7 pasos para conseguir hábitos de vida saludables

En  numerosas ocasiones a lo largo de nuestra vida queremos cambiar un hábito. Es decir, queremos abandonar una costumbre o empezar con otra nueva, generalmente beneficiosa para nuestra salud o nuestro bienestar.

En primer lugar es importante que diferenciemos entre ambas opciones. Si queremos abandonar un hábito debemos sustituirlo por otro y tener presente que el hábito antiguo no se olvida. Si lo que queremos es instaurar uno nuevo debemos ponernos en marcha lo antes posible ya que el tiempo necesario para instaurar un hábito está en torno a los 21-28 días.

Para instaurar uno nuevo hay algunas ideas de como hacerlo con mayor éxito. En primer lugar, el hábito debe estar relacionado con una meta o un objetivo. Por ejemplo: “voy a crearme una rutina de trabajo para conseguir un empleo” o “voy a ir al gimnasio para reducir mi grasa corporal y tener una mayor resistencia física”. Lo importante es que el objetivo nos motive, como ya dijimos en otra entrada al blog. Además, debe ser lo más concreto posible. Es mejor “voy a dejar de comer grasas hidrogenadas al menos 6 días a la semana” que “voy a comer más sano”. Es mejor “voy a ir tres veces a la semana al gimnasio, una hora y media” que “me voy a poner en forma”.

No demores el inicio. Cuanto antes lo empieces, antes lo conseguirás establecer como costumbre. Si el hábito requiere alguna preparación especial o no se puede empezar rápidamente por la razón que sea, lo ideal es poner una fecha de inicio improrrogable. Esa fecha únicamente será susceptible de ser adelantada, nunca de ser retrasada.

Instaura tres pequeñas acciones que puedas hacer todos los días. No es necesario hacer grandes esfuerzos para evitar tener “arrancadas de caballo y paradas de burro”. No es preciso llevar a cabo grandes acciones, sino pequeñas repetidamente a lo largo del tiempo. El truco es insistir en pequeñas cosas que nos lleven a alcanzar nuestro objetivo.

Mantente motivado. Sólo conseguirás implantar con éxito tu rutina, si esta coincide con tus valores. La motivación no es lo mismo que la fuerza de voluntad, más bien es lo contrario. Si la salud y el cuidado físico es uno de mis valores, encontraré motivación suficiente para dejar de fumar (¡ojo! objetivo formulado en negativo). Pero si no coincide con mis valores, tendré que hacer el esfuerzo, lo que me dará menos posibilidades de conseguir implantar ese hábito que me lleve a alcanzar mi meta.

Mira hacia adelante. Los hechos pasados son eso, pasados. Antes no contabas con la motivación, ni con la técnica de “las tres pequeñas cosas”. Antes tus objetivos estaban formulados en negativo o no eran concretos. Recuerda, sólo puedes actuar en el momento presente. ¿Qué puedes hacer ahora por instaurar ese hábito?

Fíjate en lo que estás consiguiendo. Enfócate en los progresos que haces, no en lo que estás dejando de hacer. Sé consciente de cómo aumenta tu resistencia física en el caso del deporte o como aumenta tu capacidad pulmonar y de absorción de oxígeno en el caso de dejar de fumar.

Tienes recursos suficientes para conseguirlo. Cambiar nuestra realidad está en tus manos. Ya lo has hecho en muchas ocasiones a lo largo de tu vida. Tienes la opción de elegir lo que quieres ser.

Toma la elección que más te guste y lucha por ella. Ya sabes cómo.

Néstor Villa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s