¿Aprendes de tus fracasos o eres un rumiante del mismo?

Según la Real Academia Española, fracaso es:

  1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.
  2. m. Suceso lastimoso, inopinado y funesto.
  3. m. Caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento.

FracasoEs decir, que fracaso es un resultado fallido, bien porque teníamos altas expectativas en la acción que hicimos o bien porque nada salió según lo previsto. Este suceso va unido a los sentimientos que podemos, a su vez, asociarlos a nuestra identidad y vivirlo como un déficit personal.

Pero la realidad es que no deja de ser un resultado y puede ser una oportunidad para cambiar o aprender. Si lo que hemos hecho no ha funcionado, tendremos que probar formas diferentes de hacerlo. En lugar de entretenernos en culpabilidades, penas o flagelaciones, vale más que aprendamos de lo sucedido.

Albert Ellis, el creador de la terapia A-B-C, en la que A son los hechos neutros; B, lo que hemos interpretado sobre la situación, y C, las consecuencias emocionales y conductuales. Las situaciones, los hechos que nos suceden, no provocan nuestras emociones. Las emociones responden a los pensamientos que en ese momento tenemos.

De forma esquemática, podríamos representar:

 

A

Acontecimiento.

B

Pensamiento

C

Sentimiento/ emoción.

Por ejemplo:

A: perder el trabajo, B: “no he dado la talla”, C: me siento inferior, inútil, nunca me contratarán.

Según Milhaly Csikszentmihaly, la felicidad no es algo que sucede, ni parece depender de los acontecimientos externos, sino más bien de cómo los interpretamos.

Podríamos vivenciar el caso anterior, teniendo en cuenta las consideraciones anteriores, de la siguiente manera:

A: perder el trabajo, B: “ahora me dedicaré a lo que realmente me gusta”, C: me siento con fuerzas de buscar un trabajo que me llene.

Después de vivir un fracaso estamos inmersos en una crisis, en la que nos replanteamos todo y al final llegamos a la conclusión de que tenemos que cambiar. En este momento nos encontramos con la “resistencia al cambio” que significa salir de nuestra zona de confort, de protección y de control. Las crisis están atenazadas por el miedo, miedo que paraliza.

En este momento, cuando andamos perdidos y no encontramos el sentido a nada, es cuando tenemos que sacar fuerzas del interior

Pensemos que todos/as vamos a pasar por crisis, disgustos y fracasos. Lo que nos diferencia a unos/as de otros/as son los recursos internos que nos permiten recuperar lo antes posible el timón de nuestra vida. Lo importante no es caer, sino levantarse lo antes posible.

Dando vueltas una y otra vez a lo sucedido, rumiando ese pensamiento, no vamos a solucionar nada. Es mejor preguntarnos ¿cómo? para descubrir el punto crítico en el que hemos fallado y ¿para qué? esta pregunta nos orienta hacia el sentido, hacia la intención.

Si nos pasamos la vida evitando tensiones, entonces no vivimos. Las crisis son la respuesta de la vida ante la parálisis que pueden producir un fracaso. A cambio, te regala una gran oportunidad de aprender. Deposita en ti algo más de sabiduría.

Un ejemplo, por muchos conocidos, que ilustra todo lo que hemos comentado es el siguiente:

Cuando le preguntaron a Thomas Edison el por qué seguía intentando hacer funcionar una bombilla si ya había fracasado 2000 veces; Thomas Edison respondió: “No he fracasado 2000 veces, simplemente he descubierto 2000 nuevas formas en las que una bombilla no funciona”

Así que no olvidemos que fracaso no es sinónimo de ser un fracasado, ni significa que no logramos nada, sino que podemos aprender algo, fracaso significa que estuvimos dispuestos a probar.

Fracaso no quiere decir que no tengamos capacidad, sino que debemos hacer las cosas de distinta manera. No significa que seamos inferiores, sino que no somos perfectos y tenemos derecho a equivocarnos.

Si quieres, EnPositivo podemos ayudarte.

Sonia Treviño 

Anuncios

10 pensamientos en “¿Aprendes de tus fracasos o eres un rumiante del mismo?

  1. Pingback: ¿Por qué nos resistimos al cambio? 2ª Parte | enpositivocoaching

  2. Pingback: ¿Cuál es tu destino? “De mayor quiero ser…” | enpositivocoaching

  3. Pingback: Si quieres, puedes…¿así de fácil? | enpositivocoaching

  4. Pingback: ¿Quiero pero no puedo o puedo pero no quiero? | enpositivocoaching

  5. Pingback: ¿Reconoces el talento? Ese es el primer paso | enpositivocoaching

  6. Pingback: Date permiso | enpositivocoaching

  7. Pingback: Liberaté: Date permiso | enpositivocoaching

  8. Pingback: Si quieres, puedes…¿así de fácil? | enpositivocoaching

  9. Pingback: Libérate: Date permiso | enpositivocoaching

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s