importante tanto la relación como los resultados que se obtengan. Se intenta conseguir el mejor resultado posible manteniendo o incluso fortaleciendo la relación. Se ve el conflicto como algo natural en las relaciones, no como algo malo. La preocupación es encontrar una solución satisfactoria para ambas partes. Este tipo de afrontamiento se relaciona con la idea de ganar-ganar que hablábamos en la anterior entrada. Sería el tipo de colaboración.

5 Compromiso

Por último, tenemos la opción del compromiso. En ella lo que se pretende es ceder un poco pero que la otra parte también ceda algo. Se tienen en cuenta los resultados y la relación pero no tanto como en la colaboración.

Estas diferencias lo único que nos indican es un estilo predominante de actuación ya que variará dependiendo de la situación y de la persona con la que negociemos o entremos en conflicto.

¿Para qué puede ser útil esta información? Desde mi punto de vista, si vemos como se enfrenta cada persona a los conflictos podemos ser conscientes de cuánto le importa tanto la relación como los resultados que obtenga.

Néstor Villa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s